Skoda Octavia Combi RS 2.0 TSI 230cv DSG – familiar con carácter deportivo

Hace ya unos años probamos la versión RS con motor diésel del actual Octavia, el 2.0 TDI de 184cv en conjunto con el cambio DSG de 6 velocidades. Aunque ya han pasado unos años de dicha prueba que puedes recordar aquí, si teniendo presente lo que me dejo huella del Octavia RS con el 2.0 TDI de 184cv. Se puede resumir en pocas palabras; rápido, divertido en tramos virados y con unos bajos consumos. Un coche que permite hacer uso diario de él sin tener que dejar de lado su parte deportiva.

Ahora es el turno de su hermano mayor con el 2.0 TSI, nuestra unidad montaba la variante más potente de 230cv y cambio DSG, casi imprescindible para un coche como este, solo por oír los petardeos que emiten los escapes entre cambios de marcha merece la pena el desembolso extra.

La unidad probada es Combi, mayor espacio de carga con un maletero muy generoso en dimensiones y capacidad de uso, con un suelo completamente plano, al igual que la boca de entrada, que permite introducir objetos voluminosos sin apenas esfuerzo.

Externamente la familia más deportiva de los Skoda, los RS siempre se han diferenciado claramente de los otros modelos de la gama, su imagen más deportiva pero a la vez sin perder clase y seriedad los hacen únicos. En el caso de la unidad probada así es. Es un perfecto vehículo para viajar con la familia, pero teniendo siempre a nuestro favor su carácter racing, su carácter RS. Y lo tenemos fácil, desde el selector de modos, mediante un botón alojado al lado de la palanca de cambios podemos cambiar entre diferentes modos de uso, y con seleccionar el modo Sport despertamos a la bestia. Mayor sonido de motor y escape, la suspensión se endurece al igual que la dirección. La caja DSG se pone también en modo Sport, apurando más las marchas.

Pero si queremos ir tranquilos con seleccionar el modo normal, dispondremos de toda la potencia del motor pero de forma más relajada. Y si queremos hacer buenos consumos el modo ECO es ideal para ello, sin perder apenas prestaciones podremos conseguir unos bajos consumos con mayor autonomía.

El interior del Octavia RS es también diferente al de otros acabados de la gama. Asientos deportivos que sujetan de maravilla el cuerpo. Serigrafiados con las letras “RS”.

El volante, freno de mano y palanca de cambios forrados en piel presentan un buen tacto.

El puesto de conducción consigue que en pocos minutos adoptemos la postura correcta ante el volante gracias a los múltiples reglajes que dispone el asiento y el ajuste en altura y profundidad del volante. El salpicadero es sobrio y denota buena calidad tanto al tacto como visualmente.

Visibilidad
El Skoda Octavia RS se comercializa con faros bi-xenon de serie, nuestra unidad, evidentemente contaba con ellos. Los faros de xenón dejan patente su clara superioridad frente a los tradicionales faros dotados de bombillas halógenas. Teniendo una mayor cantidad lumínica, mayor anchura iluminada y una duración más alta de uso en cuanto a las bombillas convencionales.

Decir que los faros del Octavia son de lo mejor en su gama, a pesar de no ser de tecnología LED iluminan muy bien.

La visibilidad del Octavia es a la fuerza correcta, no tenemos impedimentos que nos resten visibilidad, solo y como ya es costumbre, los reposacabezas traseros, no obstante si los regulamos correctamente no tendremos mayor problema.

La visibilidad fronto/lateral sigue siendo estupenda, no difiere del Octavia anterior.

Impresiones de Conducción
Habiendo probado casi en su totalidad las anteriores versiones RS del Octavia, la actual cuenta con modificaciones que no le hacen perder ese espíritu de deportividad que lo hace ser un vehículo rápido pero de uso diario.

Como es habitual en este tipo de vehículos, fuimos a nuestra zona revirada de pruebas a poner en “apuros” a su bastidor. Ya que difícilmente se le puede poner en apuros en una conducción diaria y, la verdad, en una zona virada tampoco es que se le saque todo el potencial que tiene el buen y afinado batidor del Octavia y las altas cualidades dinámicas. El 2.0 TSI es incansable en cuanto a empuje ser refiere, desde muy bajas vueltas nos empieza a pegar contra el asiento sin desfallecer hasta pasadas las 6000 revoluciones. Todo ello aderezado con un bonito sonido proveniente del motor. Nos ha faltado más sonido de escape que, aunque suena muy bien, se echa en falta que suene más en el modo Sport.

Cuenta con una suspensión muy firme y capaz de retener las oscilaciones de la carrocería en tramos virados. Permitiendo un alto paso por curva, donde se mostró muy neutro en reacciones.

Es subvirador al límite, pero fácilmente gobernable, deja un leve deslizamiento antes de que el control de estabilidad ESP entre en acción.

Frenada
Skoda siempre ha optado por utilizar frenos de una tamaño acorde a las prestaciones del vehículo, dotándolo de una buena capacidad de frenada. Montando, en este caso, frenos ventilados de 340mm en el eje delantero, y macizos de 280mm en el trasero.

Este equipo de frenos cumple con su función sin titubear, frena con contundencia. Y demuestra que en las frenadas de emergencia trabaja al 100% parando el Skoda en pocos metros con una eficacia envidiable.

Dispone de ayudas electrónicas como ABS de última generación, ASR, ESP, EBD, MSR, ayuda a la frenada de emergencia.

Cuando probamos la versión RS del Octavia con el 2.0 TDI de 184cv nos asombró que llevara un equipo de frenos que se presupone es para versiones más deportivas, como la que es objeto de esta prueba que monta el mismo equipo de frenos, discos de 340mm delante.

Al igual que dijimos en a prueba del RS 2.0 TDI, todo lo que sea unos frenos mejores, más capaces y que acorten las frenadas, bienvenidos sean. En el caso del Octavia el equipo de frenos funciona muy bien.

Tracción
El Octavia RS 2.0 TSI cuenta con sistemas electrónicos para mitigar en la medida de lo posible las pérdidas de tracción/adherencia. Sin estos sistemas conectados, las pérdidas de tracción son notables dalo el alto par a bajas vueltas que proporciona el motor TSI.

Por ello, con los sistemas conectados en arrancadas es relativamente difícil sufrir pérdidas de tracción. En marcha si puede llegar a ser más probable, sobre todo en una conducción más deportiva si andamos por carreteras reviradas, pero eso ya entra en el estilo de conducción de cada uno.

El motor 2.0 TDI de 184cv tiene la opción de poder hacer uso de la tracción 4×4, lamentablemente solo es exclusiva para versión TDI. Una lástima que el 2.0 TSI de 230cv no pueda beneficiarse de la tracción total sería sin duda un buen “aparato” que incluso se comería a muchos de sus hermanos mayores…

Estabilidad
Con el acabado RS las pretensiones deportivas son evidentes, su configuración de suspensión está pensada para un uso deportivo pero sin obviar el confort. Para que los ocupantes no sufran bruscos golpes por una suspensión muy dura y seca. Y la verdad, es que lo consigue.

La suspensión de este Octavia RS 2.0 TSI es envidiable en cuanto a efectividad, los baches, badenes y resaltos no serán una tortura a pesar de la dureza de la suspensión y el bajo perfil de los neumáticos.

Este tipo de suspensión, rígida y enérgica, funciona de maravilla en vías reviradas, donde las curvas se suceden una tras otra. En este terreno, la suspensión cumple sobradamente.

Cuenta con ESP de serie, desconectable parcialmente, ya que siempre está latente.

Reposacabezas
El Skoda Octavia RS homologa cinco plazas disponibles con sus correspondientes reposacabezas. Los delanteros no son regulables en altura e inclinación. Los traseros carecen de regulación de inclinación, solo son regulables en altura.

Cinturones
Al igual que en el caso de los reposacabezas, el Skoda Octavia RS viene provisto de 5 cinturones de tres puntos de anclajes, es decir, de tipo estándar. Los delanteros llevan pretensores pirotécnicos. Aviso acústico si no nos ponemos el cinturón al emprender la marcha.

Bebes y Niños
El Octavia, con independencia de su acabado o tipo de carrocería es ideal para un uso familiar.

Tiene un buen acceso a las plazas traseras, provistas de anclajes ISOFIX para las sillitas de bebes. Un maletero que aumenta en capacidad dependiendo del tipo de carroceria, cuenta con 610 litros de capacidad para la versión Combi. Que no presentará problemas para transportar todo lo necesario de nuestros descendientes.

Airbags
En seguridad pasiva el Skoda Octavia RS viene bien surtido, de serie trae 9 airbags.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Skoda Octavia obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 5 estrellas para la protección infantil un total de 36 puntos sobre 39.

Recuperaciones
El motor TSI de 2 litros de cubicaje y sus 230cv son capaces de catapultar al Octavia de 0 a 100km/h en 7,0 segundos, son cifras realmente muy atractivas.

La velocidad máxima según ficha técnica es de 245 Km. /h. La capacidad de recuperación del nuevo Octavia RS 2.0 TSI de 230cv es muy buena.

Disponemos de potencia desde muy bajas vueltas, la aparición del soplido del turbocompresor se hace patente desde las 2000 revoluciones. Empujando sin desfallecer hasta superadas las 6000 revoluciones. La potencia máxima la entrega a 6200 revoluciones. Pudiendo exceder levemente este régimen si fuera necesario.

Caja de Cambios
El Skoda Octavia RS se comercializa con cambio manual de 6 relaciones o con cambio automático DSG. Nuestra unidad montaba este último en su variante de 6 velocidades.

El DSG le da un plus de confort al Octavia sin restarle potencia o aumentar el consumo. Para un uso en ciudad es una maravilla, nos despreocuparemos por completo del embargue, los atascos se nos harán menos pesados.

El uso del cambio automático DSG es muy sencillo, existen varios modos, D y S, N de Neutro (Punto muerto) P de Parking. Y la R de la marcha atrás. Tanto la D como la S son válidas para emprender la marcha, la D es el modo más utilizado, los cambios entre marcha son normales y busca el ahorro, la S es todo lo contrario exprime más el motor buscando la máxima aceleración en todo momento.

Y por último el modo secuencial, que podemos hacer uso de él desde la palanca con un leve toque subiremos a bajaremos marcha a nuestro antojo, desde el volante con las levas podemos hacerlo mismo.

Circulando por Carretera
En carretera el Skoda Octavia RS 2.0 TSI guarda un excelente y evidente equilibrio entre confort de marcha y deportividad. Con potencia de sobra para encarar adelantamientos o recuperaciones rápidas.

Sonoridad dentro del habitáculo proveniente del motor baja, demasiado baja en el modo Sport, que tampoco es malo ojo. Una insonorización estrella.

El consumo es una de las virtudes indiscutibles de este propulsor 2.0 TSI, a pesar de tener 230cv gasta relativamente poco.

Nuestro consumo con una conducción normal, sin buscar bajar consumos. Obtuvimos un consumo de 7,4 litros a los 100km, un consumo propio de vehículos de menor potencia. Con una autonomía según ordenador de abordo superior a los 600km con 50 litros de depósito.

La ficha técnica nos dice que el Octavia RS 2.0 TSI 230 es capaz de consumir por este tipo de vías tan solo 5,5 litros a los 100km.

Circulando por Autopista
En autopista/autovía el comportamiento del Skoda Octavia RS es tranquilo, pisa bien en el asfalto, siendo también la comodidad uno de sus puntos fuertes. Contamos con buena potencia para poder mantener ritmos altos en autopistas/autovías.

Alto confort de marcha; podemos realizar viajes largos, que tanto el motor como por potencia, autonomía y comodidad nos lo permite.

Consumos ajustados en este tipo de vías, el nuestro se situó en 7,7 litros a los 100km. El homologado nos dice que aun podíamos haber bajado un poco más; 6,5 litros a los 100km. Con el modo ECO activado si hemos visto consumos más cercanos a los 7 litros.

Circulando por Ciudad
En ciudad, como ya hemos comentado a lo largo de la prueba, además de una alta comodidad, tenemos un maletero muy aprovechable 610litros. Los poco más de 4,6 metros de longitud no presentan un problema a la hora de tener que aparcar en línea o batería.

El consumo en ciudad sube como es lógico, pero sigue siendo contenido para la potencia del motor y su tipo de combustible.

Nuestro consumo no bajo de los 9 litros en ningún momento. El homologado es de 8,4 litros en ciudad. 149 gramos de Co2 por kilómetro recorrido.

Calidad de Acabados
Los acabados del nuevo Skoda Octavia RS 230cv, en general, han mejorado, estando por encima de los de Seat, pero no comparable aun a los de Volkswagen. Hablamos en concreto del Octavia.

Calidad de Materiales
Los materiales empleados son correctos, abundan los plásticos blandos en partes que ni siquiera otras marcas de más renombre usan.

Conclusiones
En resumen, tras una semana de uso y disfrute diario del nuevo Skoda Octavia RS animado por el 2.0 TSI de 230cv no vemos el momento de echarle el guante a su versión de diésel con tracción 4×4.

La verdad es que siempre que ha pasado un RS de Skoda por nuestra redacción nos ha dejado gratamente sorprendidos y satisfechos. Y en el caso de este último RS así ha sido.

Hemos disfrutado mucho conduciéndolo. Es sin duda un vehículo que permite hacer un uso diario de él. Dado que no tiene un gasto desmesurado de carburante, todo lo contrario. Y por supuesto lo que si permite es pasar un buen rato con él en carreteras de montaña. Es un todo en uno. Familiar deportivo.

La opinión del probador

Tras probar durante una semana el Skoda Octavia Combi en su acabado más deportivo RS, he podido comprobar de primera mano sus virtudes, muchas; y sus flaquezas, que también las hay. Como en todo coche.

El Skoda Octavia en versión Combi, con independencia de su acabado y motorización, es un vehículo para un uso familiar, sobre todo por su alta capacidad de carga y que permite que puedan viajar cuatro adultos con un buen espacio disponible. Es cómodo en carretera y divertido en tramos virados. Cuenta, también, con los últimos avances en cuanto a seguridad se refiere, desde los ya conocidos anclajes ISOFIX y Top Theter a una alta dotación de airbag. Control de estabilidad y de tracción de serie en esta versión.

Las versiones RS, como la aquí probada, consigue que sin perder el espíritu de coche familiar y rutero ideal para uso diario se le sume unas aptitudes deportivas muy interesantes.

Todo ello aderezado con una alta capacidad de aceleración y bonito sonido proveniente del escape, que no es molesto. El 2.0 TSI tiene unos consumos realistas para cualquier bolsillo. En el caso del motor diésel son aún más ajustados. Y si optamos por la versión automática DSG, el confort de marcha aumenta considerablemente, sobre todo si transitamos con frecuencia por ciudad. Olvidarse del embrague para siempre es posible con este cambio automático.

Si eres una persona joven, y buscas un coche familiar pero que a la vez tenga carácter deportivo no dejes pasar la oportunidad de probar el Skoda Octavia RS. Y si necesitas también tracción total 4×4, no te preocupes, asociado al motor 2.0 TDI de 184cv esta disponible, también con cambio DSG. Un conjunto, sin duda, muy interesante.

 


A favor:

Prestaciones, estabilidad, espacio de carga maletero.


A mejorar:

Sonido rodadura neumáticos, poco sonido de escape y motor.


 

Datos Técnicos

Versión: 2.0 TSI 230cv Puertas: 5
Cilindros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 350 Nm de 1500 a 4600 rpm Maletero: 610 litros
Distribución: Peso: 1487 Kgs.
Alimentación: Gasolina- inyección directa,

4 válvulas por cilindro.

Turbo GV – Intercooler

Depósito: 50 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 245 km/h
Cambio: Automática, 6 velocidades

 

 

Consumos

Consumo urbano 8,4 (l/100 km)
Consumo extraurbano 5,5 (l/100 km)
Consumo medio 6,5 (l/100 km)
Emisiones de CO2 149 (gr/km)
Normativa de emisiones Euro VI

 

Dimensiones

Largo / ancho / alto (mm)                                        4685 / 1814 / 1452

 


 0 a 100 km/h: 7,0 segundos


Precio de la unidad probada sin extras y con descuento: desde 33870€


 

Galería de fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *