SsangYong Tivoli SASS Limited D16T 4WD AUT – Preparado para todo y ahora más seguro

El Tivoli de SsangYong es un vehículo muy polivalente y agradable al uso. Dependiendo de la versión, podemos incluso adentrarnos sin temor en caminos algo más complejos de tierra con él.

La versión probada es la tope de gama, tanto por el acabado, Limited, como por ser tracción total 4WD y disponer del cambio automático de 6 velocidades.

Con anterioridad hemos probado otras dos unidades del Tivoli, casualmente con el mismo motor, pero entre ellos todos son diferentes. Siendo este el primero que pasa por nuestra redacción con tracción total y cambio automático.

El motor que lo anima es el ya probado y muy recomendable 1.6 Turbo diésel de inyección directa common rail. Es un motor que produce 115cv a muy bajo régimen, 3400-4000 revoluciones.

Con un par motor de 300nm desde 1500 hasta las 2500 vueltas. Es un motor agradable al uso, potente y de bajos consumos. Algo ruidoso en frio, que amortigua su sonido una vez alcanza la temperatura de servicio.

El Tivoli reúne lo bueno de un SUV, potente, rápido, estable y fácil de manejar. Con lo bueno de un todocamino; permite salirse del asfalto sin ningún tipo de temor. Y si nuestra versión es 4WD con mayor motivo debemos hacerlo.

La unidad probada montaba un paquete adicional de seguridad con diferentes ayudas a la conducción denominado SASS, dicho paquete dispone de:

  • Advertencia de riesgo de colisión frontal (FCW)

Avisa al conductor mediante una alerta sonora en caso de riesgo de colisión con un vehículo o peatón. Reduce así los riesgos de pequeñas colisiones y es especialmente útil en tráfico urbano. Funciona entre 8 y 180 km/h para detectar vehículos y entre 8 y 70 km/h para detectar peatones.

  • Sistema de frenado de emergencia autónomo (AEBS)

Es capaz de prevenir un accidente o reducir la velocidad de impacto aplicando toda o parte de la fuerza de frenado de forma automática. Así, es capaz de evitar o reducir consecuencias de un accidente con otro vehículo y de un atropello a un peatón.

Mide la velocidad y trayectoria del vehículo, así como la distancia con el vehículo precedente y su velocidad. Funciona entre 8 y 60 km/h para coches y peatones.

Tras detectar al vehículo, envía una advertencia sonora al conductor y, si no se lleva a cabo ninguna acción, el sistema toma el control de los frenos temporalmente. No funcionará si se realiza un giro brusco del volante, si se levanta el acelerador o si el vehículo precedente sale del campo de visión, pues el sistema entiende que hubo actuación humana.

  • Advertencia de salida de carril (LDWS)

Avisa con una alarma sonora al conductor si abandona el carril por el que circula sin haberlo indicado con los intermitentes.

  • Sistema de permanencia en el carril (LKAS)

Avisa del abandono de un carril. Corrige la trayectoria si no ha sido indicada con los intermitentes. Funciona entre 60 y 175 km/h y corrige de forma automática durante 10 segundos de tiempo.

  • Asistencia de haz de luz (HBAS)

Controla automáticamente la posición de las luces de los faros delanteros, cambiando de cortas a largas sin intervención humana. Funciona desde 35 km/h y produce en el conductor una mayor comodidad y seguridad, ya que no requiere el accionamiento manual. El alumbrado debe estar en modo automático y las luces de largo alcance, activadas.

  • Sistema de reconocimiento de señales de trafico (TSR)

Es capaz de reconocer determinadas señales de tráfico (límites de velocidad, prohibición de adelantamiento y fin de la limitación) desde 10 a 130 km/h. Las reproduce durante 5 segundos en el cuadro de instrumentos.

Externamente el Tivoli es un vehículo de poco más de 4,2 metros de longitud. Más pequeño que la mayoría de los compactos, facilitando su uso en ciudad y sobre todo a la hora buscar sitio para poder aparcar. Su imagen es juvenil y llama la atención, sobre todo las luminosas luces led diurnas que equipa.

El interior, dependiendo de su acabado puede estar mejor o peor vestido. Nuestra unidad con el acabado más alto “Limited”, no se priva de nada. Una alta dotación de extras interesantes. Como son la cámara de marcha atrás o la posibilidad de poder bloquear el diferencial de la tracción total a nuestro parecer. Pocos todoterrenos nativos he visto hoy día con esta posibilidad. Y la verdad se echa mucho en falta.

Asientos que, además de contar con múltiples reglajes, son muy cómodos y no recogen nada mal el cuerpo. Pueden ser calefactables como lo eran en el Tivoli anterior, de igual modo pasa con el volante.

La versión Limited dota al Tivoli de unas nuevas bonitas llantas de color negro o plata en 18 pulgadas, quizás excesivas para la potencia del motor y algo inútiles si se quiere entrar en caminos de tierra por disponer de neumáticos 215/45, con un perfil muy justo y fácil de pellizcar en zonas de piedra suelta. Aun así, su comportamiento por caminos es ejemplar, con unas cotas muy interesantes:

·         Ángulo de entrada 20,5 grados
·         Ángulo de salida 28 grados
·         Ángulo ventral 17 grados
·         Altura libre 167 mm
   

Visibilidad
Casi siempre que un vehículo exteriormente es muy agresivo en su diseño interiormente dificulta en la visibilidad.

En el caso del SsangYong no sucede así. Podemos decir que se ve perfectamente. No hay obstáculos directos.

Los reposacabezas traseros en su posición más baja no molestan en absoluto. Los pilares A aun siendo de un buen grosor no interrumpen la visión.

Nuestra unidad contaba con faros de tecnología halógena tanto para luces de cruce como para luces de carretera. La potencia de dichos faros es correcta, pero siempre mejorable en este aspecto.

Como extra nuestra unidad llevaba una cámara de vídeo trasera que facilita mucho a la hora de aparcar o maniobrar.

Impresiones de Conducción
En cuanto a prestaciones el SsangYong Tivoli con motor diésel es rápido y es actualmente la única mecánica con dicho combustible. Existe una versión más potente que no más prestacional gasolina de 128cv.

Cuenta con unos buenos consumos, pero si hacemos mucho uso del vehículo en ciudad o pistas forestales se pueden resentir.

En la práctica el Tivoli con motor diésel se mueve muy bien, responde bien en recuperaciones y sobre todo tiene unos consumos muy bajos dada su naturaleza. Es agradable de usar. Y a la hora de reclamar la máxima aceleración del propulsor éste se muestra muy voluntarioso.

El cambio automático de tipo convertidor de par es rápido a la hora de subir y bajar marcha, no dispone de levas ni de un modo secuencial, pero si permite bloquear una marcha a lo hora de bajar un puerto.

Su velocidad máxima según ficha técnica es de 172 km/h.

Frenada
El equipo de frenos montado en el SsangYong Tivoli se compone de discos en ambos ejes.

  • Delante discos ventilados de 298mm de diámetro.
  • Detrás discos ventilados de 284mm de diámetro.

Dicho sistema tiene que soportar un peso en vacío de más de 1.400 kg. En la práctica los frenos funcionan a las mil maravillas, disponen de un buen mordiente desde nada más pisar el pedal. Muy dosificable. El ABS es de última generación.

Tracción
El SsangYong probado monta tracción total que permite optar por tracción delantera o tracción total mediante el bloqueo del diferencial. Que se activa con un botón.

Haciendo uso de su tracción total en suelos deslizantes o de baja adherencia, podemos observar como el sistema que gobierna la tracción total se encarga de suministrar el par necesario al eje que corresponde, consiguiendo que el vehículo no pierda tracción en ningún momento.

Nos pareció muy útil que el conductor, en cierta medida, pueda optar, según la situación, si se requiere o no de la tracción total.

Sobre todo porque así el gasto de carburante es mucho menor al ir solo en tracción delantera en uso urbano o de carretera.

El ESP es de serie en el acabado Limited, en terrenos muy deslizantes conviene desconectarlo ya que tiende a volverse un poco loco. Y mejor dejar actuar a la tracción 4WD.

La tracción total del Tivoli, es un plus de seguridad no solo en vías de tierra, si no, en cualquier otro tipo de vía que este estropeada por el uso o, exista la posibilidad de hielo, nieve o exceso de agua.

En conjunto con la caja de cambios automática realizan un gran trabajo fuera de los caminos asfaltados.

Estabilidad
A pesar de su peso en vacío y de lo buen todocamino que es, su estabilidad es francamente correcta. Y eso que la suspensión es más bien tirando a conservadora.

Permitiendo un cierto balanceo de la carrocería. Que para nada es molesto. Podemos realizar una conducción rápida sin tener problemas de estabilidad. Si bien es cierto que los kilos se dejan notar en las curvas, pero con saber lo que llevamos entre manos y el límite no hay mayor problema.

El ESP de serie en el acabado Limited, y en todos los demás. Es muy permisivo dejando incluso un poco de deslizamiento antes de entrar en acción.

Reposacabezas
El SsangYong Tivoli homologa cinco plazas útiles, todas ellas disponen de reposacabezas. Que son regulables en altura e inclinación.

Cinturones
Como en el anterior caso el Tivoli homologa cinco plazas útiles. Todas disponen de cinturón de tipo estándar de tres puntos de anclaje. Los delanteros incorporan pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
Prácticamente todo los SUV de hoy día gozan de un buen espacio interior y de un maletero más que digno. Lo que los hace idóneos para un uso familiar.

El Tivoli dispone de un maletero amplio con 327 litros disponibles sin abatir los asientos.

Con asientos abatidos la capacidad es de 1019 litros. El acceso a las plazas traseras es muy bueno. Podemos introducir una sillita de bebe sin problemas y anclarla en los anclajes ISOFIX de los que el SsangYong dispone. En el nuevo Tivoli los anclajes están mejor situados y facilitan su uso.

También incorpora anclajes TopTether.

Airbags
Dispone de Airbag de conductor, acompañante (desconectable), laterales, de cortina y etc…

Euroncap

Recuperaciones
El motor 1.6 XDI D16T es un motor muy refinado en su sonido y manera de entregar la potencia. Desde dentro del habitáculo su sonido es bajo y agradable. De mismo modo pasa con las vibraciones, prácticamente inexistentes.

Gracias a los 115cv disponibles del 1.6 XDI las recuperaciones son rápidas y no presentan mayor problema que situar al motor en su franja optima de revoluciones mediante bajar una o dos marchas, según la necesidad.

Nos ha gustado el empuje en marchas cortas y la solvencia que presenta el motor en las marchas más largas, donde aún puede ganar velocidad con cierta rapidez.

Caja de Cambios
El SsangYong Tivoli solo en su variante diésel podemos disponer de cambio manual de 6 relaciones o cambio automático por convertidor de PAR de 6 velocidades también.

Nuestra unidad disponía de este último. La caja presentaba un buen tacto y facilidad de uso, tan solo debemos mover la palanca a la posición D y emprender la marcha.

Para maniobrar de igual modo, pero seleccionando la R si se quiere echar marcha atrás. Es muy fácil e intuitiva.

La caja la verdad es que dispensa un muy buen funcionamiento. No es lenta ni tampoco incomoda o que de tirones, está perfectamente adaptada al motor del Tivoli y sabe sacarle el máximo juego. Se puede seleccionar varios modos diferentes, Sport, Winter o ECO. En todos ellos sus funcionamiento siempre es bueno.

Circulando por Carretera
En este tipo de vía el comportamiento del Tivoli es francamente bueno. La suspensión aun siendo más apta para zonas bacheadas y con un buen recorrido es capaz de sujetar correctamente el vehículo, impidiendo que la carrocería oscile demasiado.

En apoyos fuertes es donde más se nota que la estabilidad del Tivoli es francamente buena.

En una conducción más decidida el peso se deja notar, los frenos no se fatigan pero si pueden perder cualidades si los maltratamos en exceso, el motor empuja muy bien desde bajas vueltas.

Sin duda el Tivoli tiene un excelente compromiso entre confort y buenas prestaciones.

En caminos de tierra tiene poco que envidiarle a otros todocaminos de la competencia, su comportamiento es muy bueno, pudiendo transitar por zona de cierta complicación.

La suspensión se lo traga todo con facilidad, aunque en ocasiones se muestra un poco seca en el rebote. Y el paragolpes delantero nos limitara por tener un faldón de plástico demasiado bajo, que a la mínima rozara con cualquier obstáculo que nos topemos.

Circulando por Autopista
En autopista/autovía gracias a su motor gasolina y una sexta marcha podemos rodar tranquilamente a los 120km/h marcados por la vía sin apenas oír el motor.

La sexta marcha es larga y nos permite rodar a bajas vueltas. El aislamiento acústico del Tivoli está muy logrado no se aprecia casi nada el sonido del motor dentro. Ni tampoco el sonido del viento.

Las vibraciones tampoco se dejan notar. En ocasiones y dependiendo del estado del asfalto podemos oír el sonido de rodadura de los neumáticos.

Otro de los puntos fuertes son sus consumos, el homologado para este tipo de vía es de 4,9 litros a los 100km recorridos. Nuestro consumo no fue tan bueno como el homologado por la marca, estuvo más cercano a los 6,4 litros.

Circulando por Ciudad
En ciudad podemos olvidarnos de dejarnos la espalda y los riñones en cada resalto, badén o nuevo artilugio para no reducir la velocidad pero si fastidiar el coche del prójimo.

En esto el Tivoli es una maravilla, filtra de manera casi increíble todo tipo de problema en el asfalto, desde rotos, agujeros a reductores de velocidad.

Naturalmente nos referimos a velocidades legales. A mayor velocidad no nos hacemos responsables de lo que le pueda pasar al vehículo.

El Tivoli aun midiendo unos correctos casi 4,2m es fácil de aparcar en ciudad. Y más aún si contamos con sistemas de ayuda al aparcamiento, como es la cámara trasera o los sensores de proximidad.

El consumo en ciudad es de 7,8 litros. Nuestro consumo en ocasiones de mucho tráfico llego a superar los 8 litros a los 100km recorridos.

La opinión de Probador

Es el tercer Tivoli de la marca SsangYong que pasa por mis manos desde que empezó a comercializarse, es un modelo que, personalmente, me gusta conducir, cumple con todas las expectativas que uno puede tener en el día a día. Y sobre todo es muy polivalente y usable.

Desde poder hacer solo uso urbano con él a realizar viajes largos, inclusive uso por pistas de tierras. A todo se adapta y todo se le da bien.

Por ello nos parece un buen producto. Naturalmente, como todo, tiene sus partes malas. El no disponer hoy día de iluminación LED para los faros principales es un atraso, pero no es el único. Es una pena que no esté ni como opción. Pero no deja de ser un producto asequible que pretende cumplir en todo, y así lo hace.

Y más ahora con la introducción del paquete de seguridad SASS, que incluye un buen abanico de ayudas electrónicas para ir más seguros en el día a día. Y es que la tecnología manda en este aspecto y coche que no lo tenga queda desfasado rápidamente.

En general el Tivoli es un vehículo sencillo que da lo que promete, que es mucho. Muy utilizable de diseño robusto y agraciado por fuera y sencillo por dentro, todo muy funcional. Perfecto para una pequeña familia.

Calidad de Acabados
Los acabados del SsangYong Tivoli en su acabado Limited son más que correctos, no son los mejores del mundo pero cumplen con su cometido. El tacto y apariencia de los plásticos es bueno.

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en el Tivoli son de correcta calidad, se echa en falta que abunden más plásticos mullidos y menos de tacto duro.

Conclusiones
En conclusión, el SsangYong Tivoli es un SUV que con el tiempo dará mucho que hablar. Aún está reciente su aparición en el mercado y se ven muy pocos por las calles. Sin duda es un excelente rival para vehículos como el Mazda CX-3 o Renault Captur.

Después de disfrutar al volante del Tivoli XDI una semana no dejaremos pasar la oportunidad de probar el nuevo SsangYong Korando. Que seguro nos dejara un buen sabor de boca como el Tivoli.

 


A favor:

Caja automática, motor, tracción total.


A mejorar:

Altura boca maletero, poco plástico mullido, sonido motor en frio.


 

Datos Técnicos

Versión: 1.6 XDI D16T 115cv Puertas: 5
Cilíndros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 300 Nm a de 1500 a 2500 rpm Maletero: 327 litros
Distribución: Dos árboles de levas en la culata Peso: 1490 Kgs.
Alimentación: Diesel- inyección directa

Inyección directa

Depósito: 47 litros
Tracción: Total Velocidad: 172 km/h
Cambio: Automática, 6 velocidades

 


0 a 100 km/h: n.d segundos


Precio de unidad probada sin extras y con descuentos: desde 24050 €


Galería de fotos

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *