Peugeot 308 Allure 2.0 BlueHDI EAT6 – Muy equilibrado

El Peugeot 308 es un modelo que lleva vendiéndose desde el pasado año 2007, naturalmente con diferentes modelos y lavados de cara de por medio.

El modelo actual inicio su andadura el año 2013, presentado en el salón del Automóvil de Frankfurt, con un alto éxito comercial. Diferentes carrocerías como la familiar SW o la hatchback de 5 puertas.

Ahora, el 308 ha sufrido un ligero lavado de cara que lo vuelve a posicionar entre los modelos más deseados. Lavado de cara estético y a nivel mecánico.

A nivel mecánico no tan profundo, pero si desaparecerá con el tiempo el 1.6 BlueHDI en favor del nuevo 1.5 BlueHDI que es más potente, contaminante y gasta aún menos.

El 308 actual, desde su lanzamiento en 2013 incluyo en su oferta mecánica los motores PureTech de 3 cilindros en línea en gasolina, motores turbo alimentados dependiendo de la versión y de aspiración atmosférica en su versión de acceso a la gama.

Este pequeño propulsor es, actualmente, uno de los mejores motores de baja cilindrada y 3 cilindros en línea. No vibra apenas, suena bien y tienen un andar contundente desde la parte baja del tacómetro. Todo ello aderezado de unos más que contenidos consumos.

Lo hemos podido probar en varias ocasiones en el 308, en su versión SW y en la versión hatchback. En ambas versiones es muy satisfactorio su funcionamiento.

Por su puesto existen más motores dentro del amplio abanico de posibilidades. Actualmente el 308 se comercializa con motores diésel y gasolina. Se echa en falta alguna versión hibrida como hubo en antaño en el 3008, pero llegará.

El acceso a la gama por potencia que no por precio viene de la mano del veterano 1.6 BlueHDi de 100cv. Seguido del mismo bloque con cambio Automático EAT6 y 120cv.

El 1.5 BlueHDI ya está a la venta y parte desde una potencia de 130cv, le sigue, en diésel el 2.0 BlueHDI de 150cv, objeto de esta prueba. Un motor lleno, con buen empuje y bajos consumos.

Y por último, el 2.0 BlueHDI de 180cv asociado al acabado GT.

En gasolina el acceso corre por parte del 1.2 PureTech de 110cv, teniendo este motor dos potencias disponibles, la anteriormente descrita y 130cv.

Continua el 1.6 THP de 205cv en la versión GT y con 270cv en la versión más radical, la GTi.

Sin duda la gama del actual Peugeot 308 está muy completa, pero como hemos dicho líneas más atrás, se echa en falta una versión híbrida e incluso una eléctrica como ya existen en modelos competidores.

Si bien dentro de la marca ya existen vehículos 100% eléctricos como la furgoneta para pasajeros Peugeot Partner Tepee, esta posee una autonomía de poco más de 110-120km útiles. Poco para viajar, pero más que suficiente para un uso exclusivo urbano.

Los cambios a nivel estético se centran, sobre todo, como casi siempre, en nuevo diseño de llantas, colores de nueva factura y, por su puesto, nuevos paragolpes. También y dependiendo de la versión nuevos faros con nueva luz diurna.

Por ejemplo la unidad probada montaba los faros de serie con tecnología halógena con lentes elipsoidales y luces diurnas más vistas de una sola línea que los que llevan la tecnología LED para las luces de carretera y de cruce.

Lástima que el alumbrado que proporcionan los faros halógenos es simplemente correcto, sin más. Hoy día es una tecnología muy superada. Y que ya, poco a poco, ira desapareciendo y quedando relegada a vehículos de bajo coste de adquisición.

Interiormente el Peugeot 308 en acabado Allure como la unidad probada vienen muy completo y bien vestido. Nada que objetar.

El puesto de conducción dada su peculiar forma con el cuadro de instrumentos por encima del volante, siendo este también menor en tamaño y de formas más cuadradas puede gustar o no. A nosotros nos encanta, es muy ergonómico y de fácil adaptación, en pocos segundos te haces a este tipo de volante y luego no querrás otro.

A nivel multimedia el 308 desde su andadura en el 2013 venía bien equipado, y así sigue, quizás la pantalla multimedia ya quede antigua por tamaño y se eche en falta el i-cockpit de sus hermanos de gama 3008 y 5008, pero tiempo al tiempo.

Visibilidad
El 308, al igual que la mayoría de los compactos actuales prima el diseño exterior. “Más chapa y menos cristal”. Esto, evidentemente, afecta a la visibilidad que el conductor dispone desde dentro. El Peugeot 308 está, en parte, afectado por este fenómeno.

Si desde el puesto del conductor miramos hacia atrás, rápidamente nos daremos cuenta del pequeño tamaño de la luna trasera. Es suficiente para ver bien, pero los pilares C son de un tamaño muy generoso. Dificultando la visión a la hora de aparcar.

El pilar A también es grueso, pero en este caso no notamos una merma especial en cuanto a visibilidad si lo comparamos con otros compactos.

Nuestra unidad contaba con faros tradicionales halógenos, muy diferebtes a los actuales LED.

Existe como opción los faros Full LED que ya probamos en otros Peugeot 308 y comentamos lo siguiente:

“Por la redacción han ido pasando varios vehículos dotados de esta nueva tecnología que, poco a poco, está retirando los faros de Xenón.

En todos o casi todos los vehículos que hemos probado con este tipo de faros nos pareció en su momento (fue al inicio del uso de los LED en coches) que su capacidad lumínica es inferior que la de unos buenos faros de xenón. En algunas más acusada que en otros. Ahora la balanza se inclina en favor de la tecnología LED.

En el caso de este Peugeot, es por ahora el que mejor capacidad lumínica presenta. Realizamos las pruebas en días de mucha lluvia con el asfalto mojado, teniendo presente que de este modo absorbe más luz. El funcionamiento fue bueno, un haz de luz potente en las luces de cruce. Las luces de largo alcance si presentan menos “fuerza” que unas convencionales halógenas”

El actual Peugeot 308 se vende con dos sistemas de iluminación diferentes, el tradicional equipado con bombillas halógenas y que ahora ya no se montan en faros de reflexión si no en faros complejos con lentes elipsoidales. Dan una luz correcta, sin más, suficiente para conducir con seguridad por la noche, pero algo escasa, eso sí.

El otro sistema es de LED, Full Led concretamente, faros que hacen uso de la tecnología de diodos luminosos para todo, desde las luces de posición a las luces de carretera. Es obvio que su capacidad lumínica es mucho mayor que la de los faros tradicionales y, muy recomendable adquirir dicho extra si se hacen muchos kilómetros por la noche, el cambio es más que apreciable.

Impresiones de Conducción
La unidad probada monta el conocido y actualizado 2.0 BlueHDI que en esta ocasión eroga 150 CV.

Es un motor muy conocido y que lleva usándose más de una década en modelos dentro del grupo PSA. Ha ido evolucionando con el paso de los años y adaptándose a las normativas anticontaminación actuales.

Ahora los actuales 2.0 BlueHDI superan todas las normativas anticontaminación, son más limpios, potentes, gastan menos y más cómodos de conducir.

En la unidad probada produce una potencia de 150cv, más que suficientes para mover con mucha soltura al 308.

El motor es contundente en medio régimen, con una entrega de potencia notable.

Empieza a empujar desde las 2.000 rpm hasta las 3.750 rpm, de 4000 para arriba se pierde mucha fuerza y es inútil seguir subiendo hasta el corte, sobre las 4500.

Sólo obtendremos ruido y un maltrato de la mecánica innecesario. Este BlueHDI permite unos consumos realmente bajos con unas prestaciones suficientes para todo uso.

Frenada
El Peugeot 308 equipa delante discos ventilados de 283mm. Detrás, discos macizos de 268mm. El tacto del freno es contundente, frena con fuerza desde que pisamos el pedal, no hace falta hacer excesiva fuerza para obtener una frenada potente y precisa. Trae ABS de serie de última generación. Y ayuda a la frenada de emergencia, dotando al sistema de una mayor presión para hacer más eficaz la frenada y recortar metros.

Tracción
Mínimas pérdidas de tracción en el Peugeot 308 2.0 BlueHDI, el control de tracción se encarga de mitigarlas, en el acabado Allure es de serie.

El Peugeot con el acabado Allure está más destinado al confort, no por ello tiene un mal aplomo en zonas reviradas. La suspensión es tirando a blanda y permite mayores balanceos en la carrocería. Guarda un exquisito equilibrio entre confort y deportividad.

En ciudad absorbe irregularidades de maravilla. En curvas lentas puede acusar un pequeño deslizamiento del tren trasero si forzamos la trayectoria. En una conducción normal, el Peugeot 308 es un vehículo que goza de una alta comodidad y buena calidad de rodadura, no presenta perdidas de tracción en curvas enlazadas, ni en puertos de montaña.

Estabilidad
Nuestra unida de pruebas venia dotada de ESP, de serie en el acabado Allure. El ESP en el Peugeot es poco intrusivo, nos deja llevar el coche bastante suelto antes de actuar. Su actuación es rápida y repentina. Corrige al vehículo en pocos segundos colocándolo en la posición correcta. El 308 presenta una buena estabilidad en cualquier terreno, en carreteras nacionales nos dio una muy buena impresión en cuanto a estabilidad se refiere, es un vehículo cómodo pero a la vez estable, muy estable. Excelente trabajo por parte de Peugeot. Con el botón Sport activo, la suspensión se vuelve más enérgica, dotando al vehículo de un mejor aprovechamiento de las cualidades dinámicas del mismo.

Reposacabezas
El Peugeot 308 homologa cinco plazas. Por lo tanto viene equipado con cinco reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros solo son regulables en altura. Ninguno de ellos es activo en caso de accidente.

Cinturones
Al igual que sucede en el caso de los cinturones, el Peugeot 308 dispone de cinco. Los cuales son del tipo estándar, los delanteros además incorporan pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha. Lo traseros también cuenta con avisador de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
La unidad probada del Peugeot 308 tenía cinco puertas, que facilita el acceso a las plazas traseras. En las plazas traseras el Peugeot puede llevar como opción el sistema de anclaje de sillitas ISOFIX. El maletero, de buen tamaño, dispone de 432 litros de capacidad.

Airbags
En materia de seguridad el 308 viene bien surtido. Tiene 8 Airbag de serie. No se pueden solicitar más como opción.

Euroncap


Recuperaciones
El motor turbo diésel de 2 litros es el encargado de animar al Peugeot 308, consigue unas más que correctas cifras de aceleración. El 0 a 100 Km/h lo completa en 8,6 segundos, de 0 a 1000m en 29,7 segundos. Con CO2 de 107 g/Km.

En la práctica, los 150 cv son más que suficientes para todo uso. Es capaz de recuperar velocidad de forma rápida si así lo deseamos. Supera la normativa de emisiones Euro 6.

Caja de Cambios
La caja de cambios utilizada en el 308 probado es automática de convertidor de par y 6 relaciones.

Las relaciones están bien escalonadas entre sí, la sexta marcha es larga, para desahogo del motor, menor ruido en el habitáculo y un menor consumo, que ya de por si es mínimo en este propulsor.

El tacto que presenta la palanca y la caja de cambios es bueno, de fácil uso, tan solo es preciso seleccionar la D de Drive o Directa y a circular.

La versión dotada con el 2 litros BlueHDI dispone también de una caja de cambios de 6 relaciones perfectamente escalonada.

La EAT6 es opcional.

Circulando por Carretera
En carretera pudimos comprobar la buena calidad de rodadura que presenta el Peugeot 308. El buen andar que tiene por carreteras nacionales nos invitó a hacer más kilómetros de los esperados en la prueba por este tipo de vías. Su alta comodidad, bajo sonido de la mecánica y sobre todo un bajísimo consumo, nos sorprendió muy gratamente.

Ya habíamos tenido el placer de probar el 2.0 BlueHDI en el Peugeot 3008 y 5008. Con poco menos de medio depósito fuimos capaces de realizar cerca de 500 km y aun marcaba autonomía para casi otros 400km más. Un depósito lleno puede rondar una autonomía superior a los 1000km en una conducción normal.

Circulando por Autopista
En autopista, aun se hicieron más evidentes los buenos puntos ya destacados en carreteras nacionales. La comodidad que nos proporcionó el 308 por autopista es digna de una buena berlina. El consumo se redujo aún más en autopista, el consumo medio que nos llegó a marcar el ordenador fue de 5,9 litros a los 100 km recorridos, verdaderamente bueno.

Estos consumos los obtuvimos a una velocidad de 120 km/h. Lo que también destaca del 308 en autopista es una dirección demasiado asistida, aunque según aumentamos la velocidad se endurece. Pero, aun así sigue siendo demasiado asistida para dicha velocidad. Cuestión de acostumbrarse.

Circulando por Ciudad
En ciudad se encuentra como pez en el agua, su consumo es fantástico, no gasta casi nada en comparación con otros propulsores diésel de similar caballaje.

La suspensión absorbe a la perfección cualquier irregularidad del pavimento. Dado su tamaño se aparca con facilidad en cualquier sitio, en este caso si ayuda tener una dirección muy asistida que se puede mover casi con un dedo.

La Opinión del Probador

El Peugeot 308, el actual, nació en el 2013. Se ha vendido y se vende muy bien. No en vano es fácil poder verlos por nuestras calles.

Es un vehículo muy polivalente, espacioso y con un gran maletero. En definitiva y en una palabra; muy aprovechable.

La unidad probada y dotada del acabado Allure con el 2.0 BlueHDI es, digamos, un término medio entre las opciones disponibles. El motor es potente y agradable al uso, no derrochador de combustible y prestacional cuando se le necesita.

Naturalmente hay otras alternativas disponibles, tanto en diésel como en gasolina. El más deportivo es sin duda el GTI con el 1.6 THP de 272cv. Potente y divertido, lo probamos hace ya más de un año y con ganas de probar el actual.

Es fácil ver Peugeot 308 con motores de gasolina, quizás más que con motores diésel, y es que, al margen de lo demonizados que están ahora los diésel, los motores PureTech son mucho más agradables y efectivos a la hora de conducir que los diésel. Y en consumos están muy cercanos.

Sin duda el 308 es el vehículo ideal para una familia pequeña.

Calidad de Acabados
En esta versión del 308 Allure, los acabados interiores son muy correctos. Abundan los buenos materiales a la vista. Los plásticos duros quedar relegados a zonas no visibles o directamente no existen.

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en la gama 308 de Peugeot son buenos, desde los plásticos visibles a la piel de los asientos, volante, freno de mano, etc…

Conclusiones
En resumen, es el primer Peugeot 308, después del restyling, que pasa por nuestras manos, dotado con el propulsor que, a nuestro juicio se venderá muy bien en España.

Su potencia de 150cv es ideal para los tiempos que corren. A bajo régimen tiene muy buena respuesta. Es en la parte alta del tacómetro donde se le nota flaquear. Es evidente que la versión de 180cv dispone de unas mejores prestaciones y unos consumos igual de ajustados que los del aquí probado. En la medida de lo posible iremos probando todas las mecánicas de la gama del 308.

 


A favor:

Motor, consumos, cambio.


A mejorar:

Sonido rodadura neumáticos, faros halógenos.


 

Datos Técnicos

Versión: 2.0 BlueHDI 150cv Puertas: 5
Cilindros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 370 Nm a 2000 rpm Maletero: 432 litros
Distribución: Peso: 1565 Kgs.
Alimentación: Diesel- inyección directa,

4 válvulas por cilindro.

Turbo – Intercooler

Depósito: 53 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 214 km/h
Cambio: Automática, 6 velocidades

 

Consumos

Consumo urbano 4,8 (l/100 km)
Consumo extraurbano 3,7 (l/100 km)
Consumo medio 4,1 (l/100 km)
Emisiones de CO2 108 (gr/km)
Normativa de emisiones Euro 6

 

Dimensiones

Largo / ancho / alto (mm) 4253 / 1804 / 1472

 


0 a 100 km/h: 8,6 segundos


Precio de la unidad probada sin extras y con descuento: desde 26600€


 

 

Galería de fotos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *