Citroën C3 Shine 1.2 PureTech – Totalmente renovado y mejorado

El nuevo Citroën C3 poco tiene que ver con su antecesor, ni tan siquiera físicamente se parecen. El nuevo y renovado C3 tiene un alto parecido con su hermano el Citroën Cactus, no solo externamente con el uso de los AirBump o unas ópticas casi idénticas.

En su interior las similitudes son más que evidentes entre ambos. Eso sí, también existen ciertas diferencias, como por ejemplo el cuadro de instrumentos del C3 es diferente al del Cactus.

El cambio no solo de imagen del actual Citroën C3 le ha valido para separarse del anterior modelo, que sin ser malo, si era más anodino que el actual, con una imagen mucho más fresca y juvenil. Gracias a ello se está vendiendo muy bien desde su comercialización.

La gama de motores actuales disponible abarca un amplio abanico de potencias, tanto en diésel como en gasolina. Siendo todos turbo alimentados menos dos versiones PureTech, la de 68 y 82 cv respectivamente que son de aspiración natural.

Nuestra unidad montaba el motor 1.2 PureTech de 82cv de aspiración atmosférica, sin ningún tipo de sobre alimentación. Los 82cv se consiguen a base de subir de vueltas el motor, cerca del corte de inyección. Es un motor que cambia mucho su manera de trabajar si es o no turbo.

En caso de no serlo estamos obligados a demandarle con continuidad potencia en regímenes más altos que si de una versión turbo se tratara donde se puede cambiar más bajo de vueltas.

Por lo general debemos cambiar de manera natural por encima de las 2500, 3000 revoluciones para que el motor tenga algo más de empuje.

Aun apurando alguna que otra marcha, los consumos medios de dicho motor siguen siendo muy buenos, con medias por debajo de los 6 litros incluso.

Por dentro, al igual que sucede con el exterior, todo totalmente renovado y de mejor calidad y presencia que su antecesor. Destaca la buena habitabilidad interior de este pequeño vehículo urbano.

En el que perfectamente y sin muchos agobios pueden viajar cuatro adultos.

El maletero, a su vez, de buen tamaño, cediéndole espacio a las plazas traseras se queda con un tamaño de 300 litros muy aprovechables por sus formas.

El puesto de conducción es, dentro de lo esperado, amplio. Con unos asientos de mullido duro y corta banqueta. Para resistir el uso diario por la ciudad son ideales. Ahora bien, para realizar un viaje largo no lo son tanto por su mullido.

Naturalmente el C3 no fue pensado ni concebido para realizar viajes de larga duración. Otra cosa es que si se pueda. Sobre todo por motor, el 1.2 Pure Tech tiene suficiente potencia y empuje como para poder con ello.

Visibilidad
Su tamaño, de casi 4 metros de longitud permiten que este pequeño Citroën sea el rey de la ciudad. Se puede aparcar en sitios pequeños, y transitar por calles muy estrechas o copadas de vehículos en segunda fila sin problemas.

El conductor no tendrá que preocuparse en cuanto a temas de visibilidad, se ve bien, tanto delante como hacia atrás.

El Citroën C3 hace uso de unos faros de lentes complejas que albergan bombillas de tecnología halógena. Casi siempre los faros que hacen uso de este tipo de tecnología para bombillas halógenas dan una luz menos potente en comparación con un faro tradicional también con bombilla halógena.

Pero en el caso del Citroën C3 no es así, creo que es de los pocos, sino el único de los cientos de coches probados que rompe esta regla.

Ilumina con fuerza, sobre todo en los primeros metros del coche, con unas claras zonas más iluminadas hacia el centro de la zona iluminada. Muy satisfechos con la capacidad lumínica del C3.

Equipa luces diurnas mediante diodos luminosos. Cumplen su función y se ven muy bien de día.

Impresiones de Conducción
El ajustado peso del C3, 1055kg, los 82cv que el 1.2 Pure Tech eroga hacen que el la practica el C3 con este motor asombre a profanos y no tan profanos en la materia.

Os puedo asegurar que me subí en el con el chip cambiado y el convencimiento de que es un coche urbano, con la potencia justa y necesaria para uso urbano y vías interurbanas.

Pero fui el primero en sorprenderme y decir – “esto no tiene solo 82cv”- Esas fueron mis palabras a los pocos minutos de sacar el coche de Citroën.

También nos sorprendió para bien el sonido del motor a la hora de exigirle potencia.

Sobre todo en marchas cortas y en la primera relación, tiene un sonido “racing” que incluso es adictivo. Suena bien tanto de motor como de escape este 1.2 y tres cilindros en línea.

Realiza el 0 a 100km/h en 13 segundos y completa los 1000m en 34,6 segundos.

Cifras que sobre el papel no son muy malas, para nada. Y en la práctica parecen mejores.

Frenada
El Citröen C3 tiene un peso en vació de cerca de los 1100 KG, nos pueden parecer muchos kilos para lo pequeño que es, pero para nada le lastran tanto en prestaciones como en frenada.

El equipo que monta lleva frenos de disco ventilados en el eje anterior y frenos de tambor en el posterior.

ABS de última generación y ayuda en la frenada de emergencia.

Los frenos del C3 cumplen su función a las mil maravillas, no se les puede acusar de nada, ya que en las pruebas efectuadas no desfallecieron en ningún momento.

Tracción
El 1.2 Pure Tech tratándose de un motor atmosférico cuenta con una buena patada a bajas vueltas y con un PAR motor aprovechable desde las 2750 revoluciones.

Perdidas de tracción difícilmente tendremos a no ser que seamos muy cafres con el acelerador en salidas fuertes.

En marcha, los neumáticos de 205/50/17” presentan un funcionamiento óptimo para el C3, agarran bien y permiten una buena estabilidad en curva. Incluso, permitirse algún que otro lujo. El bastidor del C3 así lo permite.

Estabilidad
Como hemos comentado en el anterior párrafo, la estabilidad del C3 es la esperada para un vehículo corto entre ejes y con 0 aspiraciones deportivas. Es algo nervioso en apoyos fuertes y dependiendo del compuesto de los neumáticos es más o menos capaz en tramos revirados.

Las suspensión por su parte es tirando a confortable con los pasajeros y permite tragarse los obstáculos de la calzada sin dilación. Hace que el coche balancee notoriamente en tramos revirados. Y a mayor peso dentro del vehículo más notorio es. Ahora bien, a pesar del balanceo no pierde nunca la trayectoria. Es decir, solo es la sensación de ese balanceo que no es tanto, ya que el C3 sigue su trayectoria sin mayor problema.

Reposacabezas
Este Citroën C3 dispone de cinco plazas homologadas, por lo tanto cuenta con cinco reposacabezas en total.

Los delanteros solo disponen de regulación en altura.

Los traseros carecen de regulación en inclinación, son solo regulables en altura.

Cinturones
Al igual que en caso de los reposacabezas, es un vehículo homologado para cinco ocupantes, por lo tanto trae cinco cinturones de seguridad.

Los delanteros del tipo estándar, de tres puntos de anclaje, van equipados con pretensores pirotécnicos.

Los traseros al igual que los delanteros son del tipo estándar, de tres puntos de anclaje.

Todos ellos disponen de avisador acústico de cinturón no abrochado al emprender la marcha.

Bebes y Niños
El Citroën C3, por lo general, no presenta problemas para el acceso directo a las plazas traseras o la introducción de una sillita de bebe.

El maletero de un tamaño correcto dispone de 300 litros sin abatir asientos. Es aprovechable por sus formas, pero la altura de la boca de carga queda algo alta.

Airbags
En el acabado Shine el Citroën C3 trae 6 airbags de serie, por desgracia ni como opción se pueden solicitar más. Los seis que vienen de serie son: de conductor, acompañante (desconectable) laterales…

Euroncap


Recuperaciones
Sin haber probado la versión menos potente del Citroën C3 dotado del 1.2 PureTech de 68cv, pensamos que la versión de 82cv es muy equilibrada. Y que para una mayor necesidad de potencia existe la versión de 110cv turbo alimentada.

El 1.2 PureTech de 82cv se muestra contundente dentro de sus limitaciones para ganar velocidad y poder recupérala. Si se hace un buen uso de la caja de cambios se le puede sacar mucho partido al motor del C3.

Caja de Cambios
El cambio montado en el Citröen C3 es de solo cinco relaciones, pero la verdad es que en ningún momento se le echa en falta una sexta relación.

El tacto tanto de la palanca de cambios como de la caja en general es muy bueno y gratificante, los recorridos entre marchas no son especialmente cortos.

El pomo de la palanca de cambios es agradable al tacto.

Circulando por Carretera
El Citroën C3 1.2 Pure Tech muestra un comportamiento casi digno de un utilitario en este tipo de vías. A pesar de su pequeño tamaño y de ser corto entre ejes goza de un alto confort de marcha. El motor especialmente ayuda mucho en la ecuación.

Es un motor que en su versión turbo sin duda perfectamente podría competir con vehículos como el Opel Adam 1.0T EcoTec de 115cv que probamos hace unos meses.

El consumo homologado para este tipo de vías por la marca es bastante bajo, de tan sólo 4,1 litros a los 100km. Difícilmente llegaremos a acercarnos a él.

Nuestro consumo medio por este tipo de carreteras se situó en poco más de 5,4 litros a los 100km recorridos. Recordar que los consumos en nuestra unidad eran más altos por el reducido kilometraje total y que a buen seguro estos bajaran un poco.

Circulando por Autopista
En autopista al igual que en carretera el Citroën C3 se comporta como cabría esperar, permite hacer cruceros a velocidades elevadas sin inconvenientes.

Su consumo al igual que en carretera es muy bajo, el confort en marcha es bastante bueno, la suspensión con un tarado muy conservador mece al pasaje prácticamente.

Los días de la prueba nos topamos con rachas fuertes de viento y el C3 dio la talla sin moverse más de lo esperado.

Circulando por Ciudad
Es en ciudad donde el Citroën C3 es el rey, se desenvuelve con mucha soltura, es rápido, enérgico y cuenta con unos bajos consumos de carburante. Echamos de menos el sistema Start&Stop para aun bajar más consumos.

Como buen madrileño me “chupe” muchos atascos casi a diario, donde el consumo del C3 no se vio especialmente resentido. Disponiendo con los 45 litros de tamaño del depósito de una buena autonomía efectiva y real.

La opinión del probador

Después de pasar una semana conviviendo con el nuevo Citroën C3 y su motor PureTech de 82cv he podido probar de primera mano el alto avance que existe entre esta versión y la anterior. Son como la noche y el día si los comparamos.

Es obvio que el paso de los años penaliza al anterior C3 que cuenta con menos tecnología en todos los aspectos que el nuevo. Pero no solo es eso, visualmente el nuevo Citroën C3 es muy agraciado y eso se está dejando ver en las cifras de unidades vendidas de su salida al mercado.

Interiormente también es muy interesante, sobre todo en habitabilidad, aun siendo un coche que no llega a los 4 metros de longitud cuenta con mucho espacio interior y un buen maletero. Muy aprovechable en este sentido.

Dispone de 3 motores gasolina, todos ellos el 1.2 PureTech de 68, 82 y 110cv respectivamente, el de 110 es turbo.

En diésel el 1.6 BlueHDI completa la gama con potencias de 75 y 100cv respetivamente.

Calidad de Acabados
Los acabados en este Citroën son correctos. Los plásticos encajan bien entre sí, y a pesar de ser de tacto duro son agradables a la vista.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en el C3 son de una calidad media. Los plásticos son duros al tacto y en algunas partes poco vistosos, como las partes bajas de las puertas.

Conclusiones
En resumen, el Citroën C3 es una excelente opción si tan solo buscamos un vehículo para el uso urbano o para vías interurbanas. Y poder disfrutar de su bonita imagen exterior.

Como hemos comentado innumerables veces a lo largo de esta prueba escrita, el motor 1.2 Pure Tech es una opción muy interesante dentro de los pequeños coches urbanitas.

 


A favor:

Polivalente, imagen, consumos.


A mejorar:

Sonoridad motor en frio, ausencia de sistema de detención Start&Stop.


 

Datos Técnicos

Versión: 1.2 Pure Tech 82cv Puertas: 5
Cilíndros: 3 en línea Plazas: 5 (2 + 3)
Par máximo: 118 Nm a 2750 rpm Maletero: 300 litros
Distribución: Dos árboles de levas en la culata Peso: 1055 Kgs.
Alimentación: Gasolina- inyección indirecta Depósito: 45 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 168 km/h
Cambio: Manual de 5 velocidades

 


0 a 100 km/h: 13,0 segundos


Precio de unidad probada sin extras y descuentos: desde 16050 €


 

Galería de fotos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *