Renault Kadjar 4WD 1.6 dCi – Confortable y dinámico dentro y fuera de la vía

Renault poco a poco va completando una extensa gama de SUV, siendo el objeto de esta prueba, el Kadjar el SUV intermedio por tamaño disponible actualmente.

Por debajo de este está el Captur que ya probamos con anterioridad y que puedes leer su prueba desde aquí.

El SUV más grande es el Koleos que ha sido completamente renovado, tanto externamente como internamente. También sus motorizaciones. Nosotros probamos la versión anterior que nos dejó un buen sabor de boca en general. Siendo un buen todo camino, con un correcto funcionamiento en pistas forestales.

El Kadjar que hemos probado es la versión animada del nuevo 1.6 dCi de 130cv que ya pudimos probar en el Renault Talisman hace unos meses. Es un motor muy suave y, a pesar de ser diésel, poco ruidoso. Al ralentí, aun notándose que está en marcha el motor, el sonido está muy amortiguado y filtrado.

Desde el habitáculo es poco perceptible es sonido del motor, al igual que las vibraciones. En marcha es más notorio el sonido del aire o del rodar de los neumáticos que el motor.

En el caso del Kadjar sucede exactamente igual que el Talisman. El nuevo 1.6 dCi es buen motor, con un gasto de carburante asombrosamente bajo. Respetuoso con el medio ambiente cumpliendo la Euro 6 y con 130cv que son más que capaces de mover con soltura el peso del vehículo.

Nuestra unidad montaba el sistema de tracción total 4WD. Dicho sistema permite al conductor poder desconectarlo a voluntad mediante una ruleta accionable situada al lado del freno de mano electrónico.

Mediante dicha ruleta podemos optar por tres opciones, “2WD” o lo que es lo mismo, tracción solo delantera. Es el programa que más usaremos sin duda. A continuación el modo “Auto”, el mismo vehículo se encarga de gestionar los porcentajes de potencia mandada a cada eje.

El modo auto, de manera inicial siempre funciona como tracción delantera y, según la circunstancia y la necesidad mandará más o menos potencia al eje trasero. Según sea necesario. A lo largo de la prueba y gracias a que en el cuadro de instrumentos digital podemos ver los porcentajes que se envían a cada eje, hemos visto como en modo auto, en situaciones algo más complejas como tierra suelta puede llegar a mandar desde un 10 a un 15%, más no hemos visto. Tampoco era necesario, la verdad.

Y por último el modo “Lock” o bloqueo del diferencial. Con este modo activado el reparto de potencia entre ambos ejes es siempre del 50% con independencia de por donde se circula. Dicho modo tiene una restricción, tan solo es efectivo hasta los 40km/h, pasada dicha velocidad se desconecta volviendo al modo Auto.

Es evidente que es un modo para ir a baja velocidad y en momentos verdaderamente complicados donde la velocidad es siempre muy baja.

Hemos echado de menos algún asistente en descensos, que hubiera sido perfecto en conjunto con el selector de tracción. Completaría mucho al Kadjar.

Por lo demás, el Kadjar es un modelo que está teniendo una alta aceptación por parte del público, es difícil no ver uno o más al día. Y en parte es lógico, es un coche muy polivalente, de buen precio, prestaciones y con una alta capacidad de carga que permite ser usado en todo tipo de vías.

A lo largo de los días que lo hemos tenido a nuestra disposición hemos transitado en con él por todo tipo de vías, en todas ellas el funcionamiento ha sido el esperado; perfecto.

Externamente el Kadjar sigue la línea continuista de los demás modelos de la marca francesa del rombo. Un diseño sobrio y elegante que conjuga perfectamente con todo. Da sensación de robustez y empaque. Al igual que nos pasó con el Talisman Renault está avanzando mucho en este sentido. Buenos acabados y terminaciones que le hacen ser un duro competidor para otros SUV de diferentes marcas.

Internamente, al igual que en el exterior el parecido con sus hermanos de gama es más que evidente, no en vano comparten multitud de elementos, como volante, palanca de cambios y un largo etc.

El puesto de conducción es amplio y todo queda a mano del conductor. Nos ha gustado sobre todo la cantidad de información que puede proporcionar el cuadro de instrumentos digital. Desde la presión de los neumáticos, siempre útil en vías de tierra, a los cv o Nm que estamos usando del motor en todo momento.

Por supuesto, la autonomía, consumo medio o el instantáneo. También velocidad media. Pero no solo el cuadro de instrumentos dispone de mucha información, la pantalla multimedia con “RLink” también es capaz de hacernos la vida mucho más fácil.

Pudiendo conectar nuestro Smartphone sin mayor problema y hacer uso de todas sus opciones. Sin el emparejado podemos hacer uso del navegador, muy bueno, por cierto. O ver que consumos hemos hecho con el modo ECO activado y las calificaciones que hemos tenido. Todo muy vistoso y entretenido.

El Kadjar se comercializa con diferentes motorizaciones. En gasolina el acceso a la gama es mediante el 1.2 TCe de 130cv. El más potente es la versión de 163cv extraídos del 1.6 TCe.

En diésel el acceso a la gama es por parte del 1.5 dCi de 110cv y el más potente es el 1.6 dCi de 130cv. Tanto solo la versión dCi de 130cv puede disponer de tracción 4×4. El cambio automático EDC está disponible para el 1.2 TCe y el 1.5 dCi.

Visibilidad
El Renault Kadjar por su tamaño y formas no presenta problemas de visión directa para el conductor. Si bien y como es natural en todos los vehículos de hoy día nos topamos con unos pilares A de buen grosor y, unos reposacabezas traseros que en su posición alta si entorpecen. Pero nada que no puede solucionarse con bajarlos.

La iluminación del Kadjar mediante el uso de la tecnología LED es francamente buena, mejor incluso que unos faros de xenón.

Tiene una alta potencia lumínica, buena anchura y profundidad. Haciendo que la noche se vuelva día. Muy cómodo conducir por la noche con el Kadjar.

Impresiones de Conducción
El 1.6 dCi a pesar de llevar poco tiempo en el mercado se está dando a conocer por sus buenas prestaciones y bajo consumo. No en vano es una evolución del ya viejo conocido dentro del grupo Renault 1.5 dCi, que se lleva montando muchos año sin problemas.

El 1.5 dCi es un motor que se caracteriza por poco “fuelle” a bajas vueltas y una vez se acerca a las 2000 revoluciones hace acto de presencia el turbo dotando de fuerza al motor hasta pasadas las 4000 revoluciones. Estira muy bien y es aprovechable.

El 1.6 dCi en este aspecto es mucho mejor en todos los sentidos. Funciona mejor desde bajo régimen, desde tan solo 1750rpm ya disponemos del máximo par del motor.

Mueve con soltura al Kadjar, permitiéndole ganar velocidad con rapidez.

Los 130cv extraídos del 1.6 dCi son suficientes para un uso polivalente, si se requiere de mayores prestaciones el 1.6 dCi no es el motor que buscas. A pesar de disponer de 130cv no es un vehículo que se le pueda denominar como prestacional. Lo dicho, cumple bien y nada.

Siempre puedes optar por la versión 1.6 TCe de 163cv, sin duda mucho más prestacional que las versiones de menor potencia.

Realiza el 0 a 100 km/h en 10,5 segundos y completa el 0 a 1000m en 32,5 segundos

Es un motor que si le exigimos potencia se muestra muy ruidoso en aceleraciones, a velocidad baja o al ralentí no es así. Para ser diésel es una mecánica bastante silenciosa.

Frenada
El sistema de frenos del Kadjar en su versión 1.6 dCi 130cv 4×4 cumple sobradamente con lo que se le pida.

Monta discos en ambos ejes; delante discos sobredimensionados de 296mm autoventilados.

Detrás discos macizos de 290mm. Todos ellos con pinzas monopistón.

El tacto de los frenos no es de los mejores sin duda, con un recorrido útil bastante poco aprovechable es difícil dosificar la frenada, sobre todo cuando en la primera parte del recorrido el mordiente es mayor e incómodo si transitamos por ciudad. Pero frena con mucha contundencia y es capaz de detener el vehículo en un corto espacio de tiempo y metros.

Cuenta con ABS de última generación poco intrusivo y ayuda a la frenada de emergencia, dotando de mayor presión al circuito de frenado, con el fin de acortar la distancia.

Tracción
El Renault Kadjar contempla la opción de poder montar un sistema de tracción total para un mayor y mejor uso en pistas de tierra denominado 4WD.

Aunque la gran mayoría de los SUV van a tener un uso mayoritario por asfalto o ciudad, el Kadjar da la posibilidad a su comprador de poder optar por la tracción total 4×4 por si su uso es más plural y transita por pistas de tierra de ven en cuando. Es un vehículo que se desenvuelve como un coche normal, cuenta con la ayuda de una mayor distancia hacia el suelo y una suspensión más blanda que se traga perfectamente los baches.

El funcionamiento del sistema de tracción total lo hemos explicado al inicio de esta prueba, es muy sencillo y si queremos despreocuparnos de él, lo mejor sin duda es optar por el modo Auto. Se encargara de todo por nosotros y el sistema 4WD estará siempre operativo.

A lo largo de la prueba haciendo uso del modo 2WD y del Auto, no notamos diferencias de gasto de combustible entre ambos modos de uso. Es decir, se puede hacer uso del modo Auto sin que este perjudique con mayores consumos por el uso esporádico de la tracción 4×4 como puede ser en pavimentos deslizantes o en arrancadas fuertes.

Dispone de control de tracción desconectable en conjunto con de estabilidad ESP.

Estabilidad
Aun no siendo un vehículo con aspiraciones deportivas su comportamiento en curvas es bastante correcto, en seco podemos exprimir sin miedos las cualidades del bastidor y apurar un poco más las frenadas sin miedo.

En mojado la cosa cambia, la estabilidad es buena, pero no debemos fiarnos ni confiarnos, a lo largo de la prueba, en condiciones de agua en la calzada o mucha agua la sensación de seguridad disminuía como en todo coche, y por las pruebas que realizamos no parece ser un problema del vehículo que en seco tiene un comportamiento más bien bueno. Los neumáticos siendo “Eco” y de buena marca como es Continental si es cierto que en lluvia no son tan efectivos como en seco. Lógico por otra parte.

Reposacabezas
El Renault Kadjar homologa cinco plazas útiles, las cuales todas ellas disponen de reposacabezas. Los delanteros regulables en altura e inclinación. Los traseros solo regulables en altura.

Cinturones
El Renault Kadjar trae cinco cinturones del tipo estándar, de tres puntos de anclaje. Los delanteros equipan de serie pretensores pirotécnicos y avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha. Los traseros solo avisador acústico de cinturón no abrochado.

Bebes y Niños
El Renault Kadjar solo se comercializa en versión de cinco puertas, por lo tanto el acceso a las plazas traseras es francamente bueno.

Introducir una sillita no conlleva ninguna dificultad, el Renault Kadjar trae de serie el sistema ISOFIX y TopTether de anclaje de sillitas de bebes. Y un maletero (472Litros) de dimensiones generosas que nos permite transportar todo los bártulos del bebe sin problemas.

Airbags
El Renault Kadjar trae de serie 9 Airbags, que son: De conductor, acompañante (desconectable) , laterales, de cortina… etc.

Euroncap

Recuperaciones
En recuperaciones el Kadjar dotado del motor 1.6 dCi de 130cv se muestra muy contundente y con un buen empuje gracias a la acción del turbocompresor. El peso del Kadjar no hace mella en las recuperaciones/aceleraciones, dando unos datos nada malos en el 0 a 100km/h, según ficha técnica es de 10,5 segundos, una cifra para nada mala, que en la práctica parece ser menor por la buena entrega de potencia del motor.

La velocidad máxima es de 190 Km. /h y el par máximo es de 320Nm a 1.750 rpm

Caja de Cambios
El cambio manual de seis relaciones se muestra rápido entre cambios de marcha, con un buen guiado y un escalonamiento correcto para sacarle el mayor provecho a los 130cv del motor diésel. A lo largo de la prueba no se presentaron problemas de ningún tipo.

Su accionamiento es cómodo y no da lugar errores a la hora de insertar las marchas.

Existe la opción de una caja de cambios automática denominada EDC, disponible en las versiones 1.2 TCe de 130cv y 1.6 dCi de 130cv

Circulando por Carretera
En carretera el Kadjar tiene un comportamiento limpio, su estabilidad es correcta, nos permite más de un lujo en carreteras viradas, y disfrutar de la comodidad de su buen chasis.

El propulsor acompaña en la tarea, empuja con decisión desde las 2000 vueltas. En conducción relajada los consumos son muy ajustados, tiene muy buena autonomía pudiendo superar los 800 km con un solo depósito.

Circulando por Autopista
En autopista, el Kadjar es cómodo, muy económico, sencillo de conducir y rápido si lo deseamos.

En sexta marcha es casi inapreciable el sonido del motor dentro del vehículo, está muy bien insonorizado. Debemos fijarnos en el tacómetro para ver a que revoluciones está el motor.

Los consumos son una de las bazas a favor de este Kadjar con motor 1.6 dCi, podemos obtener consumos por debajo de los 5 litros si circulamos con cautela y a velocidades de 100 km/h o menos.

Circulando por Ciudad
En ciudad el Renault Kadjar pasa desapercibido por la gran cantidad que se han vendido en nuestro país.

La mayoría dotados de la misma motorización aquí probada o la 1.5 dCi, pocos de ellos con tracción 4WD.

Las versiones gasolina a pesar de ser también excelentes motores, como el 1.2 TCE de 130cv que tiene unos bajos consumos, pero aun así los diésel son más vendidos.

La que sin duda tendrá menos acogida será la 1.6 TCe de casi 165cv.

La suspensión de esta versión del Kadjar es más bien conservadora, siendo más confortable que rígida, en zonas especialmente minadas de baches, badenes, resaltos lo agradeceremos.

La opinión de probador

He pasado bastantes días con el Renault Kadjar, haciendo uso de él como si de mi vehículo personal se tratara. Transitando por todo tipo de vías, inclusive las pistas de tierra de diferentes tipos de dificultad.

En la mayoría de ellas ha salido airoso, sobre todo por el buen desempeño de la tracción total 4WD. Sin ella es seguro que en más de una ocasión hubiera tenido problemas para continuar la marcha.

Las capacidades off road del Kadjar no son malas, pero se nota que es un vehículo más adaptado para el uso en asfalto. Dispone de una buena altura (200mm) hacia el suelo, que le permite pasar por zonas más complejas. También tiene un Angulo de ataque, ventral y de salida bastante correctos. Que como en el caso anterior le benefician.

La suspensión es más bien conservadora, con un tarado muy benevolente con los pasajeros que hace cualquier bache, agujero o resalto sea filtrado con suavidad y reducido el molesto impacto que pueda llegar a los ocupantes.

El tarado de la suspensión tan cómodo es beneficioso sin duda para pistas de tierra, pero no lo es tanto en tramos virados de asfalto donde se muestra poco enérgica y propicia cierto balanceo de la carrocería en giros lentos.

El motor 1.6 dCi es un motor muy completo, los 130cv que eroga dan mucho de sí, que a pesar del peso en vacío del Kadjar, 1611kg lo mueve con mucha soltura. Los consumos son muy contenidos y aseguran una alta autonomía a la hora de viajar,

El Kadjar por varios motivos es sin duda un excelente candidato para el uso familiar. Es muy polivalente, amplio, bien terminado, agradable de conducir a la par que seguro. Con alta capacidad de carga. Lo dicho, ideal para una familia con hijos.

Calidad de Acabados
Los acabados en esta versión son correctos, abundan los plásticos blandos, y los ajustes correctos.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados son de buena calidad. Los plásticos visibles son de buen tacto y aparentes.

Conclusiones
En resumen, no es la primera vez que conducimos un vehículo de la marca Renault con el 1.6 dCi, pero no asociado a la tracción total 4×4 y nos ha gustado su funcionamiento.

El 1.6 dCi dispone de bajos muy bajos consumos y unas prestaciones acorde a lo que se espera de él. En el caso del Kadjar la cosa no cambia. El 1.6 dCi es ideal para este tipo de vehículo.

 


A favor:

Polivalente, estabilidad, consumos


A mejorar:

Fuerza a bajas vueltas, capacidades off road, rumorosidad neumáticos.


 

Datos Técnicos

Versión: 1.6 dCi Energy 130cv Puertas: 5
Cilíndros: 4 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 320 Nm a 1750 rpm Maletero: 472 litros
Distribución: Dos árboles de levas en la culata Peso: 1611 Kgs.
Alimentación: Diesel- inyección directa CR Depósito: 65 litros
Tracción: Total Velocidad: 190 km/h
Cambio: Manual de 6 velocidades

 


0 a 100 km/h: 10,5 segundos


Precio de unidad probada sin extras: desde 28687 €


 

Galería de imágenes

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *