Audi A3 Sportback e-tron: independencia eléctrica

Audi A3 Sportback e-tron (38)

Esta semana nos subimos al nuevo Audi A3 Sportback e-tron, híbrido enchufable. Hermano del Volkswagen Golf GTE, tecnológicamente hablando.

Cuando probamos el Golf GTE, hace ya unos meses, pudimos disfrutar y de primera mano sus bondades como hibrido enchufable, aunque la toma de contacto ya la tuvimos en el circuito del Jarama con el Race Tour de este presente años.

La verdad es que muchos fuimos los que quedamos sorprendidos con el excelente e interesante funcionamiento del GTE, rápido, con un bajísimo gasto de carburante y aspiraciones deportivas a tener en cuenta.

En el caso del Audi A3 Sportback e-tron objeto de esta prueba hay diferencias entre ellos, por ejemplo, el Golf GTE está más caracterizado, llama más la atención y a nivel dinámico esta un paso por delante por el conjunto de suspensión más energico.

Si bien el Audi A3 e-tron se muestra más conservador en este aspecto, fácilmente confundible con cualquier unidad que monte una mecánica diésel o gasolina.

Al igual que está haciendo Volkswagen, Audi está introduciendo en su gama de modelo las versiones e-tron.

Sin duda será todo un acierto, ya que el funcionamiento del Audi A3 Sportback e-tron es cuanto menos interesante, con una potencia de 204cv resultante del conjunto del motor térmico y eléctrico. Con un alto empuje desde tan sólo acariciar el pedal del acelerador y unos bajos, bajísimos consumos en el ámbito urbano.

Si bien, tanto el Golf GTE como el Audi A3 e-tron no presentan unas cifras tan ajustadas en lo que es carretera abierta, donde los consumos no se acercan a lo que la marca homologa. El Golf GTD, cual prueba puedes ver aquí puede llegar a gastar menos en autopista-autovía. Él porque tiene su explicación.

El Audi A3 e-tron es, como su nombre indica, un hibrido enchufable, es decir, requiere, si hacemos uso de su motor eléctrico de carga diaria. La cual se hace mediante el propio cable que permite conectarse a una red estándar de 230v y 16 amperios o, si podemos, la instalación de un Wallbox, que permite una carga muy superior y rápida, cargando la batería en poco más de dos horas.

Con las baterías bien cargadas los consumos del A3 e-tron son, como hemos mencionado, son muy bajos, sobre todo por el alto uso que se hace las baterías en casi todo momento. Pudiendo circular de manera totalmente eléctrica con él hasta los 130km/h.

Ahora bien, si la batería está muy descargada o agotada y no hay posibilidad de cargar el vehículo de manera tradicional se puede hacer uso del sistema de carga del propio vehículo. Este modo es muy poco eficiente para cargar la batería, subiendo los consumos muy notoriamente.

Dicho modo no hace mermar especialmente las prestaciones del Audi A3 e-tron que, por otra parte ya va sobrado.

Las baterías del Audi A3 e-tron reflejan que pueden disponer de una autonomía cercana a los 40-45km en modo completamente eléctrico. Si bien es difícil por las condiciones de la carretera o la demanda momentánea de potencia, pero hemos conseguido realizar 30 km en modo completamente eléctrico.

Kilómetros con 0 emisiones y 0 consumo de carburante.

El cambio asociado al Audi A3 Sportback e-tron es un DSG de 6 velocidades adaptado, ya que no es igual que el común DSG en baño de aceite, si bien usan los mismos principios, el de la versión e-tron está preparado para acoplarse indistintamente con el motor térmico o el eléctrico. La suavidad habitual del DSG no se hace muy patente en el A3 e-tron donde si prestamos algo de atención se pueden notar los cambios de marchas con, en ocasiones, un leve tironcito.

El motor térmico usado en el Audi A3 Sportback e-tron es el 1.4 TFSI con una potencia resultante de 150cv. De por sí este motor es ya muy parco en consumos con unas más que buenas prestaciones. Que en conjunto con los 102cv de potencia máxima del motor eléctrico dan un cómputo general de los 204cv homologados.

En el Audi A3 e-tron, Audi ha adaptado el cuadro de instrumentos para que podamos visualizar el uso del motor eléctrico, y cuando se cargan o no las baterías.

Por otra parte, se pierde el contador de las revoluciones del motor térmico. Y, también, la ausencia de un marcador de temperatura. Pero no preocuparse, Audi lo ha introducido de manera digital en el ordenador de a bordo.

Desde la pantalla multimedia alojada en el salpicadero podemos gobernar todos los usos del sistema hibrido.

Como curiosidad y sabiendo que el Audi A3- e-trom hace mucho uso del propulsor eléctrico, más que el Golf GTE que probamos, Audi ha reforzado varias piezas internas del 1.4 TFSI para que, en arrancadas continuadas con el motor frio, este no acuse un desgaste excesivo por no funcionar en su temperatura de servicio habitualmente.

Visibilidad
El nuevo Audi A3 e-tron se comercializa solo en versión Sportback de cinco puertas.

Las lunas traseras laterales son generosas. No tanto así la trasera, que disminuida por el tamaño de los reposacabezas nos dificulta, en parte, la visión.

Por otra parte, la visibilidad delantera es correcta, los pilares A de un grosor considerable y que aun intercalan una pequeña luna en el mismo, no contemplan dificultad para el conductor. Ni una resta potencial de visibilidad. Sólo en ocasiones de curvas cerradas a izquierdas o en una simple rotonda notaremos esa pequeña falta de visión por el grosor del pilar A.

Nuestra unidad de pruebas equipaba faros dotados de tecnología de diodos luminosos. Con una luz potente y excelente para la conducción nocturna.

Impresiones de Conducción
A lo largo de la semana que convivimos con el Audi A3 Sportback e-tron hicimos uso de todos sus modos disponibles. Desde el “EV” que permite circular de manera totalmente eléctrica a pasando por el modo Auto que es el encargado de discernir qué hacer en ese momento, si usar ambos motores, uno solo o cargar las baterías. Terminado en los modos de carga o retención.

Y no se nos podía olvidar el modo “Dynamic”, que se activa mediante el botón “Drive Select”. Al apretar dicho botón podremos sacarles el máximo potencial a ambas mecánicas y disfrutar de las enérgicas prestaciones de las que dispone. Ya os anticipo que sorprende el andar de este Audi A3 e-tron.

Su empuje desde muy bajas vueltas es repentino y contundente. Moviendo el peso del Audi A3 con una soltura increíble. Es en arrancadas desde parado donde más se aprecia. Aunque, también en aceleraciones donde se demande la máxima potencia se nota el tirón.

En una conducción decida el aumento de peso por las baterías que pesan alrededor de unos 130kg y el peso del motor eléctrico no es condicionante de un buen paso por curva. A lo largo de la prueba realizada en carreteras de montaña no notamos que ese peso extra influyera negativamente.

Unas de las cosas que echamos de menos en el Audi A3 e-tron y que su hermano el Golf GTE si tenía era el sistema de retención que mediante la palanca de cambios DSG se seleccionaba poniéndola en “B”. Dicho modo es ideal para puertos de montaña con mucha pendiente y, también, para cargar las baterías. Nos parece raro que el Audi A3 e-tron carezca de este sistema tan interesante.

Frenada
El equipo de frenos en la versión e-tron del Audi A3 Sportback es suficiente para un uso normal y también para un uso más intensivo. Aguantan bien frenadas fuertes. Detrás monta discos de 272mm.

Los delanteros son ventilados de 312mm. La capacidad de frenada de este equipo de frenos está más que probada, y por suerte nuestra unidad de prensa no estaba excesivamente castigada y maltratada y sus frenos cumplían más que correctamente.

Una vez puestos a prueba en el Jarama y un puerto de montaña supimos con certeza que con un uso excesivo los frenos del Audi A3 e-tron y su hermano el Golf GTE dan la talla. Siendo capaces de detener los casi 1600kg de peso en vacío.

Tracción
El Audi A3 Sportback e-tron es tracción delantera. Es decir, el eje delantero es el encargado de soportar la potencia que ambos motores le envían, y más concretamente los neumáticos de transmitirla al suelo. Qué en nuestra unidad eran francamente buenos y estaban a la altura de las prestaciones del vehículo.

Dispone de control de tracción y de estabilidad de serie. Ambos desconectables en cualquier momento o circunstancia.

El ESP aun estando desconectado del todo, queda latente por si surgiera algún imprevisto poder actuar y que el susto quede en eso, sólo un susto.

El A3 e-tron a pesar del alto PAR motor no acusa problemas de tracción, ya podemos darle un “zapatazo” al acelerador en primera marcha que el control de tracción hará su trabajo y saldremos sin perder tracción.

Audi A3 Sportback e-tron (26)

Estabilidad
La versión GTE del Golf es la versión “eléctrica” deportiva de la gama, hermana de los GTI y GTD. En el caso del Audi A3 e-tron, las aspiraciones deportivas quedan en un segundo plano.

Dispone de un buen bastidor y su estabilidad más que correcta en todo caso. Siendo un vehículo que nos permite mucho en zonas reviradas. Donde el límite lo pondrán los neumáticos antes que el propio vehículo.

Transitando por nuestra zona habitual de curvas pudimos comprobar lo bien que funciona el nuevo bastidor del Audi A3.

Si bien es cierto que el Audi A3 e-tron no está pensado para un uso prioritario de conducción decidida. Más bien todo lo contrario, busca bajos consumos y emisiones sin perder en prestaciones.

Reposacabezas
El Audi A3 ya sea con el acabado más alto o con el acabado más básico homologa cinco plazas. Dispone de cinco reposacabezas, los delanteros regulables en altura e inclinación. Los traseros sólo son regulables en altura. Algún día las marcas prestaran más atención a esta medida de seguridad y además de hacerlos inclinables detrás, los harán activos.

Cinturones
Como sucede en el caso de los reposacabezas, el Audi A3 e-tron trae cinco cinturones estándar de 3 puntos de anclaje.

Si ya con este tipo de cinturones de 3 puntos de anclaje mucha gente no se lo pone, no queremos pensar que pasaría si tuviéramos que utilizar un cinturón tipo arnés como en competición.

Que todo sea dicho, pero este tipo de cinturón es infinitamente más seguro en caso de accidente, pero resulta incómoda su colocación en el día a día. Desde aquí pedimos que se pongan el cinturón, es un seguro de vida, y bien ceñido al cuerpo.

Bebes y Niños
En este aspecto el nuevo Audi A3 Sportback e-tron es completamente valido para un uso familiar a pesar de reducción de espacio en el maletero por las baterías.

Sus cinco puertas, correcto maletero (280L) le hacen ideal para el cometido. Solo tiene algunos contras, una boca de maletero demasiado alta. Y unas plazas traseras algo justas de espacio. Pero por lo general es viable para este uso. Dispone de anclajes ISOFIX en los asientos traseros. Y de copiloto como opción.

Airbags
En cuanto a seguridad el Audi A3 e-tron cuenta con un buen surtido de Airbag, de serie trae 9. Y no dispone de más, ni como opción. Incluye el Airbag de rodillas para el conductor.

Audi A3 Sportback e-tron (37)

Cómo se puede observar en la foto el motor térmico está ligeramente desplazado a su izquierda para poder albergar el propulsor eléctrico

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Volkswagen Audi A3 obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 5 estrellas para la protección infantil un total de 36 puntos sobre 39.

Recuperaciones
Como ya hemos comentando al inicio de la prueba, el Audi A3 Sportback e-tron es un vehículo rápido. Cumple sobradamente.

El 0 a 100 Km. /h lo realiza en 7,6 segundos. Una cifra muy buena, que en la práctica nos hace ver que el A3 e-tron no es un vehículo lento y que a la hora de realizar un adelantamiento da la talla con nota.

Caja de Cambios
El cambio probado es automático DSG de 6 relaciones. No podemos optar por el cambio manual de 6 marchas.

El DSG de la unidad probada es aún mejor y más satisfactorio al uso que un convencional cambio manual. En el caso del DSG los cambios de marchas se suceden de manera automática e imperceptible. Dispone de levas en el volante como opción, desde ellas podremos subir y bajar marchas a nuestro antojo, naturalmente dentro de unos límites.

Desde la propia palanca también podremos hacerlo.

Circulando por Carretera
En carretera el A3 e-tron nos sorprende con unos consumos verdaderamente bajos, pudiendo obtener medias por debajo de los 5 litros sin problemas.

Eso sí, respetando en todo momento los límites de la vía por la que circulemos.

Según datos en ficha técnica el consumo medio en este tipo de vía es de tan sólo 1,6 litros a los cien km recorridos. ¡Increíble!

Nuestro consumo, y teniendo en cuenta que no fuimos muy cuidadosos con el acelerador después de más de 300 km por carreteras nacionales con varios puertos de montaña, el ordenador nos marcó un consumo de 4,9 litros a los 100km.

En ocasiones a lo largo de la prueba bajo hasta los 3,9 litros a los 100km.

Con un depósito de 40 litros podemos realizar tranquilamente más de 900km si nos lo proponemos.

Audi A3 Sportback e-tron (23)

Circulando por Autopista
En autopista, su comportamiento es noble, responde a las exigencias de su conductor sin miramientos. Destacar su buen aislamiento. El motor térmico es imperceptible en el interior.

Solo se deja escuchar el rodar de los neumáticos. La suspensión filtra correctamente, aunque el asfalto este en mal estado.

El consumo en este tipo de vías es ajustado y no supera los 4 o 5 litros a los 100 km.

El consumo homologado según ficha es de 1,6 litros a los 100km recorridos. Es el consumo medio que homologa Audi para todo ámbito.

Circulando por Ciudad
En ciudad el buen PAR del motor disponible desde tan sólo acariciar el pedal nos facilitara muchos su conducción. Teniendo fuerza desde muy abajo.

El Audi A3 e-tron con este planteamiento de mecánicas se presenta muy cómodo para un uso en ciudad. En conjunto con un cómodo cambio de 6 relaciones automático no debe asustarnos el transitar en ciudad. Los consumos son muy ajustados, y la suspensión del A3 e-tron es tirando a confortable.

Calidad de Acabados
Los acabados del Audi A3 Sportback e-tron siguen la regla general de la marca, excelentes terminaciones, ajustes correctos que con el tiempo no tienden a sufrir problemas.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en la confección del Audi A3 gozan de los mejores sistemas de calidad, siendo de un buen nivel. Tanto los plásticos menos visibles como el cuero de los asientos.

Audi A3 Sportback e-tron (14)

Conclusiones

En resumen, los vehículos enchufables como el Audi A3 e-tron que hemos probado estos días son aún un gran desconocido para el gran público. Sobre todo por su alto precio de adquisición, muy por encima de lo que podría constar una buena versión diésel con extras.

Y no solo el precio es el causante del desconocimiento de este tipo del vehículo, que queramos o no, es el futuro inmediato. Muchos ayuntamientos benefician a este tipo de vehículos con subvenciones o, con un distintivo de 0% emisiones, permitiendo que puedan aparcar en zonas de regulación de estacionamiento sin pagar y por tiempo ilimitado. Todo un acierto.

Otra de las cosas que nos rechino un poco a lo largo de esta prueba, es los puntos de carga habilitados que existen en nuestra geografía. Son pocos y casi siempre o no funciona, o han sido banalizados. Por no decir que las plazas destinadas para la carga de este tipo de vehículos siempre están siendo usadas por otros que no los son. Sin ningún tipo de sanción para quien lo hace.

Hicimos uso de varios puntos de recarga, para ver su funcionamiento y, por qué no, aprovechar mientras compraba unas cosas a que el Audi recargara la batería.

Pues bien, en 3 de los 5 a los que fuimos o no funcionaban, o, directamente, el personal no sabía ni cómo funcionaban para poder activarlos. Menos mal que el Audi A3 e-tron no depende exclusivamente de la carga eléctrica, si no en un par de ocasión me habría tocado irme andando a casa.

Las dos otras ocasiones conseguí cargar el Audi en enchufes tipo “schuko” con un máximo de 16 amperios. No eran al uso instalaciones preparadas para la recarga de vehículos eléctricos, pero el centro comercial lo anunciaba como tal. Con su cuadro eléctrico y su diferencial y térmicos bien preparado.

En un centro comercial conocido y muy extendido por nuestra geografía fue enchufar y a cargar. Sin perder tiempo en solicitar o hablar con alguien. El único “peligro” era que algún amigo de lo ajeno desconectara el enchufe de carga. No fue así.

En el otro centro comercial se requería una llave que solo tenían en su poder los de Seguridad del centro, amablemente abrieron el cuadro eléctrico y pude recargar el A3 e-tron, una vez terminadas las compras llamas a un número que figura en el aparato y en pocos minutos vienen a desactivarlo. Todo muy rápido y con buen trato de los empleados.

Parece que poco a poco se van habilitando más puntos de recarga, aún son pocos. Y muchos de ellos, por la falta de clientes que hagan uso de ellos están estropeados o sin ningún tipo de mantenimiento. E incluso se ha dado el caso, doy fe de ellos, de que ofrecer recarga de vehículos eléctricos y por parte del centro comercial haber desmantelado los postes para la recarga… Dando un paso atrás. En fin…

 


A favor:

Consumos, prestaciones, tecnología.


A mejorar:

Batería con poca autonomía, suspensión poco enérgica en conducción decidida, precio de compra.


 

Datos Técnicos

Versión: 1.4 TFSI 150cv + eléctrico Puertas: 5
Cilíndros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 250 Nm 1600 a 3500 rpm Maletero: 280 litros
Distribución: Dos árboles de levas en la culata Peso: 1615 Kgs.
Alimentación: Gasolina- inyección directa

Turbo, inyección directa, intercooler

Depósito: 40 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 222 km/h
Cambio: Automática, 6 velocidades

 

0 a 100 km/h: 7,6 segundos


 

Precio de unidad probada sin extras y descuentos: desde 36780 €


 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *