Audi Q5 Design Edition 2.0 TDI 190cv quattro S-Tronic – preparado para dentro y fuera de la carretera

Esta semana probamos para vosotros el nuevo Audi Q5 en su versión más potente y prestacional en diésel.

Hablamos del 2.0 TDI con una potencia máxima de 190cv. Asociado a la tracción total permanente quattro y a la caja de cambios automática S-Tronic.

Nuestra unidad contaba con el acabado “Design Edition” y un alto equipamiento extra. Desde el acabado S-Line que le otorga un presencia más deportiva al uso de la suspensión neumática. Clave para un uso por pistas forestales más exigentes. Permite poder ganar en altura en los modos “Allroad” o “Offroad”.

El nuevo Audi Q5, tan sólo comercializa 5 motorizaciones diferentes basadas en el 2.0 TDI, 2.0 TFSI y el más potente de la versión SQ5 3.0 TFSI.

Las potencias van desde los 150cv extraídos del 2.0 TDI, pasando por 163cv para terminar en los 190cv máximos para este motor.

El 2.0 TFSi dispone de una potencia de 252cv y el 3.0 TFSi de 354cv. Ambos gasolina turbo alimentados de inyección directa mixta, es decir, según la circunstancia puede ser directa o indirecta.

La única versión actual que se puede solicitar con tracción delantera es la equipada con el 2.0 TDI de 150cv, las restantes de serie equipan la tracción total quattro.

En el caso de la versión SQ5 el cambio automático es mediante convertidor de par, tiptronic. El resto de versiones hace uso de la caja de doble embrague en aceite S-Tronic.

Nuestra unida montaba el 2.0 TDI de 190 cv asociado a la tracción quattro y una caja automática S-Tronic, el funcionamiento en rasgos generales es siempre muy satisfactorio. Es un vehículo con una buena y asentada pisada, a pesar de su alto peso cercano a los 1900kg permite ser, dentro de unos límites, un vehículo ágil. Si bien el peso del conjunto se deja notar sobre todo en aceleraciones fulgurantes o en tramos muy virados donde la caja tiende a balancear en exceso.

Para esto, y gracias al sistema Audi Drive Select podemos optar por diferentes programas preestablecidos que harán que el Audi Q5 cambie muy notablemente. Para una conducción más decidida el modo “Dynamic” es el ideal, endureciendo e incluso bajando el punto de gravedad gracias a la suspensión neumática.

El manejo cambia completamente de un modo a otro, en el modo más deportivo los casi 1900kg de peso en vacío quedan muy contenidos y los 190cv dan lo mejor de sí para catapultarlo a los 100km/h en poco menos de 8 segundos.

Dentro de los diferentes modos, dado que el Q5 es un vehículo todocamino dispone de dos programas para conducción fuera de asfalto. Los antes mencionados “Offroad” y “Allroad”, en ambos modos la suspensión sube para permitir mayor altura al coche y poder así transitar por caminos de mayor complejidad.

El modo más campero es el “Offroad” que sube a la máxima altura y hace que el Q5 disponga de parámetros más preparados para el uso fuera de pista. Tras un uso por caminos de tierra dicho modo funciona a la perfección, con unos neumáticos más de campo sin duda el Q5 sabe adaptarse muy bien al terreno, nos sorprendió gratamente.

Los diferentes modos restantes como son; efficiency, comfort, auto e individual son para uso en carretera.

Hemos probado todos y cada uno de ellos, el comfort como su propio nombre indica es para, sin duda, ir lo más cómodo posible en el vehículo y gracias a un tarado más benevolente de la suspensión lo consigue.

El modo efficiency consigue bajar los consumos gracias a una leve perdida de prestaciones. Muy leve que apenas es perceptible y no molesta en el día a día. Y os podemos asegurar que se nota en los consumos al final del trayecto. Hace uso del modo a vela en cuanto las circunstancias lo permiten. A parte del uso del Start & Stop.

Externamente el Audi Q5 se ha hecho mayor con una imagen más seria prácticamente clonada de su hermano el Q7, una parrilla u parte delantera muy parecida. Del mismo modo sucede con su parte trasera. Es ahora un vehículo más serio con una línea menos redondeada y más angulosa. Le otorga mayor empaque sin duda.

Interiormente al igual que en el exterior todos los modelos de Audi comparten diferentes elementos y una imagen común de marca. Naturalmente existen diferencias entre ellos.

Nuestra unidad bien equipada con diferentes ayudas a la conducción con faros Led, asistentes a la conducción como el de cambio involuntario de carril el de pre-colisión, conducción adaptativa entre otros. Extras como techo solar o el propio virtual cockpit del cuadro de instrumentos o el Head up Display. Opcionales que sin duda nos hacen la vida mucho más cómoda una vez los pruebas.

El Audi Virtual Cockpit ya hemos hablado de él en diferentes ocasiones, pero no podemos dejar pasar la ocasión de volver a comentar el buen avance que es poder disponer de tanta y fácil información en el cuadro de instrumentos. El poder ver el navegador y sus indicaciones de un simple vistazo nos solo ayuda al conductor si no que es más seguro que tener que mirar en otra pantalla. Y ya en conjunto con el Head-up display no hará falta retirar la vista de la carretera.

Naturalmente todos estos extras tienen un precio, pero es fácil valorar que muchos de ellos caso son imprescindibles hoy día como una buena iluminación. Los faros de Led y, sobre todo los Led consiguen una excelente cantidad de luz que proporciona una alta seguridad en todo momento.

Los asientos, sujetan muy bien en zonas reviradas. Cuenta con un buen mullido, que no es ni muy duro ni muy blando.

Volante forrado en piel y de buen tacto con levas y mandos multifunción en el volante.

Visibilidad
Como en casi todos los vehículos siempre hay algún punto donde no tenemos visión directa y debemos ayudarnos con los retrovisores u otros sistemas como las cámaras.

Actualmente los sistemas de ayuda al estacionamiento o diversas cámaras son un magnifico apoyo para evitar ángulos muertos. El Audi Q5 no se libra. La visibilidad frontal es excelente, y gracias a las reformas que ha sufrido el nuevo modelo la fronto/lateral ya no se ve mermada considerablemente por el tamaño de los retrovisores, impidiendo ver las líneas del carril que transitamos o algún vehículo, viandante o el final de la curva.

Este error ha sido solucionado con unos retrovisores de mejor diseño sin perder visión de la parte trasera.

Uno de los extras completamente recomendable son los faros de diodos luminosos, que además de proporcionar una luz excelente, iluminan más lejos y con mayor anchura, viendo las cunetas correctamente. Permitiendo una conducción más relajada.

Otra opción recomendable para los viajeros nocturnos es al automatismo de las luces de carretera. Se encarga principalmente de hacer uso de las luces de largo alcance cuando es necesario y no molestamos a nadie, después de probar concienzudamente este sistema llegamos a la conclusión de que funciona correctamente y evita el estar pendiente de tener que quitar las luces de largo alcance si nos topamos con otro vehículo. Asociado al sistema Led nos permite llevar más tiempo las luces de carretera encendidas, por ende, mayor vía iluminada más tiempo.

Y por último, y de reciente aparición, Audi incorpora leds de alta potencia para un uso diurno. Siendo vistos desde más distancia. De serie en casi todas las versiones.

Nuestra unidad se podría decir que es Full Led en todos los sentidos. No hace uso de las viejas bombillas halógenas o de incandescencia para iluminar nada, fuera o dentro del habitáculo.

Es más, dentro del vehículo podemos disfrutar de una atractiva y regulable en intensidad o con diferentes colores luz de cortesía o de ambiente. Muy útil y atractivo a la vista.

Impresiones de Conducción
Es evidente que el Q5 de Audi en sus versiones diésel es un vehículo pensado para un uso familiar, no se disponen de motores verdaderamente explosivos con prestaciones que nos dejen con la boca abierta.

En gasolina está el nuevo Audi SQ5 con 354cv y por debajo de este el 2.0 TFSI, que tiene buenas aceleraciones y un gasto de gasolina moderado para la potencia y los KG que tiene que mover desde parado.

En el caso del vehículo probado, el motor 2.0 TDI en su variante más potente, es capaz de mover con mucha solvencia al Q5. Todo gracias a la ayuda del turbo.

Los 190cv son suficientes para una conducción de todo tipo, recupera velocidad de manera rápida, eso sí, debemos exprimir bien la potencia del motor si queremos adelantar o incorporarnos con ligereza en una vía rápida.

A lo largo de la prueba fuimos viendo que el comportamiento del 2.0 TDI es más agradable por pistas de tierra que el motor 2.0 TFSI que aun siendo más potente no es precisamente el idóneo para un uso por campo, donde sus consumos son más elevados.

El TDI consume poco y sube por donde le pidamos sin titubeos. En carretera abierta debemos tener presente que llevamos cerca de 1.900kg de peso, y que los 190cv los mueven con mucha soltura. Pero a la hora de adelantar, antes que nada, debemos comprobar que somos capaces de sobrepasar al vehículo que queremos adelantar, porque con el soplido del turbo parece que podemos con todo y luego pueden venir las sorpresas desagradables.

Frenada
En este tipo de vehículos el peso es determinante, ya que las inercias a la hora de frenar se dejan notar. El peso del Audi Q5 es relativamente moderado, 1.845kg.

El sistema de frenado del Q5 sólo puede recibir elogios por nuestra parte, su comportamiento fue intachable a lo largo de toda la prueba. Se compone por discos ventilados en el eje delantero y discos macizos en el eje trasero. En ambos ejes los discos son de generosas dimensiones.

A la hora de hacer sudar a los frenos del Q5 nos dimos cuenta rápidamente en que íbamos a perder el tiempo intentándolo, son prácticamente infatigables y están muy por encima de las exigencias a las que lo podemos someter. A la hora de frenar repetidamente el sistema funciona con prontitud, con un mordiente correcto que consigue dejar clavado al coche en pocos metros haciendo uso de los sistemas de ayuda a la frenada de emergencia.

El ABS hace aparición en el último trayecto de la frenada siendo poco intrusivo dejando manejar al conductor en todo momento.

Tracción
El Audi Q5 se comercializa con tracción integral quattro o sin ella. Este sistema se compone por un diferencial Torsen que suministra siempre capacidad de tracción a ambos ejes.

Es un diferencial capaz de proporcionar la fuerza necesaria a cada eje de manera automático, donde el conductor no interviene.

No disponemos de reductora ni ayudas para subir pendientes pronunciadas. Pero en el modo “Offroad” si disponemos de toda la capacidad de adherencia y tracción que proporciona el sistema quattro específicamente adaptado para ello.

En descensos pronunciados disponemos como opción de un freno motor eléctrico capaz de mantener la velocidad que escojamos, frenando con suavidad. Muy útil en zonas con piedras sueltas, barro, o pendientes muy pronunciadas.

Estabilidad
En la semana de pruebas tuvimos bastantes pocas horas con lluvia y alguna sin ella, donde aprovechamos a sacar al Audi Q5 a carreteras reviradas. Donde le sacamos el máximo jugo que permitía y la calzada nos dejaba, ya que estaba húmeda.

La suspensión es muy confortable en ocasiones, y dura cuando debe serlo, gracias a los diferentes modos de uso.

Y es que la versión más potente en diésel parece estar más pensada para un uso exclusivo en asfalto.

Con pocos días de lluvia pudimos observar muy de cerca el buen comportamiento con la carretera completamente mojada, y eso que los neumáticos, mixtos para uso en tierra que llevaba la unidad probada, permitieron un excelente uso en mojado. En todo momento dieron lo mejor de sí. Ahora bien, en tierra/barro lo mejor son unos neumáticos para dicho cometido. No mixtos.

Reposacabezas
Los reposacabezas delanteros son regulables en altura e inclinación, no son activos. Los traseros solo son regulables en altura. Tampoco son activos.

Cinturones
El Audi Q5, cuenta con cinco cinturones del tipo estándar, 3 puntos de anclaje, van dotados con pretensores pirotécnicos. A la hora de emprender la marca si no nos ponemos el cinturón un aviso acústico y un símbolo en el cuadro de mandos nos advertirán de que no llevamos el cinturón abrochado, este sistema no se desconecta hasta que detecte el anclaje del cinturón.

Bebes y Niños
El Audi Q5 está pensado para un uso familiar con mayor espacio de carga en el maletero. Se hace ideal para el transporte de nuestros hijos o bebe, podemos llevar todo los bártulos necesarios que el maletero que cuenta espacio suficiente, 550 litros.

Los asientos traseros vienen provistos de anclajes ISOFIX y Top Tether que nos facilitan a la hora de anclar la silla de nuestro bebe.

Airbags
En seguridad activa el Audi Q5 está muy completo, cuenta con 9 Airbags de serie, de conductor, acompañante (desconectable), de cortina delanteros y traseros, laterales también delanteros y traseros. Todo lo que sea por la seguridad de los ocupantes será bien recibido.

Euroncap

Recuperaciones
El Audi Q5 2.0 TDI 190 quattro realiza el 0 a 100 Km. /h en 7,9 segundos y puede alcanzar una velocidad máxima de 218km/h. Son prestaciones muy buenas, y en todo caso más que suficientes para un uso normal y poder mantener velocidades altas sin problemas. Las recuperaciones son buenas, siendo un vehículo rápido para recuperar velocidad en momentos puntuales.

Caja de Cambios
La unidad probada venia equipada con una caja de cambios automática/secuencial S-Tronic que es idéntica a la llamada DSG por Volkswagen, Seat, Skoda. Se compone de dos embragues en seco o en baño de aceite, que puede disponer de 6 o 7 marchas.

La probada en esta unidad es la de 7 marchas. Que además de un mayor agrado en conducción sobre todo por ciudad logra unos consumos muy contenidos y unas mayores prestaciones, siendo naturalmente más rápida cambiando que una persona no experimentada.

La caja de cambios dispone de tres modos de uso, el más normal es el D, que simplemente busca una conducción tranquila con bajos consumos y subiendo marchas muy pronto. El S, que como todos sabemos es el modo Sport, estira las marchas hasta el corte de inyección si así lo requiere el momento, manteniendo la misma marcha más tiempo engranada. Y por último el modo secuencial que nos permite cambiar de marcha a las revoluciones que nosotros veamos convenientes, nos obstante existen unos sistemas de seguridad a modo de protección que imposibilitan hacer reducciones fulgurantes o intentar pasar de régimen al motor.

Circulando por Carretera
En carretera el Audi Q5 nos sorprenderá por su alta capacidad de motricidad y agarre, es un vehículo que se puede conducir de forma muy rápida y, que también, es válido para el día a día por su propulsor que tiene unos consumos muy contenidos en carretera y autopista.

En carreteras con el firme en mal estado o con desniveles mal asfaltado iremos pegando pequeños “botecitos” dentro del Audi, esto es debido a la dureza de la suspensión S-Line en el modo Dynamic. Es un poco molesto pero es el pequeño precio que hay que pagar si queremos un vehículo literalmente soldado al asfalto en cada curva.

Con el modo Auto o Comfort no sucede igual.

Circulando por Autopista
En autopista nos embargara el silencio, los buenos aislantes acústicos del Audi Q5 no dejan que se filtre apenas el ruido o vibraciones del motor al habitáculo.

Lo mismo sucede con el sonido de rodadura de los neumáticos al interior, no se filtra en exceso.

El Q5 es un vehículo que para viajar es excelente, su cómodo puesto de conducción y alta autonomía lo hacen perfecto para tal fin. Los consumos una vez lanzado a 120 Km. /h son realmente contenidos, consumiendo medias de unos 6 litros a los 100km recorridos.

Para este uso el motor 2.0 TDI de 190cv es excelente. Teniendo en cuenta la tracción quattro. El consumo homologado por la marca para este tipo de vía es de 4,9 litros a los 100km recorridos. Dependiendo del uso que se haga de la potencia se resentirá más o menos el consumo. Nosotros hemos obtenido consumos bajos de unos 6 litros o, por ejemplo, de más de 8 litros. Todo depende del uso que se le dé.

Circulando por Ciudad
En ciudad el Audi Q5 es fácil de conducir y aparcar, con un tamaño medio de poco menos de 4,7 metros y una dirección precisa, podemos aparcar en sitios pequeños con la ayuda de los sistemas de aparcamiento.

El consumo por ciudad es algo más elevado, pero si tenemos en cuenta de que tenemos 190cv bajo el pedal derecho y que cada vez que emprendemos la marcha movemos cerca de 1900kg es lógico.

El consumo homologado en ciudad es de 5,3 litros a los 100km. Nuestro consumo fue cercano a los 8 litros.

En tierra, el Audi Q5 con este propulsor es bastante ahorrador de combustible, podemos tener medias inferiores a los 8 litros sin problemas, por ello para un uso en campo es ideal la mecánica diésel.

Calidad de Acabados
Los acabados del Audi Q5 siguen la regla general de la marca Audi, excelentes terminaciones, ajustes correctos que con el tiempo no tienden a sufrir problemas.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en la confección del Audi Q5 gozan de los mejores sistemas de calidad, siendo de un buen nivel. Tanto los plásticos menos visibles como el cuero de los asientos.

La Opinión del Probador

Después de convivir una semana con el nuevo Audi Q5 es fácil ver y notar las diferencias con el anterior modelo que ya probamos hace unos años con el, ya desaparecido, 3.2 FSI V6 de 270cv.

Cuando el Q5 hizo acto de presencia en el mercado fue sin duda el precursor de lo que hoy llamamos SUV junto a otros modelos como el BMW X5 o el X3.

El nuevo Q5 se ha modernizado en todos los sentidos, no solo a nivel estético, a nivel tecnológico ha cambiado y mucho si lo comparamos con su antecesor. Desde mejores mecánicas, más austeras en cuanto a consumo y emisiones nocivas. También se puede ver el avance en asistentes de la conducción que nos ayudan en el día a día para estar más seguros en nuestro vehículo.

A nivel estético el Q5 es ahora más serio, más “fuertote” con mayor empaque, se parece mucho a su hermano mayor el Q7.

Después de realizarle varios cientos de kilómetros nos ha quedado claro que el Q5 es sin duda un SUV muy polivalente y valido para todo. Desde uso urbano a uso por pistas de tierra y, por su puesto, para largos viajes.

Si te gustan los SUV y el Q3 es pequeño y el Q7 demasiado grande, ya sabes, el Q5 es tu clara opción, no te defraudara.

Conclusiones
En resumen, el nuevo Audi Q5 es la versión off road media de Audi. Su funcionamiento es bueno en todos los aspectos. Va muy bien en carretera. Y no lo hace nada mal en pistas de tierra.

Exteriormente es un vehículo muy agraciado, que llama la atención. Interiormente se nota la buena calidad en plásticos y pieles. Cuenta con un buen puesto de conducción con el que podremos realizar viajes largos sin ningún tipo de problema.

 


A favor:

Polivalente, potencia, cambio automático.


A mejorar:

Peso, precio extras.


 

Datos Técnicos

Versión: 2.0 TDI 190cv Puertas: 5
Cilíndros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 400 Nm de 1750 a 3000 rpm Maletero: 550 litros
Distribución: Dos árboles de levas en la culata Peso: 1845 Kgs.
Alimentación: Diesel- inyección directa

Turbo, geometría variable

Intercooler,

Depósito: 65 litros
Tracción: Total, quattro Velocidad: 218 km/h
Cambio: Automática, 7 velocidades

 

Consumos

Consumo urbano 5,3 (l/100 km)
Consumo extraurbano 4,7 (l/100 km)
Consumo medio 4,9 (l/100 km)
Emisiones de CO2 129 (gr/km)
Normativa de emisiones Euro 6

 

Cotas de todo terreno
 

Ángulo de entrada (grados)

25
Ángulo de salida (grados) 17
Ángulo ventral (grados) 17
Altura libre (mm) 208
Altura vadeo (mm)

 

Dimensiones

Largo / ancho / alto (mm)                                        4663 / 1893 / 1659

 


0 a 100 km/h: 7,9 segundos


Precio de unidad probada sin extras y sin descuento: desde 49500€


 

 

Galería de fotos

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *