MINI Coutryman Cooper D – sentido práctico

Probamos estos días el nuevo MINI Countryman, un MINI que ya, por su tamaño, tiene poco de Mini.

El nuevo Countryman actualiza a la versión anterior con cambios significativos, no solo a nivel visual, también a nivel mecánico.

Modificando y actualizando mecánicas, que ahora disponen de mayor potencia y un menor consumo.

En el caso de la unidad probada, hemos convivido durante una semana con el Cooper D, que está animado por el bloque de 2 litros turbo diésel que eroga una potencia de 150cv.

Dicho motor también mueve a la versión más potente y prestacional en diésel Cooper SD, con una potencia de 190cv.

En versiones de gasolina el abanico de potencias es más extenso, pudiendo escoger la versión “Cooper Countryman”, de acceso a la gama, con el 1.5T de 3 cilindros en línea y 136cv. Pasando por la versión Cooper S, con un 2 litros gasolina de 192cv para terminar en la John Cooper Works con 231cv.

Existe una versión hibrida llamada Cooper S E, dotada del motor 1.5T de 136cv y un motor eléctrico de 88cv que en conjunto con el térmico hace un total de 224cv.

Dentro de la gama del propio modelo podemos disponer además de diferente motorización y potencia, como también dependiendo de la versión, de que pueda o no ser automático y tener tracción total ALL4.

En el caso de la unidad probada no disponía de tracción total ALL4 y tampoco de la caja automática de convertidor de par y 8 velocidades.

Para un uso normal, más por asfalto que por caminos de tierra, con la tracción delantera es más que suficiente. Lo hemos podido comprobar en diferentes vías forestales con distintos grados de complejidad. Si bien es cierto que si se va a transitar mucho por este tipo de caminos es muy necesaria la tracción ALL4.

Y no solo a la hora de adentrarse por caminos de tierra, en asfalto o cemento, a la hora de demandar la máxima capacidad de aceleración de propulsor, con tracción delantera es fácil notar como pierde rueda en marchas cortas, haciendo acto de presencia el control de tracción y cortando gas para evitarlo.

Disponiendo de la tracción total ALL4 como ya hemos probado en los anteriores MINI Countryman se puede aprovechar al máximo la potencia total del motor. Sin pérdidas de tracción. Es cierto que se incrementa el consumo con la tracción total, mayor rozamiento con el suelo aumenta ligeramente la media de consumo. Pero hoy día y con este tipo de SUV de ciudad veo inútil no disponer de ella. Aunque tan solo sea como un plus de seguridad para días muy lluvioso o pavimento deslizante.

Externamente el nuevo MINI Countryman, el más grande de la gama con sus casi 4,3 metros de longitud, seguido por el Clubman. Está claro que lo de MINI ya es un decir, tenerlo delante y ver que es un buen “bicho” y pensar en el primer MINI que casi podría caber dentro, es ver como la demanda cada vez pide coches de mayor tamaño, sea de la marca que sea. No hay más que ver como los utilitarios que hasta hace unos años no pasaban de los 4 metros de longitud ahora, según modelo, los superan holgadamente.

Desde que BMW adquirió MINI hace ya unos años, han ido evolucionando el modelo y rentabilizándolo sacando versiones de todo tipo, algunas de ellas como la bonita Coupé, ya desaparecida.

Otras versiones como la Clubman, Cabrio y Countryman si han tenido buena aceptación por parte del público en general. El modelo Paceman lamentablemente también quedo en el olvido por el camino.

El Countryman es la versión más polivalente, vale tanto para un uso exclusivo de ciudad como para un uso mixto de ciudad, viajes y caminos de tierra. Se adapta a todo.

Externamente el modelo, en comparación con su antecesor es muy diferente. Sobre todo llaman la atención los grandes faros delanteros ya  de tecnología en su totalidad. La imagen del conjunto es de fuerza, un coche bien hecho, fuerte, robusto, con solidez. Preparado para todo.

Interiormente los cambios son menores, dado que entre los MINI sea la versión y modelo que sea es obvio y obligado que haya similitudes entre ellos. Por eso al montarnos en uno u otro nos pueden parecer todos iguales. Con su pantalla redonda central, el arranque por botón situado en la parte baja del pilar central del salpicadero. Un cuadro de instrumentos muy minimalista pero con la suficiente información.

Asientos, también, muy parecidos en todos ellos. Todo guarda una línea intolerable.

Nuestra unidad montaba asientos deportivos en piel blanca, muy bonitos y de excelente tacto. El volante también era diferente al de serie, siendo el mismo que equipa la versión John Cooper Works, con un buen tacto y agarre.

El puesto de conducción es amplio, al igual que el espacio interior del habitáculo. Pueden viajar cuatro adultos en su interior sin ningún tipo de problema de espacio. Está homologado para disponer de cinco plazas, pero cinco adultos difícilmente podrán viajar con comodidad.

El motor que monta el Countryman Cooper D es el 2 litros de cubicaje diésel turbo alimentado que produce una potencia de 150cv. En otros modelos de MINI la versión Cooper D suele estar animada por un 1.5T diésel de 116cv como sucede en el MINI Cabrio y de 3 y 5 puertas.

En el caso del Countryman y Clubman el encargado es el 2.0D de 150cv. Mucho más potente, con mayor par y empuje que el pequeño 1.5T de 3 cilindros en línea. Queremos pensar que MINI ha optado por el bloque grande para que mover el mayor peso del Countryman y Clubman sea más llevadero. Y así es, en el caso del Countryman. El motor mueve con suma ligereza el peso del coche.

Los motores diésel, sea la versión que sea, son más ruidosos que sus homólogos en gasolina y ya no hablar de híbridos o eléctricos. En el caso del 2 litros que es el probado, no es especialmente silencioso, sobre todo al ralentí deja ver y oír su carácter diésel con el traqueteo característico. Es en marcha donde es menos audible y molesto.

A nivel prestacional el Countryman Cooper D se mueve con brío, es decir, completa el 0 a 100km/h en tan solo 8,9 segundos. Un claro indicativo de que es un coche rápido.

Su velocidad máxima es de 208km/h con unas emisiones de Co2 por km de 113gr, cumpliendo obviamente con la Euro 6.

Visibilidad
Tratándose de un nuevo modelo, aunque derive de la misma plataforma, el tamaño es mayor, no por ello la visibilidad ha de ser peor, al contrario.

El Countryman goza de una muy buena visibilidad. El conductor no tendrá problemas en cuanto a visión se refiere. Si bien tenemos que tener presente que además de una buena visión directa el propio MINI y gracias a los extras podemos disponer de sistemas que nos ayudaran a la hora de aparcar mediante sensores traseros y/o delanteros que nos mostraran en la pantalla del navegador la proximidad de los objetos cercanos al coche. Muy útil a la hora de aparcar en sitios justos. Por supuesto también la información muy fidedigna y de calidad de la cámara de video trasera. Que ayuda y mucho a la hora de maniobrar, aparcar o salir marcha atrás de un sitio con mala visibilidad.

Nuestra unidad venia equipada con faros full led. Hicimos buen uso de ellos conduciendo varias horas por la noche sin presentar cansancio de ningún tipo. Alumbran de maravilla y son capaces de iluminar mayor anchura y distancia que los halógenos convencionales.

Además su tonalidad es más agradable que la de los tradicionales halógenos o de los xenón.

Impresiones de Conducción
Aun tratándose de un vehículo polivalente sin la tracción 4×4 –en esta unidad-, donde mejor se desenvuelve es en carretera asfaltada, su suspensión es menos rígida que la de un MINI Cooper, por ejemplo, y sus neumáticos son de mayor tamaño y perfil.

Por no olvidar la mayor altura disponible (165mm). Todo esto sumado a un mayor peso (1480kg) hace que el MINI presente ligeros balanceos en curvas lentas. Es lógico.

Un vehículo adaptado para tierra no puede ser bueno en todo. Y eso que el Countryman casi lo consigue. Por tierra la suspensión y sobretodo los neumáticos Runflat no absorben correctamente los rotos, agujeros y piedras que nos podemos encontrar incomodando al conductor y sus acompañantes.

En cuanto a prestaciones, el MINI Countryman Cooper D no deja que los kilos de más se noten, obviamente con la tracción total ALL4 el peso es mayor (1560kg) y si le sumamos la caja automática este aumenta hasta los 1575kg, casi 100kg más de peso que forzosamente se han de notar en aceleraciones y recuperaciones, a pesar de ello y gracias a la motricidad del sistema ALL4 y la velocidad de cambio de la caja automática realiza el 0 a 100km/h en 8,7 segundos. Más rápido que la versión probada.

Después de conducir el Countryman en todo tipo de vías es en carreteras viradas donde se aprecia el peso del conjunto y, como comentábamos, algunos balanceos de la caja. Sin ser nada molesto pero si entendible. Si habláramos de la versión Cooper S o de la JCW si haríamos un mayor hincapié en el asunto, pero la versión Cooper D es para lo que es, un buen equilibrio y compromiso entre confort y prestaciones, y lo consigue.

Frenada
El equipo de frenos que monta el Mini Countryman Cooper D se compone de discos en ambos ejes. Delante discos ventilados de 294mm. Detrás discos macizos de 280mm. Capacidad más que sobrada para tolerar y soportar frenadas intensas sin desfallecer.

Cuentan con un buen mordiente en el primer tramo del pedal que poco a poco va desapareciendo, teniendo que hacer mayor fuerza sobre el pedal, sin perder capacidad de frenada.

El ABS es muy poco intrusivo, prácticamente no hace aparición hasta que no es demasiado tarde, siendo rápido y evitando bloquear las ruedas. Contamos con ayuda a la frenada de emergencia.

Tracción
El MINI Cooper D tanto en versión Clubman, Countryman, como en normal, 5 puertas se comercializa con cambio manual o automático, la unidad probada disponía de cambio manual de seis relaciones.

Con este tipo de cambio manual es más fácil y posible perder adherencia en arrancadas fuertes, con el automático es prácticamente imposible. Y más aún si le sumamos la tracción ALL4.

En marcha sucede prácticamente igual, con el cambio manual si somos un poco burros podemos tener pérdidas de tracción, con el automático es verdaderamente difícil.

Si realizamos una conducción rápida no debemos temer a las pérdidas de adherencia, son mínimas y para apreciarlas debemos ir muy pasados siendo ya el menor de nuestros problemas. El ASC+T (Control de tracción) se encarga de mitigar lo máximo posible las pérdidas de tracción en arrancadas fuertes.

En el caso de disponer de tracción total, de serie en todas las versiones, es imposible apreciar pérdidas de tracción en arrancadas fuertes sobre un pavimento en buen estado. En tierra si es más fácil.

Estabilidad
Como hemos mencionado anteriormente, el MINI Countryman Cooper D se muestra muy estable en todo momento, sólo padece de un mayor peso y una mayor altura disponible para un uso offroad. Esto en conjunto con que la suspensión es menos rígida que en otras versiones Cooper D nos hace sentir pequeños balanceos en curvas lentas, el peso de demás se deja notar aunque no todo es malo.

La opción de la tracción ALL4 nos ayuda y mucho en zonas reviradas donde podemos exprimir con ganas los 150cv del propulsor, sin miedo a pérdidas de adherencia de ningún tipo. Todos los MINI llevan de serie control de tracción y de estabilidad.

Reposacabezas
El MINI Countryman Cooper D homologa cinco plazas útiles, todas ellas cuentan con reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros son solo regulables en altura.

Cinturones
El MINI viene equipado con cinco cinturones de tipo estándar de tres puntos de anclaje, los delanteros cuentan con pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Los traseros solo avisador acústico y visual.

Bebes y Niños
La verdad es que el Countryman Cooper D es el más apto para transportar a nuestros hijos, el acceso a las plazas traseras es correcto facilitando el introducir una sillita. El maletero de buen tamaño cumple para un uso familiar, 450L. También en cuanto a mayor espacio podemos optar por el Mini Clubman, que dispone de capacidad interior y maletero. Pero sin duda el Countryman es mucho más polivalente.

Airbags
El Countryman Cooper S no es solo un vehículo polivalente, también cuenta con un buen surtido de elementos de seguridad. Tiene Airbag de conductor, acompañante desconectable, laterales, de cortina, tórax.

Euroncap

Recuperaciones
La capacidad de recuperación del Mini Countryman Cooper D es buena, ya podemos ir en la marcha más larga que aun así la recuperación será más rápida de lo esperado. Además si pisamos el pedal del acelerador a fondo tendremos un plus de par, 20nm más, que hacen un total de 330nm disponibles desde tan solo 1750 revoluciones.

Pero, si lo que buscamos es una recuperación rápida, con bajar a la marcha necesaria comprobaremos las bondades del motor y nos daremos cuenta lo rápido y seguro que es adelantar con el Countryman Cooper D.

Caja de Cambios
El Mini Countryman Cooper D se vende asociado a un cambio manual de 6 relaciones o una caja automática de 8 marchas. Este cambio es de marchas medianamente cerradas para poder aprovechar al máximo la potencia del motor, la sexta marcha es más para desahogo que para unas prestaciones brillantes. El tacto de la palanca es muy bueno y no da lugar a dudas a la hora de cambiar de marchas decididamente.

Tiene un buen guiado.

Circulando por Carretera
El Mini Countryman Cooper D se encontraba como pez en el agua en este terreno, donde podemos exprimir dentro de unas limitaciones las buenas prestaciones que posee.

Además de unas excelentes prestaciones nos encontramos con unos consumos muy correctos.

El consumo homologado es de 4 litros. Nuestro consumo fue más alto, cercano a los 6 litros. Difícil, muy difícil alcanzar el homologado por la marca. La propia aerodinámica del vehículo no lo permite en condiciones normales.

Circulando por Autopista
En autopista podemos observar el lado más confortable del Countryman Cooper D, la suspensión esta trabajada para ser óptima en zonas de correcto asfalto, en autopista/autovía no se desenvuelve nada mal, es dura y de largo recorrido pero no es seca y filtra correctamente los baches de la calzada.

En sexta marcha el MINI además de conseguir un consumo muy bajo también nos muestra que puede ser un vehículo silencioso y perfecto para viajar.

Con una media de consumo, según circunstancias, inferior a los 6 litros. Depende de lo que se le exija al motor.

Circulando por Ciudad
En la gran urbe el MINI siempre ha sido el rey, por tamaño y potencia, en el caso del Countryman aun siendo más grande no es ningún problema para la ciudad.

Además con él no pasaremos desapercibidos entre los viandantes.

La suspensión por ciudad si puede llegar a ser molesta en ocasiones, pero el que se compra este coche es porque busca algo más que comodidad, el 2.0D es muy ahorrador si no le pisamos demasiado.

El consumo medio homologado para ciudad es de 4,8 litros a los 100km. El consumo obtenido a lo largo de la prueba en ciudad fue como poco dos litros más del homologado.

Calidad de Acabados
Los acabados son excelentes, nada de crujidos, ni piezas mal encajadas.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en el Countryman son de muy buena calidad, tanto el cuero de los asientos como los plásticos utilizados.

La Opinión del probador

Tras haber probado el MINI Countryman Cooper D con cambio manual y a falta del cambio automático, las diferencias entre ambas unidades, como es obvio, son mínimas. Tan solo la manera de trabajar de las diferentes cajas de cambios.

En el caso del cambio manual, éste es muy agradable al uso, de un tacto directo y de cortos recorridos. Muy funcional en conducción decidida.

El cambio automático es otra filosofía, él se encarga de todo, nosotros, por nuestra parte, tan solo hemos de seleccionar la letra D o, si lo preferimos el modo manual/secuencial para cambiar a nuestro gusto.

La caja automática es mediante convertidor de par, dispone de las mismas relaciones que la caja manual, pero su agrado de uso y a la hora de conducir es mucho mayor. Un extra indispensable si se va realizar mucho ciclo urbano.

También dispone de un modo Sport que permite sacarle todo el juego al motor.

El Countryman no pierde la filosofía MINI a pesar de una versión de mayor tamaño y un poco desdibujada de lo que era el MINI en sus orígenes. Ahora bien, esto no quiere decir que sea malo. El Countryman tiene personalidad propia y así lo demuestra día a día. Con un buen carácter y una alta polivalencia de uso.

Conclusiones
En resumen, si buscas un MINI, y el MINI “normal” se te queda pequeño, puedes optar por la versión Clubman o la Countryman. ¿Te gusta el campo?, sin duda, tu opción sería el Countryman.

Excelentes mecánicas, muy prestacionales y con unos bajos consumos de combustible.

Y, sobre todo, podrás disfrutar también fuera de los caminos de tierra. Este MINI Countryman Cooper D va francamente bien en zonas reviradas. Y es un todo en uno, valido para todo.

 


A favor:

Consumos, motor, polivalente y rutero.


A mejorar:

Rumorosidad motor ralentí, capacidades offroad limitadas.


 

Datos Técnicos

Versión: 2.0 D 150cv Puertas: 5
Cilíndros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 330 Nm de 1500 a 2750 rpm Maletero: 450 litros
Distribución: Dos árboles de levas en la culata Peso: 1480 Kgs.
Alimentación: Turbo Diesel- inyección directa

Turbo

Depósito: 51 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 208 km/h
Cambio: Manual, 6 velocidades

 

Consumos

Consumo urbano 4,6 (l/100 km)
Consumo extraurbano 4,0 (l/100 km)
Consumo medio 4,3 (l/100 km)
Emisiones de CO2 113 (gr/km)
Normativa de emisiones Euro 6

 

Dimensiones

Largo / ancho / alto (mm)                                        4299 / 1822 / 1557

 

– Vehículo cedido por BMW Ibérica S.A

 


0 a 100 km/h: 8,9 segundos


Precio de unidad probada sin extras y con descuentos: desde 30000 €


 

 

Galería de fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *