Infiniti Q50 2.2d 170cv Automático

Infiniti Q50 2.2d 170cv Automatico (9)

Esta semana os traemos la prueba de la berlina de la marca premium Infiniti.

El año pasado ya nos pusimos unos días al volante del Infiniti Q50. En esta ocasión hemos podido, otra vez, disfrutar de esta magnífica berlina poco conocida por el gran público.

El Infiniti Q50 es una berlina de buen tamaño, roza los casi 4,8 metros de longitud. Su espacio interior es francamente bueno, sobre todo las plazas traseras.

Cuenta con un maletero que dispone de una capacidad de 500 litros. Muy accesible para objetos voluminosos.

El Infiniti Q50 viene muy cargado de novedades tecnológicas, desde una dirección completamente eléctrica, que nos permite variar no sólo la dureza de la misma, sino también el radio de giro del volante. Con diferentes modos de uso para cada estilo de conducción. Y uno personalizado que nos permite ajustarla a nuestro gusto. El tacto de una dirección completamente eléctrica requiere de una adaptación por parte del conductor. El tacto es muy asistido y en un principio parece no transmitir nada de lo que pasa debajo de los neumáticos. Pero es sólo un pensamiento que se tiene al principio. Aunque la dirección es completamente eléctrica por ley cuenta con un sistema paralelo convencional. Por si se estropeara la dirección eléctrica no quedarnos sin dirección en ningún momento. Las vibraciones tanto del motor como del suelo no se filtran al volante.

Como novedad el Q50 dispone de dos pantallas táctiles en su salpicadero. Una de ella nos muestra el navegador, radio y diversos datos. La otra, la inferior, nos permite un mayor tipo de interactuación con ella. Donde podemos hacer uso de múltiples sistemas de configuración del vehículo.

Actualmente el Q50 sólo se comercializa con dos mecánicas disponibles. La gasolina es en este caso híbrida, que ya pudimos probar en el Infiniti M35h, el vehículo con mayor aceleración de entre los híbridos actuales. El otro, es el motor 2.2 diésel de origen mercedes, que eroga una potencia de 170cv.

Se trata de una mecánica de 4 cilindros en línea. El primero en ser montado en un Infiniti. Este motor peca de una alta rumorosidad al ralentí y en aceleraciones fuertes. Demasiado sonoro para un vehículo como el Infiniti Q50. Pero eso sí, cuenta con un estupendo empuje desde muy bajas vueltas. Con unos consumos muy muy bajos.

Visibilidad
La berlina Q50 de Infiniti dispone de un tamaño generoso. Rozando los casi 4,8 metros de longitud. Un tamaño que se puede considerar grande. Que una vez en marcha no se deja notar. Eso sí, para aparcar si notaremos sus casi 4,79 metros.

En cuanto a visibilidad, el conductor no tendrá problemas, se ve con claridad y sin que nada moleste.

Los espejos exteriores son de lo mejorcito que he visto/probado en los últimos años. Son generosos en tamaño, pero proporcionan una visión trasera inmejorable. Nuestra unidad venía dotada de faros con tecnología de diodos luminosos, que permiten viajar de noche, en zonas sin iluminación artificial, sin tener el más mínimo problema. Estos faros son opcionales en el Infiniti Q50. Buena cantidad de luz y un haz de mayor anchura, qué en concordancia con el giro del volante se mueven para no dejar nunca sin iluminar la calzada.

Impresiones de Conducción
Es la segunda vez que nos ponemos ante el volante de un Infiniti dotado de un motor de cuatro cilindros en línea. El motor de origen mercedes se muestra contundente en aceleraciones. Y entrega los 170cv disponibles pasadas las 4000 revoluciones.

La primera vez que probamos el Infiniti Q50 la unidad estaba en pleno rodaje con menos de 30 kilómetros totales.

El consumo en los primeros kilómetros fue alto y las prestaciones del motor, que no malas, si poco contundentes. La unidad objeto de esta prueba ya estaba rodada con un buen kilometraje. La diferencia entre ambos vehículos es abrumadora. Una vez rodado los consumos son muy bajos, lindando con los 6 litros a los 100km e incluso menos.

El motor se muestra muy lleno desde bajas vueltas, acelerando con fuerza hasta pasadas las 4000 revoluciones.

Acelera de 0 a 100km/h en 8,5 segundos, con una velocidad máxima según ficha técnica de 230 km/h. Como es costumbre recorrimos el tramo revirado que usamos habitualmente en todos los vehículos probados, el Infiniti Q50 se comportó muy correctamente en zonas reviradas. La suspensión, tirando a blanda, es capaz de sujetar bien los movimientos del Q50.

Frenada
El equipo de frenado del Infiniti Q50 es el más alto que podemos optar, discos sobredimensionados (320mm) con pinzas de cuatro pistones (Según acabado) en el eje delantero y de dos pistones detrás (308mm). Con semejante equipo de frenos es de esperar que la capacidad de frenado sea excelente como poco, y así lo es.

En el momento de tener que hacer una frenada brusca de emergencia se podían notar las fuerzas G en acción, de la brutal capacidad de frenada. Y lo mejor de todo es que podemos abusar de los frenos en todo momento ya que no desfallecerán, a no ser que seamos muy insistentes.

El ABS hace aparición si el pavimento está en mal estado, húmedo o con hielo, nieve. Por lo general el ABS es poco intrusivo.

Tracción
El Q50 es propulsión. Es difícil que en seco presente pérdidas de tracción si tenemos el control de tracción activado, siendo este demasiado intrusivo. En lluvia ya la cosa puede cambiar, aun teniendo el control de tracción activado las perdidas pueden ser apreciables si no somos muy finos con el acelerador y, sobre todo, si exigimos potencia. El alto PAR disponible a bajas vueltas puede llegar a poner en apuros al control de tracción en arrancadas fuertes.

Infiniti Q50 2.2d 170cv Automatico (38)

Estabilidad
Muy estable, pero todo tiene un porque, y el Infiniti es muy estable por varias razones, la principal por un excelente esquema de suspensiones, muy elaborado y trabajado.

La colocación del motor por detrás del eje delantero, todo esto suma una excepcional estabilidad en todo tipo de vías.

La suspensión, delante equipa un sistema de paralelogramo deformable / Resorte helicoidal. Detrás usa un sistema de paralelogramo deformable / Resorte helicoidal, una combinación que hoy en día es de las que mejor comportamiento ofrece en cualquier coche que se monte. Hay que tener presente, que la suspensión del Q50 puede ser regulable en dureza.

Reposacabezas
El Infiniti Q50 homologa cinco plazas útiles, todas ellas disponen de reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros son también regulables en altura e inclinación. Menos el central, sólo en altura.

Cinturones
Del mismo modo que sucede con los reposacabezas, el Infiniti monta cinco cinturones de tipo estándar con tres puntos de anclaje. Los delanteros montan pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
El Infiniti Q50 viene preparado para anclar una sillita de bebe en sus asientos traseros gracias a los anclajes ISOFIX. El acceso a las plazas traseras es muy correcto, pudiendo introducir sin problemas una sillita de bebe. El maletero cuenta con buen espacio si tenemos hijos, teniendo un buen volumen de carga, y buen acceso, eso sí, la boca del maletero queda demasiado alta. La versión Híbrida dispone de un menor espacio de maletero disponible por albergar en éste las baterías necesarias para el motor eléctrico. Reduciendo el espacio disponible.

Infiniti Q50 2.2d 170cv Automatico (20)

Airbags
Viene provisto de 9 airbag, una cantidad a tener en cuenta.

Euroncap
EuroNCAP no dispone de datos del Infiniti Q50.

Recuperaciones
El Infiniti Q50 es un vehículo rápido, por lo tanto no debemos preocuparnos a la hora de emprender un adelantamiento, incorporación o la necesidad de disponer de potencia rápidamente. Ya que como sucede en el caso de la unidad probada con solo pisar el acelerador con fuerza, así lo conseguiremos, y además con el cambio automático/secuencial de 7 velocidades resultara más fácil y cómodo.

Caja de Cambios
El Q50 se comercializa con cambio manual de seis marchas o automático/secuencial de 7 relaciones. El manejo es sencillo, con sólo colocar la palanca en el modo D podremos emprender la marcha. Una vez en marcha el cambio es rápido entre marcha y marcha, lento si realizamos una conducción rápida. En el modo secuencial a falta de un modo deportivo podemos exprimir de mejor modo las buenas cualidades del Infiniti Q50, en este modo es donde nos damos cuenta de lo que verdaderamente tenemos debajo del capo, y que hasta ese momento ha estado dormido.

Infiniti Q50 2.2d 170cv Automatico (18)

Circulando por Carretera
En carreteras abiertas, de montaña, es donde más disfrutaremos de este vehículo, con 170 cv, propulsión, todo esto nos hará pasar un rato inigualable. Y si encima le sumamos una buena estabilidad, tenemos un vehículo rápido, seguro, y en cierta medida económico. En cierta medida, porque en una conducción normal los consumos pueden bajar de los 6 litros a los 100km. El consumo homologado en este tipo de vías es de 4,1 litros a los 100km.

Circulando por Autopista
En autopista/autovía es el único sitio donde podremos llegar a la séptima marcha del cambio automático, porque en carretera es difícil pasar de la sexta. El cometido de esta séptima marcha no es otro que el ahorro de combustible, y ciertamente lo hace muy bien, pudiendo viajar bajo de vueltas con un menor ruido y menores consumos.

El tarado de la suspensión en este tipo de vía se muestra correcto, ni es molesto ni tampoco excesivamente cómodo, un buen compromiso entre los dos.

El consumo por autopista/autovía es mayor que en carretera, mantener los 120km/h es un gasto aproximado de 6 litros a los 100km. El consumo homologado por la marca para este tipo de vía es de 4,8 litros a los 100km.

Circulando por Ciudad
En ciudad no pasaremos desapercibidos con este vehículo por ser poco visto. Aún hay gente que se pregunta qué coche es ese.

Por ahora sólo los entendidos saben que marca y vehículo es, poco a poco se va conociendo la marca. Los curiosos se quedaran asombrados con la belleza de este Q50, que por desgracias las fotos no le hacen justicia, es mucho más bello al natural.

En ciudad podemos hacer buen uso del cambio automático. Donde le sacaremos el mayor potencial es sin duda en carretera abierta, donde podremos gozar con su excelente comportamiento.

El consumo en ciudad es sensiblemente más alto que en otro tipo de vías, si hacemos uso del Stop & Start baja algo. Ronda los 8 litros si hacemos mucha ciudad. Una cifra muy baja teniendo en cuenta la potencia disponible. El homologado es de 6 litros para ciudad.

Calidad de Acabados
Una de las cosas a destacar son los acabados, a la altura de marcas de renombre, ajustes perfectos en todos los plásticos, telas, pieles.

Infiniti Q50 2.2d 170cv Automatico (24)

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en el Infiniti Q50 son dignos de marcas Premium.

Conclusiones
En resumen, el Infiniti Q50 es una dura competencia para las berlinas de sus competidores. Parte de un precio realmente atractivo para todo lo que ofrece. 34900 euros con motor 2.2d de 170cv.

Es un vehículo ideal para todo uso, pero es en autopista/autovía donde mejor se desenvuelve. Es perfecto para grandes viajes, donde su alta autonomía y bajo consumo nos beneficiara.

Después de unos días al volante del Q50 en versión diésel, estamos expectantes de poder probar la versión híbrida que tan buen resultado dio en el M35h.

A favor: motor, comportamiento, acabados
A mejorar: cambio automático en modo “manual”, boca del maletero alta, rumorosidad al ralentí.

Probador y redactor: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Pablo Martínez Nez

Vehículo cedido por Infiniti España.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *