Audi A4 Avant Sport Edition 3.0 V6 TDI 272cv quattro – cómodo, rápido, espacioso y familiar

En estas fechas tras el parón vacacional os traemos la prueba de la nueva berlina familiar de la marca alemana de los aros, el Audi A4 Avant, en su acabado Sport y dotado del propulsor muy interesante 3.0 V6 TDI que en esta unidad eroga una potencia resultante de 272cv.

Asociado a una caja automática tiptronic de 8 relaciones perfectamente escalonadas y perfectamente coordinada con el motor a la hora de exprimir todo su potencial que es mucho.

El nuevo Audi A4 Avant no solo ha sufrido un cambio estético muy acertado dotándole de una imagen más seria y renovado, si no que implementa novedades de última tecnología que hermanos de gama ya llevan beneficiándose desde hace unos meses.

Como por ejemplo el cuadro de instrumentos digital – virtual cockpit -, mediante una pantalla de cristal líquido (TFT) que permite y convierte al cuadro en un verdadero ordenador de a bordo, en el que la información es tanta que, en ocasiones, nos vemos desbordados con lo que antiguamente estábamos acostumbrados.

Audi ha conseguido mediante un sistema muy fácil de usar que podamos ver todos los datos necesarios de un simple vistazo, incluso el propio navegador se puede ver desde el cuadro de instrumentos.

Son avances que hace tan solo una década eran impensables y, hoy día, empiezan a ser imprescindibles. Os puedo asegurar que una vez te acostumbras a dicho cuadro de instrumentos – cuestión de minutos – no quieres otros “antiguos” con sus vetustas agujas analógicas. Es tan fácil de usar que una vez probado no se quiere volver atrás.

Se puede decir que Audi ha sido la pionera en este aspecto, pero no es la única marca de coches que está haciendo uso de esta tecnología. BMW poco a poco también la está empezando a implementar en sus vehículos. Al igual que otras marcas, es un sistema muy vistoso y barato de implantar en los nuevos vehículos.

Volviendo a los aspectos físicos, externamente el Audi A4 Avant como la versión berlina y como pasa cada vez que sale una versión nueva o re-estilizada, es más grande, sobre todo en longitud. Proporciona más espacio al interior y mayor capacidad de carga. Cada vez más cercanos a los 4,8 metros de longitud. Se podría decir que ya no se trata de una pequeña berlina.

Paragolpes, llantas, faros, y más, todo ello de nueva construcción. En el interior, al igual que en el exterior, los nuevos modelos de Audi siguen los paso de los Audi actuales, tienen parecidos todos entre ellos. Y no es difícil encontrar similitudes con el Audi TT, por poner un ejemplo.

El puesto de conducción, amplio, cómodo y muy versátil. La unidad probada venía muy acertadamente equipada con el kit S-Line tanto exterior como interior. Dicho kit, por decirlo de una manera resumida altera tanto visualmente como dinámicamente al Audi A4 Avant. Los asientos son de corte más deportivo, sujetan mejor el cuerpo en zonas reviradas, sin perder la alta comodidad que les caracteriza.

Exteriormente los cambios son más apreciables, sobre todo por los paragolpes, llantas, en incluso la menor altura del vehículo por la suspensión más baja y enérgica.

El pasado año 2014 pudimos probar el ya desaparecido y anterior versión del Audi A4 dotado con el motor 2.0 TDI 150cv y, el año pasado 2016 el actual Audi A5 con el mismo motor TDI de 150cv. En ambos casos el comportamiento de los vehículos fue bueno como era de esperar.

Y naturalmente existen ciertas similitudes entre ambas unidades, ambas dotadas del mismo motor – 2.0 TDI- con misma potencia – 150cv- y, también, con kit S-Line. Pero, a nivel dinámico es curioso cómo se aprecian muy notoriamente las diferencias en el caminar entre ambos.

El anterior Audi A4, por su suspensión y, sobre todo, por su perfil de neumáticos “calzaba” unas llantas de 19” con neumáticos de 235/35. Se notaba más seco y más duro en compresión.

La unidad probada ahora, dependiendo del uso y del modo seleccionado en el Audi Drive Select, puede ser altamente confortable o, en el modo Dynamic, volverse rápidamente capaz de transitar de manera rápida y eficiente por tramos muy revirados. Aun así nos pareció que la suspensión del nuevo Audi A4 Avant es más conservadora que la de su antecesor. Se nota que a pesar de ser una berlina que linda con la barrera de los 300cv gracias al V6 TDI sigue siendo confortable e ideal para largos trayectos o viajes.

Visibilidad
Como cualquier otra berlina de este segmento la visibilidad no suele ser su punto fuerte, sobre todo la trasera. En el caso del Avant, mejora considerablemente en relación con la berlina normal.

El conductor una vez dispuesto a conducir tiene buena visión de casi todo los ángulos del vehículo.

Los retrovisores tanto los exteriores como el interior ayudan por su buen tamaño. La única “pega” es la visión trasera, la luna trasera es pequeña y los reposacabezas limitan aún más la visión. Pero en nuestra unidad esto no era un problema, ya que incorporaba el sistema de ayuda para aparcar con cámara de video de una más que correcta nitidez que ayuda y mucho a cualquier tipo de maniobra.

Los retrovisores exteriores montaban el opcional de ser, calefactable, con memoria, poderese recoger automáticamente al cerrar el vehículo y el detector de vehículos en el ángulo muerto.

Por la noche los faros de tecnología MATRIX LED montados en el Audi hacen que se vuelva de día, la iluminación es potente y de mucha amplitud, nuestra unidad disponía de cambio automático de luces cortas a largas. Sistema que ya probamos en el anterior Audi A4. Nos pareció que aún le falta ser algo más pulido. En este Audi A4 su funcionamiento ha mejorado mucho. Siendo más rápido en la transición entre las luces cortas a las largas y viceversa. Evitando deslumbrar al vehículo que viene de frente.

También hemos notado como ahora sí quita las largas al pasar por zonas con carteles. Éstos al reflejar, el sensor lo interpretaba como otro vehículo.

El Audi A4 ha dejado en el olvido a los faros halógenos para siempre, ahora, los faros de serie para todos sus acabados son los faros con tecnología de xenón. Indudablemente más capaz que los ya superados faros halógenos.

Existen por encima dos versiones de los faros de tecnología LED, los “normales” que hacen uso de diodos luminosos tanto para luces de cruce como para de largo alcance y los Matrix LED, que no solo hacen uso de diodos luminoso de alta potencia si no que son capaces de modificar el haz de luz para iluminar toda la calzada incluso en curva.

Nuestra unidad montaba los faros de LED “MATRIX”. Su funcionamiento nos pareció muy interesante, ya que justo los días de la prueba nos topamos con varios episodios lluviosos que es donde de verdad unos faros deben dar lo mejor de sí. Una calzada oscurecida y brillante por el agua tiende a absorber en gran medida la potencia lumínica de los faros. Y dependiendo del color y los grados Kelvin de las bombillas se nota más o menos este fenómeno.

Con las antiguas bombillas halógenas y unos grados kelvin aproximadamente de 3200ºK su luz era tirando a amarillenta, que en este tipo de situaciones funcionaba y funciona muy bien y tiende a cansar menos la vista. Los faros de xenón, dependiendo del fabricante oscilan entre los 4300ºK a más de 6000ºK. Incluso 12000ºK, que proporcionan una luz muy violeta y que pierden lúmenes considerablemente.

Las marcas usan desde los 4300 a los 6000 grados Kelvin respectivamente. Su luz es más blanca tirando a azulada. Y es en momentos de lluvia donde, a pesar de su mayor cantidad de lúmenes y potencia, parecen iluminar menos. Del mismo modo sucede con los LED, luz más azulada, que con buena cantidad lumínica es en situaciones de asfalto mojado a lluvia donde deben dar lo mejor. En el caso del Audi probado los Matrix LED han ido mejorando con el paso de los años. Cada vez funcionan mejor. Y el sistema de poder hacer uso las luces de carretera sin deslumbrar al vehículo que viene de frente es muy interesante. Y su funcionamiento muy logrado.

Impresiones de Conducción
El Audi A4 con motor 3.0 TDI se comercializa actualmente con dos potencias. 218cv la más baja y 272cv la más prestacional.

La potencia más alta corresponde a la unidad probada. Por encima del 3.0 TDI está el 3.0 TFSI V6. Con una potencia de 354cv en la versión S4 y 450cv en el 2.9 TFSI.

En gasolina el acceso a la gama es con el 1.4 TSI de 150cv. Por encima podemos encontrar el 2.0 TFSI con potencias de 190cv para la versión Ultra y 252cv.

Gracias al kit S-Line y una suspensión más enérgica que invita a ello. También por los tremendos “rodillos” que llevaba por ruedas nuestra unidad. Tanto en el eje delantero como en el trasero montaba neumáticos de 245/35/19″. Que la verdad son los más acordes para los exuberantes 600Nm de par motor que suministra el V6 TDI que puede llegar a poner en apuros al mejor neumático. Gracias a la tracción total permanente quattro es muy fácil aprovechar al máximo la potencia disponible del propulsor que es mucha. Empuja con fuerza desde muy bajo régimen, tan solo 1500 rpm. Y sube de vueltas con tremenda alegría además de aderezado de un bonito sonido del motor hasta pasadas las 4500 vueltas.

La potencia máxima, como en la mayoría de mecánicas diésel, se obtiene a las 4000 revoluciones. En el caso del 3.0 V6 TDI la franja es algo más amplia, desde las 3250 a las 4250 rpm ya obtenemos los 272cv.

Frenada
El Audi A4 Avant no solo es belleza y potencia, también cuenta con un equipo de frenos muy acorde.

Los delanteros son ventilados y sobredimensionados, los traseros macizos. La capacidad de frenada que otorgan estos frenos es bastante alta y efectiva, aun solicitando frenadas largas no se aprecia una fatiga por parte de los frenos. El ABS es muy poco intrusivo y solo hace aparición cuando es necesario permitiendo al conductor en una frenada de emergencia poder mover el volante y no bloquear las ruedas.

Tracción
Nuestra unidad es tracción total permanente gracias al sistema quattro gobernado por un diferencial Torsen.

Es capital que con un motor como el 3.0 TDI dada su potencia y par motor disponer de la tracción quattro, por ello con este motor es de serie.

La tracción delantera queda asociada a versiones y motorizaciones menos potentes.

A la hora de realizar la prueba dinámica en zonas reviradas no apreciamos pérdidas ni deslizamientos acusados en el Audi A4 Avant, es más, decir que el límite de pérdida de adherencia de este vehículo con buen calzado es muy alto. Y muy fácil de llevar rápido, lo permite todo.

Se nota lo bien asentado que va, con una alta estabilidad proporcionada por una larga batalla y distancia entre ejes. Sin duda es un coche ideal para realizar todo uso, pero donde más destaca es en viajes. Su alto confort de marcha, pudiendo regular la dureza de la suspensión, le permite que aun sea más cómodo.

Estabilidad
Este Audi A4 Avant es una verdadera lapa para el asfalto, tiene todas las cualidades para ello.

Cuenta con una suspensión enérgica, que no molesta. Unos neumáticos de buen tamaño y un perfil bajo. Este vehículo da mucha seguridad y confianza al que lo conduce en zonas reviradas, tiene el límite de perdida de adherencia muy alto. Y en el momento que notamos que subvira o sobrevira el control de estabilidad (ESP) hace aparición, y con una suavidad magistral coloca el coche en la trazada correcta. Es tan suave la función del ESP que casi es inapreciable.

Reposacabezas
El Audi A4 viene equipado con 5 reposacabezas, los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros por su parte son regulables en altura solamente.

Cinturones
Como sucede en el caso de los reposacabezas, el Audi A4 dispone de 5 cinturones del tipo estándar de tres puntos de anclaje. Los delanteros además incorporan pretensores pirotécnicos.

Bebes y Niños
El Audi A4 Avant es una berlina familiar del segmento medio, aunque nuestra unidad no lo pareciera por imagen y buenos acabados.

Es un vehículo perfecto para una familia; es espacioso por dentro y practico.

El acceso a las plazas traseras es rápido y cómodo. Introducir una sillita de bebe no supone ningún problema ni esfuerzo. Los anclajes ISOFIX y TopTether que el Audi lleva en los asientos traseros nos facilitan la labor a la hora de colocar la sillita, simplemente con encajarla está resuelto.

Su maletero, con 505 litros de cubicaje se muestra muy capaz. La boca de acceso es casi plana y permite la carga de objetos voluminosos.

La apertura del maletero es eléctrica y con tan solo tocar un botón podremos abrirlo o cerrarlo sin esfuerzo.

Airbags
El Audi A4 Avant viene provisto de nueve Airbag de serie, como opción no se contempla ninguno más.

Euroncap

Recuperaciones
En recuperaciones y aceleraciones este Audi no presenta problemas, su propulsor diésel lo mueve con mucha solvencia, la respuesta es inmediata. La aceleración del Audi en el 0 a 100 es de 5,4 segundos. La velocidad máxima auto limitada es de 250 Km. /h.

El cambio automático de 8 relaciones permite que el conductor no tenga que estar pendiente en mediar entre que marcha es la más acorde para una recuperación más rápida.

A pesar de ello, el alto par motor del 3.0 TDI y una vez superadas las 2000 revoluciones permite unas recuperaciones y facilidad de ganar velocidad con suma rapidez.

Caja de Cambios
En el caso de optar por una caja manual, esta es de 6 relaciones con un tacto preciso al interactuar con la palanca, de un guiado correcto y de sensación mecánica al insertar la marcha. No da lugar a errores.

En el caso de la caja automática Tiptronic el escalonado entre marchas está muy bien pensado y logrado, permite sacarle jugo a los 272cv y, a la vez, poder disfrutar de unos consumos muy bajos en las marchas más largas.

Es en conducción decidida donde nos ha parecido que la caja es un poco lenta, haciendo perder esas décimas de segundo que tan importante son para aprovechar al máximo la capacidad de aceleración del propulsor.

Si comparamos la caja Tiptronic de convertidor de Par con la caja S-Tronic de doble embrague, ambas automáticas, las diferencias entre ellas son menores de lo que cabría esperar. El funcionamiento de la Tiptronic es más suave que una caja de doble embrague, si bien es algo más lenta en la transición de cambios de marchas, algo casi inapreciable.

Sin duda para motores como el 3.0 V6 TDI es mejor la caja de convertidor de par, aguanta mejor las embestidas de potencia del propulsor.

Circulando por Carretera
Hemos de confesar que, aun tratándose de un Audi A4 Avant con motorización diésel, donde más se disfruta este vehículo y lo hemos disfrutado, es en carreteras de doble sentido y puertos de montaña. Por su puesto su filosofía de alto confort también nos deja realizar altas kilometradas en nuestras autovías sin acusar apenas cansancio.

Y todo gracias a la ejemplar estabilidad que presenta este Audi. Que en conjunto con el kit S-Line se convierte en un devorador incansable de curvas y kilómetros. Es un vehículo ideal para viajar, pero también lo es para soltar adrenalina.

Un increíble equilibrio entre estos dos mundos, tan dispares en ocasiones. Casi siempre es difícil disponer de un vehículo que sea bueno para viajes largos y para tramos revirados con curvas lentas. Este A4 Avant puede con ambas cosas. Naturalmente el 3.0 TDI de 272cv acompaña en la tarea, sus casi 300cv resultantes son, para todos los mortales, suficientes para desempeñar cualquier tipo de maniobra con el coche. Adelantar es cosa de niños, otorga una seguridad en este sentido altísima. Siempre, y me refiero a siempre, se podrá adelantar con seguridad con el A4 Avant dotado de este propulsor y potencia. Con independencia de la marcha, para eso está la caja Tiptronic. Sin importarnos si llueve o no, la tracción quattro sacara a relucir toda la potencia.

En una conducción normal, se pueden realizar consumos medios de poco más de 6,5 litros a los 100km recorridos si hacemos uso del modo Efficiency. El modo eficiente de Audi. Que permite un menor gasto de carburante sin apenas perdidas reales de prestaciones.

Sin el activado es fácil lindar con los 7 litros de media en carretera, fuera de ella, en poblado, podremos ver cifras más cercanas a los 8 e incluso 9 litros dependiendo del uso del coche.

Aunque es un motor que gasta poco para la potencia que entrega no deja de ser un 3 litros V6 Turbo y se ha de alimentar. Y si se le exige su máxima capacidad de aceleración el consumo, como es obvio, se resiente. Pero siempre gastará menos que una mecánica homologa de gasolina.

Circulando por Autopista
En autopista el Audi A4 Avant se muestra tranquilo, dócil y cómodo. Destacar el buen trabajo efectuado por parte de Audi en la suspensión. Es una suspensión enérgica, de corto recorrido, pero que filtra de sobresaliente todas las irregularidades del pavimento, sin que los ocupantes sufran molestos movimientos, sobre todo en modo confort o efficiency.

El consumo en autopista/autovía es muy ajustado, rodando unos cientos de kilómetros por ellas, el consumo medio bajo hasta los 6,4 litros a los 100. Al igual que en el caso de la carretera, el consumo homologado es más optimista 4,8 litros.

Circulando por Ciudad
En ciudad es una berlina cómoda, de fácil conducción y bajo consumo. Su tamaño de 4,725 metros de longitud permite desenvolverse con rapidez por la urbe.

El consumo en ciudad lógicamente es más alto, nuestro consumo fue en ocasiones superior a los 7 y 8 litros a los cien km recorridos. El consumo homologado es de 5,6 litros a los 100 km recorridos. Cuenta con Stop & Start, muy útil en ciudad, donde se le saca mucho partido.

La Opinión del Probador

Es indudable que el Audi A4, berlina del segmento medio, es uno de los vehículos que más se vende en la actualidad, con independencia de acabado y motorización. Casi siempre con el 2.0 TDI que ya pudimos probar el año pasado y nos dejó gratamente satisfechos con su buen hacer.

En esta ocasión nos hemos puesto a los mandos de la versión más potente y prestacional del A4 en diésel, animada por el potente 3.0 TDI de 272cv. Un motor poderoso, de entrega casi instantánea de potencia. Y, por qué no decirlo, con un bonito sonido a pesar de ser diésel.

Es un motor que encaja como un guante en el Audi A4, y más ahora que todo es “downsizing” y cada vez quedan menos motores de estas cilindradas. Hoy día un 3 litros se considera un motor grande, porque es el tope de gama en los diésel. Que recordemos muchos motores diésel de potencias más bajas tienen cilindradas muy bajas.

Por encima de la mecánica V6 TDI están las versiones más potentes S4 y RS4 para los amantes de la adrenalina y la deportividad. Ambos con potencias de 354 y 450cv respectivamente.

Por nuestra parte el Audi A4 Avant que hemos tenido a prueba estos días nos ha satisfecho en casi todos los aspectos, siempre hay algo que se puede mejorar, pero en este caso el A4 está muy bien hecho y es capaz de satisfacer a cualquier cliente.

Desde su manera de caminar, de entregar la potencia, sus materiales de construcción acabados. Ayudas disponibles, capacidad de carga, espacio interior. Sistemas multimedia, sistemas de seguridad. Todo al día y de última hornada, como debe ser.

Sin duda el A4 Avant dotado de este motor es una rara avis, pero que, si se puede, sin duda optaría por él. La seguridad y confianza que le otorga al conductor es palpable en todo momento, no por llevar un motor potente se ha de abusar de su potencia, en absoluto, pero es en los momentos clave de adelantamientos o incorporaciones donde esta potencia es ideal.

Sin haber pasado por nuestras manos aun el S4 o el RS4 por su reciente lanzamiento el 3.0 TDI V6 es un excelente candidato para cualquier uso. Y a la vez deportivo y prestacional. Con el modo Dynamic activado cambia su carácter y nos enseña los dientes.

Calidad de Acabados
En el nuevo Audi A4 Avant prima la calidad tanto de los materiales como de todo el conjunto. Las telas, pieles y guarnecidos son de muy buena calidad. Los ajustes y acabados son también correctos.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en el nuevo Audi A4 son de alta calidad, convencen a la vista y al tacto.

Conclusiones
En conclusión el nuevo Audi A4 Avant 3.0 TDI 272cv en acabado Sport es toda una berlina familiar, sus acabados son excelentes al igual que sus materiales.

Lo que más destaca en esta berlina es su buen hacer en todos los sentidos. El equilibrio que muestra entre comodidad y deportividad. Dos palabras que difícilmente pueden ir hermanadas. Los consumos muy bajos y alta autonomía. Aunque nos hubiera gustado, como en antaño, un deposito más capaz. De mínimo 70 litros y no los 58 que tiene.

Espacioso por dentro y práctico. En definitiva, el nuevo Audi A4 ha crecido en todos los aspectos, no solo en tamaño. A nivel tecnológico está a la vanguardia con sistema como el virtual cockpit o el uso de tecnología LED en todas las luces del vehículo.

 


A favor:

Consumos, motor, tracción quattro.


A mejorar:

Sonido rodadura neumáticos, Depósito pequeño.


 

Datos Técnicos

Versión: 3.0 TDI Diésel 272cv Puertas: 5
Cilíndros: 6 en V Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 600 Nm de 1500 a 3000 rpm Maletero: 505 litros
Distribución: Dos árboles de levas en cada culata Peso: 1770 Kgs.
Alimentación: Diésel- inyección directa

Turbo diésel – Inyección directa-

Intercooler – Admisión variable

Depósito: 58 litros
Tracción: Total – quattro Velocidad: 250 km/h
Cambio: Automática, 8 velocidades

 


0 a 100 km/h: 5,4 segundos


Precio de unidad probada sin extras y con descuentos: desde 55070 €


 

Galería de fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *