El Skoda Octavia es una berlina ya longeva dentro del mercado del automóvil, lleva vendiéndose más de 20 años, en los cuales ha ido con cada generación mejorando no solo a nivel estético. También, por su puesto, a nivel mecánico y en seguridad.

La unidad probada se trata de la versión más familiar Combi, con un amplísimo maletero capaz de cargar todo lo que nos plazca, con un portón amplio de acceso, en este caso de apertura y cierre eléctrica mediante botón y, lo más importante, con un suelo completamente plano para la carga de objetos voluminosos.

La versión objeto de esta prueba es la tope de gama llamada “Laurin & Klement” en honor a sus inicios con la venta de bicicletas en el siglo XIX.

Al cabo del tiempo migraron al sector de la automoción y su primera obra se llamó Laurin & Klement.

Es fácil recordar como Skoda antes de la compra por parte del grupo VAG eran vehículos más bien simples y espartanos, cumplidores eso sí. Tras dicha compra, hace ahora más de 25 años, los modelos de la marcha Checa hoy día poco tienen que ver con sus antecesores.

Modernos, bonitos, seguros y a la última en todo. Sin duda Skoda se benefició y mucho de la compra por parte del Grupo VAG, una marca que antes pasaba sin pena ni gloria. Hoy día es de las más interesantes del mercado por precio y calidad. Raro es encontrase a un cliente descontento con su Skoda, sobre todo si es de los que montaban un 1.9 TDI.

El modelo que hemos probado es el nuevo Skoda Octavia Combi en su versión más característica y equipada Laurin & Klement, con motor 2.0 TDI de 150cv asociado a una caja de cambios automática DSG.

El acabado Laurin & Klement trae de serie, como pasaba en versiones anteriores del L & K muy equipado por un precio muy respetable.

Cuero, techo eléctrico, asientos calefactados tanto delante como detrás, faros de LED, entre otras cosas. Todo ello de serie en este acabado tan interesante.

Como ya comentamos cuando probamos el Skoda Octavia L&K berlina el pasado año, conozco de primera mano el uso que ha tenido una unidad con el acabo Laurin & Klement, dicha unidad es del 2002 y posee en su odómetro más de 220.000km, no son muchos teniendo en cuenta la alta durabilidad y longevidad que tiene el motor 1.9 TDI de 110cv que lo anima. Dicho motor, muy usado durante varios años por los taxistas, era capaz de soportar largas kilometradas superiores a los 500.000km sin ningún fallo importante de motor.

Esta unidad que comento, a día de hoy sigue como el primer día a nivel mecánico, si padece los típicos desgastes en la pintura por el sol y desgastes en la tapicería mixta de cuero y alcántara que lleva de serie con el acabado L&K.

En aquel entonces también además del cuero, equipaba techo eléctrico corredizo, faros de xenón, asientos delanteros calefactados, control de tracción o ESP. Extras en otros modelos de la época y de serie en el Octavia.

Y extras que en su momentos solo montaban vehículos como BMW o Mercedes. Pocos, muy pocos Octavias de la época montaban faros de xenón.

Dicha unidad con más de 220000km en su haber sigue como el primer día y todos los extras de serie funcionando a la perfección. El 1.9 TDI es un motor tosco pero muy duradero y fiable.

En esencia el Octavia, aun con el paso de los años, sigue manteniendo el mismo espíritu desde el principio. Un vehículo muy aparente, confiable, de buenos acabados e imagen seria. Con una alta capacidad de carga y polivalencia.

Tras una semana con el nuevo Octavia Combi es fácil acostumbrase a su forma de caminar, es un vehículo muy fácil de usar, tiene un magnifico andar gracias al motor 2.0 TDI que con sus 150cv muestra un alto empuje desde bajo régimen, con unos consumos verdaderamente ajustados.

Externamente el último lavado de cara ha modificado la parte delantera con unos faros diferentes esta vez sí haciendo uso de la tecnología LED. Paragolpes nuevos también. Como también nuevos diseños de llantas.

En su interior con el acabado L & K podemos ver los mejores materiales empleados en el Octavia, un buen acabado, asientos de cuero y alcántara, magníficos al tacto y que sujetan correctamente.

Asientos específicos para esta versión en los que figura la versión del modelo en el respaldo.

Nuestra unidad, exteriormente de color rojo e interiormente con color marrón chocolate para nada feo que le otorgaba mayor presencia al Octavia.

Visibilidad

El Skoda Octavia se comercializa con faros LED como opción, nuestra unidad contaba con ellos. Los faros de LED dejan patente su clara superioridad frente a los tradicionales faros dotados de bombillas halógenas. Teniendo una mayor cantidad lumínica, mayor anchura iluminada y una duración más alta de uso en cuanto a las bombillas clásicas.

Decir que los faros del Octavia son más que correctos para una conducción relajada por la noche. No son de lo mejore del mercado pero cumplen sobradamente en su cometido.

La visibilidad del Octavia es a la fuerza correcta, no tenemos impedimentos que nos resten visibilidad, solo y como ya es costumbre los reposacabezas traseros, no obstante si los regulamos correctamente no tendremos mayor problema. La visibilidad fronto/lateral sigue siendo estupenda, no difiere del Octavia anterior.

Impresiones de Conducción

Hemos probado entre las motorizaciones disponibles para el nuevo Octavia Combi la que a nuestro juicio es la más equilibrada y, por ende, más se venderá. Se trata del 2.0 TDI de 150cv.

Este motor en el Octavia es un duro competidor para los TSI. Los consumos del TDI son muy bajos si hacemos una conducción tranquila, teniendo medias muy bajas, de poco más de 5 litros. Si no te gustan los diésel o no haces tantos kilómetros al año, el 1.4 TSI de 150cv con unos consumo también muy bajos es una excelente alterantiva.

A la hora de sacar el máximo potencial del TDI, los 150cv se hacen patentes en recuperaciones, adelantamientos y cuestas pronunciadas. Donde también se hacen patenten es en el consumo, si le exigimos su máxima aceleración los consumos al igual que son buenos yendo tranquilo, son también muy buenos yendo con el cuchillo entre los dientes.

Pero ante todo, este Skoda Octavia, no ha sido concebido para ir de “tramo” con él. Esta versión Laurin & Klement es para otros menesteres. Para soltar adrenalina ya está el vRS, que nos quitara el hipo entre curva y curva.

La suspensión no ha parecido en los modos “normal” y “confort” demasiado conservadora. Muy blanda tanto en extensión como en compresión. En modo “sport” se nota mucho más enérgica y adaptada para un uso más deportivo.

Es lógico que la suspensión sea conservadora. El Octavia en el acabado L & K no tiene ninguna aptitud deportiva. Es una berlina de viaje o uso familiar.

Frenada

Skoda ha optado por utilizar frenos de una tamaño acorde a las prestaciones del vehículo, dotándolo de una buena capacidad de frenada. Montando frenos ventilados de 312mm en el eje delantero, y macizos de 256mm en el trasero.

Este equipo de frenos cumple con su función sin titubear, frena con contundencia y demuestra que en las frenadas de emergencia trabaja al 100% parando el Skoda en pocos metros con una eficacia envidiable.

Dispone de ayudas electrónicas como ABS de última generación, ASR, ESP, EBD, MSR, ayuda a la frenada de emergencia.

El tacto de los frenos es muy correcto y dosificable, con buen mordiente nada más pisar el pedal. Permite modular la frenada desde el primer instante sin clavar.

Tracción                                                       

El Octavia cuenta con sistemas electrónicos para mitigar en la medida de lo posible las pérdidas de tracción/adherencia.

Sin estos sistemas conectados, las pérdidas de tracción son considerables dado el alto par a bajas vueltas que proporciona el motor TDI (340Nm). Por ello, con los sistemas conectados en arrancadas es casi imposible sufrir pérdidas de tracción.

En marcha si es más probable si andamos por carreteras reviradas, eso ya entra en el estilo de conducción de cada uno y el tipo de neumáticos del vehículo.

En el caso de la unidad probada montaba unos Michelin Pilot Sport 3 de corte deportivo que se agarraban perfectamente al asfalto. Poco ruidosos y muy eficientes en cuanto al consumo.

Estabilidad

Con el acabado Laurin & Klement las pretensiones deportivas no existen, su configuración de suspensión está pensada para un buen confort de marcha, en el que sus ocupantes no sufran bruscos golpes por una suspensión dura y enérgica. Y la verdad es que lo consigue.

La suspensión de este Octavia es envidiable en cuanto a comodidad, los baches, badenes y resaltos parecen no existir debajo de las ruedas.

Para ciudad es una maravilla contar con una amortiguación de este tipo. Donde sí se echa en falta una suspensión más rígida y enérgica es en vías de sentido único, donde las curvas se suceden una tras otra. En este terreno la suspensión cumple, pero sin florituras. Por suerte podemos hacer uso del modo Sport desde el DCC y conseguir que la suspensión sea más enérgica. La dirección también y la respuesta del acelerador más pronta.

Cuenta con ESP de serie poco intrusivo, dado el buen chasis del Octavia en pocas ocasiones a de intervenir.

Reposacabezas

El Skoda Octavia homologa cinco plazas disponibles con sus correspondientes reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura y profundidad.

Los traseros carecen de regulación de inclinación o profundidad, solo son regulables en altura.

Cinturones

Al igual que en el caso de los reposacabezas, el Skoda Octavia viene provisto de 5 cinturones de tres puntos de anclajes, es decir, de tipo estándar. Los delanteros llevan pretensores pirotécnicos. Aviso acústico si no nos ponemos el cinturón al emprender la marcha.

Bebes y Niños

El nuevo Octavia Combi es ideal para un uso familiar, siendo la versión más confortable y espaciosa de la gama. Tiene un buen acceso a las plazas traseras, provistas de anclajes ISOFIX y Top Tether para las sillitas de bebes. Un maletero que tiene una capacidad de 610 litros. Que no presentará problemas para transportar todo lo necesario de nuestros descendientes.

Airbags

En seguridad pasiva el Skoda Octavia viene bien surtido, de serie trae 9 airbags.

Euroncap

Recuperaciones

El motor TDI de 2 litros de cubicaje y sus 150cv son capaces de catapultar al Octavia de 0 a 100km/h en 8,6 segundos, son cifras realmente atractivas.

La velocidad máxima según ficha técnica es de 213 Km. /h. La capacidad de recuperación del Octavia dotado de este propulsor es muy buena. Disponemos de potencia desde muy bajas vueltas, la aparición del soplido del turbocompresor se hace patente desde las 1750 revoluciones. Empujando sin desfallecer hasta superadas las 4000 revoluciones. La potencia máxima la entrega a las 4000 revoluciones.

Caja de Cambios

El Skoda Octavia se comercializa con cambio manual de 6 relaciones o con cambio automático DSG.

Nuestra unidad montaba una caja de cambios automática de 6 marchas bien escalonadas para permitir unas buenas prestaciones y unos consumos muy moderados.

El uso de un cambio automático se limita a seleccionar con la palanca la posición “D” para emprender la marcha, la “R” para la marcha atrás o la “P” de parking a la hora de estacionar.

Existen también la “N” de neutro o el modo “S” de sport para una conducción más dinámica.

También, dependiendo del modelo el uso del modo secuencial mediante la palanca o desde las levas del volante, que en el caso del Octavia era muy útiles a la hora de sujetar el coche con el freno motor en puertos de carretera.

Circulando por Carretera

En carretera el Skoda Octavia Combi 2.0 TDI es ante todo confortable. Con potencia de sobra para encarar adelantamientos o recuperaciones rápidas. Sonoridad dentro del habitáculo proveniente del motor normal, al igual que la proveniente de la rodadura de los neumáticos. Una insonorización estrella.

El consumo es una de las virtudes indiscutibles de este propulsor. Nuestro consumo con una conducción normal, para nada buscamos bajar consumos. Obtuvimos un consumo de 5,2 litros a los 100km, un consumo propio de sistemas híbridos.

Con una autonomía según ordenador de abordo superior a los 1.000km.

La ficha técnica nos dice que el Octavia con este motor es capaz de consumir por este tipo de vías tan solo 4,1 litros a los 100km.

Circulando por Autopista

En autopista/autovía el comportamiento del Skoda Octavia es neutro, pisa bien en el asfalto, siendo la comodidad uno de sus puntos fuertes. Contamos con buena potencia para poder mantener ritmos altos en autopistas/autovías.

Gran confort de marcha, podemos realizar viajes largos, que tanto el motor como por potencia, autonomía, y confort de marcha nos lo permite. Consumos muy bajos en este tipo de vías, el nuestro se situó en 6,1 litros a los 100km. El homologado nos dice que aun podíamos haber bajado un poco más, 4,5 litros a los 100km.

Circulando por Ciudad

En ciudad, como ya hemos comentado a lo largo de la prueba, además de una estupenda capacidad de absorber baches, tenemos un maletero muy aprovechable 590litros. Los poco más de 4,6 metros de longitud no presentan un problema a la hora de tener que aparcar en línea o batería.

El consumo en ciudad sube como es lógico, pero sigue siendo contenido para la potencia del motor.

Nuestro consumo no bajo de los 7 litros en ningún momento. El homologado es de 5,2 litros en ciudad. 119 gramos de Co2 por kilómetro recorrido. Y Euro 6.

La Opinión del Probador

El Octavia ha sufrido un leve lavado de cara que lo ha rejuvenecido con cambios estéticos en la parte frontal del vehículo. Nuevos grupos ópticos que ahora ya incorporan la tecnología LED para las luces de cruce y carretera.

Paragolpes también de nuevo diseño, al igual que las llantas.

Hemos probado la versión tope de gama y mejor equipada de serie, la Laurin & Klement, una versión muy especial por su historia, también por ser una rara avis, pocos verás por las calles. Es una versión que tiene una alta dotación de serie; faros de LED, techo eléctrico, cuero, alcántara, navegador, asientos calefactados, tanto delante como detrás.

Está disponible con el motor 2.0 TDI con cambio DSG o manual de 6 marchas. También se puede optar por el motor 1.8 TSI de 180cv.

El anterior Octavia vio la luz en el año 2013, a grandes rasgos poco difiere del actual. Tan solo algunos cambios estéticos que lo han rejuvenecido. A nivel mecánico las motorizaciones siguen siendo las mismas. Igual de potentes y eficientes.

Calidad de Acabados

Los acabados del Skoda Octavia en general han mejorado, estando por encima de los de Seat, no comparable aun a los de Volkswagen. Hablamos en concreto del Octavia.

Calidad de Materiales

Los materiales empleados son correctos, abundan los plásticos blandos en partes que ni siquiera otras marcas de más renombre usan.

Conclusiones

En conclusión: siendo este el segundo Octavia Combi probado del nuevo modelo, hemos quedado gratamente satisfechos de su buen funcionamiento. Y a lo largo de la prueba nos hemos preguntamos si merece la pena el desembolso extra que hay que hacer por la versión L & K en comparación con acabados más bajos.

Si queremos un coche bien equipado el Laurin & Klement es sin duda nuestra opción. Sale más barato e interesante que equipar una versión más baja.

Lo único “malo” es que el acabado Laurin & Klement solo está asociado a los motores 1.8 TSI y 2.0 TDI. Los demás motores solo están disponibles en acabados inferiores o superiores como el vRS.

 

A favor:

Consumos, DSG, confort.

A mejorar:

Sonido motor al ralentí, falta de “tirón” por debajo de 2000 vueltas.

 

Datos Técnicos

Versión: 2.0 TDI 150cv Puertas: 3
Cilíndros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 340 Nm de 1750 a 3000 rpm Maletero: 610 litros
Distribución: Dos árboles de levas en la culata Peso: 1374 Kgs.
Alimentación: Diésel- inyección directa

Turbo, geometría variable

Intercooler.

Depósito: 50 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 213 km/h
Cambio: Automática, 6 velocidades

 

Consumos

Consumo urbano 5,2 (l/100 km)
Consumo extraurbano 4,1 (l/100 km)
Consumo medio 4,5 (l/100 km)
Emisiones de CO2 119 (gr/km)
Normativa de emisiones Euro 6

 

Dimensiones

Largo / ancho / alto (mm)                                        4667/1814/1465

0 a 100 km/h: 8,6 segundos

Precio de unidad probada sin extras y sin descuento: desde 31849€

Galería de fotos