Citroën C4 Shine 1.6 BlueHDI – Consumos irrisorios y alta calidad de rodadura

Citroën C4 Shine 1.6 BlueHDI 120cv (7)

El C4, compacto de la marca gala Citroën es ya un viejo conocido dentro de los hatchback generalistas. Su bajo precio de adquisición y sus correctas mecánicas consiguieron que, el primer C4, se vendiera relativamente bien. Sobre todo con mecánica diésel, 1.6 HDI tanto en 92 como en 109cv respectivamente.

He podido realizar varios miles de kilómetros a bordo de un Citroën C4 1.6 HDI 109cv con acabado VTR+, a mi juicio de los más vendidos.

Es un vehículo que en su momento, cuando lo probamos, nos pareció muy polivalente, para todo uso, bueno en todo pero que no destacaba en algo particularmente.

El motor, el anterior 1.6 HDI de 16v se mostraba perezoso antes de las 2000 revoluciones, pero pasada esta franja movía con solvencia el peso del C4, bastante contenido.

Sus bajos consumos y, también, correcto precio de adquisición hicieron de él casi un superventas. Poblaban nuestras calles en versión Coupé o berlina, casi todos con el 1.6 HDI. Con el tiempo y los años el 1.6 HDI ha demostrado ser un motor fiable, no obstante tiene fallos como todos los motores. Pero se le puede considerar duro y fiable.

En el 2011 cesó la andadura del primer Citroën C4 con la salida inminente al mercado de su renovado sucesor, el C4 II, nosotros realizamos una prueba a la versión 1.6 eHDI de 115cv. El cambio en comparación con su antecesor, mejores materiales, una imagen más “alemana”. Un motor totalmente renovado que pasó a ser de 8 válvulas para darle más alegría en bajas vueltas. Contaba ya con Start&Stop y la unidad probada con cambio automático CMP.

El precio también se modificó en comparación con su antecesor, más alto, pero hay que entender que también era más coche y mejores materiales y acabados. Aun así ha seguido siendo un vehículo muy vendido.

El actual Citroën C4 no es más que un restyling que el C4 II del 2011. Los cambios estéticos son pocos, pero ahí están. Los cambios mecánicos si son más notorios. Como la introducción de las mecánicas PureTech y las BlueHDI.

Los motores PureTech los hemos probado en su marca hermana Peugeot y en el Citroen C1 que probamos con anterioridad. Se trata de un motor de 1.2 litros de cubicaje de 3 cilindros en línea, que puede ser de aspiración atmosférica como en el caso del C1 o turbo alimentado como en las versiones más potentes.

En diésel el 2.0 BlueHDI de 150cv sigue siendo el tope en potencia, por debajo de éste nos encontramos al 1.6 en diferentes versiones y potencias. Todas ellas actualmente BlueHDI, desde los 100cv a los 120cv del aquí probado. Hasta hace no mucho aún se vendía la versión e-HDI del 1.6 con 115cv que no hace uso del AdBlue para contaminar menos y verter menos emisiones.

Nuestra unidad con el acabado más alto, – Shine- viene muy bien equipada de serie, aun así traía todos los extras o casi todos, del catálogo.

Desde techo panorámico, piel en los asientos, calefactables, faros bi-xenon, sistema multimedia con cámara y navegador y largo etc…

Todo de fácil uso y que queramos o no viste mucho más al Citroën C4, otorgándole una imagen más completa.

Sin embargo el Citroën C4 empieza a acusar el paso de los años, materialmente lleva en el mercado 5 años a la venta. Y todos o casi todos sus competidores se han ido renovando con lavados de cara o presentando la nueva versión de su compacto. El C4 aun hoy día cumple sobradamente, sobre todo a nivel tecnológico que hace uso de los últimos avances en seguridad.

Pero se empieza a notar, sobre todo, en la tecnología como el navegador o la ausencia de faros LED el paso del tiempo.

Por tiempo y años en venta al actual Citroën C4 no le queda mucho para su renovación en profundidad.

Exteriormente poco podemos añadir que no dijéramos en su día en la prueba del Citroën C4 del 2011, los cambios son mínimos y físicamente las variaciones casi inapreciables.

Paragolpes diferentes y llantas diferentes, poco más.

Internamente más de lo mismo, el volante si es de nueva factura, con toda la botonería útil bien ordenada y de fácil uso y selección. Forrado en piel, de buen tacto y regulable en altura e inclinación.

El cuadro de instrumentos en su día nos parecía muy novedoso, todo bien dispuesto y de fácil lectura. Hoy día nos sigue pareciendo que si diseño está plenamente vigente. Pero el ordenador de a bordo, como en todo, si acusa el paso del tiempo con una pantalla monocromática. Son pequeños detalles que si los sumamos hacen un todo.

El puesto de conducción es tremendamente cómodo, los asientos siendo firmes y con una alta sujeción disponen también de masaje, ideal para los largos viajes. El tarado confortable de suspensión ayuda a que conducir el C4 mucho tiempo no llegue a hacer mella en nuestro cuerpo. Saliendo sin cansancio del mismo.

Visibilidad
El Citroën C4 no presenta problemas de visibilidad apreciables. Los pilares A son de un buen grosor pero no molestan en la visión directa.

Lo mismo sucede con los pilares B y C. No presentan problemas para una visión correcta.

Los reposacabezas traseros en su posición más bajos no molestan. En definitiva el C4 no presenta problemas de visibilidad que haya que destacar.

Nuestra unidad con acabado Shine contaba con faros bi-xenon, recomendables totalmente. La iluminación es potente y con un buen haz de luz. Siendo los faros auto adaptivos que giran con la dirección del volante. Iluminando siempre la calzada.

Impresiones de Conducción
Hasta hace no mucho el alto grueso de compradores del C4 optaban por mecánicas diésel, ahora, parece que las cosan van cambiando o por lo menos eso marcan las tendencias y se vuelve a realizar más demanda de motores gasolina como los PureTech, su buen funcionamiento y bajos consumos son una excelente alternativa al BlueHDI si no se realizan muchos kilómetros al año.

El motor diésel evoluciono mucho desde la década de los 90 hasta la fecha, y es en los últimos años cuando lo está haciendo los motores gasolina, siendo todos o casi todos turbo alimentados y cada día con menor cilindrada y menores consumos.

Son motores que a pesar de su falta de cilindrada que se nota a la hora de conducir, se muestran agradables y enérgicos. Con unos bajísimos consumos con potencias superiores a los 100cv. Consumos que por otra parte con motores de mayor cubicaje y de aspiración atmosférica eran impensables.

El 1.6 BlueHDI es la última evolución del 1.6 HDI que ya montaban los Peugeot 206 en su último momento de vida comercial. Este motor se ha llegado a montar en diferentes marcas y modelos fuera del grupo PSA, lo montaron; MINI, Mazda, Ford, Volvo entre otros. Aun alguno hace uso de él para sus versiones diésel bajas.

Ahora más afinado, menos contamínate y más prestacional el 1.6 en su versión más limpia BlueHDI mueve al C4 con mayor soltura que el anterior bloque, más rápido en aceleraciones y recuperaciones, menos sonoro y con unos mejores bajos.

Permite realizar el 0 a 100km/h en 11 segundos exactos. Con una velocidad máxima de 191km/h.

Completa el 0 a 1000m en poco más de 32 segundos, 32,5 para ser exactos.

En la practica el Citroen C4 con el 1.6 BlueHDI tiene un andar correcto, no podemos exigirle unas altas prestaciones porque no las hay. Pero si se mueve con mucha soltura y es capaza de ganar velocidad con solvencia si se desea.

Nuestra unida, por el poco kilometraje total, cercano a los 2000km, se mostraba aun en pleno rodaje con unas prestaciones inferiores a las que este motor puede llegar a desarrollar. Del mismo modo los consumos que sin ser malos, aun eran algo altos.

Citroën C4 Shine 1.6 BlueHDI 120cv (9)

Frenada
El uso del equipo de frenos a lo largo de la prueba fue el que cualquier usuario de dicho vehículo puede hacer; uso en ciudad, carretera y vías rápidas como las autopistas.

En este uso los frenos dispensan un funcionamiento correcto sin temor de ningún tipo a que lleguen a fatigarse. Tienen buena tolerancia en este aspecto.

Monta discos ventilados de 301mm en el eje delantero y discos macizos de 268mm en el eje trasero.

Tracción
El Citroën C4 monta en el acabado Shine unas ruedas de 225/45/17 pulgadas, que no lastran para nada la potencia del motor. Es una medida común usada por muchas marcas, el buen perfil da más confort en el viaje y en carreteras en mal estado.

El Citroën C4 no presenta perdidas de tracción, si desconectamos el ESP, que trabaja en conjunto con el sistema de control de tracción ASR, las pérdidas son mínimas, dado a lo progresivo que es este propulsor entregando la potencia. Y también gracias al control de tracción y los buenos neumáticos que llevaba nuestra unidad. Michelin Pilot Sport3.

Estabilidad
Suspensión muy cómoda y a la vez capaz de sujetar a la perfección al C4 a la carretera.

En ciudad la amortiguación que monta el Citroën C4 con el acabado Shine es una delicia, pasar algún desperfecto en la calzada o los típicos resaltos con él no notaremos casi nada, un trabajo muy bueno por parte de Citroën.

En carreteras viradas se comporta también de manera ejemplar, no balancea en exceso la carrocería y no tiende a perder la trayectoria en apoyo.

Es un vehículo muy estable que si encaramos fuerte una curva el ESP y su buena estabilidad puede salvarnos del apuro.

En conducción decidida tiende a subvirar cuando se fuerza mucho la trayectoria, algo habitual en compactos con motor diésel que cuelga por delante del tren delantero.

Avisa con un pequeño deslizamiento del morro que puede derivar en deslizamiento en bloque y perdida de adherencia de los neumáticos con la actuación del control de estabilidad ESP, este no es especialmente intrusivo y deja actuar en primera instancia al conductor que de forma fácil podrá resolver la situación.

Es un vehículo de fácil conducción que permite mucho a su conductor.

Citroën C4 Shine 1.6 BlueHDI 120cv (31)

Reposacabezas
Los dos reposacabezas delanteros son regulables en altura e inclinación, son de un tamaño correcto.

Los reposacabezas traseros dada su forma tan compacta y que se encaja en el asiento para no molestar en la visón del conductor son solo regulables en altura.

Los delanteros como los traseros no son reposacabezas activos.

Cinturones
El Citroën C4 viene equipado con cinco cinturones del tipo estándar de 3 puntos de anclaje. Los traseros también son de tres puntos de anclaje. Solo los delanteros traen un sistema de retención pirotécnico en caso de accidente.

Todos ellos cuentan con avisador acústico y visual si el cinturón no está abrochado al iniciar la marcha.

Bebes y Niños
El actual Citroën C4 sólo se vende en variante de 5p que trae el sistema de anclaje de sillitas ISOFIX en la parte trasera del mismo. Al ser cinco puertas el acceso a las plazas traseras es bastante sencillo, no tendremos problemas en introducir una sillita de bebe en el C4. El maletero de generoso espacio y buena boca de carga cuenta con 408 litros de capacidad.

Airbags
En materia de seguridad el Citroën C4 está a la moda como sus competidores, algo que nos agrada mucho, sobre todo saber que nuestro vehículo es seguro en caso de accidente ya que cuenta con los últimos avances.

Trae 9 Airbags de serie en el acabado Shine, que son de: Conductor, rodillas, acompañante (desconectable), laterales delanteros como traseros, de cortina delanteros como traseros etc.

Citroën C4 Shine 1.6 BlueHDI 120cv (5)

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Citroën C4 obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 5 estrellas para la protección infantil un total de 37 puntos sobre 39.

Recuperaciones
El Citroën C4 tiene unas recuperaciones correctas dada su potencia y peso cercano a los 1400kg en vacío. Es capaz de ganar velocidad con rapidez.

A la hora de emprender un adelantamiento o cualquier tipo de maniobra que requiera la mayor capacidad de aceleración del propulsor podemos estar tranquilos que el Citroën C4 con el 1.6 BlueHDI responderá de maravilla.

Se muestra capaz de realizar adelantamientos con ligereza. Proporcionando una alta sensación de seguridad.

Para sacarle todo el jugo al propulsor debemos reducir marcha si se requiere y situar al motor por encima del régimen de 2000 revoluciones para que la entrega de potencia sea inmediata. Y no sobre pasar las 4000/4200 rpm de régimen máximo ya que se pierde tiempo y potencia, mejor subir marcha.

La potencia máxima de este motor se obtiene a unas prontas 3500 revoluciones. Pero puede estirar con fuerza hasta las 4200.

Caja de Cambios
Nuestra unidad venia equipada con cambio manual de 6 relaciones. Bien escalonadas favoreciendo prestaciones y con la sexta marcha el desahogo del motor.

El tacto es bueno, las marchas entran con decisión y suavidad. No se apreciaron problemas.

Nuestra unidad contaba con menos de 2500km y aún estaba la caja en pleno rodaje. Con un tacto muy mecánico y directo que es poco habitual en las cajas del grupo PSA, que con el tiempo se muestran más blandas y confortables sin perder el buen guiado.

Citroën C4 Shine 1.6 BlueHDI 120cv (17)

Circulando por Carretera
El comportamiento del Citroën C4 en este tipo de vía es igual de efectivo y calmado que si transitamos por una vía rápida, su buena insonorización y confort de marcha lo hacen ideal para todo tipo de vías.

El bajo consumo y buenas prestaciones de su motor BlueHDI lo hacen diferenciarse de los demás, es agradable de conducir y el tarado de la suspensión también ayuda a ello.

Si bien es cierto que los vehículos Franceses siempre se han caracterizados por usar sistemas de suspensión aburguesados pero muy efectivos. No debemos olvidar el extraordinario sistema de suspensión que montaban las versiones ACTIVA del Citroën Xantia, una suspensión adelantada a su tiempo muy eficaz en tramos muy viradas y altamente confortable.

Lástima que este tipo de suspensiones que también monto el Citroen C5 que puedes leer su prueba aquí, dejen de equiparse.

Naturalmente también hay modelos con suspensiones muy enérgicas como, por ejemplo los Peugeot RCZ y sobre todo el Peugeot RCZ R que aquí probamos o en aquel momento el Citroën DS3R.

Circulando por Autopista
En autopista es donde el C4 da lo mejor de sí. Y no nos referimos a prestaciones. El Citroën C4 con acabado Shine es un vehículo perfecto para realizar viajes, es un traga kilómetros.

Sus consumos son muy bajos, la respuesta del motor es buena, podemos realizar un viaje de más de 600km sin salir agotados de conducir.

En este tipo de vías el consumo a 120km/h se situó en poco más de 6 litros. Realizando una conducción normal y teniendo en cuenta que disponía de pocos kilómetros la unidad probada.

Si aprovechamos la máxima aceleración del propulsor los consumos pueden ser muy superiores.

Circulando por Ciudad
En ciudad lo que más se valora en un vehículo de esta categoría es su polivalencia. Y sobre todo sus consumos.

En todo esto el Citroën C4 sale vencedor. Consumos de risa y buen espacio interior.

Cuenta con un amplio maletero. La suspensión siendo firme es capaz de absorber los badenes, baches y etc, sin ocasionar molestias al pasaje. Es una suspensión cómoda cuando debe serlo. Y funcional en carreteras reviradas.

El C4 cuenta con freno de mano eléctrico abandonado el uso del típico manual de palanca, su funcionamiento mediante un botos es muy sencillo. Tan solo apretar hacia arriba una vez pisado el freno de pie y se desacoplara.

El consumo por ciudad es sin duda una de las mejores bazas de esta versión BlueHDI. Su consumo puede llegar a ser muy bajo sin proponérnoslo. Nuestra media en más de 100km recorridos solo por ciudad se situó en poco más de 7,8 litros a los 100 km recorridos. Decir que por operación salida de verano pasamos un buen rato de retención en retención. Gracias al Star&Stop los consumos no se vieron gravemente alterados.

El homologado por la marca para ciudad es de tan sólo 4,4 litros, excesivamente optimista e inalcanzable si nos topamos con atascos o retenciones.

Calidad de Acabados
El actual Citroën C4 dio un salto en calidad de acabos en comparación con su antecesor, sobre todo en calidad de materiales y construcción. Dispone de plásticos gomosos y de buen tacto por las partes altas del salpicadero y de las puertas.

Citroën C4 Shine 1.6 BlueHDI 120cv (23)

Calidad de Materiales
Los materiales en el Citroën C4 son de mejor calidad que los empleados en el anterior C4, también tiene un coste mayor. Pero merece la pena.

Conclusiones
En resumen, el Citroën C4, tanto el anterior como el actual es un vehículo muy vendido que con facilidad se puede ver por nuestras calles y carreteras. Su ajustado precio de compra y alta polivalencia de uso han hecho que los clientes y poseedores del mismo hayan quedado satisfechos.

Ahora el C4 actual ya lleva 5 años en el mercado y empieza a pedir una renovación en profundidad, estando aun plenamente vigente eso sí, pero su rostro va acusando el paso de los años en comparación con la competencia.

Su gama de motores si es de última hornada, bajos consumos y muy poco contaminantes con buenas prestaciones.

 


A favor:

Consumos, motor, polivalencia.


A mejorar:

Suspensión poco enérgica en tramos virados, imagen anticuada.


 

Datos Técnicos

Versión: 1.6 BlueHDI 120cv Puertas: 5
Cilíndros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 300 Nm de 1750 rpm Maletero: 408 litros
Distribución: Un árbol de levas en la culata Peso: 1355 Kgs.
Alimentación: Diésel- inyección directa

Turbo geometría variable

Intercooler

Depósito: 60 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 191 km/h
Cambio: Manual, 6 velocidades

 


0 a 100 km/h: 11,0 segundos


Precio de unidad probada sin extras y con descuentos: desde 23775€


 

 

Galería de fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *