Ford B-Max 1.4 Duratec GLP

DSC_0605

Probamos esta semana el Ford B-Max con GLP. Ford, dentro de su gama de modelos, dispone de versiones que de serie pueden hacer uso del GLP. Combustible que por su menor precio (0,75 €/litro) es muy interesante para vehículos como este pequeño monovolumen. No solo el B-Max se beneficia de la tecnología necesaria para poder usar GLP. El Ford Fiesta y su hermano mayor el Focus también pueden hacer uso de este carburante. En el caso del Ford Fiesta el motor es el mismo que el de la B-Max, se trata de un motor ya vetusto pero muy probado y fiable. Un 1.4 Duratec que produce una potencia de 86cv. Este motor es atmosférico. En el caso del Focus, se recurre al conocido 1.6 Ti-VCT. También atmosférico. Ambos motores están más que probados y su fiabilidad es intachable. Ford ha querido ir sobre seguro. Porque seguramente más de uno se preguntará ¿Por qué Ford no ha escogido el 1.0 EcoBoost para su uso con GLP? Seguramente sería más prestacional y con menor consumo, no debemos olvidar que si hacemos uso del GLP, en comparación con la gasolina el consumo es mayor. Por lo menos unos 2 litros superior. Eso sí, sin perdidas de potencia de ningún tipo.

El B-Max probado con el 1.4 Duratec nos pareció un vehículo ideal para un ámbito casi exclusivo urbano. Donde el uso del GLP es muy interesante. Una de las pegas principales de este pequeño B-Max es su poca potencia. Los 86cv sobre el papel pueden parecer suficientes, y así lo es si somos personas muy tranquilas conduciendo. El 1.4 Duratec dispone de buenos bajos, pero para sacarle el máximo jugo a la mecánica hay que lindar con la zona cercana al corte de inyección. Apurando todas y cada una de las marchas si queremos sentir los 86cv disponibles. En ciudad no es necesario, se desenvuelve muy correctamente. Pero una vez salimos a carretera abierta se deja notar esta falta de carácter en el propulsor. Y no es por hacer uso del GLP, con gasolina las prestaciones son exactamente las mismas. A la hora de mantener una velocidad, como son los 120 km/h en autovía o autopista no tendremos problemas. Lo “problemático” viene en vías nacionales. Donde más de una vez nos tocará reducir a cuarta e incluso tercera para subir un repecho. Por encima de las 3000 revoluciones aguanta bien. A la hora de adelantar un vehículo lento hay que pensarlo mucho, la pobre aceleración del motor puede dejarnos vendidos en pleno adelantamiento. Aprovechando la inercia y si es en bajada no tendremos problemas. Está claro que este B-Max por GLP está pensado para un uso muy urbano.

Externamente el B-Max guarda relación con el C-Max. Son parecidos, siguen la misma línea. El B-Max es un monovolumen de poco más de 4 metros de longitud. Muy espacioso por dentro y con buen maletero. Una de sus grandes bazas es el sistema de puertas correderas para el acceso a las plazas traseras. Dando una amplitud total para salir y entra del vehículo. Ideal para uso con niños.

El Interior del B-Max es sencillo, todo queda en su sitio. Buenos acabado y materiales.

El puesto de conducción es cómodo y fácilmente encontraremos la posición ideal. El volante es regulable en altura y profundidad.

Visibilidad
El Ford B-Max es un pequeño monovolumen de poco más de 4 m. En cuanto a visibilidad podemos asegurar que no presenta grandes deficiencias. Sólo destacar que los pilares A son de un buen grosor y en ocasiones realizando un giro a izquierdas nos puede restar visibilidad. Por lo general el B-Max es un vehículo sin problemas de visibilidad. Nuestra unidad venía bien equipada. Montaba faros halógenos. Después de realizar unos cuantos kilómetros por vías sin ningún tipo de iluminación artificial pudimos comprobar de primera mano lo bien que función los faros halógenos del B-Max. Se muestra muy capaces e iluminan de maravilla. Buena anchura y distancia iluminada sin llegaras a ser unos faros de xenón.

Impresiones de Conducción
Como hemos anticipado al inicio de la prueba, el 1.4 Duratec con 86cv no es un portento de las prestaciones. Realiza el 0 a 100 km/h en casi 14 segundos. Con una velocidad máxima de 171 km/h. Son cifras muy correctas. De un vehículo que no pretende más de lo que es. Un vehículo hecho para beneficiarse del uso del GLP por su bajo precio actualmente, libre de impuestos. Actualmente son pocas las gasolineras que sirven este producto. Se espera que con el tiempo se vaya extendiendo.

Hicimos uso del B-Max por todo tipo de vías, más por vías nacionales que por autovía/autopista. Si bien es un vehículo que con una conducción relajada presenta un funcionamiento exquisito. Es silencioso y responde bien. A la hora de buscar prestaciones notaremos de primera mano las limitaciones que el motor presenta. Una entrega de potencia muy lineal que nos exige tener que subir de vueltas el motor para ganar velocidad. Será en incorporaciones y adelantamientos donde más notaremos la falta de potencia.

Frenada
El equipo de frenos montado en el Ford B-Max se compone por discos en el eje delantero y tambores en el trasero. Delante discos ventilados. Detrás tambores macizos.

El tacto de los frenos es más que correcto. Podemos dosificar la frenada sin mayores problemas. El mordiente en el primer tramo del pedal es bueno, sin llegar a ser exagerado volviéndose incómodo.

En frenadas fuertes se puede comprobar como los frenos son capaces de soportar el peso en vacío del B-Max. Incorpora ABS de última generación que aun siendo muy permisivo actúa en el momento justo evitando el bloqueo de las ruedas, acortando notablemente la distancia de frenado.

Tracción
El Ford B-Max viene bien equipado con la última tecnología. Dispone de control de estabilidad y de tracción de serie. Este último es útil para pavimentos deslizantes o asfaltos muy deteriorados. En arrancadas fuertes con las ruedas rectas y el control de tracción activado es difícil presenciar alguna perdida de adherencia. Si tenemos las ruedas giradas y salimos fuerte aun con el control de tracción activado si podemos sentir como este hace su trabajo.

En marcha los 86cv pueden ser suficientes para pasar un buen rato por vías reviradas, el afinado chasis del B-Max nos permite un buen paso por curva. En definitiva, las pérdidas de tracción en el B-Max son raras de ver, a no ser que sean provocadas.

IMG_4217

Estabilidad
Nuestra unidad con el acabado más alto, montaba neumáticos Continental PremiumContact en medida 195/55/16″. En todo momento los neumáticos de esta conocida marca estuvieron a la altura de las prestaciones del pequeño monovolumen. Pudimos dentro de unos márgenes de seguridad exprimir al máximo las cualidades del nuevo B-Max. La suspensión se muestra firme en apoyos fuertes evitando un mayor balanceo de la carrocería. Que de por sí ya es pequeño. La suspensión ha sido pensada en el B-Max para tener un perfecto compromiso entre eficacia y confort. Y así lo hace.

En carreteras reviradas nos proporciona una alta seguridad. El control de estabilidad ESP hace poco acto de presencia en una conducción normal. En una conducción más decidida si podremos comprobar de primera mano cómo actúa en una situación delicada. De manera rápida y muy eficiente.

Reposacabezas
El B-Max homologa cinco plazas útiles. Todas ellas con reposacabezas. Los delanteros regulables en altura e inclinación. Los traseros a su vez solo disponen de regulación de altura.

Cinturones
Del mismo modo que sucede con los reposacabezas el Ford B-Max dispone de cinco plazas, las cuales todas ellas disponen de un cinturón de seguridad estándar de tres puntos de anclaje. Los delanteros disponen de pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
Sin duda el Ford B-Max es ideal para un uso familiar, podríamos decir que ese es su cometido principal. El espacio interior es francamente bueno. El acceso a las plazas traseras no supone ningún problema gracias a las puertas correderas laterales. El acceso es directo. Pudiendo introducir sin problemas la sillita de un bebe. El maletero dispone de 318L. Con los asientos abatidos 1386L.

DSC_0613

Airbags
El Ford B-Max cuenta con un buen surtido de airbag que son de serie en el acabado Titanium. De conductor, acompañante (desconectable), laterales, de cortina, etc…

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Ford B-Max obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 36 puntos sobre 39.

Recuperaciones
El B-Max dotado el 1.4 Duratec es el motor de menor potencia disponible para este modelo. Sus 86cv atmosféricos dan la sensación de no ser tantos por una entrega de potencia muy lineal desde bajas vueltas. Acostumbrados a que la mayoría de los propulsores disponga de turbocompresor se nos hace muy lenta la manera de subir de vueltas de este 1.4 Duratec, falto de carácter. En recuperaciones lo mejor es recurrir a la marcha más baja y estirar hasta el máximo de revoluciones para que la siguiente marcha, en la medida de lo posible, caiga en zona de potencia y así ganar velocidad rápidamente.

Caja de Cambios
La caja de cambios asociada al B-Max 1.4 Duratec GLP es de 5 relaciones, bien escalonadas y no muy largas para sacarle el máximo provecho al motor. El desarrollo de la quinta es de 36,1 km/h por cada 1000 revoluciones. La palanca es agradable al uso, las marchas entran con facilidad y no da lugar a errores.

DSC_0626

Circulando por Carretera
Gran parte de los kilómetros realizados al B-Max comprendieron en este tipo de vías. Y con todo tipo de tiempo. Desde sol a lluvias. En una conducción normal tirando a eficiente podemos conseguir unos consumos muy bajos. El motor gasolina de 86cv no es precisamente muy derrochador de combustible. La marca nos dice que el consumo homologado para este tipo de vías es de tan sólo 6 litros a los 100km recorridos. Nuestro consumo sin ser tan bueno como el homologado si fue también bueno. Situándose en poco más de 7 litros a los 100km recorridos. Haciendo uso del GLP debemos sumar, como mínimo, dos litros más al consumo.

Circulando por Autopista
En autopista como sucede en carretera podemos notar como esta de bien aislado acústicamente el B-Max, no se oye apenas el motor en el interior ni es sonido de rodadura de los neumáticos.

La suspensión filtra correctamente los desniveles, cambios de rasante o baches que nos podamos encontrar. El consumo homologado para este tipo de vías es de 7,6 litros. Nuestro consumo fue de un litro por encima haciendo uso de gasolina, 7.9 litros a los 100 km recorridos. Con GLP se subió a poco más de 9 litros.

Circulando por Ciudad
Es en ciudad donde disfrutaremos más de las bondades del B-Max, donde la potencia del motor no es determínate. El uso del GLP para ciudad es muy interesante. Con el depósito lleno (de GLP podemos realizar casi 400km a un precio bajo. En cualquier momento de la marcha podemos hacer uso del carburante que deseemos. Podemos conectar y desconectar el GLP en marcha. Una vez se esté acabando el GLP nos avisará antes de acabarse y de manera automática pasara a usar gasolina. Siempre que arranquemos, arrancara con gasolina, a los pocos minutos pasara a GLP. El sonido del motor varía dependiendo del combustible que estemos usando. Es recomendable llevar gasolina en el depósito, como mínimo un cuarto. Ya que al arrancar es necesaria.

El consumo homologado para ciudad es de 10,5 litros a los 100 km recorridos. Nuestro consumo estuvo más cerca de los 11 litros que de los 10. Haciendo uso del GLP.

Calidad de Acabados
A simple vista podemos observar una buena calidad en los acabados del B-Max. Al tacto los plásticos son gomosos.

DSC_0628

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en el B-Max son de buena calidad, abundando los plásticos blandos.

Conclusiones
En resumen, el Ford B-Max es un monovolumen prácticamente urbano. Pudiendo también hacer uso de él fuera de la ciudad. ¿Habiendo una versión 1.6 TDI de 95cv es interesante este B-Max por GLP? A nivel de prestaciones está claro que no. El TDCI lo barre en todo. En consumos también, pero el precio del litro del gasoil está mucho más caro. Y todo depende del uso que se le vaya a dar al vehículo. También hay que tener presente que el precio de adquisición de la versión diésel es mayor. 2.200 euros más, eso es mucho GLP.

Agradecer el buen hacer y disposición de los empleados de la gasolinera Repsol de la carretera A6 Coruña, a la altura del Hipódromo. Nos explicaron perfectamente cómo se ha de repostar GLP. El uso del sistema y la colocación de la boquilla necesaria. Gracias.

Ideal para quien no sabe cómo funciona el sistema y como repostar.

A favor: GLP, acceso plazas traseras, espacio interior.
A mejorar: poca potencia, falta de fuerza en altas vueltas.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez

 

 

2 comentarios en “Ford B-Max 1.4 Duratec GLP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *