Hemos probado la versión más deportiva del Skoda Kodiaq y os contamos qué tal va.

La versión RS del Kodiaq es algo atípica si la comparamos con las demás versiones RS que han existido y existen en diferentes modelos de la marca Checa.

Lo raro u atípico y más en los tiempos que corren, es hacer uso de un motor diésel para esta versión deportiva RS. El motor que lo anima no es otro que el ya más que conocido 2.0 TDI, eso sí, en esta ocasión cuenta con doble sobre alimentación mediante dos turbos en cascada. Consiguiendo que erogue una potencia máxima de unos nada despreciables 240cv y un alto, muy alto PAR motor de 500nm que nos deja pegados al asiento al reclamar potencia con rapidez.

A pesar de tratarse de una mecánica diésel y, como todos, tener las limitaciones propias de estos motores con un giro menor que un gasolina. Nos ha demostrado lo elástico que es y que, desde las 1.750 revoluciones ya se empieza a sentir con fuerza el empuje hasta las 4.500 vueltas. Es un abanico muy aprovechable.

Los 240cv, como en todos los turbo diésel se obtienen a las 4.000 rpm, pasada esta franja la potencia no decae tan forzadamente como en otros modelos, sube de vueltas con mucha energía y rapidez.

Como es de esperar, para transmitir los 240cv y, sobre todo, los 500nm de Par motor al suelo es obligatorio contar con la ayuda de la tracción 4×4 que si dispone esta versión RS.

Sin ella notaríamos perdidas de tracción en salidas y sería difícil sacarle el máximo partido a las altas capacidades de aceleración que posee el Kodiaq RS.

Externamente el Kodiaq en su versión RS es fácilmente identificable por unos paragolpes específicos con unas más que llamativas salidas traseras de escape funcionales.

También dispone de unas enormes y atrayentes llantas específicas para este modelo. Que abrazan a un más que competente equipo de frenado preparado para soportar grandes esfuerzos.

El Kodiaq RS es un SUV con mucha presencia, impone tanto a viandantes como a otros conductores y su tamaño, no superior a los 4,7m de longitud ayuda. Nos ha gustado su impactante presencia y, a la vez, su buen dinamismo de marcha, muy logrado y más cercano al de un compacto deportivo que al de un SUV deportivo.

Interiormente el Kodiaq RS es un vehículo de nueva factura, es decir, no hereda partes o acabados de otros modelos anteriores. Se nota una buena presencia nada más abrir la puerta, incluso, las mismas puertas en la unidad probada venían provistas de un sistema que impide que, al abrirlas, chocar contra algo y queden marcadas o marquemos al coche que tengamos al lado. Todo un detalle muy útil.

El puesto de conducción es amplio y con todo muy a mano. La parte central del salpicadero queda gobernada por una imponente pantalla táctil que aglutina todos los sistemas multimedia y de navegación. El cuadro de instrumentos digital nos muestra de forma clara y concisa todos los datos que debemos saber y, dentro del ordenador de a bordo, disponemos de aun más información.

Nuestra unidad con acabado RS lleva diferentes extras como el techo eléctrico abrible de generosas dimensiones que otorga mayor luminosidad al habitáculo. También de serie en este acabado los asientos deportivos tipo baquet RS.

Los asientos sujetan muy bien el cuerpo en conducción decidida, son cómodos y cuentan con múltiples reglajes eléctricos en este caso.

Hemos probado durante una semana la versión RS con motor 2.0 TDI de 240cv, asociado a la tracción total 4×4 y una caja de cambios automática DSG. En el tiempo que lo hemos estado probando hemos transitado por todo tipo de vías, desde carreteras perfectamente asfaltadas donde el Kodiaq va sobre raíles. A terrenos más deteriorados y con algo de piedra suelta en caminos de tierra, donde nos demostró sus altas capacidades offroad y el buen compromiso que tiene la suspensión entre dureza y confort, pasar por zonas muy bacheadas con la suspensión en modo Comfort es una verdadera delicia, de los pocos coches generalistas y deportivos que filtra tan bien lo que sucede bajos las ruedas que da gusto.

Si bien la versión RS no es la más indicada para adentrarse por caminos de tierra por el bajo perfil de los neumáticos, en caminos de baja complejidad no hay mayor problema, pero en los que pueda existir el riesgo de piedra suelta cortante mejor no arriesgarse.

El motor 2.0 TDI de 240cv es la potencia máxima dentro de la gama diésel del Kodiaq.

Con 240cv el Kodiaq RS se mueve con mucha soltura y permite realizar adelantamientos y/o recuperaciones en muy poco tiempo. El 2.0 TDI es un motor que siempre funciona muy bien se monte en el modelo que se monte. Con bajos consumos y fiabilidad más que probada. Es un poco ruidoso al ralentí, pero desde dentro del vehículo es imperceptible.

Entre los modos disponibles de conducción como son; ECO, Normal, Sport, Individual y Snow. Todos ellos con una configuración pre-definida que saca el mayor jugo del Kodiaq en cada situación. Y con el modo Individual podemos ajustar los parámetros a nuestro gusto o necesidad momentánea.

Existe también un modo “Off-road” accionable mediante un botón al lado de la palanca de cambios, con este modo activado en bajadas el Kodiaq frenara por si solo con el asistente en pendientes. El control de tracción y estabilidad quedan desconectados siendo la tracción total 4×4 la encargada de gobernar la capacidad de adherencia y motricidad.

Visibilidad

El nuevo Skoda Kodiaq RS solo se comercializa en versión de 5 puertas, como es obvio. Dispone de 7 plazas pero también se puede adquirir con 5. El acceso a las plazas traseras es mediante el abatimiento de los asientos laterales de la segunda fila. No es excesivamente dificultoso ni muy precario el acceso a la tercera fila.

Las lunas traseras laterales son generosas. No tanto así la trasera, que disminuida por el tamaño de los reposacabezas nos dificulta, en parte, la visión. Aunque estos se pueden bajar a su máxima posición y dejan una buena visibilidad. El Kodiaq RS probado disponía de cámara de visión trasera, delantera y laterales, una visión de 360º muy efectiva, facilitando a la hora de aparcar o maniobrar y mejorando la visibilidad.

Por otra parte; la visibilidad delantera es correcta, los pilares A son de un grosor considerable, por suerte no intercalan una pequeña luna en el mismo. El grosor no contempla dificultad alguna para el conductor. Ni una resta potencial de visibilidad. Sólo en ocasiones de curvas cerradas a izquierdas o en una simple rotonda notaremos esa pequeña falta de visión por el grosor del pilar A.

Nuestra unidad de pruebas equipaba proyectores dotados de diodos luminosos. El nuevo Skoda Kodiaq permite a su comprador disponer de dos sistemas de alumbrado diferente.

La equipación de serie son halógenos de doble parábola. Dan una cantidad de luz correcta, pero, sinceramente, teniendo como opción los ledes no optaría por los halógenos de serie. Además los ledes del Kodiaq son de última generación, más potentes que los que se estaban montando hasta el momento.

Lo faros de LED se componen de un sistema de diodos luminosos para las luces de cruce y de carretera. Habiéndolos probado en diferentes vehículos como el Seat León, Ateca, Ibiza, Karoq, y un largo etc… podemos asegurar que su potencia lumínica es, sin duda, mayor que la de unos halógenos convencionales.

Hemos probado también la tecnología LED aplicada a los faros delanteros tanto en Audi, BMW, MINI, Volkswagen, OPEL y otras tantas y en todos los casos nos pareció una iluminación muy buena, sobre todo en el caso del Opel.

Impresiones de Conducción

El nuevo Skoda Kodiaq RS 2.0 TDI 240cv 4×4, por su mayor altura disponible y una suspensión perfectamente equilibrada no deja notar en exceso el peso en curvas muy cerradas. Donde los balanceos si son algo apreciables.

Ahora bien, es un vehículo que permite ir muy rápido con el sin ningún tipo de problema. A la hora de probarlo en zonas reviradas se comportó igual de bien que un compacto deportivo como podría ser el Seat León FR.

A pesar de la mayor altura y mayor peso las diferencias en el paso por curva son casi inapreciables.

El 2.0 TDI de 240cv tienen un funcionamiento muy elástico, proporcionando potencia desde bajas vueltas, estirando con fuerza pasadas las 4000 revoluciones. Es capaz de mover el conjunto con mucha soltura y permite ganar velocidad con rapidez.

Los 500nm de par motor hacen que mover los casi 1.900kg que pesa sea coser y cantar.

En vías de tierra, el Kodiaq RS nos permitió adentrarnos en zonas de cierta dificultad, donde su mayor altura y la tracción 4×4 fueron determinantes. Saliendo airosos sin mayor problema.

Frenada

El equipo de frenos que monta el Kodiaq RS con el 2.0 TDI de 240cv es más que suficiente para un uso normal y también para un uso más intensivo. Aguantan bien frenadas fuertes.

Monta discos de 310mm detrás y los delanteros son ventilados de 340mm. Ambos con pinza mono-pistón.

La capacidad de frenada de este equipo de frenos está más que probada, y por suerte nuestra unidad de prensa no estaba excesivamente castigada y maltratada y sus frenos cumplían más que correctamente. Deteniendo el coche en pocos metros sin ningún contratiempo que reseñar.

Una vez puestos a prueba supimos con certeza que con un uso excesivo los frenos del Kodiaq RS dan la talla y acusan poco o nada la fatiga.

Tracción

Actualmente el Skoda Kodiaq/Karoq, junto con la versión Scout del Octavia y el nuevo Octavia RS de 230/245cv son los únicos que disponen de tracción total 4×4 mediante embrague Haldex. Sin olvidarnos del Skoda Yeti.

El Kodiaq RS solo está disponible con tracción total 4×4 como la unidad probada.

Si se busca sin la tracción total no puede ser RS y debe ser un modelo con una motorización inferior.

La tracción total 4×4 no solo es útil para caminos de tierra, barro o arena suelta. Si no que en el uso diario es un plus de seguridad. Permitiendo poder hacer uso de toda la capacidad de aceleración del propulsor, ya sea en arrancadas fuertes o en conducción decidida.

También permite una conducción más relajada en vías con mucha agua, nieve e incluso hielo.

Estabilidad

El Kodiaq RS asociado al motor 2.0 TDI no debería buscar ningún tipo de aspiraciones deportivas, en todo caso lo contrario. Pero gracias a los ajustes y modificaciones que ha recibido se muestra con mucho carácter y, sobre todo en el modo Sport goza de un bonito sonido, eso sí, artificial, proveniente de un altavoz insertado en el propio escape del vehículo. El mismo sistema que montan los Volkswagen Golf GTD.

Es un sistema simple que consigue que el sonido del vehículo cambie por completo, dejando de lado el sonido no tan agradable del motor diesel.

El Kodiaq RS es un coche rutero, que permite un uso muy plural y variado. Es, en definitiva, valido para todo. Un coche familiar.

Su estabilidad es más que correcta en todo caso. Siendo un vehículo que nos permite mucho en zonas viradas. Donde el límite lo pondrán los neumáticos antes que el propio vehículo. Con el modo Sport activado la suspensión se endurece notablemente y cobra un comportamiento más dinámico.

Transitando por nuestra zona habitual de curvas pudimos comprobar lo bien que funciona el bastidor del Kodiaq RS, recordándonos al de compactos hermanos como el Seat León en muchos aspectos.

El motor, con los 240cv disponible va sobrado en aceleraciones fuertes o adelantamientos. El peso extra de la tracción 4×4 no se deja notar. Lindando con los 1900kg de peso en vacío.

Con todo ello el empuje que otorga el 2.0 TDI desde muy bajo régimen es notorio y demoledor.

Aun llevando el coche cargado de pasajeros y equipaje las prestaciones siguen siendo igual de buenas, el motor no solo por potencia, sino también por el empuje, la fuerza, es contundente en todo el abanico de revoluciones útiles.

A la hora de demandar potencia la entrega con virulencia dejándonos pegados al asiento con independencia de la marcha en la que estemos. Es un motor ideal para el Kodiaq RS, no solo por prestaciones, también por consumos. Aunque ojo, no es un motor especialmente parco en consumos. Los 240cv tienen que comer y mover casi 2 toneladas de peso hace que los consumos no sean los de un típico diésel.

Puede rondar en medias de 7 y 8 litros dependiendo de lo que se le exija al motor y de la orografía del terreno.

Reposacabezas

El Skoda Kodiaq  ya sea con el acabado más alto o con el acabado más básico homologa cinco o siete plazas, según versión.

En el caso de la unidad probada dispone de siete reposacabezas, los delanteros regulables en altura e inclinación. Los de la segunda y tercera fila sólo son regulables en altura. Algún día las marcas prestaran más atención a esta medida de seguridad y además de hacerlos inclinables detrás, los harán activos. Esperemos que sea pronto.

Cinturones

Como sucede en el caso de los reposacabezas, el Kodiaq trae siete cinturones tipo estándar de 3 puntos de anclaje.

Si ya con este tipo de cinturones de 3 puntos de anclaje mucha gente no se lo pone, no queremos pensar que pasaría si tuviéramos que utilizar un cinturón tipo arnés como en competición. Gracias a que muchos coches como el Kodiaq avisan del cinturón no abrochado mediante sonido o luminoso en el cuadro no hay excusa para no ponérselo.

Bebes y Niños

En este aspecto el Kodiaq es perfecto para un uso familiar, sus cinco puertas, muy buen maletero (725L) le hacen ideal para dicho cometido. Solo tiene algunos contras, una boca de maletero demasiado alta. Y unas plazas traseras algo justas de espacio. Pero por lo general es más que viable para este uso. El maletero en el acabado RS es de apertura eléctrica y el cierre igual.

Dispone de anclajes ISOFIX y TopTether en los asientos traseros de la segunda fila.

Airbags

En cuanto a seguridad el Kodiaq RS cuenta con un buen surtido de Airbag, de serie trae 9. Y no dispone de más, ni como opción. Incluye el Airbag de rodillas para el conductor.

Recuperaciones

Como ya hemos ido comentando a lo largo de la prueba, el Skoda Kodiaq Rs con el 2.0 TDI de 240cv es un portento en aceleraciones y recuperaciones. Cumple sobradamente con lo que se puede esperar de él. Su peso en vacío es de 1.880kg. El 0 a 100 Km. /h lo realiza en 6,9 segundos. Una cifra muy correcta teniendo en cuenta su peso, el 2.0 TDI se muestra muy voluntarioso.

Caja de Cambios

Al igual que otras partes del Kodiaq, la caja de cambios también sufre cambios dependiendo si el motor es TSI o TDI. El principal y más importante es un cambio en todas las marchas sobre todo las tres últimas, son más largas, la sexta es larga, poco aprovechable en carretera, dado que a 120 Km. /h el vehículo está cerca o por debajo de las 2000rpm y no tiene mucha fuerza, en cuanto viene un pequeño repecho nos obliga a bajar marcha.

La caja de cambios manual de 6 relaciones funciona correctamente, las marchas entran con mucha facilidad y no da lugar a equivocaciones. El cambio automático DSG está disponible con una caja de 7 velocidades en las versiones 1.4 TSI, 2.0 TSI y 2.0 TDI.

El modelo probado solo está disponible con cambio automático de 7 velocidades DSG. Este cambio es capaz de soportar muy bien los envites que le proporciona el alto par del 2.0 bi-TDI con sus 240cv y 50nm de par motor.

La caja funciona igual que cualquier otra automática, es incluso hasta suave bajo altas exigencias.

Circulando por Carretera

En carretera el nuevo Skoda Kodiaq RS nos sorprende con unos consumos verdaderamente correctos que tampoco bajos, pudiendo obtener medias por debajo de los 8 litros sin problemas. Eso sí, respetando en todo momento los límites de la vía por la que circulemos y haciendo uso del modo ECO.

Según datos en ficha técnica, el consumo medio en este tipo de vía es de tan sólo 5,8 litros a los cien kilómetros recorridos.

Nuestro consumo y teniendo en cuenta que no fuimos muy cuidadosos con el acelerador después de más de 500 km por carreteras nacionales con varios puertos, el ordenador nos marcó un consumo de 7,8 litros a los 100km.

En ocasiones a lo largo de la prueba bajo hasta los 7,4/7,5 litros a los 100km. Con un depósito de 60 litros podemos realizar tranquilamente más de 700km si nos lo proponemos.

Circulando por Autopista

En autopista, su comportamiento es noble, responde a las exigencias de su conductor sin miramientos. Destacar su buen aislamiento. El motor es poco perceptible desde el interior. Solo se deja escuchar el rodar de los neumáticos, que con su generoso tamaño no son una molestia.

También están ausentes las vibraciones que pueden ser percibidas en volante, pedales o palanca de cambios.

La suspensión filtra correctamente, aunque el asfalto este en mal estado.

El consumo en este tipo de vías es ajustado y no supera los 8 litros a los 100 km. El consumo homologado según ficha es de 6,4 litros a los 100km recorridos.

Circulando por Ciudad

En ciudad el buen PAR del motor disponible desde tan sólo 1750 revoluciones nos facilitara muchos su conducción. Teniendo fuerza desde muy abajo. El Skoda Kodiaq RS con este propulsor diésel se presenta muy cómodo para un uso en ciudad.

El consumo en ciudad se situó cercano a los 9 litros a los 100km recorridos. El mayor peso y el arrastre de la tracción 4×4 se hacen notar.

Calidad de Acabados

En cuanto a los acabados, es notable la mejoría que este nuevo Skoda Kodiaq ha sufrido si lo comparamos con otros modelos de la marca.

Los acabados están a la altura de sus hermanos los Volkswagen. Sólo le falta mejorar el encaje entre piezas.

Calidad de Materiales

Los materiales empleados en el Skoda Kodiaq son correctos, tanto los plásticos de tacto gomoso, como las telas o pieles empleadas en asientos, volante y palanca de cambios.

LA OPINIÓN DEL PROBADOR

Es el primer Skoda Kodiaq RS que pasa por nuestra redacción y todos los que lo hemos probado hemos llegado a la misma conclusión; bravo Skoda. Es un SUV deportivo con alma, con carácter, de fácil conducción y que responde muy bien en tramos virados.

Una buena estabilidad que, a pesar de tener unos notables balanceos la carrocería no es un impedimento para que el Kodiaq RS, donde está más mitigado que en versiones menos deportivas.

En mi trayectoria probando coches desde hace ya más de diez años he tenido el privilegio de poder probar más de 500 o 600 coches, desconozco la cifra exacta pero son muchos. Pues en el caso del Kodiaq RS, como me pasó con el Seat Ateca, uno ya sabe más o menos lo que se va a encontrar antes de conducirlo. Un SUV, con neumáticos de verano, buen motor con una potencia de 240cv que es suficiente para cualquier mortal.

Pues una vez llevado al Kodiaq RS a la zona revirada que usamos de test para las suspensiones, bastidor, estabilidad y etc… nos dejó gratamente sorprendidos, por lo general, un coche de este peso con poco que se fuerce la trayectoria viene precedido de un “cantar” de neumáticos y, a su vez, la perdida de adherencia con el sobreviraje u subviraje pertinente según la ocasión o coche. También tiene mucho que ver el estado del asfalto.

En el caso del Kodiaq RS es un SUV que permite mucho a su conductor, está perfectamente preparado para la conducción deportiva.

Si buscas una versión deportiva pero no quieres dejar de valorar la opción de un SUV, el Kodiaq RS seguramente reúna todo lo que buscas.

Tiene bajos consumos, baja rumorisdad y muy habitable con un maletero más que generoso. Sin duda este nuevo Kodiaq RS no será el último que pase por nuestras manos.

Últimamente Skoda está haciendo un magnífico trabajo no solo a nivel estético y de diseño, sino también en seguridad, estabilidad y motorizaciones.

Conclusiones

En resumen; el Kodiaq RS era y es el SUV deportivo que Skoda estaba necesitando desde hace ya unos años. Si bien hubo y hay otras alternativas como es el Skoda Yeti o es el Skoda Scout, pero nunca llegaron a ser un todocamino nativo como es el Kodiaq.

Es un coche no muy grande que es manejable en ciudad, fácil de aparcar, con bajos consumo y un buen precio de adquisición según el motor y acabado que escojamos. Amplio abanico de mecánicas y multitud de extras. En poco tiempo será un superventas.

 

A FAVOR:

Potencia, tracción 4×4, prestaciones.

A MEJORAR:

Consumos, rumorosidad motor en frio.

 

 

DATOS TÉCNICOS

Versión: 2.0 TDI 240cv Puertas: 5
Cilindros: 4 en línea Plazas: 7 (2 + 3 + 2)
Par máximo: 500 Nm de 1750 a 2500 rpm Maletero: 725 litros
Distribución: Dos árbol de levas en la culata Peso: 1880 Kgs.
Alimentación: Diésel- inyección directa,

4 válvulas por cilindro.

Turbo – Intercooler

Depósito: 60 litros
Tracción: Total Velocidad: 221 km/h
Cambio: Automática, 7 velocidades

 

Dimensiones

Largo / ancho / alto (mm)                                        4699 / 1882 / 1685

 

0 a 100 km/h: 6,9 segundos

Precio de unidad probada sin extras y con descuentos: desde 47100€

Galería de fotos