Peugeot 208 GT-Line 1.2 PureTech – Juvenil y dinámico

Peugeot 208 GT-Line 1.2 PureTech 110cv (2)

El acabado GT-Line, poco a poco, se ha ido introducido como un acabado más dentro de la gama existente de vehículos que ofrece la marca Gala. En el caso del aquí probado, el Peugeot 208 con motor 1.2 PureTech de 110cv el acabado GT-Line le confiere un aspecto más deportivo que otras versiones del 208.

Pero este acabado, solo modifica aspectos visuales, ya que dinámicamente su comportamiento es el mismo que el de otras versiones. Es decir, no le otorga una suspensión más rígida o modificaciones en la respuesta del propulsor.

Externamente llama la atención por su “parecido” con el hermano mayor Peugeot 208 GTi, del cual puedes leer aquí su prueba. Naturalmente las diferencias entre ambos modelos son más que evidentes. No solo a nivel estético, si no, a nivel mecánico, donde el 1.6 THP es demoledor.

Si bien, el 208 GT-Line se muestra como una alternativa razonable al 208 GTi, no por potencia, si no por precio y polivalencia de uso. Los 110cv extraídos del 1.2 PureTech son, a nuestro parecer, suficientes para un uso de todo tipo. Desde ciudad a viajes largos pudiendo ir el vehículo cargado si se necesita. Que la merma de potencia no es un problema.

Su precio de adquisición es otra de sus bazas, parte desde unos ajustados 17250 euros, por debajo del acabado Allure que tiene un coste de 250€ mayor y es el tope de la gama.

De serie el acabado GT-Line tiene todo lo necesario, la verdad, pocas cosas se echan en falta.

Interiormente el 208 con acabado GT-Line nos muestra unos asientos con tapicería específica y bastante envolventes para una conducción animada. El volante, forrado en piel es el mismo que utiliza su hermano mayor el 208 GTi, con un buen tacto y grosor.

El puesto de conducción del Peugeot 208 –i-cockpit- , con independencia de su acabado o motorización ha traído cierta controversia, si bien, que el volante disponga de un menor diámetro o que el cuadro de instrumentos quede por encima de este no es un problema a la hora de conducir. Eso sí, requiere un breve periodo de adaptación por parte del usuario, pero nada más.

El 1.2 PureTech a pesar de ser un motor joven dentro del grupo PSA Peugeot- Citroën, no deja de sorprendernos con su buen andar y bajos, muy bajos consumos de carburante. Con 110cv se muestra muy vivo y, en cierto modo, hasta contundente en la entrega de potencia.

Siendo desde bajas vueltas, 1500 revoluciones, con una línea muy plana de PAR que no cesa hasta llegar a la franja de potencia máxima, 5500 revoluciones.

Gran parte de los motores de 3 cilindros en línea suelen pecar de ser perezosos al subir de vueltas. En este caso el 1.2 PureTech sube de vueltas con alegría y contundencia.

Su sonido es característico de este tipo de motores, suena muy diferente al común y conocido 4 en línea gasolina. Tiene un sonido más sordo y característico, que según sube de vueltas puede llegar a gustar. Ya que recuerda, salvando las distancias, al de un V6 pequeño.

Otro aspecto a destacar es la prácticamente ausencia de vibraciones percibidas en el interior del habitáculo o, volante, palanca de cambios y pedales. Es de agradecer por su puesto.

Visibilidad
Buena visibilidad, así podríamos definir a este Peugeot. El conductor no percibe grandes ausencias en la visión desde el puesto de conducción. La única pequeña pega es el Pilar A, demasiado grueso. En ocasiones puede dificultarnos la visión.

Los retrovisores exteriores cuentan con un buen tamaño y son capaces de enseñarnos que sucede detrás del 208 sin problemas.

El Peugeot 208 dispone de faros halógenos y luces diurnas mediante diodos luminosos. Los faros halógenos funcionan correctamente, sin destacar en nada. Son correctos para un uso normal.

Si conducimos mucho por la noche, sin alumbrado artificial, es posible que echemos de menos unos faros de tecnología xenón/LED. No disponibles como opción.

Impresiones de Conducción
El pequeño Peugeot 208 en acabado GT-Line consigue rizar el rizo a nivel estético. Teniendo una imagen deportiva más marcada, pero, ¿Dicha imagen se corresponde a nivel dinámico?

En general el Peugeot 208, independientemente del acabado y motor, es un vehículo ágil que se inscribe bien en las curvas. Si bien, su acabado y sobre todo tarado de la suspensión marcan una diferencia.

No es el primer Peugeot 208 que pasa por nuestras manos, pero si el primero con el acabado GT-Line, a nivel dinámico nos ha parecido igual de bueno y satisfactorio que el Allure o acabados inferiores.

No obstante nos esperábamos una suspensión más enérgica y menos burgués. Pero entendemos que el 208 GT-Line no es un GTi al uso, más bien un cordero con piel de lobo.

Su motor, un 3 cilindros en línea con un cubicaje de 1,2 litros, eroga una potencia máxima de 110cv gracias a la sobre alimentación. Motor muy voluntarioso con un bajo sonido y buen andar.

A lo largo de la prueba realizamos varios tipos de adelantamientos en carteras de doble sentido nacionales. Donde, por lo general y dependiendo de la situación a de exprimirse al máximo la mecánica para permanecer el menor tiempo posible en el carril contrario.

Es en estas situaciones donde se nota la respuesta de un motor y su capacidad de acelerar y recuperar velocidad.

El 1.2 PureTech es un motor que desde bajo régimen ya presenta fuerza, pero es pasadas las 2200/2500rpm donde el empuje es total. Puede afrontar adelantamientos sin ningún tipo de pega, incluso con el vehículo cargado.

Que mejor que una carreta realmente virada y ratonera para probar las buenas cualidades del Peugeot 208 GTi by PSP.

Frenada
El equipo de frenos que monta el Peugeot 208 GT-Line se compone de discos en ambos ejes.

  • Delante discos ventilados con pinza mono pistón.
  • Detrás discos macizos también con pinza mono pistón.

ABS de última generación de serie.

A lo largo de la prueba los frenos fueron utilizados de diversas formas: frenadas repetidas, frenadas prolongadas, bajar un puerto haciendo más uso de los frenos del debido.

Naturalmente todo dentro de unos límites de seguridad.

En todas las pruebas los frenos cumplieron sin perder eficacia de frenado, sólo en conducción muy decidida notamos una leve merma en la eficacia del conjunto que, para nada afecto a la hora de tener que detener el vehículo si se diera el caso.

Es un equipo de frenos correcto para la potencia del motor. Con buen mordiente desde que pisamos el pedal, muy modulable a lo largo de todo el recorrido del mismo.

Tracción
Mínimas pérdidas de tracción en el Peugeot 208 1.2 PureTech GT-Line, el control de tracción se encarga de mitigarlas, que en este acabado es de serie.

El Peugeot con el acabado GT-Line a pesar de lo pueda parecer, es un vehículo confortable, no por ello tiene un mal aplomo en curvas.

La suspensión sin ser muy blanda si permite cierto balanceo de la carrocería en tramos virados. En curvas lentas acusa un pequeño deslizamiento del tren trasero si forzamos notablemente la trayectoria.

En una conducción normal, el Peugeot 208 es un vehículo muy cómodo para su sector, y con una buena calidad de rodadura, no presenta perdidas de tracción en curvas enlazadas, ni en puertos de montaña.

Peugeot 208 GT-Line 1.2 PureTech 110cv (7)

Estabilidad
Nuestra unida de pruebas venia dotada de control de estabilidad (ESP), de serie en el acabado GT-Line.

El ESP en el Peugeot es poco intrusivo, nos deja llevar el coche bastante suelto antes de actuar. Su actuación es rápida y muy repentina. Corrige al vehículo en pocos segundos colocándolo en la posición correcta. Pero para que esto suceda hemos de ir muy rápido, el bastidor del 208 está francamente bien afinado y no suele ser habitual ver al ESP entrar en acción.

El 208 GT-Line con el 1.2 PureTech presenta una buena estabilidad en cualquier terreno, en carreteras nacionales nos dio una muy buena impresión en cuanto a estabilidad se refiere, es un vehículo cómodo pero a la vez estable, muy estable.

Reposacabezas
El Peugeot 208 GT-Line homologa cinco plazas. Viene equipado con cinco reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros solo son regulables en altura. Ninguno de ellos es activo en caso de accidente.

Cinturones
Al igual que sucede en el caso de los cinturones, el Peugeot 208 GT-Line monta cinco. Los cuales son del tipo estándar, los delanteros además incorporan pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
La unidad probada del Peugeot 208 GT-Line tenía cinco puertas, que facilita totalmente el acceso a las plazas traseras. Siendo éste directo.

En las plazas traseras el Peugeot puede llevar como opción el sistema de anclaje de sillitas ISOFIX. El maletero, de buen tamaño, dispone de 285 litros de capacidad.

Peugeot 208 GT-Line 1.2 PureTech 110cv (21)

Airbags
En materia de seguridad el 208 en general, viene bien surtido. Tiene 8 Airbag de serie. No podemos solicitar más ni como opción, pero la verdad, tampoco le hacen falta más.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Peugeot 208 obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 5 estrellas para la protección infantil un total de 35 puntos sobre 39.

Recuperaciones
En el año 2013 probamos el ya desaparecido motor 1.6 VTI de 120cv de potencia que el 208 podía montar. Recordamos como dicho motor, el mismo que el MINI de BMW monto en su momento, requería, como buen atmosférico, ser llevado alto de vueltas para extraer todo su potencial.

El nuevo 1.2 PureTech, a pesar de ser menos potente, menos cilindrada y faltarle un cilindro en comparación con el 1.6 VTI, su andar es más enérgico, más dinámico. Mucho más contundente desde bajo régimen y con unos consumos menores.

Un breve extracto de dicha prueba en referencia al 1.6 VTI:

“Es capaz de recuperar velocidad de forma rápida si subimos de vueltas el motor. Hay que tener presente que es un motor sin alimentación forzado por un turbo compresor. Por lo tanto requiere, que como a la vieja usanza, se haga un buen uso del cambio a la hora de reclamar potencia al motor. Y subirle de vueltas hasta las 6000 revoluciones si la situación lo requiere”

El 1.2 PureTech montado en el 208 completa el 0 a 100km/h en 9,6 segundos, 4 décimas menos que con el 1.6 VTI.

Caja de Cambios
La caja de cambios utilizada en el 208 1.2 PureTech es de cinco relaciones. Las relaciones están bien escalonadas entre sí, la quinta marcha es relativamente corta, dotando de una buena aceleración al coche en esta marcha.

El tacto que presenta la palanca y la caja de cambios es bueno, las marchas entran con suavidad y sin excesiva fuerza, una vez adquiere la caja su temperatura de uso. Estando fría, se resiste un poco en los primeros intentos.

El recorrido de la palanca entre marchas es demasiado largo. Teniendo que soltar demasiado tiempo la mano derecha del volante. Y provocando en más de en una ocasión la confusión a la hora de saber que marcha se ha insertado, sobre todo en conducción decida, donde los cambios han de ser rápidos.

Aunque la caja no esté preparada para una conducción deportiva, no lo hace nada mal, a pesar del largo recorrido de palanca entre marcha y marcha.

Peugeot 208 GT-Line 1.2 PureTech 110cv (25)

Circulando por Carretera
En carretera pudimos comprobar la buena calidad de rodadura que presenta el Peugeot 208.

El buen andar que tiene por carreteras nacionales nos invitó a hacer más kilómetros de los esperados en la prueba por este tipo de vías. Su buena comodidad, bajo sonido de la mecánica y sobre todo un bajo consumo, nos sorprendió muy gratamente.

Ya habíamos tenido el placer de probar el 1.2 PureTech en otros modelos y diferentes marcas, pero hay que decir que en ninguno de ellos gastaba tan poco como en este Peugeot 208.

Con poco menos de medio depósito fuimos capaz de realizar cerca de 350 km y aun marcaba autonomía para casi otros 400km más.

Un depósito lleno puede rondar una autonomía de casi 800km en una conducción normal. El depósito dispone de 50 litros, reserva incluida.

Circulando por Autopista
En autopista, aun se hicieron más evidentes los buenos puntos ya destacados en carreteras nacionales.

La comodidad que nos dio el 208 GT-Line por autopista es digna de un buen compacto. En ningún otro utilitario habíamos tenido esta buena sensación.

El consumo se redujo aún más en autopista, el consumo medio que nos llegó a marcar el ordenador fue de 5,7 litros a los 100, verdaderamente increíble.

Estos consumos los obtuvimos a una velocidad sostenida de 115 km/h.

Lo que también destaca del 208 en autopista es una dirección demasiado asistida, aunque según aumentamos la velocidad se endurece. Pero aun así sigue siendo demasiado asistida para esa velocidad. Y también es una dirección muy directa, con girar poco el volante ya tenemos mucha capacidad de giro. Ideal para ciudad. Lamentablemente es poco informativa con lo que sucede bajo las ruedas. Esta demasiado filtrado.

Circulando por Ciudad
En ciudad se encuentra como pez en el agua, se podría decir que es su mejor terreno por tamaño, pero es que lo son todos para él.

En ciudad su consumo es muy bueno, gasta poco en comparación con otros propulsores gasolina de caballaje parecido.

La suspensión absorbe a la perfección cualquier irregularidad del pavimento.

Dado su tamaño se aparca con facilidad en cualquier sitio, en este caso si ayuda tener una dirección muy asistida que se puede mover casi con un dedo.

Calidad de Acabados
En esta versión del 208 GT-Line, los acabados interiores son muy correctos. Abundan los buenos materiales a la vista. Los plásticos duros quedan relegados a zonas no visibles.

Peugeot 208 GT-Line 1.2 PureTech 110cv (8)

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en la gama 208 de Peugeot son buenos, desde los plásticos visibles a la piel de los asientos, volante, freno de mano, etc…

Conclusiones
En resumen, el Peugeot 208 GT-Line es un cordero con piel de lobo. Un coche que estéticamente es vistoso pero no recargado y que cuenta con los últimos avances tanto tecnológicos como mecánicos.

El acabado GT-Line le otorga una línea deportiva más distinguida y es fácil diferenciarlo del resto de la gama por su parrilla en tonos rojizos o sus llantas específicas de generoso tamaño.

Un vehículo de uso polivalente con una mecánica muy coherente en cuanto a consumo y prestaciones, que nada tiene que envidiarle al 1.6 BlueHDI de 120cv.

 


A favor:

Consumos, motor, exterior.


A mejorar:

Suspensión poco enérgica en tramos virados, faros halógenos, altura boca maletero.


 

Datos Técnicos

Versión: 1.2 PureTech Gasolina 110cv Puertas: 5
Cilíndros: 3 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 205 Nm de 1500 rpm Maletero: 285 litros
Distribución: Dos árboles de levas en la culata Peso: 1145 Kgs.
Alimentación: Diésel- inyección directa

Turbo gasolina – Inyección directa-

Intercooler

Depósito: 50 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 190 km/h
Cambio: Manual, 5 velocidades

 


0 a 100 km/h: 9,6 segundos


Precio de unidad probada sin extras y con descuentos: desde 17250€


 

 

Galería de fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *