Ford Focus ST-Line 1.5 TDCi – equilibrado y ahorrador

Hace unos meses probamos el Ford Focus en su versión ST-Line con motor 1.5 Turbo EcoBoost y 182cv de potencia máxima.

Ahora es el turno de la variante diésel, con el mismo acabado. El motor escogido es el nuevo 1.5 TDCi que deriva del anterior 1.6 TDCi de origen PSA. El nuevo 1.5 TDCi es, a grandes rasgos, una actualización profunda.

Tras probarlo y conducirlo una semana nos ha gustado el funcionamiento que tiene este nuevo propulsor, mucho más cómodo en todos los sentidos que su antecesor.

Sigue siendo un 8 válvulas, por lo que a bajas vueltas muestra mucho empuje, incluso en la marcha más larga, donde nos ha sorprendido con un alto empuje desde tan solo 1500 vueltas incluso subiendo algún que otro puerto sin desfallecer.

Estira bien, pero se nota que donde más cómodo se encuentra es en bajo y medio régimen, a la hora de subir de vueltas y pasar las 3600 que es donde otorga los 120cv, se nota como va perdiendo fuerza y se vuelve inútil hacerlo. Dado que si cambiamos de marcha antes el coche será más rápido y con menos esfuerzo para el motor.

Otro de los puntos a favor de este nuevo motor es su consumo, si el 1.6 TDCi era bueno en este aspecto, este es mejor. Releyendo información de la prueba que realizamos al Ford Focus Sport con el 1.6 TDCi que probamos hace un tiempo, el consumo medio que arrojo fue superior a los 5 litros, hizo una media de 5,5 litros a los 100km recorridos. Un consumo muy bueno.

En el caso de la unidad objeto de esta prueba en los mismos trayectos el consumo se situó un litro por debajo, 4,5 litros. Puede parecer increíble, pero es así, medido eso si por el ordenador de a bordo que ya sabemos que en ocasiones no son 100 por 100 exactos.

En todo caso el consumo es menor y las prestaciones mayores. Empuja con mayor ímpetu y permite realizar adelantamientos en vías de doble sentido con mucha soltura y seguridad.

Nuestra unidad venia dotada del acabado ST-Line que le proporciona un aspecto mucho más deportivo a todo el conjunto. Con llantas de mayor tamaño, para golpes y taloneras. Al igual que unos asientos que recogen mejor el cuerpo.

La suspensión es más enérgica sin llegar a ser molesto, filtra perfectamente cualquier irregularidad en la vía.

Externamente con este acabado gana muchos enteros, no en vano ser parece tímidamente al ST y eso gusta.

Externamente, al igual que nos pasó con la versión Sport, puede incluso que nos entre más por los ojos que la propia versión más prestacional ST, donde los colores son más estridentes y quizás de un aspecto más radical.

El acabado ST-Line es un primer paso a las versiones más potentes y deportivas de Ford, con unos paragolpes más resultones y llantas de mayor tamaño, decir que nuestra unidad montaba la misma medida tanto en pulgadas como en sección (235/40/18”) que lleva el ST.

El acabado ST-Line está disponible con diferentes mecánicas, como la aquí probada.

En gasolina parte del 1.5T EcoBoost que tiene dos potencias, 150 y 182cv respectivamente y la 1.0T EcoBoost de 125cv.

En diésel el 1.5 TDCi es el encargado de animar al Focus con sus 120cv y el 2.0 TDCi de 150cv.

Nuestra unidad exteriormente llevaba el acabado ST-Line; con paragolpes diferentes, bajos, taloneras y etc…

Con este acabado visualmente su aspecto es muy semejante al del ST, incluso puede llegar a gustar más que el del ST.

El interior no difiere mucho de una versión normal. Nuestra unidad contaba con todo tipo de gadget, desde un navegador de última generación de fácil manejo a múltiples sistemas que ayudan a la hora de conducir, como por ejemplo evitar que nos salgamos del carril, leer las señales de tráfico, detectores de ángulos muertos en los retrovisores, y más avances tecnológicos que monta el Ford Focus a pesar de su ya veteranía en el sector.

Visibilidad
La visibilidad desde el asiento del conductor es claramente buena, por delante tenemos unos montantes “A” no excesivamente dimensionados, lo que nos da una visión muy buena, apoyada por unos espejos muy bien resueltos.

Tenemos una visibilidad trasera también bastante aceptable, lo que nos da mucha confianza al controlar todo lo que pasa alrededor del vehículo de un solo vistazo y la cámara de visión trasera ayuda mucho a la hora de aparcar o realizar maniobras.

En el apartado de iluminación, nuestra unidad venia dotada de los faros de serie, es decir, faros mediante tecnología halógena de doble parábola. En los propios faros están las luces diurnas de ledes.

Hemos probado el alumbrado en diferentes tipos de situaciones, calzadas iluminadas, poco iluminadas y con ausencia total de luz artificial. Es obvio que el funcionamiento de los faros de serie es correcto, iluminan bien, suficiente, pero sin duda se vería mejor y con mayor seguridad con los opcionales Bi-Xenón que dan una mayor cantidad de luz y mayor anchura y distancia.

Impresiones de Conducción
Conducir el nuevo Ford Focus ST-Line 1.5 TDCi de 120 CV es mucho más agradable y cómodo de lo que suponíamos, dada la buena potencia del propulsor. Su motor responde desde bajas vueltas entregando potencia en poco tiempo. Nos permite realizar adelantamientos/incorporaciones con rapidez.

El Focus ST-Line goza de un buen paso por curva, la suspensión sin llegar a ser muy dura y seca funciona de maravilla evitando balanceos innecesarios en zonas reviradas. Es un vehículo que dada su alta comodidad en marcha nos permite realizar muchos kilómetros con él sin acusar cansancio.

En zonas más viradas es donde se nota una gran diferencia entre la suspensión del acabado Trend o Titanium. En el acabado ST-Line ésta es más enérgica sin ser incomoda o seca. Se deja notar su buen hacer en curvas enlazadas y curvas rápidas o lentas.

Frenada
El equipo de frenos del Focus 1.5 TDCi  de 120cv es más que suficiente para una conducción normal, e incluso para algo más.

Está dotado de discos delanteros ventilados (278mm) y traseros macizos (271mm), que a lo largo de la prueba dieron una sensación de control total sobre el coche, lo que nos produce esa tan apreciada sensación de seguridad. Está dotado de ABS de última generación control de tracción y de estabilidad.

Tracción
La tracción del Focus Ecoboost 1.5 TDCI 120cv ST-Line es efectiva, sin ningún tipo de sobresalto dada la alta cantidad de potencia de que disponemos, las arrancadas son limpias incluso sobre terreno deslizante, a todo esto le sumamos la capacidad de solucionarnos el problema del control de tracción, con lo que una cosa más de la que no preocuparnos y conducir con seguridad y relajados.

La unidad probada monta neumáticos con medida 235/40/18″. Mayor anchura que su antecesor que beneficia en zonas reviradas y penaliza en consumos. Las medidas son las mismas que las que monta el Focus ST, quizás demasiada goma para tan solo 120cv. Pero la imagen se paga.

Estabilidad
La estabilidad del Ford Focus 1.5 TDCI es alta, nos permite disfrutar del bastidor al máximo. El conjunto de suspensiones es el encargado de minimizar los balanceos de la carrocería. Su dureza es notable pero en absoluto es una suspensión seca.

El Focus ST-Line filtra de maravilla las irregularidades del terreno. Nuestra unidad equipaba control de estabilidad ESP, que hace aparición cuando las cosas se ponen difíciles. Al actuar el ESP se nota un brusco movimiento y rápidamente nos cambia la dirección a la que deberíamos ir, evitando males mayores. Pero ojo, no debemos confiar en que el ESP nos salve de todo. Las leyes de la física están ahí y son inalterables. El ESP no lo puede todo.

El Focus con el acabado ST-Line es un coche que pisa muy bien, estable, rutero y capaz de sacarnos más de una sonrisa por tramos más virados, donde el buen hacer del bastidor brillara con luz propia. El motor, parte clave del conjunto es muy elástico y ofrece empuje desde muy bajo régimen dando la potencia máxima a 3600 revoluciones, pudiendo estirar un poco más sin merma apreciable de prestaciones.

Reposacabezas
El Ford Focus homologa cinco plazas disponibles. Todas ellas disponen de reposacabezas. Los delanteros regulables en altura e inclinación. Los traseros por su parte solo regulables en altura.

Cinturones
El Ford Focus cuenta con cinco cinturones de 3 puntos de anclaje, los delanteros vienen dotados con pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
El nuevo Ford Focus es un vehículo ideal para un uso familiar, su tamaño interior y acceso a las plazas traseras lo convierten en un buen candidato. Cuenta con anclajes ISOFIX y Top Tether en los asientos traseros. Su maletero es capaz y goza de una buena boca de carga, con suelo plano. Los 363 litros de espacio son muy aprovechables.

Airbags
En cuestión de airbags, el actual Focus viene muy bien equipado, trae 8 airbags de serie. De conductor, acompañante, laterales, de cortina, etc.

Euroncap


Recuperaciones
Anteriormente hemos comentado que los 120cv que proporciona el 1.5 TDCI son más que suficientes para mover los más de 1.300kg que pesa el Focus. Es capaz de realizar el 0 a 100 km/h en 10,5 segundos. Una cifra correcta dada su potencia.

Esta versión de Ford Focus puede ser un vehículo rápido y con carácter deportivo. Su motor es para hacer muchos kilómetros con un consumo bajo y también para darnos más de un lujo en zonas de curvas. Podemos sin duda realizar adelantamientos de manera rápida y eficaz.

Caja de Cambios
El cambio es de 6 velocidades, las 3 primeras son más cortas y bien escalonadas, la sexta es muy utilizable en autopista por el alto par del propulsor, que hace que podamos ir a bajas vueltas y aun así tener potencia si se necesita. El tacto de la palanca es muy bueno, muy directa, nada de ruidos extraños ni holguras. La caja es muy rápida en uso deportivo y con buen guiado.

Circulando por Carretera
En este medio su comportamiento es mejor de lo esperado, el chasis se comporta bien como ya hemos comentado y las suspensiones cómodas que no blandas nos dan una sensación de aplomo suficiente para notar la carretera, lo frenos cumplen perfectamente y no se quedan cortos en ningún momento.

La excelente calidad de materiales permite que en el interior el motor sea prácticamente inaudible, al igual que las vibraciones no se dejan notar. El consumo homologado para esta vía es de 3,4 litros a los 100 km realizados. Nuestro consumo (4,5 litros) fue de lo mejor que hemos visto en compactos de este tipo y potencia. Y lo mejor es que no fue para nada difícil conseguirlo y teniendo en cuenta los “rodillos” que lleva por rueda nuestra unidad, con menos sección seguramente bajaría un poco más.

Circulando por Autopista
El Focus se comporta muy bien en autopista, su tarado de suspensiones es suficientemente confortable para hacer un largo viaje y que no sea cansado, eso unido a su bajo nivel de ruido dado el desarrollo de la sexta marcha y su poco consumo le hacen un buen vehículo de viaje a velocidades legales.

El puesto de conducción y asientos favorecen a un alto confort de marcha que nos permite viajar sin cansancio. El consumo homologado para esta vía es de 3,8 litros a los 100 km realizados. Nuestro consumo (4,9 litros) sin ser malo no estuvo cerca del homologado.

Circulando por Ciudad
En ciudad el Focus se encuentra muy cómodo, su tamaño de poco más de cuatro metros lo hacen muy apto para una conducción por cuidad con atascos incluidos, la rapidez de respuesta del motor, y una frenada suficiente, le hacen ser un automóvil muy fácil de conducir en tráfico urbano.

Nos ha parecido raro pero no cuenta con el sistema Start & Stop, que siempre favorece un menor consumo y emisiones si transitamos mucho por ciudad.

El consumo homologado en ciudad es de 4,3 litros a los 100 km recorridos. Muy bajo. El consumo obtenido a lo largo de la prueba en ciudad llego a una media de 6 litros a los 100 km.

Calidad de Acabados
Está claro que los años no pasan en balde para los coches, el cambio generacional está ahí. El nuevo Focus da una buena “patada” en calidad y acabados al anterior Ford Focus.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en el nuevo Ford Focus dejan ver su alta calidad, desde el plástico más escondido a la piel usada en los asientos.

La opinión del probador

Habiendo probado con anterioridad las versiones más prestacionales del Ford Focus como son las ST, tanto en gasolina como en diésel y el espectacular RS. Las versiones ST-Line nos pueden llegar a parecer un sucedáneo, pero nada más lejos de la realidad.

La unidad que hemos probado con sus 120cv es un vehículo rápido, si bien requiere que el motor sea exprimido para sacar a relucir toda su potencia, pero eso no es un problema.

El anterior 1.6 TDCI montado en el Focus era bastante perezoso en bajas y lineal, había que saber llevarlo para sacarle el máximo jugo.

Ahora el nuevo 1.5 TDCI es todo lo contrario, muy vivo desde bajas vueltas, con unos medios demoledores y unos altos suficientes que pocas veces tendremos que aprovechar.

Nos ha sorprendido sobre todo el bajo consumo que tiene este propulsor, realizando una conducción normal en la que en ocasiones se le exige la máxima capacidad de aceleración al propulsor es capaz de arrojar unos consumos por debajo de los 5 litros de media.

Un motor muy silencioso, con poco efecto turbo y de bajos consumos, ideal para el Focus y una estupenda alternativa a los motores gasolina.

Conclusiones
En resumen; después de disfrutar al volante del Ford Focus 1.5 TDCI, nos ha convencido por su buena respuesta y bajos consumos.

Desde la aparición del Focus en el 2012 la mayoría de sus motorizaciones han sido renovadas o directamente sustituidas. El 1.5 TDCi sustituye al anterior 1.6 TDCi de origen PSA, en el caso del 1.6T EcoBoost pasa igual, el nuevo 1.5T también EcoBoost lo sustituye. El 1.0T EcoBoost sigue estando presente con sus 125cv.

Y en diésel el 2.0 TDCi de 150cv, completamente renovado y actualizado también da vida a la versión diésel del ST con 185cv. En cuanto a motores va bien surtido el Ford Focus, todos de última hornada. Con bajísimos consumos, altas prestaciones y muy bajas emisiones nocivas.

 


A favor:

Consumos, potencia, acabado ST-Line.


A mejorar:

Sonido de rodadura, suspensión poco enérgica en apoyo.


 

Datos Técnicos

Versión: 1.5 TDCI 120cv Puertas: 5
Cilíndros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 270 Nm de 1750 a 2500 rpm Maletero: 363 litros
Distribución: Un árbol de levas en la culata Peso: 1343 Kgs.
Alimentación: Diesel- inyección directa

Turbo, geometría variable

Intercooler

Depósito: 53 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 195 km/h
Cambio: Manual, 6 velocidades

 

Consumos

Consumo urbano 4,3 (l/100 km)
Consumo extraurbano 3,4 (l/100 km)
Consumo medio 3,8 (l/100 km)
Emisiones de CO2 105 (gr/km)
Normativa de emisiones Euro 6

 

Dimensiones

Largo / ancho / alto (mm)                                        4358 / 1823 / 1484

 


0 a 100 km/h: 10,5 segundos


Precio de unidad probada sin extras y sin descuento: desde 20795€


 

 

Galería de fotos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *