Ford Edge Sport 2.0 TDCI Bi-Turbo PowerShift 4×4 – Grande por dentro y por fuera

Es ya un hecho como las marcas, poco a poco, han ido dejando de lado otros modelos y versiones en beneficio de los vehículos SUV.

A fin de cuentas son coches muy polivalentes que sirven para todo, en el caso del modelo probado, el Ford Edge, es un SUV de buen tamaño que cubre ampliamente todas las necesidades de sus compradores.

Ya sea necesitar espacio o poder adentrase por caminos de tierra, el Edge lo permite. Por su puesto viajar con una altísima comodidad y, en el caso de la versión probada, no tener problemas en cuanto a potencia disponible, gracias a los 210cv extraídos del 2.0 TDCI, que para esta versión es Bi-Turbo.

Y que en conjunto con la tracción total y el cambio de doble embrague Powershift hacen del Edge que sea cómodo y rápido. Nuestra unidad venia equipada con el acabado Sport que además le otorga una presencia más deportiva y un tarado de suspensión algo más enérgico, ideal para contener el balanceo de la carrocería en tramos virados. Ya que su peso en vacío es muy cercano a las 2 toneladas de peso.

Pero que una vez en marcha apenas es notorio, ya sea a la hora de demandar potencia al motor como si, por una frenada de emergencia, tenemos que detener el vehículo.

Actualmente el Ford Edge solo se vende en nuestro país con un mismo motor, el 2.0 TDCi en su versión de acceso con 180cv y el probado con el mismo motor, bi-turbo y una potencia máxima de 210cv. Todas las versiones vienen equipadas con la tracción total 4×4, tan solo se puede escoger entre un cambio manual de 6 relaciones o la magnífica caja automática PowerShift de, también, 6 relaciones.

Externamente el Edge es un todocamino que impresiona por su tamaño y formas, pero sobre todo por su anchura cercana a los 2 metros. Anchura que en ciertos estrechos o en parkings se hará notar a la hora de estacionar.

Mide poco más de los 4,8 metros de longitud, de altura no es de los más altos del segmento, se queda en 1.692mm.

Y su peso, no es de los más contenidos, estando cerca de las dos toneladas, en concreto 1949kg. Es un peso a tener en cuenta, pero en práctica no es apenas notorio, si bien se hace más presente, como es obvio, en tramos más virados. Donde el sistema de suspensión tiene que ser capaz de contener los balanceos de la carrocería.

Internamente el Edge se muestra como un vehículo grande, espacioso y con muy buenas terminaciones en general.

La calidad de los materiales es alta y al tacto es bueno. Podemos encontrar en toda la parte alta del salpicadero plásticos blandos de muy buena presencia.

El puesto de conducción es amplio y, los asientos en esta versión Sport, además de cómodos, recogen muy bien el cuerpo. Inclusive para tallas más grandes.

Los asientos son calefactables y con ventilación, disponen también de múltiples reglajes electrónicos.

Nuestra unidad montaba el nuevo SYNC 3 para gobernar los sistemas multimedia, desde poder sincronizar un móvil como el iPhone o un Android. Lo probamos con ambos sistemas y su funcionamiento fue el esperado, muy bueno e intuitivo. El equipo de sonido Sony, con subwoofer incluido consigue representar muy fielmente todo tipo de melodías.

El acabado más alto para el Edge actualmente es el Vignale, que le otorga unos mejores materiales tanto visuales como de ajustes y producto. En el Ford Mondeo que pudimos probar con dicho acabado ya lo comentamos.

La pantalla del navegador, de buen tamaño, está en una buena localización para ver toda la información de un simple vistazo.

La puesta en marcha del motor se realiza mediante botón.

El cuadro de instrumentos nos muestra la información de forma precisa y con el ordenador de a bordo tan completo que lleva no se nos escapara nada.

Tanto los asientos como el volante vienen forrados en piel. Resultan muy agradables al tacto. Y los asientos sujetan muy bien en zonas reviradas, son confortables para pasar unas cuantas horas conduciendo.

Visibilidad
El Edge Sport es de los pocos todo camino actuales que no presentan problemas de visión. La visibilidad delantera es muy buena, al ir más alto no se nos escapa nada cerca del vehículo.

Los pilares tanto A como B aun siendo gruesos, no restan en absoluto visibilidad al conductor. La única pega es la visibilidad trasera, pero es normal en un vehículo de este tipo. Además, con regular correctamente los reposacabezas traseros minimizamos gran parte de la resta de visibilidad. Y si optamos por la cámara trasera desaparecerán los problemas.

Nuestra unidad incorporaba faros Full Led, un extra imprescindible hoy día en cualquier vehículo. Gracias a los faros de LED hicimos varias rutas por la noche con la completa seguridad de ver todo, la iluminación es muy potente y el haz de luz tanto lateral como en distancia crece notablemente si lo comparamos con los faros dotados de bombillas halógenas.

Impresiones de Conducción
Nuestra unidad montaba el motor diésel más potente de la gama, el 2.0 TDCi Bi-Turbo de 210cv, con este motor el Edge, a pesar de su alto peso en vacío, se mueve muy voluntariosamente, podemos viajar sin problemas ya que el motor se muestra enérgico a la hora de necesitar potencia.

Los consumos son bajos si tenemos en cuenta de que se trata de un SUV, mayor peso, y peor aerodinámica con ruedas de mayor anchura y el arrastre de la tracción total. No obstante en una conducción normal será difícil verlo bajar de los 7 litros de media, en nuestro caso se situó entre los 7,3 y los 7,7 litros de media. Dependiendo del uso y de lo cargado que vaya el vehículo.

Nos gustó mucho su funcionamiento a la hora de abordar curvas con él, la estabilidad es digna de un compacto y no de un SUV. El acabado Sport le confiere una mayor estabilidad gracias a unos neumáticos de menor perfil y mayor sección y unos muelles más rígidos.

En pistas de tierra también nos dejó un buen sabor de boca, la suspensión es capaz de filtrar cualquier tipo de irregularidad sin incomodar a los usuarios.

Gracias a la tracción total AWD transitar por caminos de tierra es muy fácil, aunque estos sean de baja complejidad siempre es un plus en seguridad contar con la tracción total, ya que una vez metidos en el camino nos sabemos que nos vamos a encontrar.

Frenada
El Edge Sport está equipado con un sistema de frenos preparado para soportar un uso severo por pistas forestales, es decir, frenadas continuadas y largas.

Delante monta discos ventilados de 316mm x 25,0 mm, detrás discos macizos de 316mm x 11,0 mm.

A lo largo de toda la prueba, que comprendió por varios tipos de vías, además de terrenos con tierra, los frenos cumplieron como era de esperar, detienen al Edge en pocos metros y sin extraños.

No tuvimos constancia de fatiga en los frenos después de hacer un uso más intensivo de lo normal. El ABS es de última generación y ayuda a la frenada de emergencia son claves.

El tacto del freno es muy cómodo, muy asistido y que no depende de tener que hacer mayor fuerza en el tramo final del pedal para tener una detención total del vehículo.

Tracción
El Ford Edge actualmente solo se comercializa con tracción con tracción total (AWD). Nuestra unidad, evidentemente, montaba este sistema de tracción.

A la hora de la compra de un coche de este tipo debemos tener en cuenta si se le va a dar uso por caminos que requieran la tracción AWD. Y si no es nuestro caso, la versión 2WD puede ser suficiente. En el caso del Edge, no es posible optar por una tracción delantera.

El Edge está disponible en tracción 4WD con motor 2.0 TDCi de 180cv y el 2.0 TDCI Bi-Turbo de 210cv. No hay motorizaciones gasolina.

La tracción total AWD es automática, es decir, el conductor no tiene control sobre su funcionamiento en ningún momento. Es el propio coche y más concretamente un ordenador el que controla por nosotros cuando se debe hacer o no uso de la tracción total. En la práctica su funcionamiento es muy bueno y eficaz, pero siempre queda que nos gustaría poder optar entre diferentes modos de uso.

Estabilidad
Hasta la fecha, dentro de los SUV´s el que mejor nos había parecido en estabilidad y un buen comportamiento por campo era el Volkswagen Tiguan. Pero después de probar a fondo el Ford Edge el VW Tiguan se queda muy lejos en pistas de tierra. Es increíble lo bien que se comporta el Edge, a pesar de su tamaño y peso, dentro de los caminos de tierra, su estabilidad es muy buena, no acusa grandes balanceos y entra con decisión en las curvas.

Con la mayoría de los SUV o todoterrenos por una mayor altura libre el punto de gravedad va más alto y la estabilidad es peor que en un compacto, pero en el Edge no sucede así, dispone de un buen espacio libre entre el suelo y aun así en curvas se nota muy aplomado.

Mucha parte de la culpa de su buena estabilidad lo tienen unas estabilizadoras más gruesas que sus competidores y unos amortiguadores muy bien trabajados. También, por su puesto, su mayor anchura, cercana a los 2 metros.

Actualmente el Volkswagen Tiguan con su versión R-Line dispone de una estabilidad en carretera envidiable, pero esta se ve perjudicada en pistas forestales por la dureza de la suspensión y bajo perfil de los neumáticos. Se podría decir que con el acabado Sport el Edge sufre, en parte, de los mismos problemas, eso sí, en menor medida.

Comparar el Edge por tamaño, con el Tiguan no es lo más acertado, la comparación idónea seria con su hermano mayor el Touareg, pero este juega en una liga muy diferente en todos los sentidos.

Reposacabezas
El Ford Edge homologa cinco plazas útiles, las cuales todas disponen de reposacabezas. Delante los reposacabezas son regulables en altura e inclinación. Detrás los reposacabezas son solo regulables en altura.

Cinturones
Al igual que en el caso de los reposacabezas el Ford Edge dispone de cinco cinturones de tipo estándar de tres puntos de anclaje. Todos ellos vienen provistos con pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Los traseros vienen dotados de airbag en el propio cinturón.

Bebes y Niños
Perfectamente el Ford Edge podría ser un vehículo familiar, cuenta con muy buen espacio interior, maletero muy grande (602 Litros) con un acceso envidiable, ya que se abre al completo el portón.

En los asientos traseros el Edge cuenta con anclajes ISOFIX y Top Tether que es un plus de seguridad al tener un bebe. El acceso a las plazas traseras es muy bueno, al ser cinco puertas no tendremos problemas en introducir la sillita detrás.

Airbags
El Ford Edge con acabado Sport dispone de un buen surtido de Airbag, de conductor, acompañante, laterales, de cortina, etc…

Euroncap

Recuperaciones
Antes que nada debemos tener claro que los SUV como el Ford Edge no son para tener unas prestaciones increíbles. El Edge realiza el 0 a 100km/h en 9,4 segundos. La velocidad máxima según ficha es de 211km/h. Ahora bien, para nada es un vehículo lento.

Acelera con decisión y los 210cv permiten mover con mucha soltura los 1949kg de peso en vacío.

El motor de 210cv TDCi permite unas buenas recuperaciones, siendo estas más vivas y rápidas que en versiones de menor potencia. La tracción AWD también consigue que en arrancadas los 210cv sean transmitidos sin ninguna pérdida al suelo. Siendo ya una vez lanzado el Edge donde el lastre del mayor peso de la tracción le penaliza en consumos y perdida de prestaciones.

Caja de Cambios
Nuestra unidad montaba un cambio de accionamiento automático de seis relaciones.

Se trata de una caja de cambios de doble embrague en baño de aceite, su funcionamiento es muy rápido y efectivo. Los cambios apenas se notan. Dispone de un modo “S” más deportivo que el normal, apura más las marchas y también permite rodar alto de vueltas en una marcha sin que el cambio suba de marcha de manera automática. Si nos acercamos al régimen máximo del motor cambiara de manera automática.

El tacto percibido por dicho cambio ha sido muy bueno, tanto a la hora de hacer cambios rápidos como un uso intensivo de la caja de cambios.

Existe la posibilidad, de optar por la caja manual de 6 marchas, pero solo en la versión de 180cv. La de 210cv lleva de serie la caja automática Powershift.

Circulando por Carretera
Sorprendidos quedamos en la prueba realizada por carreteras secundarias de un único sentido, ya que el Edge con acabado Sport  no parecía un SUV, más bien parecía que estábamos conduciendo un compacto un poco “gordito”.

La estabilidad está muy lograda y es que además no penaliza para nada luego en pistas de tierra, con esto queremos decir que la estabilidad no es buena gracias a un suspensión más dura, para nada.

En caminos de tierra la suspensión es una delicia filtra a las mil maravillas las irregularidades, aunque se deja notar la mayor dureza de los muelles.

Los consumo del Edge con motorización diésel son muy ajustados, el homologado nos dice que en este tipo de vías es de 5,5 litros a los 100km, parece demasiado optimista pero, siendo en la práctica, imposible llegar a ese consumo.

Nuestro consumo en este tipo de vías fue mayor dado que no buscábamos el mínimo consumo, tuvimos que realizar adelantamientos. Se quedó en unos muy decentes 7,2 litros a los 100km.

Circulando por Autopista
En autopista/autovía se hace patente la buena estabilidad que en carretera nos permitía un mayor paso por curva. Lo más notorio del Edge en este tipo de vías es su confort de marcha, podemos hacer viajes largos que saldremos como una rosa del coche, el sonido del motor dentro es muy bajo y desde fuera una vez el motor ha alcanzado su temperatura de servicio también es comedido.

Los 210cv del 2.0 TDCi Bi-Turbo son más que suficientes para mantener cruceros a velocidades de vértigo y con bajos consumos, el homologado para este tipo de vías se sitúa en 5,9 litros a los 100km.

El consumo que nosotros obtuvimos no fue cercano, se situó en 7,5 litros a los 100km recorridos, teniendo en cuenta su peso, la potencia, y la tracción total, está dentro de lo esperado.

Circulando por Ciudad
En ciudad podemos gozar de un tarado de suspensión más benigno que en los compactos y “despreocuparnos” de sufrir en los badenes, baches y/o resaltos. Eso sí, siempre pasándolos a las velocidad indicada.

Por mucho que sea un SUV, cualquier bache a una velocidad elevada podría dañar los amortiguadores, rotulas y otros elememntos. Deteriorando estas piezas antes de tiempo.

El consumo por ciudad es más elevado, lógico. El homologado es de 6,5 litros a los 100km. Nuestro consumo curiosamente se quedó más cercanos, 8 litros, no buscábamos bajar consumos ni nada por el estilo, pero realizando una conducción normal los consumos por ciudad son buenos.

La anchura y tamaño de Edge pueden ser un problema a la hora de aparcar en calles más estrechas de lo norma. Pero por lo general es un vehículo que gracias a las ayudas de estacionamiento, cámaras y asistentes aparca en casi cualquier sitio.

Calidad de Acabados
Nuestra unidad tiene el acabado más deportivo comercializado, Sport. Dicho acabado otorga al Edge de un aspecto interior y exterior imponente, buenos plásticos y tapicería. Además de una presencia más deportiva a todo el conjunto con doble salida de escape de color negro.

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en el Ford Edge son correctos, desde los plásticos poco visibles a la piel utilizada en la tapicería, volante, palanca de cambios.

La opinión del probador

El Ford Edge es SUV de tamaño grande por sus medidas y peso. También por su amplio espacio interior, muy aprovechable para diferentes uso.

Como comentábamos al inicio de esta prueba, la “moda” de los Suv que ya lleva años sucediendo es ahora, de nuevo, cuando tiene otro repunte.

Se está viendo como están bajando las ventas de vehículos compactos y de berlinas. El comprador busca un todo en uno y el Suv, indiferentemente de su tamaño proporciona esa polivalencia de uso.

En el caso del Edge nos topamos con un SUV grande, capaz, con imagen robusta y de alto peso, que en la carretera se conduce como si de un compacto se tratase.

Si bien en aceleraciones y recuperaciones se deja notar el tamaño y el peso, pero los 210cv extraídos del 2.0 TDCi dan mucho de sí.

A lo largo de los días de pruebas hicimos un uso de él como coche de diario, es decir, cuidad, viajar, carreteras sinuosas. Reclamar la máxima aceleración en momentos puntuales, entrar en pistas de tierra. Pisarle lo mínimo para comprobar cuál puede ser su consumo más bajo. En fin, lo que viene siendo un uso real.

En todo el Edge siempre va a cumplir a la perfección y, además con la alta dotación tecnológica de asientes a la conducción y ayudas que lleva iremos aún más seguros.

Como en todo coche siempre se echan en falta cosas y, otras, pueden funcionar, a nuestro parecer, mejor.

En el caso del Edge, sabiendo que es un Suv más enfocado al usa en carretera se le perdona, pero siempre es bueno e interesante poder disponer de controles como de descenso o de activación o des-activación de la tracción total.

Una lástima que no existan, por el momento, versiones en gasolina, es obvio que Ford sabe que el grueso de sus ventas van a ser en diésel por su menos consumo y mayo autonomía. Con motor gasolina quizás, dependiendo de la potencia, sería más prestacional, pero por su puesto su consumo sería más elevado.

Siempre queda que, en un futuro, exista una versión hibrida. El tiempo lo dirá.

El motor 2.0 TDCi a lo largo de los años se ha ido refinando, es menos ruidoso, más agradable al uso y dispone de mayor potencia con menores consumos. Una maravilla.

En esta versión Bi-Turbo se riza el rizo, es un motor que ahora entrega 209cv a 3750 revoluciones que pero que estira con fuerza hasta pasadas las 4000 vueltas.

Su par motor es de 450nm y está presente desde las 2000 vueltas hasta las 2250.

Es una evolución del 2.0 TDCi que da muy buen funcionamiento y que a buen seguro se irá refinando con el paso de los años.

Conclusiones
En resumen, el Ford Edge Sport es una excelente opción si buscamos un vehículo de gran tamaño valido para todo.

El motor 2.0 TDCi con unos bajos consumos se muestra muy solvente y capaz a la hora de entregar los 210cv de esta versión. Como hemos comentado a lo largo de la prueba asombra su buen funcionamiento. En la práctica parece tener más de la potencia que declara.

Y es un vehículo con un comportamiento muy vivo a pesar de su tamaño y peso.

 


A favor:

Polivalente, potencia, cambio.


A mejorar:

Sonido de rodadura, aptitudes offroad limitadas.


 

Datos Técnicos

Versión: 2.0 TDCi Bi-Turbo 209cv Puertas: 3
Cilíndros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 450 Nm de 2000 a 2250 rpm Maletero: 602 litros
Distribución: Dos árboles de levas en la culata Peso: 1949 Kgs.
Alimentación: Diésel- inyección directa

Turbo, geometría variable

Intercooler, admisión variable

Depósito: 68,9 litros
Tracción: Total Velocidad: 211 km/h
Cambio: Automática, 6 velocidades

 

Consumos

Consumo urbano 6,5 (l/100 km)
Consumo extraurbano 5,5 (l/100 km)
Consumo medio 5,9 (l/100 km)
Emisiones de CO2 152 (gr/km)
Normativa de emisiones Euro 6

 

Cotas de todo terreno
 

Ángulo de entrada (grados)

 

18,8

Ángulo de salida (grados) 22,4
Ángulo ventral (grados) 17,1
Altura libre (mm) 203
Altura vadeo (mm) —-

 

Dimensiones

Largo / ancho / alto (mm)                                        4808 / 1928 / 1692

 


0 a 100 km/h: 9,4 segundos


Precio de unidad probada sin extras y sin descuento: desde 47725€


Galería de fotos

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *