Renault Mégane Sport Tourer 1.5 dCi Bose – Un familiar muy interesante

La prueba de esta semana viene de la mano del nuevo Renault Mégane con carrocería familiar Sport Tourer y acabado Bose.

El motor encargado de animar al Renault Mégane es el de acceso a la gama en diésel, se trata del archiconocido 1.5 dCi que en la unidad probada eroga una potencia máxima de 110cv. Habiendo por debajo la versión de acceso con 90cv extraídos del mismo propulsor.

El Renault Mégane, con independencia de su carrocería y acabado, es una nueva versión por completo. No se trata de un restyling o facelift. El nuevo modelo incluye muchas mejoras no solo visuales. Mejoras técnicas y tecnológicas.

Muchas de las novedades que el Mégane incorpora las hemos podido ver con antelación en el Renault Talisman que probamos hace unas semanas y que puedes leer su prueba aquí.

Entre las novedades, en el exterior, el Mégane hace uso de la tecnología LED para todas las luces del coche, desde las de alumbrado como las de posición, freno, antiniebla, etc… En el interior también son todas mediante ledes, las propias de lectura o iluminación del habitáculo como las de luz de confort en puertas, zonas de pies y etc.

Nuestra unidad montaba faros de ledes para las luces de cruce y de carretera, de serie el Mégane viene con faros halógenos de doble parábola. El extra de los faros de LED es muy interesante en cuanto a capacidad lumínica. Mayor anchura y profundidad iluminada que unos faros convencionales de tecnología de LED. Renault llama a sus faros Full Led por que tanto las de cruce como las de carretera son mediante esta tecnología. Este extra tiene un coste de 700€.

Nuestra unidad también contaba con el extra “Head-up display”, que en pocas palabras es una pantalla translucida donde se proyectan datos como la velocidad, señales de tráfico, el asistente de líneas o de distancia con el vehículo que llevamos delante. Datos útiles que podremos ver sin retirar la vista de la carretera. Dicho extra tiene un importe de 350€.

Otro extra que monta nuestra unidad es el “Pack Safety”, o en español paquete de seguridad. Dentro de dicho paquete podemos encontrar diferentes ayudad y asistentes;

  • Frenada de emergencia asistida
  • Alerta de distancia de seguridad
  • Regulador de velocidad adaptativo

Todo por el desembolso de 600€. Sin duda es un pack muy interesante, y su precio no es excesivamente caro para la ayuda que puede proporcionar en momentos clave.

Existen, como en todo coche, más extras que el Mégane puede incorporar como el techo eléctrico panorámico por 900€ o la ayuda al estacionamiento por 600€ que también cuenta con el detector de ángulos muertos. Hoy día imprescindible.

En el interior del Mégane no podemos evitar ver muchas similitudes con el hermano mayor Talisman. Ha heredado desde su cuadro de instrumentos, volante a la fabulosa pantalla central en vertical que aglutina todos los servicios multimedia, navegador e incluso el climatizador. Creo que ya comente en la prueba que dicha pantalla me recuerda a la de los Tesla, naturalmente la otra es de mayor tamaño y mejor definición. Pero es inevitable pensarlo.

El manejo de la pantalla es sencillo, esta es táctil y en los márgenes de la misma encontramos botones con los que poder interactuar. Hemos echado en falta el “Joystick” que el Talisman si tiene para el manejo de la pantalla y el Mégane no.

Cerca de el accionamiento del freno de mano está el pulsador (“Multi – Sense”) de modos existentes como; Confort, Sport, ECO, Individual o Neutral. Mediante este botón podemos ingresar ha dicho menú y seleccionar de los modos existentes el que más nos guste o interese para la situación. En el modo confort, por ejemplo, se activa automáticamente el masaje del asiento del conductor. También regulable en intensidad, velocidad y con tres tipos diferentes de masaje, relajante, lumbar y uno más intenso.

Visibilidad
La versión Sport Tourer del Renault Mégane no presenta problemas que sean destacables. Como todo vehículo, siempre es mejorable en cuanto a visión o visibilidad. La unidad probada venia dotada de faros LED que proporcionan una fuerte y extensa iluminación. Tanto para las luces de cruce como para las de carretera.

En su interior las luces también son mediante luces LED, con diferentes tonalidades a elección. Las luces confort o de ambiente también son modificables en intensidad y tonalidad.

Impresiones de Conducción
El Mégane, ya sea en su versión berlina, como en la familiar Sport Tourer y objeto de esta prueba, tienen un tamaño de berlina media que, su peso, no siendo excesivo por lo general y con independencia de su mecánica no supera por poco la tonelada y media.

Dispone de un amplio abanico de mecánicas disponibles, tanto en diésel como en gasolina. El motor de acceso a la gama diésel es por parte del 1.5 dCi con 90cv el 110cv es el que monta el Mégane objeto de esta prueba.

Son las versiones menos potentes pero también la más parcas en consumos y menores registros de contaminación al ambiente.

Le sigue, en diésel, el 1.6 dCi de 130cv que probamos en el Talisman Sport Tourer, con suficiente potencia y empuje para moverlo con mucha soltura.

El siguiente escalón de potencia es el mismo 1.6 dCi con 165cv y modificaciones en su sistema de sobrealimentación para poder erogar dicha potencia. Siendo en la actualidad el motor más potente en diésel dentro de la gama del Mégane y asociado al acabado GT.

En gasolina, el acceso a la gama es por mediación del motor 1.2 TCe de 100cv, a continuación el mismo 1.2 TCe con 130cv, corona la lista el 1.6 TCe con una potencia máxima de 205cv.

Son motores de baja cilindrada para lo que cabría esperar en una berlina como el Mégane, sobre todo por su tamaño. A pesar de ello, los motores 1.5/6 tanto dCi como TCe se muestran muy competentes en cuanto a prestaciones y consumos.

En la prueba el propulsor 1.5 dCi de 110cv se mostró muy enérgico y capaz, dando lo mejor de sí a partir de las 1750 revoluciones. Estirando con fuerza hasta pasadas las 4000 revoluciones.

Es un motor que si le exigimos potencia no se muestra muy ruidoso en aceleraciones, en gran parte por el excelente aislamiento acústico que posee el Mégane.

Frenada
El sistema de frenada del Mégane 1.5 dCi 110cv en su versión Sport Tourer cumple sobradamente con lo que se le pida.

Monta discos en ambos ejes, delante discos sobredimensionados de 280mm autoventilados. Detrás discos macizos de 260mm.

El tacto de los frenos es de los mejores sin duda, con un recorrido útil bastante aprovechable, no es difícil dosificar la frenada, sobre todo, cuando en la primera parte del recorrido el mordiente es menor.

Cuenta con ABS de última generación poco intrusivo y ayuda a la frenada de emergencia, dotando de mayor presión al circuito de frenado, con el fin de acortar la distancia.

Tracción
La tracción se asocia al eje delantero. Es decir, es el eje delantero el encargado de soportar y entregar la potencia que el motor le envía, más concretamente los neumáticos.

Qué en nuestra unidad eran francamente buenos y estaban a la altura de las prestaciones del Renault Mégane.

El motor diésel a pesar de disponer de unos buenos bajos no tiende a presentar pérdidas de tracción.

Dispone de control de tracción desconectable en conjunto con de estabilidad ESP.

Estabilidad
Aun no siendo un vehículo con acabado Sport o RS su comportamiento en curvas es más que correcto –impresiona lo bien que va-, en seco podemos exprimir sin miedos las cualidades del bastidor y apurar un poco más las frenadas sin miedo.

En mojado la cosa cambia, la estabilidad no deja de ser buena, pero no debemos fiarnos ni confiarnos, a lo largo de la prueba, en condiciones de agua en la calzada o con mucha agua la sensación de seguridad disminuía, y por las pruebas que realizamos no parece ser un problema del vehículo que en seco tiene un comportamiento más bien bueno. Si no por parte de los neumáticos que en agua, mucha agua, se muestran poco eficaces.

El balanceo del vehículo es apreciable en tramos muy virados, el conjunto de suspensión es excesivamente confortable y poco enérgico para realizar una conducción más decidida de la habitual.

A pesar de ello y haciendo uso del modo Sport mediante el “Multi – Sense” la suspensión, no se ve alterada, en cambio el volante si se endurece y la respuesta del acelerado es más pronta con un sonido más deportivo del motor.

Renault tampoco pretende que el Mégane en esta versión sea para irse de tramo con él. En todo caso, y a pesar del notable balanceo, no pierde nunca la compostura en curvas, una vez marcado el trazado a seguir, el Mégane lo sigue con tiralíneas. Es difícil que pierda la compostura en pleno apoyo. Es más, a lo largo de la prueba y por nuestro habitual tramo de curvas forzamos más de lo habitual en apoyos y no obtuvimos pérdidas de trayectoria apreciables. Naturalmente, haciéndolo aposta se puede conseguir que cualquier coche pierda la trayectoria y subvire o sobrevire según ocasión.

En este aspecto el Mégane es un vehículo muy seguro con alta estabilidad en todo tipo de terreno.

Reposacabezas
El Renault Mégane Sport Tourer homologa cinco plazas útiles, las cuales todas ellas disponen de reposacabezas. Los delanteros regulables en altura e inclinación. Los traseros solo regulables en altura.

Cinturones
El Renault Mégane Sport Tourer trae cinco cinturones del tipo estándar, de tres puntos de anclaje. Los delanteros equipan de serie pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha. Los traseros solo avisador acústico y visual.

Bebes y Niños
El Renault Mégane se puede pedir en versión berlina o familiar –Sport Tourer-, nuestra unidad era la versión familiar, por lo tanto el acceso a las plazas traseras era francamente bueno.

Introducir una sillita no conlleva ninguna dificultad, el Renault Mégane trae de serie el sistema ISOFIX de anclaje de sillitas de bebes y Top Tether.

Un maletero (521Litros) de dimensiones generosas que nos permite transportar todo los bártulos del bebe sin problemas.

Airbags
El Renault Mégane trae de serie 8 Airbags, que son: De conductor, acompañante (desconectable) , laterales, de cortina… etc.

Euroncap

Recuperaciones
En recuperaciones el Mégane dotado del motor 1.5 dCi de 110cv se muestra muy contundente y con un buen empuje gracias a la acción del turbocompresor.

El peso del Mégane hace mella en las recuperaciones/aceleraciones, dando unos datos nada malos a pesar de ello en el 0 a 100km/h. Según ficha técnica es de 11,6 segundos, una cifra para nada mala, que en la práctica parece ser menor por la buena entrega de potencia del motor.

La velocidad máxima es de 187 Km. /h y el par máximo es de 260Nm a 1750 rpm.

Caja de Cambios
El Mégane se ofrece con dos tipos de cajas de cambios disponibles. Manual de 6 velocidades y automático EDC de 7 velocidades y de doble embrague en baño de aceite.

El cambio manual de seis relaciones se muestra rápido entre cambios de marcha, con un buen guiado y un escalonamiento correcto para sacarle el mayor provecho a los 110cv del motor diésel. A lo largo de la prueba no se presentaron problemas de ningún tipo.

Circulando por Carretera
En carretera, el Mégane Sport Tourer tiene un comportamiento limpio, su estabilidad es correcta, nos permite más de un lujo en carreteras viradas, y disfrutar de su buen chasis.

El propulsor acompaña en la tarea, empuja con decisión desde muy bajas vueltas.

En conducción relajada los consumos son muy ajustados, tiene buena autonomía pudiendo superar los 700 km con un solo depósito de tan solo 47 litros de capacidad.

Circulando por Autopista
En autopista, el Mégane Sport Touer es muy cómodo, muy ahorrador, sencillo de conducir y rápido si lo deseamos. En sexta marcha es casi inapreciable el sonido del motor dentro del vehículo, está muy bien insonorizado. Y si llevamos contactado el equipo de sonido con los altavoces BOSE menos oiremos el exterior. Tienen muy buena calidad sonora. Sin vibraciones ni saturaciones.

En ocasiones debemos fijarnos en el tacómetro para ver a que revoluciones está funcionando el motor. Y dependiendo del modo seleccionado en el “Multi – Sense”. Ya que el modo ECO no muestra el cuentarrevoluciones en la pantalla LCD del cuadro de instrumentos. Los demás modos, como el Neutral, Confort y Sport si lo hacen.

Los consumos son una de las bazas a favor de este Mégane con motor 1.5 dCi, podemos obtener consumos por debajo de los 5 litros si circulamos con cautela y a velocidades de 100/120 km/h.

Nuestro consumo medio final de la prueba con mucho modo ECO es sí, se situó en unos bajos 4,8 litros a los 100km.

Circulando por Ciudad
En ciudad el Renault Mégane Sport Tourer no pasa desapercibido por tratarse de un vehículo novedoso a pesar de llevar ya un tiempo a la venta.

La suspensión de esta versión del Mégane es más bien conservadora, siendo más confortable que rígida, en zonas especialmente minadas de baches, badenes y/o resaltos es de agradecer.

Pero también tiene su puntito de rigidez que gusta y permite una conducción algo más decidida en rutas reviradas.

Calidad de Acabados
Los acabados en esta versión son muy buenos, abundan los plásticos de calidad, y los ajustes correctos.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados son de buena calidad, el forrado de las puertas es muy bueno. Los plásticos son de buen tacto y aparentes.

La opinión del probador

Tras una semana conviviendo con el nuevo Mégane en su versión Sport Tourer he podido comprobar de primera mano cómo el salto con el anterior Mégane, que también probé en su versión familiar y puedes leer su prueba aquí. Ha sido más que notable, obviamente para bien. No solo en el aspecto visual que ha ganado muchos enteros.

Si no a nivel dinámico y tecnológico. Sobre todo en cuanto a seguridad. Ahora dispone de unos cuantos asistentes como el de ángulos muertos, de frenada de emergencia o cambio involuntario de carril entre otros. Todos están para velar por nosotros y hacernos la vida más fácil.

En cuanto a nivel mecánico el 1.5 dCi sigue existiendo, no en vano la unidad probada lo montaba en su versión más comercial de 110cv. Dicho motor sigue vendiéndose desde hace más de un década. Ha sido afinado con el paso de los años y, aunque su sustituto natural el 1.6 dCi convive con él, el 1.5 dCi no termina de desaparecer. Sin duda es un motor muy cómodo de usar con unos buenos bajos e irrisorios consumos. En esta franja de potencias es un duro competidor para el 1.6 HDI o el 1.6 TDI.

El interior del Mégane ha dado un salto cualitativo en cuanto a imagen ser refiere, se ve novedosos, renovado, haciendo uso de toda la tecnología que Renault tiene a su alcance. ¿A quien no le gusta tener una gran pantalla en el salpicadero donde poder usar todo desde ella? Pues el Mégan la tiene y es muy fácil de usar.

La versión Sport Tourer como la probada en esta review es claramente para el coto de familias jóvenes y no tan jóvenes. Gracias a los diferentes acabados y motorizaciones un coche que puede ser bueno en consumos y de prestaciones correctas como el objeto de esta prueba con el 1.5 dCi o poder ser un verdadero deportivo con el 1.6 TCe de 205cv capaz de ganar velocidad con suma rapidez. El Mégane se adapta a su comprador y al bolsillo del mismo.

Conclusiones
En resumen, es el primer Mégane de la nueva generación que pasa por nuestras manos, nos ha dejado un buen sabor de boca, mimándonos todos estos días de prueba con su alto confort de marcha sin importarle la carretera.

Es un vehículo a la última en avances tecnológicos que los aprovecha muy bien. Haciendo la vida de su conductor más fácil y tranquila una vez a bordo. Todo está al alcance y es de fácil uso.

El cuadro de instrumentos, con un simple vistazo nos proporciona toda la información básica que necesitamos. Y la pantalla multimedia, de buen tamaño, hace el resto. Sin dejar de lado el Head-up display. Importante para no quitar la vista de la calzada.

El 1.5 dCi es contundente en respuesta al acelerador. Con bajos consumos y una sonoridad muy contenida. Que permite que el Mégane se mueva con soltura.

 


A favor:

Confort, estabilidad, consumos.


A mejorar:

Suspensión poco enérgica, depósito pequeño.


 

Datos Técnicos

Versión: 1.5 dCi 110cv Puertas: 5
Cilindros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 260 Nm a 1750 rpm Maletero: 521 litros
Distribución: Un árbol de levas en la culata Peso: 1400 Kgs.
Alimentación: Diesel- inyección directa,

2 válvulas por cilindro.

Turbo – Intercooler

Depósito: 47 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 187 km/h
Cambio: Manual, 6 velocidades

 

Consumos

Consumo urbano 4,2 (l/100 km)
Consumo extraurbano 3,4 (l/100 km)
Consumo medio 3,7 (l/100 km)
Emisiones de CO2 95 (gr/km)
Normativa de emisiones Euro 6

 

Dimensiones

Largo / ancho / alto (mm)                                        4626 / 1814 / 1457

 


0 a 100 km/h: 11,6 segundos

Aceleración 0 a 1000m: 33,1 sg


Precio de unidad probada sin extras y con descuentos: desde 23054€


 

Galería de fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *