Peugeot 5008 GT-Line 2.0 BlueHDI – Más que un familiar

La gama de los modelos SUV en Peugeot ha sufrido un cambio drástico con la aparición de los 3008 y 5008, que queda completada con el pequeño 2008.

Tanto el 3008 como el 5008 derivan de la misma plataforma y, estéticamente son calcados, obviando claro esta las diferencias de tamaño entre ellos y las 7 plazas funcionales existentes en el 5008.

Como todas las marcas hoy día y tras la fuerte moda de los SUV, no es difícil ver diferentes modelos en una misma marca para satisfacer todas las necesidades del comprador.

En el caso de Peugeot se parte del 2008, un pequeño y polivalente todo camino que deriva del 208. Es muy rutero y adaptado a los caminos de tierra. No cuenta con tracción total, pero tampoco es excesivamente necesario.

El 3008, completamente renovado en todos los sentidos y dejando a su antecesor prácticamente por los suelos con el excelente cambio no solo tecnológico si no también estético. Es un vehículo de tamaño medio, SUV y familiar, con un amplio abanico de motorizaciones muy útiles y que permite realizar largos viajes con él sin mayor problema.

Por supuesto, al igual que el 2008, viene preparado por poder hacer uso de él por caminos de tierra. En el caso del 3008 aún más adaptado para este fin. Tampoco dispone de tracción total, pero al igual que su hermano pequeño el 2008 no le hace falta para un uso normal por pistas de tierra.

En el caso del 5008, las diferencias con el 3008 se concentran en su mayor tamaño, es más largo, que por consiguiente permite un mayor tamaño interior, que se traduce en una fila más de dos asientos extra. Teniendo un total de siete plazas. Estas plazas extras son abatibles, es decir, vienen escondidas en el suelo del maletero y se pueden usar a voluntad cuando haya necesidad.

Sin ellas el espacio de cargas es mucho mayor y muy aprovechable por ser un piso completamente plano. Con una boca de carga muy capaz y de formas regulares.

En general las diferencias residen en eso, el 5008 es para familias más numerosas, mayor tamaño y posibilidad de llevar 7 pasajeros a la vez.

Por lo demás todo es exactamente igual. Goza de las novedades y el buen hacer del 3008. Un bonito diseño exterior que, en el caso del 5008, si varia en su parte trasera, siendo menos anguloso y más plano, beneficiando un mayor espacio interior trasero.

A nuestro juicio es más agradable a la vista el 3008, más proporcionado en todos los sentidos, pero es difícil dar mayor espacio habitable en el interior sin alterar las líneas externas y en el 5008 la verdad es que ha quedado muy compensado.

A nivel tecnológico el 5008 viene bien cargado de sistemas que nos ayudan a la hora de conducir, desde asistente para cambio involuntario de carril, asistente pre-colisión, asistente de control de velocidad y un largo etcétera.

Todo ello sin duda suma y hace mucho más fácil y segura la conducción.

El 5008 está disponible con una amplia oferta mecánica para todos los gustos y usos. En gasolina el acceso a la gama es por parte del 1.2 PureTech con una potencia de 130cv, capaz de mover con soltura al 5008. Y el 1.6 THP de 165cv que puede ir asociado a una caja automática EAT6.

En diésel si existe mayor variedad, sobre todo con la inclusión del nuevo 1.5 BlueHDI que poco a poco ira eliminando al actual 1.6 BlueHDI.

Actualmente el 1.6 BlueHDI de 100cv es el encargado de dar acceso a la gama diésel en el 5008, le sigue el mismo motor con 120cv, pasando por el nuevo 1.5 BlueHDI de 130cv para terminar en el 2.0 BlueHDI de 150 y180cv respectivamente.

Siguiendo la nueva línea de Peugeot; volante más pequeño y de menor diámetro. Cuadro de instrumentos por encima del mismo, en este caso es digital, “i-cockpit”. Muy interesante, con mucha información para el conductor y de fácil uso. Nos olvidaremos para siempre de las viejas agujas analógicas de toda la vida.

El futuro corre por cuenta de una pantalla TFT que nos puede proporcionar innumerables datos y que además es muy fácil de leer y de usar.

Visibilidad
En materia de visibilidad el nuevo 5008 no presenta problemas a tener en cuenta. La visibilidad fronto/lateral es correcta, no hay molestias por los pilares A. La visibilidad lateral/trasera ídem que la delantera, no presenta problemas que nos hagan perder visión a la hora de conducir.

Nuestra unidad venia equipada con faros de diodos luminosos, muy útiles en conducción nocturna, y que a día de hoy es un extra primordial, antes que unas llantas de mayor tamaño por ejemplo.

Hemos podido probar a conciencia el equipo de Ledes montado en el 5008, como cabría esperar, este respondió a las mil maravillas, su funcionamiento es bueno, alta capacidad lumínica, tanto a lo largo como a lo ancho. Un tono de luz que permite que la vista se canse menos en conducción nocturna. Todo ventajas si se compara con los tradicionales halógenos.

Impresiones de Conducción
El 5008 con el 2.0 BlueHDI se mueve francamente bien, los 150cv lo lanzan con soltura, siendo un vehículo rápido en recuperaciones y aceleraciones. Y todo ello con un bonito sonido proveniente de motor si hacemos uso del modo Sport. Y unos consumo bajos para la potencia del propulsor.

En un uso normal el 5008 con dicho motor es rápido y efectivo con una suspensión confortable, pero que en zonas viradas empieza a flaquear la suspensión, siendo demasiado conservadora no nos permite exprimir al máximo las buenas cualidades del motor. Pero tiene fácil solución, activando el modo Sport mediante un botón alojado al lado de la palanca de accionamiento del cambio, el Peugeot 5008 cambia de manera radical, sonido más deportivo, respuesta al acelerador más repentina, dirección más dura y suspensión más enérgica.

Ideal para buscarle las cosquillas en tramos más virados, donde cumple más que sobradamente.

Frenada
El equipo de frenos montado en el nuevo Peugeot 5008 se mostró capaz a lo largo de toda la prueba, se compone de discos en ambos ejes.

En el delantero discos ventilados de 302mm. Detrás discos macizos de 268mm. Las pinzas son mono pistón.

A la hora de tener que detener el vehículo por una frenada de emergencia el ABS de última generación instalado en el 5008 hace aparición evitando el bloqueo de las ruedas, es poco intrusivo y solo hace acto de presencia cuando es necesario. Disponemos de ayuda a la frenada de emergencia.

Nos ha gustado el buen tacto que presenta el pedal y lo dosificable que es la frenada.

Tracción
Aunque con una mayor altura y presencia y elementos de SUV el 5008 no dispone de tracción a las 4 ruedas.

Sólo dispone y dependiendo de la versión de un sistema electrónico que controla la tracción del vehículo para pavimentos deslizantes, nieve y/o barro. Ofreciendo una mejor motricidad en este tipo de situaciones.

Por lo tanto todos los 5008 hasta la fecha son tracción delantera. Nuestra unidad calzaba unas ruedas a nuestro juicio bonitas y generosas, grandes, pero que visualmente consiguen llenar los pasos de rueda.

Hablamos de unos neumáticos de 225/55/18″. Evidentemente esta anchura nos ayuda en una conducción rápida donde mayor sección de neumático es una ayuda considerable.

En un uso diario es indiferente llevar 235 o 205, eso sí, en prestaciones y consumo sí que se notaría una diferencia apreciable.

El Peugeot 5008 que hemos probado no ha presentado problemas de tracción o adherencia a lo largo de la prueba realizada.

Estabilidad
La unidad probada contaba con el acabado más alto y deportivo que se comercializa actualmente, se trata del GT-Line, por debajo del GT.

Este acabado proporciona un aspecto más deportivo al 5008, cambian algunos detalles; neumáticos de mayor tamaño al igual que la llanta, suspensión más enérgica y efectiva en zonas reviradas. Modo Sport, interior más deportivo al igual que en el exterior con paragolpes específicos.

El Peugeot 5008 es un SUV familiar que pisa con firmeza y no presenta ningún sobreviraje o subviraje en una conducción decidida. Siempre respetando los límites. A velocidades superiores cualquier vehículo puede presentar deslizamientos o pérdidas de adherencia que motive un sobreviraje o subviraje.

Cuenta con ESP de serie en el acabado probado, poco intrusivo y que permite, en cierta medida, que el conductor tome decisiones antes de que llegue a actuar.

Reposacabezas
El Peugeot 5008 homologa 7 plazas útiles, todas ellas con reposacabezas, los delanteros regulables en altura e inclinación. Los traseros son solo regulables en altura.

Cinturones
Como en el caso de los cinturones, el Peugeot 5008 dispone de 7 plazas útiles. Todas las plazas disponen de cinturón de tres puntos de anclaje, solo los delanteros, conductor y acompañante disponen de pretensores pirotécnicos. Avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha en todas las plazas.

Bebes y Niños
Es sin duda un vehículo muy apropiado para un uso familiar, su espacio interior y una excelente capacidad de maletero le convierte en idóneo para este cometido.

El maletero cuenta con 702l de capacidad y un fondo muy plano. El acceso a las plazas trasera es más que correcto. No tendremos problemas al introducir la sillita del bebe si fuera necesario.

Al acceso a la tercera fila de asientos es mediante el abatimiento de uno de los asientos de la segunda fila. No es un acceso fácil o cómodo pero si muy funcional y operativo.

El maletero con todas las filas de asientos usables se reduce notablemente, aun así presenta una buna capacidad de carga.

Airbags
El Peugeot 5008 viene bien surtido de Airbag por todo el habitáculo con un total de 9, que son de conductor y pasajero, laterales, de cortina, etc..

Euroncap

Recuperaciones
El 2.0 BlueHDI es sin lugar a dudas una parte fundamental, a falta de probar el 5008 con otra motorización este motor es el más equilibrado de la gama actual. Es ideal para este vehículo, silencioso, responde muy bien al acelerador con un alto PAR motor a tan solo 2000 revoluciones. Siendo un motor cómodo de usar en ciudad, que acompañado del cambio automático EAT6, mejor aún.

El 5008 con el motor BlueHDI de 150cv es capaz de hacer el 0 a 100 Km. /h en tan solo 9,6 segundos. Y su velocidad máxima es de 206 Km. /h. Más que suficiente para cualquier mortal.

Caja de Cambios
La unidad probada venia dotada de un cambio manual de 6 marchas, perfectamente escalonadas y útiles todas ellas. Inclusive la sexta fuera de lo que son las autovías y autopistas.

La caja es muy cómoda al uso y agradable, las marchas entran con facilidad y con un recorrido muy marcado que no da lugar a errores.

Nos ha parecido ideal para poder gobernar la potencia y el PAR del 2.0 BlueHDI en su versión de 150cv.

Existe también una caja automática de convertidor de par con 6 marchas, ideal para el uso en ciudad siendo aún más cómodo si cabe. También ayuda a que los consumos sean un poco más bajos que con una caja manual.

Circulando por Carretera
En carretera de toda la vida, nacional, el 5008 se desenvuelve con normalidad, la suspensión absorbe todas las imperfecciones del asfalto sin titubear, el paso por curva es más que correcto, no se le puede pedir más aun vehículo con connotaciones familiares.

Pero ojo, en cuanto se activa el modo Sport, cambia bastante, de ser un vehículo tranquilo, potente y seguro. A demostrar que puede ser rápido y divertido. La suspensión cobra en firmeza y el sonido del motor invita a probar los límites que en este caso están lejos.

El motor es una delicia en este tipo de vías donde podemos exprimirlo sin miedo en adelantamientos, notando como gana velocidad con rapidez, realizando así adelantamientos en poco tiempo y de forma segura.

Otro plus a favor de este buen propulsor son sus parcos consumos, siendo el homologado para este tipo de vía de tan solo 4,2 litros. Nuestro consumo se situó un par de litros por encima del homologado por la marca.

Circulando por Autopista
Justo la semana de la prueba nos tocó unos días con bastante viento donde pudimos comprobar cómo al 5008 no le afecta en absoluto. Viendo su altura es fácil pensar que tendrá problemas con rachas fuertes de viento, pero no más de los problemas que puede tener cualquier compacto hoy día.

En autopista al igual que en carretera es un vehículo muy silencioso en marcha, y al ralentí prácticamente algo más notorio.

En autopista los consumos son también uno de los puntos a favor del Peugeot 5008, el homologado es de 4,6 litros a los 100 Km recorridos. Si nos lo proponemos podemos bajar al consumo homologado por la marca, eso sí a una velocidad reducida y mimando el pedal del acelerador en todo momento.

Lo normal es que la media ponderada sea de unos 5,8 o 6 litros. Teniendo en cuenta su peso, motor y cambio automáticos está más que bien.

Circulando por Ciudad
En la gran urbe es sin duda donde mejor encaja este tipo de vehículo, no es excesivamente grande y de fácil conducción.

El motor ayuda con una buena cifra de PAR a bajas vueltas, siendo posible poder cambiar de marcha antes de tiempo sin que el motor se venga abajo.

La suspensión es idónea para la ciudad, para nada seca y capaz de tragarse los badenes sin salir mal parados.

El consumo por ciudad lógicamente sube, el homologado por la marca es de 5,3 litros a los 100km recorridos, muy correcto, pero si realizamos mucha ciudad es fácil alcanzar ese consumo y superarlo.

Para un uso en ciudad continuado sin duda es obvio que el consumo homologado por la marca nunca será el real, estará como poco 2 litros por encima, todo depende de cómo se conduzca.

La opinión del probador

Después de convivir una semana con el nuevo Peugeot 53008 en su versión, a nuestro juicio, más bonita visualmente, la GT-Line.

Como hemos comentado a lo largo de la prueba, las diferencias son más que apreciables con el 3008. Eso sí, solo a nivel estético, en los demás, como hermanos casi gemelos que son, no hay diferencias.

A nivel dinámico se conducen igual de bien ambos y gozan de todas las ayudas tecnológicas ambos, asistentes, el i-cockpit y etc…

El 5008, hermano del 3008, es la versión más familiar y campera del 308. Todos hacen uso y comparten la misma plataforma al igual que diferentes elementos estéticos.

Nos ha gustado el 5008 como concepto SUV familiar, es un vehículo altamente polivalente que vale para todo. Es muy tecnológico, robusto y con buen precio e ideal como coche único familiar.

Calidad de Acabados
Los acabados son correctos, los plásticos a primera vista encajan perfectamente entre sí, sin crujidos o ruidos anómalos.

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en el Peugeot 5008 son de buena calidad. Desde la piel de asientos, volante, a otros materiales plásticos.

Conclusiones
En conclusión, Peugeot ha sabido aprovechar el tirón del vehículos SUV con los 3008/5008 en todos los sentidos.

En el caso del Peugeot 3008/5008, todos sus motores han sido renovados y cumplen con la Euro 6. Menos emisiones nocivas emitidas a la atmosfera y mejores consumos.

La gama de motores a escoger son de lo mejorcito hoy día en el mercado. Sin duda en gasolina optamos por el 1.6 THP que con unos consumos muy respetables siempre nos puede salvar el pellejo tener más de 150 cv bajo el pedal del acelerador, y es que la potencia en muchas ocasiones es seguridad.

En diésel el 2.0 BlueHDI hará las delicias de cualquier conductor. No obstante los motores menos potentes como el 1.2 PureTech son completamente válidos para el 3008 y 5008 con unos bajísimos consumos.

 


A favor:

Motor, consumos, comportamiento.


A mejorar:

Sonido rodadura neumáticos, capacidades offroad.


 

Datos Técnicos

Versión: 2.0 BlueHDI 150cv Puertas: 5
Cilindros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 370 Nm a 2000 rpm Maletero: 702 litros
Distribución: Peso: 1565 Kgs.
Alimentación: Diesel- inyección directa,

4 válvulas por cilindro.

Turbo – Intercooler

Depósito: 56 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 206 km/h
Cambio: Manual, 6 velocidades

 

Consumos

Consumo urbano 5,3 (l/100 km)
Consumo extraurbano 4,2 (l/100 km)
Consumo medio 4,6 (l/100 km)
Emisiones de CO2 118 (gr/km)
Normativa de emisiones Euro 6

 

Dimensiones

Largo / ancho / alto (mm) 4641 / 1844 / 1651

 


0 a 100 km/h: 9,6 segundos


Precio de la unidad probada sin extras y con descuento: desde 34250€


Galería de fotos

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *