Audi TTS 2.0 TFSI quattro S-tronic: rabiosamente rápido

Audi TTS 2.0 TFSI quattro S-Tronic (5)

La verdad es que después de terminar de probar el nuevo Audi TTS casi podemos decir que hemos probado toda la gama del Audi TT en su versión Coupé a falta de probar el 1.8 TFSI.

Desde el 2.0 TDI pasando por el 2.0 TFSI de 230cv y terminado en el Audi TTS, todo ellos emanan deportividad, en mayor o menor medida, pero no dejan de ser Coupé prestacionales con buenas potencias.

En el caso del ovejo de esta prueba, el Audi TTS dotado del popular y conocido 2.0 TFSI en su variante más extrema. 310cv extraídos de este pequeño bloque de 2 litros de cubicaje. Sus prestaciones son, sin duda alguna, de todo un deportivo.

Acelera y recupera velocidad de manera extraordinariamente rápida. Es demandar la máxima aceleración del propulsor y quedar pegados con fuerza al respaldo del asiento. Sobre todo en las marchas más bajas.

El motor empieza a empujar con decisión pasadas las 2000 revoluciones y no deja de hacerlo hasta pasadas las 6200 revoluciones donde decae un poco y encontramos cerca el corte de inyección. Es tan amplio el abanico de revoluciones aprovechables que es ideal para disfrutar de sus inmejorables prestaciones en tramos revirados.

El Audi TTS al igual que la unidad con el 2.0 TDI de 184cv o con el 2.0 TFSI de 230cv que probamos hace unas semanas cuenta con una alta suma de tecnología en su interior. Y de las novedades es su cuadro de instrumentos, completamente digital gracias a una pantalla de TFT, donde se muestra una ingente cantidad de información.

Tras conducir el nuevo TT durante una semana y hacer un uso diario del mismo, requiere un breve periodo de adaptación con el cuadro de instrumentos, cuestión de minutos. Es muy intuitivo y de fácil manejo. Lo que sí, es cuando nos subimos a otro coche, se echa de menos y mucho poder disponer de tanta información el cuadro de instrumentos, desde el navegador, consumos, opciones, radio, multimedia, tacómetro, velocímetro y un largo etc.

Ya pudimos probar un cuadro de instrumentos parecido en el nuevo Volkswagen Passat, que ha fin de cuentas se basan en la misma tecnología, una pantalla TFT para representar toda la información necesaria. Es sin duda un gran adelanto.

Ahora bien, el nuevo Audi TTS reúne otras muchas cualidades interesantes.

Externamente su diseño se muestra más agresivo – con unas líneas más marcadas – que le otorgan un aspecto más deportivo. Si bien a pesar de tratarse de la tercera edición del Coupé de la marca alemana sigue conservando similitudes con la primera edición.

La unidad probada hacia uso de la tecnología de diodos luminosos (Matrix Led) para todo tipo de lámpara. Desde las luces del interior a los propios faros. Con una más que correcta luz.

El interior, de buena presencia y calidad en un primer vistazo, se muestra bien construido con uso de plásticos blandos al tacto en las zonas más visibles. En las partes bajas y de menor uso el uso de plásticos duros es más habitual.

Los asientos son de corte deportivos tipo backet, con un buen mullido, forrados en piel y que sujetan sobradamente en zonas reviradas.

Las plazas traseras, como ya ocurriera en sus antecesores, son prácticamente testimoniales y de poco uso para un adulto. Por falta de altura y no pueden llevar reposacabezas.

El motor objeto de esta prueba es el 2.0 TFSI en su variante de 310cv. Es un motor que montado en el Audi TTS se muestra muy contundente a la hora de acelerar, con una alta presencia de “efecto turbo”, que permite ganar con rapidez velocidad.

Y a la vez es una mecánica frugal, con unos consumos muy bajos para la potencia que eroga.

Sin duda y en comparación con el Audi TT 2.0 TDI es aún más divertido, sobre todo en su modo más deportivo activo, Dynamic. Donde la dirección se endurece al igual que el tarado de la suspensión. El sonido del escapé se vuelve más grave y el tacto del acelerador se vuelve más sensible.

Visibilidad

Siendo este ya el tercer TT de tercera generación que pasa por nuestras manos, podemos compararlo con el ya probado Audi TT 2.0 TDI de 184cv y Audi TT 2.0 TFSI de 230cv que nos dejaron un muy buen sabor de boca a lo largo de toda la prueba.

Y es que el 2.0 TDI y el 2.0 TFSI le van como anillo al dedo al nuevo TT.

En el interior; el conductor desde su asiento no tendrá problemas graves de visibilidad directa, se ve bien. Como siempre y en este tipo de vehículos. Los pilares A son más gruesos y la visibilidad hacia atrás sin ser mala podría ser mejorable.

La iluminación total del nuevo TT corre por cuenta del uso de la tecnología LED, tanto para la iluminación interior, ya sea de ambiente, como para los faros principales. Donde las diferencias entre xenón y LED cada día se acortan más. Ilumina bien y poco más se puede decir.

Impresiones de Conducción
Es evidente que el Audi TT no es el típico vehículo para un uso familiar ni tampoco para uso intensivo diario, que por poder se puede. Sobre todo si se escoge el motor 2.0 TDI, muy parco en consumos con unas altas prestaciones.

Las impresiones recibidas a la hora de conducir el TTS por casi todo tipo de vías han sido muy satisfactorias, y no es para menos, es un vehículo que no solo enamora por su bonita presencia.

A la hora de conducirlo consigue que su conductor sienta que está sentado en un vehículo de alta prestaciones – la dirección cuenta con un tacto duro, y es muy informativa – quedando encajado en el asiento. El puesto de conducción es bajo, ampliando la sensación percibida de vehículo deportivo.

Una vez en marcha y en nuestro tramo habitual de curvas, el TTS es sobresaliente en el paso por curva, no se le puede poner ningún pero. Tiene un límite muy alto y es difícil descolocarlo. Al límite y gracias a la tracción total quattro es difícil sufrir sobreviraje o subvirajes. Tiende a irse en “bloque” al ir muy muy al límite.

La unidad probada contaba con una llantas y calzado diferente al de serie, llantas de 20 pulgadas con neumáticos de 255 de sección y un perfil de 30. Con estas ruedas el paso por curva en seco es infinitamente mejor que con las de serie.

Ahora bien, en mojado, mejor las de serie. También, siendo el TTS, monta suspensión más enérgica, quizás demasiado para un uso urbano. Donde se muestra muy seco en la absorción de cualquier irregularidad en la carretera. Y es que el perfil tan bajo de los neumáticos no ayuda especialmente. Ni tampoco hacer un uso intensivo del modo Confort, que aún con él activado la suspensión sigue siendo excesivamente rígida.

Ahora bien, en un buen asfalto, el paso por curva es muy alto. Sin balanceos percibidos por parte de la carrocería. Sobre todo si hacemos uso del modo Dynamic, suspensión literalmente como una tabla.

El 2.0 TFSI nos impresiono a la hora de entregar la potencia y lo bien y rápido que sube de vueltas, mostrándose con fuerza superadas las 6000 revoluciones. Con un bonito sonido, sobre todo el de escape, que gracias al cambio automático de doble embrague S-Tronic permite petardeos muy sonoros en reducciones y cambios.

Frenada
El equipo de frenos que monta el Audi TTS con motor 2.0 TFSI de 310cv es, a todas luces, suficiente para todo uso, se compone de discos en ambos ejes.

Los delanteros son ventilados de 338mm, los traseros a su vez son también ventilados de 272mm.

A la hora de frenar con decisión se muestran contundentes, con un buen mordiente en el primer tramo del pedal.

En una conducción más decidida y con un alto abuso del sistema de frenos pueden padecer fading, pero difícilmente pasara en una conducción diaria.

Tracción
El nuevo Audi TT en su versión Coupé se comercializa hasta el momento con tres mecánicas, el 1.8 TFSI, el 2.0 TFSI de 230cv que puede disponer de tracción Quattro mediante Haldex de última generación. O el 2.0 TDI de 184cv que actualmente sólo está asociado a la tracción delantera del vehículo. Y el 2.0 TFSI en su variante de 310cv asociada a la versión TTS, a falta de la próxima versión TTRS con el 2.5 TFSI, el TTS es el más potente de la gama.

Si bien las pérdidas de tracción en el Audi TTS son inexistentes y no son un problema, si se dejan notar en arrancadas muy muy fuertes. Donde el alto PAR puede llegar a poner en aprietos al control de tracción en más de una ocasión. Sobre todo si hacemos uso del sistema “Launch Control”. De manera normal es muy difícil apreciar perdidas de adherencia en arrancadas vigorosas.

Sonido de escape Audi TTS 2.0 TFSI 310cv

Estabilidad
El Audi TTS Coupé probado dispone como opción de la suspensión regulable electrónicamente, esta suspensión cuenta con varios reglajes.

Los diferentes modos de uso adaptan desde la dureza de la suspensión y la dirección a la sensibilidad de la respuesta del acelerador.

Hicimos mucho uso del modo Efficiency, donde los consumos y por consiguiente las prestaciones, presumiblemente, son menores. Pero en este caso, los consumos si bajaron pero no las prestaciones, seguían siendo más que aceptables.

El modo comfort es ideal para transitar por la urbe, la dirección se vuelve más blanda, al igual que la suspensión. Perfecto para los temidos resaltos.

El modo auto, como su nombre indica, el solo se encarga de mediante diferentes sensores hacer uso del modo indicado para cada momento.

Y por último el modo dynamic, el modo deportivo, como hemos comentado al inicio de la prueba, la dirección cobra dureza al igual que la suspensión. El motor se muestra más contundente en la entrega de potencia y el sonido proveniente del motor/escapé es más armonioso y deportivo.

Reposacabezas
El TTS Coupé homologa cuatro plazas útiles, 2+2. Las traseras por diseño del vehículo no pueden utilizar reposa cabezas. Los reposa cabezas delanteros no son regulables al tratarse de un asiento de una sola pieza.

Cinturones
Como sucede en el caso de los reposa cabezas, el Audi TTS Coupé dispone de cuatro plazas útiles, todas ellas con cinturones de tipo estándar de tres puntos de anclaje. Los delanteros dotados de pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
La verdad es que el Audi TTS Coupé no es el más indicado para el transporte de niños, las plazas traseras son justas y de una altura mínima, además el acceso a dichas plazas es muy precario por el poco espacio. El maletero – 305 litros – si cuenta con un buen espacio, pero justo para el transporte de los complementos del niño.

Audi TTS 2.0 TFSI quattro S-Tronic (28)

Airbags
El nuevo Audi TT dispone de 9 airbag de serie.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Audi TT Coupé no dispone de datos.

Recuperaciones
La verdad es que después de probar el 2.0 TFSI en otros modelos dentro del grupo Volkswagen y en su variante de 300cv. Es en el Audi TTS, con 10cv más en el que más nos ha gustado su funcionamiento y agrado de uso.

Sobre todo lo voluntarioso que se muestra en todo momento y en cualquier marcha.

Siendo un motor muy agradable al uso y que hace de la conducción del TTS sea más agradable si cabe.

Cuenta con unas muy buena e interesantes recuperaciones y capacidad para ganar velocidad.

Realiza el 0 a 100 km/h en tan sólo 4,6 segundos. Siendo su velocidad máxima de 250 km/h.

Caja de Cambios
El Audi TTS con el 2.0 TFSI puede estar asociado a una caja manual de 6 relaciones o a la aquí probada caja de cambios automática S-Tronic de 7 velocidades.

El uso de este tipo de cajas es ya conocido por todos, solo con seleccionar de entre sus modos es suficiente. Modo “D”, para un uso normal sin carácter deportivo. El modo “S” es el que saca toco el jugo al Audi TTS, subiendo el motor más de vueltas. En ambos modos se pueden usar las levas del volante o, hacer solo uso de las mismas seleccionando con la palanca el modo secuencial.

Audi TTS 2.0 TFSI quattro S-Tronic (39)

Circulando por Carretera
Cualquier carretera es buena para el nuevo Audi TTS. También decir que lógicamente se disfruta mucho más de él en vías de único sentido, donde podemos explorar los límites de su chasis, frenos y potencia del motor.

La suspensión se muestra rígida y contiene bien los movimientos de la carrocería. Incluso en curvas lentas a velocidades altas. El límite de adherencia de los neumáticos de la unidad probada era alto y nos permitió probar correctamente las bondades del bastidor de nuevo Audi TTS.

El consumo en este tipo de vía es bajo teniendo en cuenta el tipo de vehículo que es, pudiendo hacer medias cercanas a los 8/8,2 litros a los 100km recorridos. Y si hacemos uso del modo Efficiency aún puede bajar un poco más. Increíble, ¿verdad?

Circulando por Autopista
En autopista gozamos de un alto confort de marcha, el nivel sonoro procedente del motor es moderado. Lo más destacable por autopista/autovía es el buen rodar que presenta el Audi TTS Coupé.

Su suspensión muy bien trabajada nos muestra un confort digno de una berlina y la sujeción al asfalto de un pequeño deportivo.

Los consumos son excelentes tratándose de la potencia que tiene el TTS.

El consumo homologado en este tipo de vías es de 5,8 litros a los 100 km recorridos.

Nuestro consumo estuvo lindando entre los 8 litros y los 9 litros a los 100 km recorridos.

Circulando por Ciudad
En ciudad debemos prestar atención a bordillos y baches pronunciados, la altura libre con el suelo del TTS es reducida.

El motor TFSI en ciudad gracias a su buen PAR – 380NM – nos permite rodar en marchas muy superiores sin tener la necesidad de bajar marcha para ganar velocidad rápidamente.

También prestar atención a los baches ya que con el perfil 30 de los neumáticos podemos pinchar fácilmente.

Los consumos en ciudad del TTS son lo esperado. El homologado es de unos 8,2 litros a los 100km recorridos. Nuestra media se situó por encima de este consumo. Casi 10/11 litros en ciudad.

Calidad de Acabados
Acabados correctos con buena calidad en plásticos, telas y piel.

Audi TTS 2.0 TFSI quattro S-Tronic (29)

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en la fabricación del Audi TTS son de buena calidad, dejando notar el buen hacer de Audi.

Conclusiones
En resumen, el nuevo Audi TTS es un cambio significativo a mejor con su antecesor, no solo cuenta con mayor tecnología si no una mecánica más potente y con menor consumo.

Su diseño exterior atrae miradas por donde pases, es difícil que haya alguien a quien no le guste.

Internamente los cambios son notables, sobre todo la “ausencia” de pantalla multimedia en el salpicadero. Ahora todo se gobierna desde el cuadro de instrumentos, más fácil para el conductor.

Duro rival va a ser el “pequeño” Audi TTS para su hermano mayor el TTRS cuando salga al mercado.

 


A favor:

Imagen deportiva, motor, cambio automático.


A mejorar:

Acceso y habitabilidad plazas traseras, altura boca maletero.


 

Datos Técnicos

Versión: 2.0 TFSI 310cv Puertas: 2
Cilíndros: 4 en línea Plazas: 4 (2 + 2)
Par máximo: 380 Nm a 1800 – 5700 rpm Maletero: 305 litros
Distribución: Dos árboles de levas en la culata Peso: 1460 Kgs.
Alimentación: Gasolina- inyección directa

Turbo, inyección directa, intercooler

Depósito: 55 litros
Tracción: Total Velocidad: 250 km/h
Cambio: Automática, 7 velocidades

 


 

0 a 100 km/h: 4,6 segundos


 

Precio de unidad probada sin extras y descuentos: desde 59940 €


 

 

 

Galería de fotos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *