Prueba de consumos: Opel KARL – habituado a la ciudad

Opel KARL Selective 1.0 75cv (49)

En este inicio del nuevo año 2016, y dándole las gracias a Opel España por cedernos durante casi dos semanas el nuevo Opel KARL, hemos realizado una breve pero interesante prueba de consumos del que es el pequeño de la familia.

El Opel KARL es hoy día un desconocido dentro del mundo del automóvil, su reciente aparición y que el Opel ADAM le resta muchas ventas lo tienen en un letargo comercial del que poco a poco está saliendo.

A lo largo de la prueba nos encontramos algún gemelo del Opel KARL, mismo y color y, por fuerza, mismo motor. Ya que, queramos o no, el Opel KARL solo está disponible con una mecánica tricilindrica de un litro de cilindrada atmosférico, con una potencia resultante de 75cv.

Utiliza el mismo motor que su hermano de gama el Adam, solo que sin turbo alimentar. Y os aseguro que se echa en falta ese plus de potencia. Eso sí, dentro de lo que se considera su uso natural, la ciudad, su comportamiento no tiene reproche alguno.

Se le puede considerar un vehículo amplio, siendo más grande que el Opel ADAM y más polivalente por contar con cinco puertas. El maletero se puede considerar como testimonial.

En casi las dos semanas que tuvimos en nuestro poder el KARL le dimos todo uso, es decir, no limitamos su conducción al ámbito urbano, si no que nos movimos por autovía e incluso carretera convencional con sus puertos, saliendo de la comunidad de Madrid.

Recogimos el Opel KARL con el depósito completamente lleno, marcando una autonomía disponible de 572 km, con un consumo medio de 5,2 litros y un kilometraje total de 7531 KM.

El uso del primer día fue de 140 km, en los que se hizo ciudad, carretera y autovía. La verdad que un depósito de tan sólo 31 litros es relativamente fácil superar los 500 km de autonomía.

El 1.0 de 75cv es un motor poco sediento de combustible, con unas prestaciones correctas dentro de ciudad, pero, en ocasiones y sobre todo si vamos cargados, insuficientes en carretera nacional. Si se viaja sólo y se sabe lo que se lleva los 75cv son muy aprovechables.

Día 2: Revisión de presiones de neumáticos.

Al día siguiente y ojeando el manual el día anterior, y haciendo uso del medidor de presiones que el propio Opel KARL incorpora de serie, vimos que los neumáticos tenían presiones diferentes, sobre todo en el eje delantero, con una diferencia notable de un neumático a otro. Como íbamos a realizar un viaje con adultos y maletero lleno hicimos uso de las presiones “ECO” que figuran en el manual.

Que, supuestamente harán bajar los consumos por un menor rozamiento de los neumáticos con el asfalto. Inflando los neumáticos opcionales en nuestro KARL de medida 185/55/15” en 2,7 bares de presión delante y 2,3 detrás. Demasiada presión para nuestro gusto, pero había que probar si ciertamente mejoraban los consumos. Nuestra media en dicho instante seguía en unos tímidos 5,2 litros a los 100km recorridos.

Al día siguiente…

Emprendimos el pequeño viaje hacia la provincia de Castilla y León, concretamente hacia su provincia Ávila, que queda cerquita de Madrid. Podríamos haber ido por la A-6 pero decidimos usar la conocida M-505 y atravesar el puerto de Galapagar y, después el de la Cruz Verde. Donde el KARL nos mostros sus limitaciones de primera mano.

Teniendo que hacer un buen uso de la potencia del motor y de la caja de cambios estirando sin dilación las marchas para ganar velocidad o, dependiendo de la vía mantenerla. Recordar que dentro del vehículo viajábamos 3 adultos y su equipaje.

El Opel KARL es muy sensible al incremento de peso, su conductor rápidamente lo notara en una merma de prestaciones y cada CV cuenta en el KARL.

Llegado a nuestro destino y tras subir de unos 650 metros de altitud a unos casi 1300 metros el Opel KARL, naturalmente, subió la media de consumo, rondando los 5,5 litros a los 100 km recorridos. Marcando el deposito un poco menos de ¾ del total.

Habiendo recorrido desde que salió de Opel más de 300 km.

Los siguientes días su uso fue tan sólo urbano, con pocos kilómetros realizados, desplazamientos cortos y con motor frio, donde cualquier vehículo en dichas circunstancias es cuanto más gasta. Los kilómetros se sucedían y toco volver a Madrid, por suerte todo es bajada y aunque con bastante tráfico por las Navidades se podían mantener buenos ritmos, tan solo al llegar a Madrid hubo que, obligatoriamente, parar por los innumerables atascos. La media se situó en 5,4 litros a los 100km recorridos. Y con cerca de 450km desde la salida de Opel decidimos pasar por la gasolinera y echar tan solo 20 euros. Unos 16 litros aproximadamente.

De marcar un cuarto de depósito a ¾. Con una autonomía de más de 400 km. El depósito del KARL es muy agradecido en este sentido, al ser pequeño se llena con poco dinero y le mejor, que cunde mucho. Los 20 euros que echamos nos duraron más de 350 km realizando una conducción normal. Donde de nuevo repostamos, esta vez fueron 10 euros. Y de mismo modo la autonomía subió notablemente.

“Con 10 euros se pueden hacer, si nos lo proponemos, más de 150km”

Al término de la prueba cerca de los 1000 km realizados el consumo seguía en unos inamovibles 5,4 litros a los 100km, habiendo hecho mucha ciudad, con atascos, carretera exigiéndole su máxima capacidad de aceleración y autopista/autovía.

Claramente el Opel KARL es un vehículo urbanita, pero no por ello está obligado a no salir de la misma. Lo dicho, sabiendo lo que se tiene entre manos, su potencia, peso, capacidad de frenada y paso por curva es apto para realizar viajes cortos.

Opel KARL Selective 1.0 75cv (59)

Prueba convencional:

A parte de la breve prueba de consumos que le realizamos, también fue probado como todos los otros vehículos en esta página web.

Como detalles curiosos del Opel KARL son, el marcador de presión de neumáticos de serie. Muy útil y que vehículos de mayor categoría no contemplan. También la cantidad de aceite dentro del motor marcada con el porcentaje. Nuestra unidad marcaba 89%. Dentro de los niveles.

El motor es de 3 cilindros en línea, al igual que nos pasó con el motor del Opel ADAM, nos ha sucedido con el del KARL, la ausencia de ruido y vibraciones. No parece ser un 3 cilindros, no vibra en exceso ni suena mal. Aun pisándole con voluntad el sonido llega al interior muy amortiguado.

Externamente el Opel KARL se da un aire al Opel Corsa, más alto que este y estrecho, pero, sobre todo por el morro son muy parecidos. La trasera sí que es de identidad propia.

Dentro del KARL el espacio es mayor del esperado, sobre todo en las plazas traseras. Dos adultos pueden viajar con relativa comodidad y buen espacio para las piernas.

El puesto de conducción cuenta con un asiento poco envolvente, suficiente. De mullido duro que no es incómodo al paso de las horas. Volante de buen tacto a pesar de ser de platico y que carece de regulación en profundidad siendo solo en altura. Obligando por la posición de los pedales a ir un poco retirados del mismo.

Visibilidad
El tamaño del Opel KARL ayuda a la hora de poder buscar sitio y aparcar. Su tamaño de sólo 3,675 metros de longitud es ideal para aparcar en la gran urbe.

En cuanto a visibilidad percibida por el conductor no tendremos problemas. La visión es directa. Los pilares A aunque son de un buen tamaño no restan en visibilidad directa.

La visibilidad trasera como sucede con la delantera no se ve afectada por obstáculos. A no ser que hagamos uso de los reposacabezas. Que aun con ellos levantados seguimos gozando de una buena visión directa.

El KARL cuenta con faros de tecnología halógena y luz diurna mediante bobillas incandescentes.

La luz proporcionada por los faros convencionales es simplemente correcta. Suficiente sin duda para una conducción nocturna segura.

Impresiones de Conducción
Nuestra unidad monta el único motor disponible con 75cv extraídos de una mecánica de un litro de cubicaje, tricilindrica y atmosférica.

Los resultados de esta mecánica son correctos. Entrega 95nm de PAR a 4500 revoluciones.

Dando la potencia máxima a 6500 revoluciones.

Cerca del corte de inyección, teniendo que apurar las marchas para aprovechar al máximo su potencia.

En un uso diario es un motor muy agradecido. Sobre todo en ciudad, sus bajos consumos y una buena entrega de potencia desde bajas vueltas nos harán plantearnos si es necesario buscar una mecánica diésel.

En una conducción decidida el motor se muestra perezoso a la hora de subir de vueltas, es en las marchas cortas donde da lo mejor de sí, ya que el escalonado de las relaciones no beneficia a las prestaciones si no a los consumos.

Realiza el 0 a 100km/h en 13,9 segundos, con una velocidad máxima de 170km/h.

Opel KARL Selective 1.0 75cv (56)

Frenada
Cuando probamos el ADAM escribimos lo siguiente:

“Otra de las cosas que nos ha gustado mucho del Opel ADAM 1.0T de 115cv es el uso de frenos de disco para ambos ejes. Es incluso raro en este tipo de vehículo y potencias ver frenos de disco en el eje trasero.

Casi siempre y por norma general se hace uso de tambores, que si bien cumplen sobradamente con su cometido, no otorgan el buen tacto de frenos que un sistema solo de frenos de disco. Por no hablar del calentamiento. Siempre un disco refrigerará mejor que unos frenos de tambor.

El Opel Adam nos demostró que es capaz de frenar con contundencia y aguantar frenadas fuertes si así es necesario. El mordiente es bueno y no tiende a clavar innecesariamente. Cuenta con ABS de última generación”

El Opel KARL por potencia y peso en vacío no necesita como si lo necesitaba el ADAM discos de frenos en el eje trasero. El KARL frena bien, tiene buen tacto y es dosificable.

Tracción
Tracción al eje anterior, controlada por sistemas electrónicos como el control de tracción.

Este sistema ya conocido por todos limita las pérdidas de adherencia frenando la rueda que esta patinando. Es muy efectivo en arrancadas fuertes y en conducción exigente.

En el caso del Opel KARL no tuvimos problemas de adherencia a lo largo de la prueba, la verdad es que tampoco las buscamos. Hicimos un uso lógico y normal para un vehículo de uso urbano. Donde se desenvuelve correctamente.

Estabilidad
El Opel KARL es un vehículo que puede sorprender incluso a profanos en la materia, su corta distancia entre ejes le otorgan un nerviosismo característico de vehículo potentes y prestacionales. Si esto lo unimos a unas suspensiones relativamente enérgicas como es el caso de la unidad probada, conseguimos un paso por curva rápido y realmente satisfactorio. Cuando decimos enérgicas en el caso del KARL nos referimos a que en extensión y compresión a pesar de absorber bien los resaltos tenían cierto carácter de dureza que se agravo al hacer uso del modo “ECO” de los neumáticos y la mayor presión de los mismos.

El KARL en autovía o autopista es un vehículo con un andar sosegado pero que a la vez si el día es ventoso nos invita a tener que hacer correcciones casi continuas en la dirección.

Si bien no es algo que deba condicionar la compara del KARL ya que casi no es perceptible en el día a día y solo es notable si vamos realizando una conducción extraordinariamente rápida.

Reposacabezas
El Opel KARL homologa cinco plazas – 2 + 3- , cuenta con cinco reposacabezas. Los reposacabezas delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros solo en altura.

Opel KARL Selective 1.0 75cv (44)

Cinturones
El Opel KARL monta cinco cinturones del tipo estándar, los delanteros incorporan pretensores pirotécnicos. Y detrás puede llevar anclajes ISOFIX.

Bebes y Niños
El Adam dispone de anclajes ISOFIX en los asientos traseros. Que por supuesto es una ayuda a la hora de tener un bebe, ya que con un simple” click” la seguridad de nuestro hijo aumenta.

Airbags
El Adam con acabado Selective viene dotado de 6 Airbag de serie, de conductor, acompañante desconectable, laterales y de cortina.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Opel KARL obtiene: 4 estrellas para la protección de ocupantes y 3 estrellas para la protección infantil un total de 34 puntos sobre 39.

Opel KARL Selective 1.0 75cv (26)

Recuperaciones
El Opel KARL es capaz de sacarle buen jugo a los 755cv disponibles del 1.0 Ecotec, tiene una caja de cambios manual de 5 relaciones más bien largas que no permiten aprovechar al máximo la potencia del motor.

En recuperaciones o a la hora de ganar velocidad con el KARL hay que saber hacer uso de la caja de cambios y no tener miedo de subir de vueltas el motor, de otro modo no podremos aprovechar los 75cv que están disponibles a 6500 revoluciones.

Caja de Cambios
El cambio montado en la versión gasolina 1.0 del Opel KARL es de cinco relaciones. El pomo de la palanca de cambios es agradable al tacto. Su forma permite que se sujete correctamente con la palma de la mano.

El tacto de la palanca es bastante mecánico. Los recorridos de la palanca son correctos algo de agradecer.

La quinta marcha es lo suficiente corta como para poderse usar en casi todo tipo de carretera.

Circulando por Carretera
En carreteras convencionales el Opel KARL no desentona por los 75cv de potencia disponible del 1.0 Ecotec, realizar un adelantamiento o ganar velocidad con rapidez requiere de un periodo de adaptación.

Es decir, salir del ámbito urbano e interurbano no es problema para este pequeño Opel, sus 75cv en la actualidad se pueden considerar más que suficientes.

Es en carreteras convencionales donde se le nota la falta de potencia, goza de un buen paso por curva.

Circulando por Autopista
En autopista el pequeño KARL no desentona en absoluto. Con un consumo muy bajo de carburante. Siendo el consumo homologado para este tipo de vía de tan solo 3,9 litros a los 100km recorridos.

Nuestra media a lo largo de toda la prueba que comprendió en circuito urbano, autovía y carreteras nacionales fue de 5,4 litros a los 100km. Hicimos con un solo depósito de 32 litros más de 500km.

En autopista el nivel sonoro percibido del motor o de los neumáticos dentro del habitáculo es muy bajo, siendo de los motores tricilindricos que menos suenan. Muy silencioso. Incluso a la hora de subirlo de vueltas suena poco. Ideal si te gusta disfrutar de un buen silencio.

Opel KARL Selective 1.0 75cv (34)

Circulando por Ciudad
Es en ciudad donde se le sacara mejor uso al Opel KARL, su tamaño es ideal para manejarse por las grandes ciudades. Donde los sitios para aparcar son pocos o pequeños.

El motor es perfecto para el uso en ciudad, con un buen empuje desde bajas vueltas y con unos consumos muy interesantes en un uso casi exclusivamente urbano.

El homologado nos dice que puede gastar unos 5,6 litros a los 100km. No está nada mal.

Nuestra unidad montaba una suspensión moderadamente enérgica para un vehículo así. Dura que no seca y capaz de absorber los resaltos sin resultar incómodo.

 


 

Calidad de Acabados
Acabados correctos, con buen aspecto visible y de un tacto correcto.


 

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en el Opel KARL Selective son correctos, de buena calidad.


 

Conclusiones
Tras casi dos semanas haciendo uso diario del Opel KARL echamos de menos en alguna circunstancia, principalmente fuera de ciudad, mayor potencia. Pero nada alarmante. Nos ha gustado mucho el bajo consumo obtenido a los largo de la prueba, sabiendo que se hizo mucho uso urbano. Los 5,4 litros a los 100km recorridos se nos hacen hasta pocos.

En resumen, si buscas un vehículo urbano, pequeño, con un precio ajustado y que disponga de unas prestaciones correctas no dejes de mirar el Opel KARL. No te defraudara.


 

A favor:

Consumos, habitabilidad, facilidad de uso


 

A mejorar:

Maletero, potencia insuficiente fuera de ciudad.


 

Datos Técnicos

Versión: 1.0 75cv Ecotec   Puertas: 5
Cilíndros: 3 en línea   Plazas: 5
Par máximo: 95 Nm a 4500 rpm   Maletero: 215 litros
Distribución: Doble árbol de levas en la culata   Peso: 939 Kgs.
Alimentación: Gasolina- inyección indirecta   Depósito: 32 litros
Tracción: Delantera   Velocidad: 170 km/h
Cambio: Manual de 5 velocidades    

 


Precio de unidad probada sin extras o descuentos: desde 9518 €


 

Galería de fotos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *