MINI Cooper SD – Potencia diésel

MINI Cooper SD (58)

Desde la aparición en el mercado del actual MINI hemos ido probando poco a poco sus versiones; es el turno del MINI Cooper en su versión diésel más potente y prestacional. La versión SD.

Probamos hace ya unos años el anterior MINI también en su versión Cooper SD, con una potencia de 143cv extraída del bloque de 2 litros y cuatro cilindros que también emplea BMW en muchas de sus versiones.

Dicho motor, muy popular y conocido tiene un amplio abanico de potencias dentro de la marca. Y su comportamiento es más cercano al de una mecánica gasolina que permite ser subido de vueltas con rapidez.

Recordamos como en el anterior Cooper SD el motor se notaba tosco y brusco en aceleraciones con un sonido a puro diésel al ralentí. Quizás excesivo y poco amortiguado.

En el actual MINI Cooper SD el motor es el mismo a grandes rasgos, ya que ha sido evolucionado con el paso de generación. Para empezar ahora eroga una potencia de 170cv y su sonido no tiene nada que ver con el modelo anterior. Si se le demanda potencia pisando con ímpetu el acelerador suena francamente bien. Asombra incluso.

La entrega de potencia sigue siendo contundente una vez se superan las 2000 revoluciones, empezando a morir pasadas las 4000. Estirar más de las 4500 rpm es una pérdida completa de tiempo y prestaciones.

Es un motor con unos medios demoledores, con mucho empuje, que muere como casi todo diésel a sobre pasar las 4500 rpm. Curiosamente la misma mecánica en el MINI anterior y en otros modelos de BMW estira sin problemas por encima de las 5000 rpm, eso sí, con pérdidas de potencia evidentes al acercarnos a la zona roja del tacómetro.

Una de las grandes bazas del MINI Cooper SD a nuestro parecer es que, gracias a su “alta” cilindrada dispone de unos bajos altamente interesantes y demoledores. Que convierten la conducción en ciudad en un paseo cómodo. Es fácil salir en segunda desde incluso parado sin apenas esfuerzo.

Con el actual downsizing esto es prácticamente imposible, los actuales motores con cada vez menos cilindrada y cilindros acusan de unos bajos muy pobres que nos hacen abusar del embrague en salidas rápidas.

Estéticamente el MINI Cooper SD no se diferencia en nada de su hermano el Cooper S, tan solo en las siglas y las insignias. Naturalmente hablamos a motor parado. Es fácil reconocer las diferencias una vez están en marcha. El sonido más fuerte y menos agradable de la mecánica diésel lo delatan rápidamente.

Tanto por fuera como por dentro podemos encontrar las mismas opciones. Un puesto de conducción que, por ejemplo en nuestra unidad con unos asientos deportivos de piel blanca, además de sujetar de maravilla en zonas muy viradas otorgan al interior una prestancia y calidad visual muy notoria. Y accesorios opcionales JCW como el volante, con un tacto exquisito.

El tacómetro y velocímetro se encuentran justo delante del conductor. Antes el velocímetro se situaba en la consola central. En este sitio hay una pantalla multimedia de buen tamaño. El manejo de la misma es muy sencillo, mediante botones y una rueda alojados al lado del freno de mano. Al estilo de los BMW con su I-Drive.

El accionamiento de los elevalunas eléctricos ahora está situado en las puertas, como en casi todos los vehículos. Ya no tendremos que andar “palpando” las palanquitas de la consola central para subir o bajar la ventanilla mientras estamos al volante.

El botón de puesta en marcha del motor, de color rojo, está en la consola central. Al lado de otros botones como la desactivación del control de estabilidad o el Stop & Start.

Visibilidad
En cuanto a visibilidad el MINI Cooper SD no presenta problemas, la visión delantera es muy buena y no hay obstáculos que nos molesten, con la visión lateral pasa exactamente los mismo los pilares tanto A como B no molestan en absoluto.

Y en cuanto a la visión trasera también es excelente, eso sí si lo reposacabezas traseros los llevamos en la posición más alta molestan y mucho.

El MINI Cooper SD tiene como opción faros de tecnología LED, la diferencia es abismal en comparación con los faros dotados de bombilla halógena, los LED además de una mayor cantidad lumínica, anchura y distancia iluminada, alumbran partes de la vía que antes no podíamos ver. Un extra a tener en cuenta.

Impresiones de Conducción

Como comentábamos al inicio de la prueba, hemos ido probando poco a poco diferentes versiones del actual MINI, desde el Cooper con su 1.5 Turbo de 3 cilindros en línea y 136cv de potencia al Cooper S con el 2.0 Turbo gasolina de cuatro cilindros en línea y una potencia de 192cv.

Ambos motores, diferentes en su estructura, dispensan un funcionamiento muy bueno, sobre todo el 1.5 Turbo, que dispone de un andar fabuloso con unos bajísimos consumos.

El 2 litros del Cooper S juega en otra liga, con una potencia que linda con los 200cv es muy prestacional, rápido y divertido. Como son los MINI.

Nos gustó el cambio del anterior 1.6 Turbo por el actual 2 litros de origen puro BMW. Un motor que por su cubicaje convierten al MINI en un vehículo cómodo de conducir en la urbe e imbatible en zonas viradas.

El Cooper SD es también muy rápido, es capaz de realizar el 0 a 100 km/h en tan sólo 7,3 segundos. Una muestra de sus capacidades y prestaciones.

Como todo vehículo de nuevo corte dispone de diferentes modos de uso según la situación o ánimo del conductor. Por nuestra parte, como no podía ser menos, hemos hecho uso de todos y cada uno de ellos.

El que nos ha parecido muy interesante es el “GREEN Mode”, bajos consumos sin perder apenas prestaciones.

“MID Mode”, lo que viene a ser un modo medio, para todo uso, sin pérdida de prestaciones y unos consumos correctos.

Y por último el “Sport Mode” poco hace falta mencionar de este modo, máximas prestaciones del motor, y una conducción como de si un kart se tratara. Os aseguro que el motor da la talla, empuja con mucha fuerza y es tremendamente adictivo dicho empuje.

El conjunto de suspensión es, como siempre en las versiones S de MINI, enérgico, pero en absoluto es seco o rebotón como sucede con otra suspensiones rígidas de serie. Nos ha convencido su funcionamiento en carretera abierta donde va literalmente soldado al asfalto. Y también en uso de ciudad donde los buenos bajos y la permisividad de la suspensión hacen el trayecto más cómodo.

Como siempre en los MINI el límite en el paso por curva es tremendamente alto, es difícil que un conductor no experimentado se atreva a llegar hasta él o directamente cruzarlo. Ya que una vez superado dicho limite la pericia al volante es determínate dado que cuando se pierde adherencia el MINI apenas avisa antes con un pequeño deslizamiento y nos podemos llevar un gran susto. Pero difícilmente nos sucederá a nos que lo busquemos aposta.

Vira plano y entra en las curvas con decisión.

MINI Cooper SD (43)

Frenada
El equipo de frenos que monta el MINI Cooper SD se compone de discos en ambos ejes. Delante discos ventilados. Detrás discos macizos. Capacidad más que de sobra para tolerar y soportar frenadas intensas sin desfallecer.

Cuentan con un buen mordiente en el primer tramo del pedal que poco a poco va disminuyendo, teniendo que hacer mayor fuerza sobre el pedal, sin perder capacidad de frenada.

El ABS es muy poco intrusivo, prácticamente no hace aparición hasta muy tarde, siendo rápido y evitando bloquear las ruedas.

Contamos con ayuda a la frenada de emergencia. A falta de probar la versión superior JCW los frenos del Cooper SD son suficientes para todo uso. Incluso el de conducción decidida.

Tracción
El MINI Cooper SD se comercializa con cambio manual o automático, la unidad probada disponía de cambio manual de seis relaciones. Siendo con este más fácil perder tracción en arrancadas, con el automático es prácticamente imposible.

En marcha sucede prácticamente igual, con el cambio manual si somos un poco burro podemos tener pérdidas de tracción, con el automático es verdaderamente difícil.

Si realizamos una conducción rápida no debemos temer a las pérdidas de adherencia, son mínimas y para apreciarlas debemos ir muy pasados, siendo ya el menor de nuestros problemas.

El ASC+T (Control de tracción) se encarga de mitigar lo máximo posible las pérdidas de tracción en arrancadas fuertes.

MINI Cooper SD (23)

Estabilidad
Otro de los puntos fuertes del MINI Cooper SD; la estabilidad es decisiva en un vehículo y el Cooper SD sabe lo que hace.

Su estabilidad es muy alta en curvas, nos permite un alto paso por curva muy aplomado y bien controlado. Además si vamos algo pasados el MINI Cooper SD nos avisara dejando deslizar un poco antes, con fácil colocación por parte del control de estabilidad, que entra en funcionamiento tarde ya que es muy permisivo, eso sí, a la hora de hacer aparición es rápido.

Sin el control de estabilidad conectado como ya hemos comentado, requiere manos del conductor si no quiere llevarse un buen susto, es un coche de reacciones deportivas y fácil de conducir pero si queremos ponerlo al límite hemos de ser conscientes de las reacciones del MINI Cooper SD que aun siendo muy nobles y controlables requieren algo de pericia al volante.

La suspensión del Cooper SD es dura, de poco recorrido pero no seca, es incómoda para un uso exclusivo en ciudad, a la hora de pasar baches resulta menos dura e incómoda.

Reposacabezas
El MINI Cooper SD homologa cuatro plazas útiles, todas ellas cuentan con reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros son solo regulables en altura.

Cinturones
El MINI Cooper SD viene equipado con cuatro cinturones de tipo estándar de tres puntos de anclaje, los delanteros cuentan con pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

MINI Cooper SD (52)

Bebes y Niños
La verdad es que el nuevo MINI Cooper SD en su versión de tres puertas no es el más apto para transportar a nuestros hijos, el acceso a las plazas traseras es complicado y casi imposible el introducir una sillita.

El maletero es testimonial y no puede albergar grandes bártulos, por lo tanto no podríamos llevar el carrito del niño por ejemplo. Siempre podemos optar por el MINI Clubman Cooper SD, que con un mayor espacio interior disponible es más familiar, o la versión de 5 puertas.

Airbags
El Cooper SD no es solo un vehículo potente, también cuenta con un buen surtido de elementos de seguridad. Tiene Airbag de conductor, acompañante desconectable, laterales, de cortina, tórax.

Euroncap
EuronCAP no cuenta con información sobre el MINI Cooper (2014)

Recuperaciones
La capacidad de recuperación del MINI Cooper SD es asombrosa, ya podemos ir en la marcha más larga que aun así la recuperación será más rápida de lo esperado. Pero, si lo que buscamos es una recuperación rápida, con bajar a la marcha necesaria comprobaremos las bondades del motor y nos daremos cuenta lo rápido y seguro que es adelantar con el Cooper SD.

Realiza el 0 a 100km/h en: 7,3 segundos.

Caja de Cambios
El Mini Cooper se vende asociado a un cambio manual de 6 relaciones o una caja automática de 6 marchas. Este cambio es de marchas poco cerradas para poder consumir lo mínimo. Penalizando en las prestaciones del motor.

La sexta marcha es más para desahogo que para unas prestaciones brillantes. El tacto de la palanca es muy bueno y no da lugar a errores a la hora de cambiar de marchas decididamente.

MINI Cooper SD (45)

Circulando por Carretera
A la hora de conducir por carreteras nacionales no puedo evitar compararlo con su antecesor.

Si bien con los 143cv resultantes del 2.0 diesel turbo era un vehículo brillante en aceleraciones y recuperaciones pero la diferencia con el actual MINI Cooper SD es como la noche y el día, su funcionamiento es más refinado, anda mucho más y gasta menos. También se muestra más deportivo, no solo por su calidad de rodadura sino también por su sonoridad. ¡Suena bien!

El consumo homologado es de 3,6 litros, sí, has leído bien, 3,6 litros. Nuestro consumo fue más alto, cercano a los 5,7 litros.

Circulando por Autopista
En autopista podemos observar el lado más confortable del MINI Cooper SD, la suspensión esta trabajada para ser óptima en zonas reviradas, pero en autopista/autovía no se desenvuelve nada mal, es dura y de corto recorrido pero no es seca y filtra correctamente los baches de la calzada.

En sexta marcha el MINI además de conseguir un consumo muy bajo también nos muestra que puede ser un vehículo silencioso y perfecto para viajar. Dispone de un depósito de 44 litros de capacidad, pequeño para viajar. Con este depósito podemos realizar según ficha técnica más de 700km.

Circulando por Ciudad
En la gran urbe el MINI Cooper SD es el rey, pequeño y potente. Además no pasaremos desapercibidos entre los viandantes.

La suspensión por ciudad si puede llegar a ser molesta en ocasiones, pero el que se compra este coche es porque busca prestaciones y no comodidad, el 2.0DT es muy ahorrador si no le pisamos demasiado.

El consumo medio homologado para ciudad es de 4,9 litros a los 100km. El consumo obtenido a lo largo de la prueba en ciudad fue como poco un par litros más del homologado. Si somos muy finos con el acelerador y hacemos uso del modo “Green MODE” podemos acercarnos a los consumos homologados que difícilmente veremos en el día a día.

La media del MINI Cooper SD con carretera, autopista y ciudad suele rondar los 5,6/5,7 litros a los 100km recorridos.

MINI Cooper SD (50)

Calidad de Acabados
Los acabados son excelentes, nada de crujidos, ni piezas mal encajadas.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en el Cooper SD son de muy buena calidad, tanto el cuero de los asientos como los plásticos utilizados.

Conclusiones
En resumen: tras una semana de uso diario de este nuevo MINI y habiendo probado en conciencia el Cooper SD, puedo decir que es un motor bueno en casi todo.

Gasta poco, empuja muy bien y, porque no decirlo, no suena nada mal.

Otra novedad de la nueva gama de MINI y que ya existe en otros vehículos, son los modos del tipo “Sport”, “Green” o “Normal”. En el caso de este MINI cada modo tiene un uso específico.

El Sport como su nombre indica nos permitirá sacarle todo el jugo al motor y bastidor de este Cooper SD.

El modo Green hará que los consumos sean más bajos sin perder en prestaciones. Y el modo normal (MID), es para todo uso.

Sin duda si el Cooper S por consumos no se ajusta a tus necesidades no dejes de mirar su variante diésel, el Cooper SD. No decepciona a pesar de ser menos potente. Gasta poco y anda mucho a la par de ser tremendamente divertido de conducir.

 


A favor:

Consumos, motor, manejo.


A mejorar:

Rumorosidad motor ralentí, espacio plazas traseras.


 

Datos Técnicos

Versión: 2.0 D 170cv Puertas: 4
Cilíndros: 4 en línea Plazas: 4 (2 + 2)
Par máximo: 360 Nm de 1500 a 2750 rpm Maletero: 211 litros
Distribución: Dos árboles de levas en la culata Peso: 1250 Kgs.
Alimentación: Turbo Diesel- inyección directa

Turbo

Depósito: 44 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 227 km/h
Cambio: Manual, 6 velocidades


0 a 100 km/h: 7,3 segundos


Precio de unidad probada sin extras y con descuentos: desde 26750 €


 

 

Galería de fotos

4 comentarios en “MINI Cooper SD – Potencia diésel

  1. Hola buenas,
    voy a cumplir 18 años tengo bastante practica con motos de grande CV y ahora toca comprar un coche, me estaba planteando comprar un mini cooper, pero estaba dudando entre el mini cooper (136cv) y el mini cooper SD (170cv), nose si con el de 136cv me voy a quedar corto jeje pero la verdad que siendo gasolina me atrae bastante pero realizo bastantes km en ciudad y me da cosa gastar mucho en gasolina vaya. En cuanto al mini cooper SD me atrae bastante debido a su bajo consumo y su potencia. Podría arrepentir si me comprase el cooper de 136cv debido a su consumo? ago entre 15.000 y 20.000 km anuales.
    un saludo

    • Hola Alberto,

      El Mini Cooper de 136cv se mueve muy bien y el consumo es bastante contenido. Si lo comparamos con el Cooper SD, naturalmente este último anda más, pero también es más ruidoso y tosco a la hora de conducirlo por ser diésel.

      Si vas a realizar una media de 15-20000 km al año estas en la barrera de poder optar por los dos modelos. Tienes que valorar si prefieres más potencia y algo más de dinamismo en el Cooper SD, es más deportivo, o menos potencia pero más suavidad a la hora de conducirlo.

      Ojo, el 1.5 Turbo que monta el Mini Cooper es un tres cilindros en línea, tampoco es tan fino como los gasolina de antaño.

      Si piensas mantener el coche hasta que muera de viejo y para no quedarte corto de potencia el diésel podría ser el candidato.

      Si puedes probar ambos modelos en un concesionario rápido saldrás de dudas o te enamoraras de ambos.

      Un saludo.

  2. Que disparate he leído en este artículo.
    Cómo se puede decir que el mini cooper de 136 cv dispensa un funcionamiento mas bueno que el mini cooper s de 192 cv. Si es que algunos parecen de pueblo..

    • Hola Rober,

      Nos llama la atención tu comentario ya que en ningún momento en la prueba realizada al Mini Cooper SD se hace mención al funcionamiento del Mini Cooper contra el Mini Cooper S, dado que es una prueba enfocada a la versión más potente en diésel. El Cooper SD.

      Si bien, se mencionan las versiones que hemos ido probando y el buen funcionamiento del motor 1.5Turbo que monta la versión Cooper que, obviamente, nunca será como el 2.0Turbo de 192cv del Cooper S.

      Gracias por leernos.

      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *