Citroën C4 Cactus 1.6 BlueHDI

Citroen C4 Cactus BlueHDI (15)

Siguiendo la rutina habitual, esta semana os traemos la prueba de un nuevo vehículo.

Se trata de una nueva variante del C4 de la marca de los chevrones. El C4 Cactus está dando mucho que hablar por su diferente y fuera de lo normal diseño.

En su aspecto externo podemos contemplar lo que, a primera vista podría ser una versión campestre del Citroën C4, pero, para eso Citroën ya tiene la versión Aircross.

Este Cactus, sin aspiraciones campestres, al carecer completamente de ayudas para ello, es un vehículo que podría ser llamado como familiar. Goza de un buen espacio interior y, también, de un buen y generoso maletero.

Externamente, al margen de unas líneas novedosas, resaltan los “air bump” que tiene en las puertas y paragolpes. Partes de plástico que impiden, en cierta medida, que los golpes ocasionados ya sea aparcando o que el vecino golpee su puerta contra nuestro coche no se noten. También puede librarnos de paras por el taller en más de una ocasión.

Los airbump es una de las partes más llamativas del nuevo Citroën C4 Cactus, se puede elegir en diferentes colores y combinaciones.

Por dentro el Cactus, sin ser un vehículo con unos acabados de lujo, nos enseña su mejor cara. Si bien es cierto que se abusan de los plásticos duros y de menor calidad en zonas donde los esperado serían plásticos de mejor tacto y más vistoso. Pero debemos tener en cuenta que, este C4 Cactus, por precios que no por materiales y acabados es casi un Low Cost.

En el Cactus al igual que en el nuevo Peugeot 308 podemos encontrar una pantalla táctil que gobierna todo los sistemas multimedia y climatización inclusive. Dicha pantalla, alojada en la parte alta y central del salpicadero es de fácil manejo y muy intuitiva. Simplemente con presionar sobre el icono lateral de lo que buscamos, ya sea radio u otros, daremos con ellos. Fácil y que nos evita perder el tiempo y retirar más de lo conveniente la vista de la carretera.

Visibilidad
El C4 Cactus es un pequeño vehículo familiar. Un vehículo como este, por sus formas, novedosas no cuenta con unos cristales muy amplios, incidiendo directamente en la capacidad de visión del conductor. El Cactus nos presenta a grandes rasgos dificultades en este aspecto. Naturalmente, con una luna trasera de mayor tamaño mejoraría. En todo caso no debemos preocuparnos. Dispone de faros halógenos para la luces de cruce y carretera. La capacidad lumínica no destaca, es simplemente correcta. Dispone de luces diurnas mediante diodos luminoso, encastrados en el paragolpes delantero. Muy llamativos y que se dejan ver desde lejos.

Impresiones de Conducción
Sin duda el motor más vendido en el Citroën C4 es el 1.6 HDI del grupo PSA. Y no sólo se comercializa en este Citroën. Diversas marcas como Mini, Mazda, Ford lo han llevado. Los últimos cambios efectuados al motor son para adaptarlo a la nuevo EURO VI, haciendo uso del AdBlue para menores emisiones. El anterior 1.6 HDI erogaba 90 y 109cv y contaba con 16v. El actual 1.6 e-HDI presenta una potencia de 115cv (Según versión), no es gran cosa en comparación con el anterior. Y ahora pasa de 16v a 8v. Os preguntareis el porqué de esta reducción en las válvulas. En la practica el 1.6 HDI de 16v siempre se mostró muy perezoso a bajas vueltas obligándonos a resbalar más de la cuenta el embrague. No era nada serio. Ahora con el nuevo motor he de decir que este fenómeno se ha reducido bastante, pero tampoco podemos ser muy objetivos ya que el actual 1.6 e-HDI de 8v también peca de unos bajos un poco remolones. Eso sí, la mejora es palpable. Este pequeño propulsor montado en el C4 Cactus se puede decir que cumple sobradamente para un tipo de conducción normal tirando a tranquila.

El Cactus cuenta con el 1.6 e-HDI de 92cv asociado a una caja de cambios automática ETG6 y una versión de nueva hornada, BlueHDI de 100cv. Que es la que hemos podido probar estos días. Los 100cv extraidos del 1.6 HDI son más que suficientes para mover con ligereza el peso del Citroën Cactus. Que dispone de un peso en vacío de 1145kg. Muy bajo para a lo que habitualmente estamos acostumbrados.

Frenada
Se sometió al Citroën C4 Cactus a una prueba de esfuerzo de frenado, haciendo un mayor uso del normal de los frenos, llegando a abusar de manera reiterada de ellos. Intentando buscar el desfallecimiento de los frenos o cualquier fallo. Después de unas frenadas prolongadas los frenos no dieron ninguna muestra de desfallecimiento, ni menor capacidad de frenada.

El tacto del pedal seguía siendo el mismo, ni se había vuelto duro o esponjoso. Control total sobre la capacidad de frenada.

Monta discos en ambos ejes, los delanteros son ventilados. Los traseros, por su parte, son discos macizos.

Tracción
Es probable que por su aspecto externo pueda confundirse con una versión todo camino.

En el caso del Cactus, dispone de tracción delantera en todas sus versiones. Sin vistas a una versión de tracción total en el futuro.

Citroen C4 Cactus BlueHDI (13)

Estabilidad
Fuera de lo normal por parte de Citroën y de lo que nos tiene acostumbrados habitualmente, la suspensión es más enérgica de lo esperado para un vehículo de este tipo. En algún momento es hasta incómoda para zonas muy bacheadas. En ciudad la amortiguación que monta el Citroën C4 Cactus es una buena, pasar algún desperfecto en la calzada o los típicos resaltos con él no notaremos casi nada, un trabajo muy bueno por parte de Citroën.

En carretera de curvas se comporta de manera ejemplar, no balancea en exceso la carrocería y no tiende a perder la trayectoria por deriva. Es un vehículo muy estable, que si nos pasamos en una curva el ESP puede salvarnos del apuro, naturalmente hemos de saber que el ESP no hace milagros y si entramos “pasados” en una curva aun equipando ESP podemos perder el control del vehículo y salirnos de la calzada.

Los neumáticos de unidad probada mantenían un buen compromiso entre agarre en asfalto y duración.

Reposacabezas
Los dos reposacabezas delanteros son regulables en altura e inclinación, son de un tamaño correcto. Los reposacabezas traseros dada su forma tan compacta y que se encaja en el asiento para no molestar en la visón del conductor son solo regulables en altura. Los delanteros como los traseros no son reposacabezas activos.

Cinturones
El Citroën C4 Cactus viene equipado con cinco cinturones del tipo estándar de 3 puntos de anclaje. Los traseros también son de tres puntos de anclaje. Solo los delanteros traen un sistema de retención pirotécnico en caso de accidente. Todos ellos cuentan con avisador acústico si el cinturón no está abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
El Citroën C4 Cactus sólo se vende con 5p, trae el sistema de anclaje de sillitas ISOFIX en la parte trasera del vehículo. Al ser cinco puertas el acceso a las plazas traseras es bastante sencillo, no tendremos problemas en introducir una sillita de bebe en el Cactus. Dispone de un maletero con 358L de espacio.

Citroen C4 Cactus BlueHDI (2)

Airbags
En materia de seguridad el Citroën C4 Cactus está a la moda como sus competidores, algo que nos agrada mucho, sobre todo saber que nuestro vehículo es seguro en caso de accidente ya que cuenta con los últimos avances. Trae 8 Airbags de serie en el acabado Exclusive, que son: de conductor, acompañante (desconectable), laterales delanteros como traseros, de cortina delanteros como traseros etc.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Citroën C4 Cactus obtiene: 4 estrellas para la protección de ocupantes y 4 estrellas para la protección infantil un total de 37 puntos sobre 39..

Recuperaciones
El Citroën C4 Cactus 1.6 BlueHDI tiene unas recuperaciones correctas beneficiadas por su peso.

Realiza el 0 a 100km/h en 10,7 segundos. Completa los 1000m en 32,4 segundos.

La velocidad máxima según ficha técnica es de 184 km/h. En la práctica el C4 Cactus se muestra como un vehículo capaz de ganar velocidad con rapidez. Es en ocasiones contadas, y con pasajeros donde se deja notar la falta de potencia. Reiteramos que en un uso normal es perfectamente válido.

Caja de Cambios
El Citroën C4 Cactus se comercializa con caja de cambios manual de 5 relaciones y automática ETG de 6.

En la caja manual el tacto y uso de la misma es el típico del grupo PSA. Caja de tacto agradable con recorridos de palanca largos y marcados. Una caja de cambios para 0 aspiraciones deportivas. Es lenta en la inserción de marchas. En un uso normal se disfruta de su buen tacto y facilidad de uso.

Citroen C4 Cactus BlueHDI (42)

Circulando por Carretera
El comportamiento del C4 Cactus en comparación con el C4 normal o Aircross. En una conducción normal, son prácticamente iguales en la práctica, naturalmente salvando las distancias. A la hora de buscarle las cosquillas sin duda el bastidor del Citroën C4 normal está mejor preparado para soportar mayor potencia. Cuenta con mejor estabilidad y una alta comodidad. Su insonorización es muy buena, desde el interior del vehículo apenas se oye nada del exterior. En cuanto a consumos, el 1.6 BlueHDI es capaz de obrar milagros en la plataforma que se le monte, permite consumos muy ajustados que estarán fácilmente por debajo de los 6 litros a los 100km.

Circulando por Autopista
En autopista el C4 Cactus nos muestra su cara más amable, permite realizar viajes con un bajo gasto en carburante y una alta comodidad. Dispone de un buen espacio interior en sus plazas. En las que pueden viajar cuatro adultos con buen espacio. El maletero se muestra muy capaz, cuenta con 358 litros de espacio disponible, perfecto para llevar el equipaje. El motor, una vez en marcha, produce poco ruido. La quinta marcha dado por su desarrollo tan largo se quedara un poco larga en pendientes pronunciadas. Se hace imperativo el bajar a cuarta e incluso dependiendo de las necesidades del momento a tercera velocidad.

A lo largo de la prueba en este tipo de vías y realizando nuestro recorrido habitual, el C4 Cactus presento un consumo según ordenador de a bordo de 5,2 litros a los 100km recorridos. El consumo homologado para este tipo de vías es de 3,2 litros a los 100km recorridos.

Circulando por Ciudad
En ciudad lo que más se valora en un vehículo de esta categoría es su polivalencia. Y sobre todo sus consumos. En todo esto el Citroën C4 Cactus sale vencedor. Consumos bajos y buen espacio interior. Cuenta con un amplio maletero. La suspensión siendo firme es capaz de absorber los badenes, baches y etc. Sin ocasionar molestias. Es una suspensión cómoda cuando debe serlo. Y funcional en carreteras reviradas.

El cambio de marchas para ciudad es ideal, los cambios entre marchas son rápidos. El consumo por ciudad es sin duda una de las bazas de esta versión BlueHDI.

Su consumo puede llegar a ser muy bajo sin proponérnoslo. Nuestra media en más de 100km por ciudad se situó en poco menos de 6,8 litros. Decir que nos vimos inmersos en unos cuantos atascos y retenciones por obras.

Calidad de Acabados
El acabado interior del Citroën C4 Cactus es correcto, todo bien encajado y sin ruidos extraños.

Citroen C4 Cactus BlueHDI (41)

Calidad de Materiales
Los materiales empleados en el Citroën C4 Cactus son de correcta calidad.

Conclusiones
En resumen: esta nueva variante del ya conocido Citroën C4 es sin duda la más diferente visualmente. Puede enamorarte a aborrecerlo desde el primer día.

A nivel mecánico y dinámico el Cactus no pretende ser más de lo que es. Un medio de transporte, que sin duda cumple sobradamente para hacer un uso de todo tipo. Incluso por pistas forestales que entrañen una baja dificultad.

Lo mejor de este C4 Cactus y a falta de probar otras motorizaciones es su motor 1.6 BlueHDI, preparado para superar la Euro VI. Con menores consumos y emisiones nocivas.

A favor: consumos, espacio interior, línea exterior.
A mejorar: sonido motor al ralentí, prestaciones “justas” en adelantamientos rápidos.

Redactor, fotos y probador: Daniel Galdeano Martínez

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *