Toyota Yaris 100H Feel! e-CVT Hybrid – el rey de la ciudad

En esta ocasión nos ponemos a los mandos del pequeño Toyota Yaris en su versión, creemos, más interesante. La 100H Hybrid, compuesta por un motor térmico que produce una potencia de 75cv procedentes de un motor gasolina de 1,5 litros de cubicaje atmosférico.

Y como complemento el motor eléctrico con 61cv que en conjunto con el motor de gasolina dan una potencia total de 101cv.

La marca Toyota no de ahora, si no desde hace ya más de dos décadas con la aparición del primer Prius han abogado por los vehículos de tipo híbrido, nosotros hace ahora casi una década probamos el Toyota Prius en su versión del año 2009 que, casualidades, dispone del mismo conjunto mecánico y eléctrico que lleva hoy día el Yaris Hybrid.

Un conjunto muy solvente que es ideal para el pequeño y urbano Yaris, haciendo que en el ámbito urbano sea el rey, dado que puede exprimir al máximo sus cualidades híbridas, iniciando siempre la marcha en modo eléctrico con consumo y emisiones cero. Y, si se necesita más potencia, contar con el aporte del motor térmico de gasolina que entra en funcionamiento sin apenas ser notado.

Solo se hace patente a la hora de demandar potencia, donde el cambio Epicicloidal / engranajes planetarios / variador continuo variable, permite que se quede estancado en un margen alto de revoluciones siendo perceptible desde el interior.

Eso sí, el sonido llega al interior muy amortiguado y no es para nada molesto, lo mismo sucede con las vibraciones, prácticamente inexistentes con el motor de gasolina en marcha.

No en vano Toyota, en una de sus mejoras en este último modelo del Yaris ha reforzado acústicamente el vano motor para que el sonido percibido por los pasajeros sea mucho menor.

Externamente el Toyota Yaris es un vehículo urbano de poco menos de 4 metros de longitud que homologa 5 plazas útiles y cuenta con un maletero de unos nada despreciables 286 litros de capacidad.

Nuestra unidad contaba con la carrocería pintada en Bi-Tono con color Rojo Tokio, que le otorgaba una presencia más seria y diferente.

Internamente a pesar de lo pequeño que se pueda ver por fuera es un vehículo bastante habitable, donde pueden viajar sin problemas cuatro adultos con comodidad.

Las plazas traseras en este sentido dejan un buen espacio para sus ocupantes, tanto por altura, anchura como para las piernas.

Las plazas delanteras, como en casi todos los vehículos, no pecan por problemas de espacio. Los asientos son regulables mecánicamente en diferentes posiciones. El del conductor también en altura.

Los asientos forrados en piel con muy buen tacto, nos han parecido muy cómodos para realizar gran cantidad de kilómetros son acusar cansancio. Sujetan correctamente el cuerpo aunque no se les puede pedir que en zonas viradas sean excelentes, es un vehículo creado para otro tipo de usos, incluso la suspensión es excesivamente benevolente y permite demasiado el movimiento de la carrocería.

Es en ciudad donde la suspensión brilla con un tarado exquisito que hace que transitar por zonas bacheadas o en mal estado sea una delicia, filtra de maravilla cualquier tipo de irregularidad del asfalto y en completo silencio si se rueda en modo completamente eléctrico (EV).

Después de una semana conviviendo con el Toyota Yaris Hybrid, nos ha demostrado desde el primer momento cuáles son sus virtudes – muchas-  y cuáles son sus defectos, que los hay.

El defecto más claro y notorio que es patente en todos estos pequeños híbridos es la falta de potencia fuera del ámbito urbano, donde el motor de gasolina se echa a sus espaldas todo el peso del movimiento del coche, dejando los buenos consumos que el Yaris Híbrido consiguen en la ciudad.

Es por ello que salir de la ciudad con el Yaris no es tan aconsejable a nivel de prestaciones y consumos. Si bien no habrá mayor problema que ese, ya que cumple perfectamente.

Transitando por nuestro trazado habitual que comprende por una carretera que sube desde los casi 700m de altitud hasta los 1300 aproximadamente el Yaris Hybrid nos mostró sus limitaciones, pero en todo momento nos permitió seguir a una velocidad cómoda y legal.

Quizás la versión de 110cv con motor 1.5 sea más ideal para este uso, pero eso sí, no podrá disponer de los consumos del sistema híbrido y tampoco tendrá tanto empuje, a pesar de ser más potente.

La unidad probada venia equipada con el acabado intermedio Feel!, un acabado que ya de serie trae todo lo necesario para un uso normal. Al día en las ayudas electrónicas y con un buen surtido de airbag disponibles.

Entre otros de los sistemas de seguridad posee:

  • Sistema de Seguridad Precolisión
  • Avisador de Cambio involuntario de carril
  • Control inteligente de luces de carretera
  • Reconocimiento de señales de tráfico

Como extras montaba la anteriormente citada pintura Bi-Tono Rojo Tokio y el sistema de navegación con conectividad avanzada Bluetooth, acceso a APPS y llamada de emergencia con asistencia.

Todo ellos disponible desde la pantalla multimedia alojada en el salpicadero, pantalla que por cierto nos ha parecido que está un poco retirada de la visión del conductor y está más cerca del copiloto. Y que también acusa algún que otro reflejo con el sol.

Visibilidad
La verdad es que no tuvimos problemas en cuanto a visibilidad con el Yaris, su línea exterior muy aerodinámica no penaliza la visibilidad trasera o laterales. La delantera por el grosor de los montantes de los pilares A, como en casi todos los vehículos actuales, si puede restar en algún momento concreto visión.

El Yaris solo se vende con faros tipo lupa (elipsoidales) dotados de bombilla halógena, es una lástima el no poder optar a los de tipo LED, si dispone de luces diurnas de este tipo.

Decir en favor de los faros que nos llevamos una grata sorpresa a la hora de conducir por la noche, cumplen correctamente con su cometido, no se puede pedir más. Pero es una lástima que aún no disponga ni como opción de otro tipo de alumbrado que no sea el tradicional mediante halógenas.

El ser un vehículo que, principalmente hará vida dentro de la ciudad es un aspecto que no es clave.

Impresiones de Conducción
El Toyota Yaris en su versión híbrida es un vehículo que ante todo está concebido para un menor uso de los combustibles fósiles, y gracias a la ayuda del motor eléctrico así lo hace.

La batería del motor eléctrico se carga con suma rapidez y también se descarga rápidamente si abusamos del acelerador en adelantamientos o incorporaciones.

Y si esto sucede nos quedaremos con los “simples” 75 cv del motor de gasolina para mover poco más de 1.100kg.

Uno piensa que un coche de estas características, sobre todo los híbridos pequeños, va a ser lento y perezoso, pero para nada es así, la respuesta del Yaris desde el primer tramo del pedal es más enérgica de lo que cabría esperar. El encargado de que así sea es el motor eléctrico que dispone de muy buen par motor completamente plano e instantáneo nada más pisar el acelerador. Por eso da la sensación de muy buen empuje, empuje que por cierto decae según se gana velocidad, donde es el motor de gasolina el encargado de mover el coche.

Por otra parte, el Yaris presenta otro estilo de conducción diferente a otros vehículos probados en esta página web. Debemos adaptarnos a él a la hora de conducir y, sorprendentemente, la adaptación es tan rápida y efectiva que parece que sea nuestro vehículo de toda la vida.

Frenada
El Yaris Hybrid no es un vehículo de altas prestaciones, todo lo contrario, es un coche para un menor gasto de combustible y, por lo tanto, no requiere unos frenos desorbitados que nos dejen clavados al suelo con solo rozar el pedal.

Aun así, el Yaris, monta un buen equipo de frenos compuesto por disco en ambos ejes con unas medidas razonables para su potencia y peso.

En el eje delantero nos encontramos con discos ventilados de 280mm. En el eje trasero monta discos macizos de 278mm, además de ayudas electrónicas como el ABS de última generación, ayuda a la frenada de emergencia y etc.

Se realizaron varias pruebas de frenada con un resultado satisfactorio para el Yaris, frena con fuerza y no tiende a perder mordiente en ningún momento.

La vedad es que con el Yaris Hybrid se hace un menor uso de los frenos tradicionales al disponer de frenada regenerativa con tan solo frenar un poco, que es el propio motor eléctrico que se invierte y hace de freno, proporcionando energía a las baterías. Retiene lo suficiente como para, en ocasiones, no tener que usar el sistema de frenos común.

Tracción
La tracción del Yaris va asociada al eje delantero, es decir, es tracción delantera. Comentamos esto porque mucha gente se piensa que al tener dos motores cada uno de ellos está asociado a un eje, pero no es cierto, ambos trabajan en conjunto en el eje delantero.

Dicho esto pasamos a comentar que el Yaris no presenta perdidas de tracción de ningún tipo en arrancadas.

A la hora de arrancar, aun pisando a fondo, la entrega de potencia es suave, por lo tanto no presenta un problema en pérdidas de tracción.

Donde sí podemos tener pérdidas de tracción es en tramos más virados, pero esto es ya es más cosa de los neumáticos que del propio vehículo en sí, los neumáticos montados Continental ContiPremiumContact2 son de buena calidad y con un agarre más que correcto en toda situación.

Como en todo vehículo, si forzamos la trayectoria, asociado a una suspensión más confortable que enérgica los neumáticos ya no cumplirán tan bien su cometido.

Por cierto, las llantas de nuestra unidad son de la versión Feel! Con unos neumáticos en medida 195/50/16” con un perfil más bajo que mitiga bastante los posibles balanceos de la carrocería.

Estabilidad
El Yaris es un utilitario eminentemente urbano que como ya hemos comentado antes orientado al confort principalmente y así pudimos comprobarlo con el tarado de la suspensión, muy conservador y que da pie a balanceos de la carrocería en zonas reviradas.

La estabilidad es buena pero debemos saber dónde está el límite para no llevarnos posibles sustos. Y el Yaris en este aspecto nos muestra sus límites de una manera muy segura sin apenas movimientos de la carrocería, es un vehículo muy neutro en este sentido.

El control de estabilidad se activa con cierta facilidad si el Yaris desliza sobre el pavimento o presenta algún problema de adherencia, su accionamiento están suave que solo sabemos de su actuación por el pitido que nos avisa y el testigo luminoso.

A pesar de ser corto entre ejes goza de una asentada estabilidad más parecida a la de un compacto que de un urbano.

Reposacabezas
El Toyota Yaris homologa cinco plazas útiles, todas ellas incorporan reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros a su vez son solo regulables en altura.

Cinturones
El Toyota Yaris viene provisto de cinco cinturones de tipo estándar de tres puntos de anclaje para cada plaza. Los delanteros incorporan pretensores pirotécnicos y avisador acústico y visual si el cinturón no está abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
El espacio interior del Yaris es más que correcto, cuenta con un amplio maletero (286L) donde podremos llevar todos los bártulos de los niños.

Las plazas traseras disponen de un buen acceso, al ser 5 puertas no tendremos problemas a la hora de introducir la sillita de bebe y anclarla en los anclajes ISOFIX y Top Tehter que el Yaris trae en los asientos traseros.

Airbags
El Yaris cuenta con 7 airbags: frontales, laterales y rodillas…

Euroncap

Recuperaciones
No podemos decir que el Yaris en recuperaciones sea un portento, porque directamente no está hecho para ser el más rápido en aceleración o recuperación. Para eso está otro tipo de vehículos.

El Yaris aun así cuenta con unas recuperaciones modestas pero nada malas. Realiza el 0 a 100 en unos correctos 11,8 segundos, una cifra muy buena si tenemos en cuenta su filosofía. La velocidad máxima según ficha técnica es de 165 Km. /h.

El cambio automático del Yaris es de tipo de engranajes planetarios, parecido al utilizado por otros vehículos híbridos, por ello, las recuperaciones son algo más lentas, aunque a la mínima que necesitamos potencia el cambio demanda potencia al motor cambiando de marcha, lo notaremos por la rumorosidad que aumenta a subir las revoluciones.

Este tipo de cambio de variador continuo no dispone de marchas físicas como otros cambios y tan solo hace que el motor se revolucione, quizás en exceso, ya que no sabemos a qué vueltas trabaja al carecer de un tacómetro en el cuadro de instrumentos, pero por el sonido que se filtra al habitáculo, es seguro que bastante altas.

Caja de Cambios
El Toyota Yaris Hybris solo está disponible con cambio automático de engranajes planetarios y múltiples marchas.

No es un cambio automático normal, funciona como un tipo variador que puede alargar o a cortar una marcha a su antojo, aunque en la práctica parece un cambio automático de toda la vida, se notan muy poco los cambios entre marcha y marcha. Apenas imperceptibles.

Este cambio cuenta con varios sistemas de uso, el D y el B. Ambos son válidos para emprender la marcha, el más utilizado es el D (Directa), el B se utiliza para bajar puertos muy pronunciado ya que dota al vehículo de una mayor retención por parte del motor eléctrico y de gasolina.

No dispone de cambio secuencial de ningún tipo, todo el cambio de marchas es completamente automático.

Circulando por Carretera
En carretera el Yaris se comporta de manera noble y de fácil manejo, es simple de conducir y da buena seguridad a su conductor.

Contamos con la potencia justa para enfrentar un adelantamiento rápido, pero aun así se puede.

Gracias al ordenador situado en el medio de la consola del salpicadero podemos ojear en marcha los consumos instantáneos, la media y sobre todo el funcionamiento del motor eléctrico, de combustión interna y la carga de la batería. También desde el propio cuadro de instrumentos podemos ver dónde va la energía.

Nos daremos cuenta que si por ejemplo estamos llaneando a 90 Km. /h podemos ir solo con el apoyo de la batería ya que en ese momento no se precisa de más. A la hora de requerir mayor potencia entra en funcionamiento el motor de gasolina, su puesta en marcha es rápida y casi inapreciable solo se deja notar sus sonido si solicitamos potencia.

Por lo demás el Yaris cuenta con buena estabilidad en carretera y unos consumos muy bajos, el homologado se sitúa en 3,6 litros para este tipo de vías. Nosotros no pudimos acercarnos a dicho consumo pero se quedó cerca, 5,4 litros a los 100km.

Circulando por Autopista
En la autopista/autovía el Yaris nos deja notar varias cosas, una suspensión demasiado blanda para según qué tipo de vía, si ésta está en mal estado o bacheada, iremos más pendientes de no tragarnos los baches por que repercuten en la comodidad de los pasajeros.

En cambio en carreteras con buen asfalto es como ir sentados en el sofá de nuestra casa no notaremos nada.

También se deja notar la rumorosidad del motor a 120km/h, la insonorización es buena, pero es inevitable oírlo.

En autovía, dependiendo de la pendiente y del uso que hagamos del acelerador podemos ir un buen trayecto con solo la ayuda del motor eléctrico.

El consumo homologado del Yaris en este tipo de vías es de 3,6 litros a los 100km, como en el caso de la carretera nuestro consumo fue ligeramente superior al homologado por Toyota, se situó en 5,5 litros justos yendo todo el rato a 120 Km./h cuando lo permite el tramo.

Circulando por Ciudad
En ciudad el uso del motor eléctrico es mayor aun si no superamos los 50 Km. /h que para el velocímetro del Yaris son unos 48/49 Km. /h.

Si nos mantenemos por debajo de este límite y la batería tiene carga suficiente, más de dos rayas, podemos ir en modo eléctrico un máximo de dos kilómetros. Hay un botón al lado de la palanca de cambios que fuerza el uso del motor eléctrico hasta un máximo de dos kilómetros, una vez la batería se está quedando vacía el Yaris pone en marcha el motor de gasolina.

¿Os preguntareis como se recarga la batería? No requiere de un enchufe ni nada parecido, la batería se recarga el momento justo en el que soltamos el acelerador, si estamos en bajada y no hace falta acelerar en esa retención toda la energía que se desperdicia en otros vehículo el Yaris la utiliza para la carga de la batería que se carga rápidamente si no abusamos de ella. También en frenadas y por el propio motor de combustión.

La Opinión del Probador

Después de convivir una semana y tras unos cuantos cientos de kilómetros realizados a sus mandos, el Yaris es un vehículo muy servicial y usable y no solo en ciudad. Que es sin duda donde mejor se desenvuelve y menos combustible gasta, además de los beneficios de poder aparcar en zonas de estacionamiento regulado de manera gratuita el tiempo que se quiera.

También tiene beneficios fiscales que otros coches como los diésel o gasolina no se pueden acoger, aunque en este aspecto cada vez se están dejando más fuera a los híbridos en favor de los eléctricos puros.

El Yaris nos ha demostrado que es un vehículo que se puede usar para todo, inclusive viajar, dispone para su pequeño depósito de 35 litros de una alta autonomía, que dependiendo de los que se le exija puede realizar una buena cantidad de kilómetros.

Siempre se echara en falta un poco más de potencia, pero puede que en versiones venideras este pequeño problema este resuelto. Por lo demás el Yaris, sobre todo en la versión que hemos probado viene muy equipado de serie con: Asistente de arranque en pendiente, arranque mediante botón, cámara de visión trasera, climatizador bi-zona, control de crucero, elevalunas delanteros y traseros, sensor de lluvia entre otros.

Calidad de Acabados
Los acabados son correctos, abundan los plásticos pero estos cuentan con un buen tacto.

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en el Yaris son de buena calidad, tanto los plásticos como las telas.

Conclusiones
En resumen el Toyota Yaris Hybrid es un coche ideal y enfocado casi principalmente para un uso de ciudad.

Donde sin duda se le puede sacar todo el partido a sus ventajas de ser un coche híbrido y no solo por gastar menos combustible, si no por ser más ecológico contaminando menos y que puede aparcar en la zona SER de la ciudad Gratis.

El que se compra el Yaris sabe lo que busca, confort de marcha, consumos irrisorios, tecnología puntera y etc.

 


A favor:

Consumos, versatilidad, sistema híbrido.


A mejorar:

Potencia fuera de ciudad, rumorosidad motor térmico, suspensión blanda.


 

Datos Técnicos

Versión: 1.5 75cv + Eléctrico de 61cv Puertas: 5
Cilíndros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 111 Nm de 3800 a 4400 rpm

Eléctrico – 169 Nm

Maletero: 286 litros
Distribución: Dos árboles de levas en la culata Peso: 1165 Kgs.
Alimentación: Gasolina- inyección indirecta

Inyección indirecta

Depósito: 35 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 165 km/h
Cambio: Automática, Variador Continuo

 

Consumos

Consumo urbano 3,3 (l/100 km)
Consumo extraurbano 3,6 (l/100 km)
Consumo medio 3,6 (l/100 km)
Emisiones de CO2 82 (gr/km)
Normativa de emisiones Euro 6

 

Dimensiones

Largo / ancho / alto (mm)                                        3945 / 1695 / 1510

 


0 a 100 km/h: 11,8 segundos


Precio de unidad probada sin extras y con descuento: desde 18100€


 

Galería de fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *