Ford Fiesta ST200 – Deportividad en frasco pequeño

A lo largo de los años hemos ido probando casi todas las variantes del Ford Fiesta actual, desde versiones ecoboost con el 1.0 a la versión más potente y radical ST200 objeto de esta prueba.

En la actualidad el Ford Fiesta se vende con dos versiones ST, la ya conocida y de menor precio de 182cv extraídos del 1.6 Turbo ecoboost. Mismo motor para la versión ST200 con cambios en la gestión electrónica que permiten ganar 18cv extras hasta los 200cv.

Pero no solo existe en el ST200 el aumento de potencia, hay modificaciones en las suspensiones. El eje de torsión es un 27% más rígido que en el ST normal. Los amortiguadores han sido revisados para mejorar la absorción de impactos.

En el eje delantero la barra estabilizadora pasa de tener 19 mm de grosor a 21.

La impresión que nos ha dado a la hora de conducirlo y, de compararlo con su hermano de 182cv es que es más rápido en reacciones, también más sensible y nervioso.

Su paso por curva es muy alto, a pesar de contar con una suspensión más dura, ésta no es seca y no tiende al rebote en pleno apoyo. Tiene la suficiente capacidad de absorción.

Es un vehículo no muy exigente con el conductor pero si, dependiendo de la conducción, será más o menos efectivo. Nos ha mostrado en una conducción decidida como es más incisivo en las curvas y, más sensible al uso del acelerador/volante. Con el simple hecho de soltar el acelerador con brusquedad en plena curva cerrada se puede conseguir y sentir que las ruedas del eje trasero redondean la curva. Es un coche divertido de conducir con un motor muy voluntarioso.

Siendo turbo no presenta un notable retardo entre que pisamos con exigencia el acelerador y la potencia llega a las ruedas. Más bien es un corto periodo de espera. El sonido proveniente del motor esta canalizado al interior del habitáculo mediante un dispositivo con el fin de aumentar las sensaciones deportivas. Dicho conducto está directamente conectado con la admisión y, la verdad, consigue un bonito y natural sonido.

En otros vehículos se usa el sistema de altavoces para proporcionar un sonido más deportivo en el habitáculo. Sin duda el sistema usado en el Fiesta ST200 es mucho mejor. Un sonido más natural.

Externamente el Fiesta ST200 no presenta diferencias más allá de la insignia trasera, el color gris tormenta como el de la unidad probada y unas llantas de diferente diseño que nos hace saber que estamos ante una versión de 200cv. Por lo demás, es exactamente igual que la versión de 182cv.

Tanto los paragolpes, alerón como las llantas son exclusivas de las versiones ST. Ford no las monta en ninguna otra versión. Ni en las ST-Line, a pesar de que se parecen bastante son diferentes.

En el interior, bien equipado y con unos magníficos asientos firmados por la marca Recaro que no solo son bonitos visualmente, si no que recogen el cuerpo de manera ejemplar.

Muy ceñidos en la parte de la cintura con unos pétalos prominentes, eso sí, son asientos para gente no muy gruesa. Cuentan con múltiples reglajes y con un mullido bastante confortable que invita a pasar horas sentado.

Visibilidad
El Fiesta ST no presenta deficiencias de visibilidad. Ahora está de moda hacer los vehículos lo más aerodinámicos posibles, esto penaliza la buena visión del conductor, ya que los pilares A son de mayor tamaño. Y, en ocasiones, incorporan una pequeña luna entre medias del mismo.

Esta luna no tiene ninguna utilidad una vez vamos conduciendo. El Fiesta la tiene y no molesta pero tampoco aventaja nada a no tenerla, es simplemente estética.

El alerón trasero del acabado ST es exagerado en dimensiones, recuerda a los de la época dorada de Ford. Por suerte no resta visibilidad a la luna trasera. Solo se deja ver un poco del mismo, algo de agradecer, ya que dota de un buen aspecto al Fiesta.

La iluminación corre a cuenta de unos proyectores de lente elipsoidal con bombillas halógenas. Estos faros no proporcionan demasiada cantidad de luz, pero si nos dan mucha distancia y altura.

Veremos si en un futuro Ford decide introducir como extra LED en el sieguiente ST.

Dispone de luces diurnas mediante ledes.

Impresiones de Conducción
Es la primera vez que probamos la variante ST200 y la tercera que probamos un Fiesta ST.

En su momento comentamos que es un vehículo con buen precio –la versión de 182cv-, en el caso de la versión ST200 el precio sube al igual que lo hace la potencia del motor. Es posible que los cambios entre la versión de 182 y 200cv no sean suficientes como para desembolsar casi 4000 euros extras.

Lo que está claro es que la versión ST200, al fin de la vida comercial del Ford Fiesta no busca ser un súper ventas, más bien una versión para unos pocos pero que todo el mundo puede tener si así lo desea.

El 1.6T Ecoboost de 200cv es muy equilibrado, nos permite tener una buena media de consumo si no superamos los 120km/h por autopista/autovía o demandamos mucha potencia al motor.

Es silencioso al ralentí a pesar de la inyección directa. Suena bien a medias y altas vueltas y como buen turbo la potencia se entrega de forma muy notable desde que sopla el turbo. Es perfecto para un uso diario y por ciudad, podemos llevarlo muy bajo de vueltas que saldrá sin ningún tirón.

Cuando queremos ver de que es capaz este motor, no hará falta hacer uso de la caja de cambios y estirar marchas cerca del corte de inyección, se mueve muy bien desde bajas vueltas. Incluso en la marcha más larga, sexta, cuenta con un alto empuje y gana velocidad con mucha soltura.

Las prestaciones son muy correctas para su potencia, no se puede esperar más para sus 200cv. Acelera de 0 a 100km en tan sólo 6,7 segundos. Pero no todo son las prestaciones sobre el papel. A la hora de conducir el Fiesta ST200 es fácil que se nos dibuje una sonrisa en la cara, acelera con rabia y decisión y se come las marchas literalmente. Es muy rápido en recuperaciones y consigue realizar adelantamientos en un abrir y cerrar de ojos.

Otorga una alta seguridad a su conductor que sabe en todo momento que los 200cv del 1.6 Turbo ecoboost son muy aprovechables y no se quedan cortos. El peso en vacío (1163kg) del Fiesta ST200 ayuda a que literalmente sea un mata gigantes.

Frenada
El talón de Aquiles del actual Ford Fiesta ha sido su sistema de frenos que no siendo malo no estaba a la altura de las circunstancias en vehículos de ciertas potencias. Sin ir más lejos el Fiesta Sport Match que probamos con sus casi 140cv disponía de discos delante y frenos de tambor detrás. Algo que hoy día no encaja muy bien.

En el Fiesta ST y ST200 se hace uso de discos de freno para ambos ejes. Delante monta discos ventilados de 278mm y detrás discos macizos de 253mm.

En esta ocasión si se puede decir que el equipo de frenos cumple y está preparado para mayores exigencias. Sobre todo en conducción decidida. A lo largo de la prueba realizada no tuvimos problemas en este aspecto, frenan con decisión y son muy dosificables. Nos gustó mucho el alto mordiente que presenta al poco de pisar el pedal de freno, siendo este muy modulable y dosificable. Hicimos un par de frenadas de emergencia y es capaz de detener el vehículo en muy pocos metros. El ABS de última generación es muy permisivo.

Tracción
El Ford Fiesta ST200 es tracción delantera. Su motor turbo da un PAR de 290 Nm a bajas vueltas, el suficiente para desenvolverse bien por ciudad, y no demasiado para tener pérdidas de tracción acusadas al soltar el embrague más rápido de lo deseado. Tenemos a nuestro favor el control de tracción y de estabilidad, que van en conjunto.

Con estos sistemas electrónicos y las ruedas 205/40/17″ Bridgestone Potenza RE050A no se presentan pérdidas de adherencia. Este tipo de neumático está más indicado para una conducción normal/deportiva.

Aun con 200cv disponibles debajo del capó, si exprimimos el motor en arrancadas fulgurantes las pérdidas de tracción son menores de lo que cabría esperar. El eje delantero es capaz de digerir la potencia y canalizarla a las ruedas que a su vez hacen lo propio. Justo en los días de prueba el pavimento siempre estuvo húmedo, incluso con una gran cantidad de agua. A pesar de ello las pérdidas de tracción/adherencia fueron pocas e insignificantes.

Estabilidad
Si ya el Ford Fiesta con un simple acabado “Sport” goza de una estabilidad más que correcta. El Ford Fiesta ST200 es un referente en el sector como lo fue su antecesor con 150cv.

La suspensión es dura cuando ha de serlo, en zonas reviradas, así el balanceo del vehículo es menos acusado. Eso sí, es capaz de filtrar las irregularidades de la vía. En ciudad la suspensión se porta, absorbe más de los esperado los temidos resaltos (velocidad máxima 20km/h) empleados en los pasos de cebra.

La dirección es un poco blanda y tiende a “bailar” en cuanto necesitamos estar pegados al suelo, puede ser una sensación, es muy informativa y directa. Con pocas vueltas hemos girado a tope.

La suspensión delantera se compone de Tipo McPherson con triángulos inferiores en forma de L montados en subchasis. Tirantes con amortiguadores de doble tubo y montantes superiores de doble vía. Barra estabilizadora.

Suspensión trasera un 27 % más rígida por rueda tirada con elemento torsional / Resorte helicoidal.

Reposacabezas
El Ford Fiesta ST200 dispone de cinco plazas utilizables. No todas ellas disponen de reposa cabezas el central trasero no existe.

Son regulables en altura y van perfectamente integrados en el asiento en su posición más baja. En los asientos delanteros son sólo regulables en altura.

Cinturones
El Ford Fiesta ST200 viene equipado con cinco cinturones de tipo estándar de tres puntos de anclaje. Los delanteros llevan pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado.

Bebes y Niños
La actual generación del Ford Fiesta goza de un amplio espacio interior, espacio suficiente para que el conductor y sus acompañantes vayan con cierta comodidad.

También dispone de un gran espacio para llevar una sillita de bebe, que con los anclajes ISOFIX de los asientos traseros nos facilitara su instalación haciéndola más fácil y segura.

El acceso a las plazas traseras se ve limitado por ser una versión de tres puertas, aun con esta limitación los asientos se mueven sin pegas hasta cerca del volante y se abaten bastante.

El maletero (290 litros) es suficiente para el tamaño del vehículo, que no llega ni a los 4 metros de longitud (3.975mm).

Airbags
Como equipamiento de serie en seguridad pasiva, viene bien surtido de Airbag. Dispone de serie de 6 airbag, que son: De conductor y acompañante, laterales de conductor y acompañante, y por ultimo de rodillas para el conductor. Como opción podemos solicitar dos airbag más, que son: Airbag de cortina laterales, tanto para el conductor como para el acompañante.

Euroncap

Recuperaciones
El propulsor 1.6 T EcoBoost de 200 Cv se muestra muy capaz a la hora de recuperar velocidad rápidamente, y no sólo es bueno en recuperaciones, en aceleraciones brutas también. Acelera de 0 a 100 Km. /h en 6,7 segundos. Y su velocidad máxima es de 230 Km. /h.

Caja de Cambios
El cambio utilizado por el Ford Fiesta ST200 es un cambio manual de seis relaciones.

El conjunto cerrado de las primeras marchas ayuda a un buen reprís en aceleración, podemos solicitar potencia en quinta o sexta marcha en un régimen bajo de vueltas que el Fiesta ST200 saldrá con fuerza. Tener un conjunto de marchas tan cerradas también tiene sus peros. Mayor consumo de carburante y mayor ruido del motor en el habitáculo.

El Ford Fiesta ST200 dispone de una sexta marcha de 38,9km por cada 1000 revoluciones, más corta que la del ST de 182cv que es 41,3 km por cada 1000 revoluciones.

Aun así no es muy corta y permite buenas velocidades de crucero. El tacto de la palanca es muy agradable, las marchas entran con suavidad y cuentan con un corto recorrido, que es de agradecer. El tacto es mecánica y muy directo, ideal para una conducción deportiva.

Circulando por Carretera
En este tipo de vía se desenvuelve sin pegas. Destaca por su aspecto deportivo y por sus cualidades dinámicas. Al ser un acabado tan poco visto aun en la calles llama la atención al público.

Mecánicamente es muy equilibrado, no despunta en grandes cosas, pero tampoco es malo en ninguna. Es preferible muchas veces tener un vehículo correcto en todo a tener un vehículo muy potente pero con mala transmisión de esa potencia al suelo.

En cuanto a los consumos, nos asombró gratamente lo poco que consume este 1.6 Turbo Ecoboost de inyección directa.

Con pocos kilómetros aun en el marcador nos dio consumos medios de un coche menos potente.

En carretera respetando todo el tiempo los límites de la vía conseguimos un consumo de 7,1 litros a los 100km.

Circulando por Autopista
En autopista lo que más es criticable es el sonido del motor y escape a unos 120km/h. Es una lástima porque mancha la buena dinámica del vehículo, pero hay que recordar que estamos ante un ST200.

Las ruedas también hacen de las suyas pero ni punto de comparación con el sonido del motor/escape. No podemos puntuar negativamente el sonido del motor/escape. Ya que es agradable en un vehículo de este corte, y, sinceramente, así lo preferimos.

El consumo en autopista/autovía es también bajo. Nuestra media se estancó en unos 7.3 litros.

Circulando por Ciudad
El Ford Fiesta ST200 siempre se ha desenvuelto como pez en el agua por ciudad, y en su última generación las cosas no iban a cambiar.

Tiene un buen tamaño y eso le hace ganar puntos, lo aparcas donde quieras.

La dirección es suave y directa, el embrague de corto recorrido y blando, no cansa en absoluto en atascos o retenciones.

La suspensión parece otra en ciudad, es más confortable de lo esperado y se traga todo lo que haya en la carretera.

El consumo en ciudad también es bajo si lo comparamos con otros utilitarios de potencia parecida. El consumo no subió de los 10 litros de media en ciudad. En una conducción decidida, con el cuchillo entre los dientes, es fácil ver consumos por encima de los 16-17 litros a los 100km recorridos.

Calidad de Acabados
Los acabados son correctos, las piezas encajan bien entre sí y no presentan problemas.

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en el Ford Fiesta son correctos sin más. Los plásticos duros al tacto y en apariencia algunos visibles no convencen. Los más visibles son gomosos al tacto.

La opinión de probador

No podíamos dejar pasar la oportunidad de probar el máximo exponente del actual Ford Fiesta ST, la versión ST200 ha mejorado aún más si cabe al ST de 182cv. Si bien el precio es mayor, también son mayores las sensaciones que se siente conduciéndolo.

A lo largo de la semana que he convivido con el he sentido en todo momento que llevaba un coche potente, divertido y seguro. Que con tan solo un 1.6 Turbo ecoboost da la sensación de ser un motor de mayor cilindrada y potencia por lo lleno que se muestra en todo su régimen útil y la disposición que tiene de ganar velocidad en cualquier marcha y situación.

Es un motor que te hace, literalmente, olvidarte del cambio de marchas. A penas se ha de reducir marcha para poder volver a ganar velocidad. He podido realizar en más de en una ocasión adelantamientos en sexta marcha en vías de doble sentido. Si apenas permanecer tiempo en el carril contrario. Es sin duda una excelente virtud de este pequeño propulsor.

Y si se quiere aprovechar su máximo potencial con bajar marcha podremos ver y sentir de lo que es capaz el Fiesta ST200 y os aseguro que es mucho. Coches de mayor potencia no son capaces de trasmitir las sensaciones que el ST200 proporciona a su conductor. Es un coche que enamora en muchos sentidos. No es el más moderno, no cuenta con las últimas novedades en cuanto a sistemas multimedia. Su navegador se ha quedado anticuado y no dispone de ledes para iluminar la carretera, pero todo eso pasa a un segundo plano cuando puedes exprimir al máximo sus cualidades en carreteras reviradas. Sin duda un coche para gente que quiere sentir la carretera y sentir el control del coche en sus manos.

Conclusiones
En conclusión, siendo esta la primera vez que probamos el Ford Fiesta ST200, y la tercera que probamos un Fiesta ST seguimos igual de encantados que la primera vez que lo probamos.

Es un vehículo que una vez lo pruebas enamora y haces kilómetros sólo por mero disfrute.

De entre los utilitarios GTI´s que han ido pasando por nuestra redacción, este es uno de los más divertidos de conducir. Sobre todo en tramos muy revirados.

Lo bueno de este ST200 es que permite disfrutar de el en zonas reviradas y hacer un uso más sosegado y diario para, por ejemplo, ir al trabajo, con unos consumos muy ajustados teniendo en cuenta su potencia.

 


A favor:

Motor, prestaciones, sensaciones.


A mejorar:

Acceso plazas traseras, rumorosidad neumáticos, plásticos


 

Datos Técnicos

Versión: 1.6 T ecoboost 200cv Puertas: 3
Cilindros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 290 Nm de 2500 a 4000 rpm Maletero: 290 litros
Distribución: Dos árbol de levas en la culata Peso: 1163 Kgs.
Alimentación: Gasolina- inyección directa,

4 válvulas por cilindro.

Turbo – Intercooler

Depósito: 48 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 230 km/h
Cambio: Manual, 6 velocidades

 

Consumos

Consumo urbano 8,2 (l/100 km)
Consumo extraurbano 4,9 (l/100 km)
Consumo medio 6,1 (l/100 km)
Emisiones de CO2 140 (gr/km)
Normativa de emisiones Euro 6

 

Dimensiones

Largo / ancho / alto (mm)                                        3975 / 1709 / 1456

 


0 a 100 km/h: 6,7 segundos


Precio de unidad probada sin extras y con descuentos: desde 25300€


 

Galería de fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *