Audi A5 Cabrio S-Line 2.0 TDI S-Tronic – a cielo abierto

El coche que os traemos esta semana es el vehículo ideal para disfrutar del verano, se trata del nuevo Audi A5 en su versión Cabrio.

El Audi A5 ha sido completamente renovado hace muy poco y presenta cambios muy interesantes no solo a nivel visual.  Que sigue conservando, en cierta medida, el diseño original del primer Audi A5.

Nuestra unidad es la versión que pensamos menos ventas tendrá dentro del conjunto de modelos disponibles que son, coupé, sportback y por último la versión probada, cabrio.

El actual Audi A5 ha empezado su andadura el pasado año 2016, sustituyendo a la primera generación que se vendió desde el 2007 hasta el 2016.

Hemos probado la versión S-Line que es el acabado más deportivo, con el motor 2.0 TDI en su variante de 190cv y asociado al cambio automático S-Tronic de 7 velocidades.

Nos ha gustado el caminar del A5 en general, pisa con decisión se muestra muy aplomado y, si hacemos uso de los diferentes modos de conducción disponibles en el Audi Drive Select se puede modificar la respuesta del coche para que se más tranquilo y confortable o más deportivo y prestacional.

La unidad probada no venía con la opción de tracción total quattro, que si bien es un extra muy interesante si se va a transitar por zonas de baja tracción, en una conducción de autovías o vías perfectamente asfaltadas no es necesaria. Por nuestra parte no la hemos echado en falta, tan solo en alguna arrancada rápida desde casi parado.

El principal punto de interés de esta versión es que es descapotable, el sistema es muy sencillo, tan solo hemos de apretar un botón y esperar a que en pocos segundos la capota desaparezca quedando completamente insertada en el maletero. Restando mínimamente capacidad a este.

Para capotarlo es el mismo sistema pero a la inversa, apretamos un botón y en pocos segundos ya tenemos el coche capotado. El funcionamiento de la capota es muy rápido y esta es de muy buena calidad, restando mucho sonido del exterior dentro del habitáculo. De igual modo con el frio y el calor, aunque este último si es más notorio si lo dejamos un rato al sol.

Como es lógico y al tratarse de un coche cabrio, hemos realizado varios cientos de kilómetros con el descapotado, el nivel sonoro en el habitáculo con la capota bajada no es excesivamente alto, si hacemos uso del difusor que ocupa las dos plazas traseras tanto el ruido como las turbulencias generadas por el aire son menores. Se puede mantener una conversación con el acompañante sin mayor problema.

Al igual que se puede escuchar música sin ningún tipo de dificultad gracias a la colocación de dos altavoces más altos en los pilares A.

El 2.0 TDI de 190cv es un motor que se muestra muy contundente desde bajo régimen, arrojando un par motor de 400Nm desde 1750 hasta las 3000 revoluciones.

Se nota la entrada y el empuje del turbo compresor, subiendo de vueltas con energía hasta pasadas las 4000. El cambio S-Tronic es ideal para sacarle el máximo partido a esta mecánica, con buenas prestaciones y muy bajos consumos.

En contrapartida, el sonido del 2.0 TDI no es el más indicado ni el más bonito para un coche cabrio, en marcha, la verdad es que es poco apreciable, se deja notar más el propio aire y el sonido de rodadura de los neumáticos.

Pero al ralentí o bajas velocidades por ciudad sí que se escucha y bastante el típico sonido diésel que sabiendo lo que hay bajo el capó tampoco es molesto, pero siempre es de agradecer un sonido más dulcificado como el de un motor gasolina.

Una de las novedades, al margen de la multitud de sistemas de ayuda como son el Audi Park Assist, active lane Assist, hold Assist, lane Assist, pre sense y un largo etcétera, también están otras novedades como el Virtual cockpit y el head up display, este último es ya más conocido.

El Audi virtual cockpit, que no es otra cosa que un cuadro de instrumentos completamente digital mediante una pantalla de TFT y que permite infinidad de opciones que antes era imposible e impensable.

Poder ver el navegador directamente el cuadro de instrumentos no solo es atractivo visualmente, si no más seguro, ya que se retira menos tiempo la vista de la calzada.

El Audi A5 sigue haciendo uso de dos pantallas, la del propio cuadro de instrumentos que es un opcional con un coste de 590€ y la propia pantalla multimedia encarga de gobernar otros sistemas.

Visibilidad
En el Audi A5 cabrio varía la visión directa que percibe su conductor dependiendo de si esta capotado o no.

Con la capota puesta o sin ella la visibilidad percibida hacia delante por el conductor es siempre la misma, es decir, no ha variación.

Ahora bien, donde hay variaciones en la visión lateral y sobre todo trasera. Con la capota puesta se ve muy precariamente, con cierta dificultad que se solventa con el uso de los retrovisores exteriores y la cámara trasera.

Sin la capota sin duda la visión es mucho mejor, aun así el montante trasero donde se algo la capta una vez esta esta guardad es alto y molesta en una visión directa.

Nuestra unidad montaba los faros opcionales Matrix Led que, literalmente vuelven la noche día. Alta capacidad lumínica tanto en anchura como en distancia. Su funcionamiento es muy bueno y su tonalidad no cansa a la hora de conducir un largo periodo de tiempo de noche.

De serie el modelo Audi A5 monta faros de xenon.

Impresiones de Conducción
La unidad probada montaba el propulsor de 2.0 TDI de 190cv, en conjunto con la caja de cambios automática S-tronic.

El propulsor como buen diésel tiene unos buenos bajos y medios, perdiendo fuerza en la parte alta del tacómetro.

Los 190cv que produce mueven con total solvencia el mayor peso en vacío por tratarse de una versión cabrio. 1765kg.

El 2.0 TDI de última hornada como el que hemos probado es un motor que ya lleva unos cuantos años en el mercado y que se ha ido refinando y haciendo cada vez más fiable con el paso de los años. No es difícil ver como en paso del tiempo los 2.0 TDI existentes pueden realizar largas kilometradas sin apenas esfuerzo y coste para sus propietarios.

Nos ha parecido un motor muy plural, que permite una conducción relajada con el modo “Efficiency” o una conducción más radical con el modo “Dynamic” en ambos casos el 2.0 TDI se adapta a la situación y da lo mejor de sí. Y es que 190cv dan mucho de sí hoy día.

El peso en vacío del A5 Cabrio se deja notar en una conducción más decidida y en tramos más virados, no es determinante ya que no afecta en demasía pero si es notorio un mayor balanceo de la carrocería.

El paso por curva sigue siendo impecable y perfectamente asentado, permite una conducción muy rápida y desahogada.

Frenada
A lo largo de los días de prueba el Audi A5 Cabrio en un uso normal nos dejó ver y probar que sus frenos son potentes y capaces. Con un excelente mordiente al principio del recorrido del pedal y que termina con una frenada potente e infatigable.

En la prueba de frenos realizada el Audi A5 salió ganador y con nota, es lógico, con el excelente equipo de frenos que monta nada se le resiste.

Delante monta discos sobredimensionados ventilados, detrás discos macizos. El ABS de última generación es poco intrusivo y trabajo a la perfección, acortando la distancia de frenado al mínimo.

Tracción
La unidad probada no disponía del sistema de tracción total quattro, siendo opcional para el motor 2.0 TDI de 190cv y la caja de cambios automática S-Tronic.

Es evidente que con un sistema de tracción total como el quattro de Audi siempre es más fácil transmitir la potencia del motor al suelo y no solo la potencia, en tramos de baja adherencia es más fácil transitar por ellos. Tiene diferentes ventajas y tan solo una pega, el aumento de consumos.

Más adelante solicitaremos a Audi España la prueba de una unidad con el sistema de tracción quattro para comparar con la unidad objeto de esta prueba.

Estabilidad
La estabilidad en un vehículo de estas características compromete también el confort de marcha, y el confort de los ocupantes.

Si queremos buena estabilidad lo habitual es una suspensión más firme, seca y que no haga balancear la caja. Pero sería demasiado incómodo para viajes e insufrible por ciudad con los dichosos badenes para reducir velocidad.

En este aspecto Audi ha dotado a la gama del Audi A5 de una suspensión enérgica y regulable en dureza, este sistema podemos adquirirlo como opción. Sus recorridos son cortos y no es nada seca, todo lo contrario en modo “comfort”. En ciudad es una maravilla absorbe a la perfección cualquier irregularidad.

En carretera es donde nos demuestra que con el modo “auto” o “dynamic” es para darse grandes lujos por carreteras de montaña.

En nuestra unidad la suspensión era la deportiva regulable, asociada al kit S-line. La estabilidad es muy buena con esta suspensión, nos permite un alto paso por curva, con mínimos balanceos de la carrocería.

El ESP de serie en todos los Audi A5 trabaja a las mil maravillas, aunque en este modelo trabaja poco, esta tan bien construido que es un vehículo fácil de conducir y estable, muy estable.

Reposacabezas
El Audi A5 cabrio homologa solo 4 plazas, las cuatro cuentan con reposacabezas regulables en altura, en inclinación solo los delanteros (salvo excepciones de equipamiento). Ninguno es activo en caso de accidente, aun no es muy común ver reposacabezas activos, solo algún Renault, BMW… Los monta en la actualidad.

Cinturones
Trae cuatro cinturones del tipo estándar, 3 puntos de anclaje. Los delanteros están equipados con pretensores pirotécnicos y avisador acústico y visual de cinturón no abrochado al emprender la marcha. Los traseros también cuentan con avisador acústico y visual en el cuadro de instrumentos.

Bebes y Niños
El Audi A5 Cabrio contempla el uso de sillitas de bebe, por ello tiene como opción el sistema de anclaje de sillitas de bebes ISOFIX y TopTether, solo en las plazas trasera, y solo como opción, no viene de serie.

El acceso a las plazas traseras es bastante caótico, aun abatiendo del todo el asiento del conductor o el del acompañante el acceso sigue siendo precario y típico de vehículo de tres puertas. Para introducir la silla del bebe tendremos que hacer malabarismos para que entre, ¿pero quién se compra un cabrio como este Audi para llevar a sus hijos?, pues mucha gente.

Así que les tocara sufrir para introducir la sillita, una vez dentro el sistema ISOFIX es muy sencillo de usar simplemente con introducir los soportes de hierro en las dos entradas del ISOFIX y hacer fuerza hasta que encaje, notaremos un clic que nos dirá que ya está en su sitio.

No obstante la versión cabrio tiene un plus a su favor, poder descapotarlo para insertar la silla sin ningún problema. El maletero no es especialmente grande y sus formas y acceso muy limitado para el uso familiar. Cuenta con 320litros de capacidad.

Airbags
El Audi A5 en seguridad está al día. Goza de una interesante cantidad de airbag distribuidos por todo el habitáculo.

Euroncap

Recuperaciones
Nuestra unidad montaba cambio automático. No fue en absoluto impedimento para poner a prueba las recuperaciones en el Audi A5 Cabrio. Haciendo uso de la caja en modo automático los adelantamientos y recuperaciones se hacían rápidos, bajaba marcha rápidamente, forzando el “Kick-down” conseguimos los resultados más interesantes de este cabrio, unas aceleraciones impactantes.

En modo secuencial/manual es parecido a si pisamos a fondo con el modo D en automático. Solo que en secuencial cambiamos de marcha a nuestro parecer.

Caja de Cambios
La unidad probada venia equipada con una caja de cambios automática/secuencial S-Tronic que es idéntica a la llamada DSG por Volkswagen, Seat, Skoda.

Se compone de dos embragues en seco o en baño de aceite, que puede disponer de 6 o 7 marchas. La probada en esta unidad es la de 7 marchas en aceite. Que además de un mayor agrado en conducción sobre todo por ciudad logra unos consumos muy contenidos y unas mayores prestaciones, siendo naturalmente más rápida cambiando que una persona no experimentada.

La caja de cambios dispone de tres modos de uso, el más normal es el D, que simplemente busca una conducción tranquila con bajos consumos y subiendo marchas muy pronto.

El S, que como todos sabemos es el modo Sport, estira las marchas hasta el corte de inyección si así lo requiere el momento, manteniendo la misma marcha más tiempo engranada.

Y por último el modo secuencial que nos permite cambiar de marcha a las revoluciones que nosotros veamos convenientes, nos obstante existen unos sistemas de seguridad a modo de protección que imposibilitan hacer reducciones fulgurantes o intentar pasar de régimen al motor.

Circulando por Carretera
En carretera el Audi A5 cabrio nos hizo disfrutar mucho de él, su alta comodidad, sus bajos consumos, el lujo de poder sentir el sol y el viento en nuestra cara. Todo suma.

Los 190cv disponibles en todo momento gracias al cambio automático S-Tronic nos convencerán en el primer acelerón, sintiendo como nos pegamos al asiento. Pero no solo el motor es una de las mejores partes de este vehículo, su estabilidad es simplemente envidiable, y si además adquirimos como opción la regulación de la dureza de la suspensión tendremos una maquina tremendamente estable, capaz de dar más de un susto a vehículos de mayor potencia.

A la espera de realizar un futura prueba del S5 o RS5 y habiendo probado el Audi S5 de la primera generación, a mi juicio noto este 2.0 TDI el más equilibrado de la actual gama dentro de la mecánicas diesel.

El consumo es otra de las bazas de este buen propulsor que anima al Audi A5 cabrio probado, es muy parco en consumos, pudiendo bajar de los 6 litros en carretera sin ningún tipo de esfuerzo.

Circulando por Autopista
En Autopista el comportamiento del Audi A5 cabrio es impecable, podemos seleccionar la dureza de la suspensión teniendo un comportamiento más agradable y confortable.

El motor es una delicia, empujando desde muy bajas vueltas. Una de las pegas es que en nuestra unidad a pesar del buen aislamiento acústico se filtraba el sonido de rodadura de los neumáticos, que en asfaltos ya estropeados llegaba a poder molestar. Por lo general el Audi A5 es un magnifico coche se mire por donde se mire, una dura competencia para el BMW Serie 3. Los consumos son muy ajustados, haciendo medias cercanas a los 6 litros a los 100km.

Circulando por Ciudad
En ciudad, por su tamaño, no por la longitud si no por la anchura, puede resultarnos pesado el meterlo en ciudades como Madrid, en algunas calles estrechas y con coches en ambos lados pasábamos muy justos con el A5 cabrio.

En lo demás su comportamiento es perfecto para ciudad, ahorrador de combustible, buena aceleración en cualquier situación. Fácil de aparcar. etc…

El cambio S-Tronic es ideal para el ámbito urbano, donde más partido se le saca.

Calidad de Acabados
Como ya nos tiene acostumbrados Audi, los acabados son excepcionales, ajustes perfectos, un salpicadero estupendo.

Calidad de Materiales
Los materiales utilizados en el Audi A5 cabrio son de buena calidad, tanto los plásticos como el cuero de nuestra unidad.

La opinión del probador

La verdad es que tras muchos años probando coches de manera profesional no han pasado por mis manos demasiados cabrio, de Audi juraría que unos dos o tres como máximo.

Es una sensación completamente conducir un coche cabrio, te otorga una sensación de libertad que nunca podrás vivir en un coche con techo incluso aunque tenga techo escamoteable o de cristal.

Poder sentir el aire, el sol e incluso dependiendo del tiempo sus inclemencias repentinas no tiene precio. No obstante un coche cabrio es un coche para lo que es, para viajar con calma y disfrutando del paisaje y de su conducción.

No es un coche muy válido para un uso familiar por sus claras limitaciones físicas de espacio y capacidad. Pero como segundo coche es ideal.

Después de una semana de convivencia con esta unidad del Audi A5 cabrio cuesta adaptarse a otros coches normales donde todo te parece más pequeño.

Si ser la versión más deportiva y prestacional nos ha dejado un excelente sabor de boca en cuanto a prestaciones se refiere.

Conclusiones
En conclusión, el nuevo Audi A5 en general, ha recibido la renovación que estaba esperando.

Una imagen más joven y deportiva. Los nuevos faros delanteros le otorgan un toque de seriedad. Nuestra unidad venia equipada de extras hasta arriba, desde gadget eléctricos a unas bonitas llantas y el kit S-Line. Estas llantas le van como anillo al dedo al Audi A5 Cabrio, pero son muy delicadas para un uso diario por ciudad.

En definitiva, el Audi A5 Cabrio sigue siendo un magnifico coche que equipa lo último en tecnología, seguridad y mecánica.

 


A favor:

Potencia, S-Tronic, dinamismo.


A mejorar:

Sonido de rodadura, poco espacio para las piernas de los ocupantes traseros, boca de maletero demasiado alta.


 

Datos Técnicos

Versión: 2.0 TDI 190cv Puertas: 2
Cilíndros: 4 en línea Plazas: 4 (2 + 2)
Par máximo: 400 Nm de 1750 a 3000 rpm Maletero: 380 litros
Distribución: Dos árboles de levas en la culata Peso: 1765 Kgs.
Alimentación: Diesel- inyección directa

Turbo, geometría variable

Intercooler, admisión variable

Depósito: 40 litros
Tracción: Delantera Velocidad: 232 km/h
Cambio: Automática, 7 velocidades

 

Consumos

Consumo urbano 5,2 (l/100 km)
Consumo extraurbano 4,1 (l/100 km)
Consumo medio 4,5 (l/100 km)
Emisiones de CO2 118 (gr/km)
Normativa de emisiones Euro 6

 

Dimensiones

Largo / ancho / alto (mm)                                        4673 / 1846 / 1383

 


0 a 100 km/h: 8,3 segundos


Precio de unidad probada sin extras y sin descuento: desde 54500€


 

 

Galería de fotos

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *