500 Abarth

500 Abarth

Después de mucho oír sobre la resurrección de Abarth, de ver como serian los nuevos Abarth, partiendo del Fiat Grande Punto y del 500. Por fin le ponemos cara a uno de ellos, al mas pequeño, y divertido. Es el 500 Abarth, en su versión mas “descafeinada”, ya que existen dos versiones por encima de la probada. Hablamos del kit SS, que aporta ademas de mayor potencia al 500 Abarth, 160cv. Frenos de mayores dimensiones, suspensión más enérgica, etc… Y por ultimo otro pack de reciente aparición, que es capaz de catapultar las prestaciones del 500 Abarth. Contando con nada más y nada menos que 200cv en un pequeño 1.4 Turbo. Ademas de estas exquisitas versiones Abarth, podemos optar si el bolsillo así nos lo permite a una versión muy limitada, creada en conjunto con Ferrari, que otorga al 500 mayor categoría, potencia y presencia. Nuestra unidad es el Abarth “normal”, que con “solo” 135cv es el vehículo más divertido que ha pasado por la redacción de PacoCostas.com. Tanto el exterior como el interior del 500 son completamente diferentes en su versión Abarth, paragolpes específicos, llantas de mayor tamaño, discos de freno sobredimensionados, suspensión de mayor dureza y corto recorrido, logos Abarth por todo el vehículo. En definitiva, una estética muy cuidada y para nada recargada. En el interior, nos topamos con unos asientos tipo baquet, que ademas de recoger correctamente el cuerpo, son cómodos y muy vistosos. En el cuadro de mandos nos encontramos con un nuevo reloj, que nos informa de la presión del turbocompresor en todo momento, y en el centro del mismo, mediante una pequeña pantalla un icono que nos aconseja cuando debemos cambiar de marcha. Pedales de aluminio, volante en piel de mayor grosor, son pequeños detalles que separan al 500 Abarth de sus hermanos Fiat.

Visibilidad
Dado el pequeño tamaño del 500 Abarth, la visibilidad no es problema para el. Desde el puesto del conductor tenemos una perfecta visión fronto/lateral. Visibilidad excelente por el retrovisor trasero o directa por la luna trasera. Los retrovisores exteriores son idénticos a los utilizados por su hermano mayor el Grande Punto, con estos retrovisores de generosas dimensiones minimizamos al mínimo los ángulos muertos. Una de las pequeñas pegas del 500 en general a excepción del 500 Ferrari, es la falta de poder equipar unos faros de xenon. Los halógenos funcionan bien, si. Pero siempre es invertir en seguridad.

Impresiones de Conducción
Anteriormente probamos la versión mas potente comercializada hasta la fecha por Fiat, el 500 dotado por el 1.4 Fire de 16v que eroga 100cv, el mismo que el montado en el Fiat Panda 100HP. Con este pequeño motor el Fiat 500 no sorprendió gratamente y nos dejo con ganas de probar el 500 Abarth. Después de unos cuantos cientos de kilómetros a manos del 500 Abarth, podemos decir sin miedo a equivocarnos que Abarth a vuelto y mas fuerte que nunca. Ya solo a la hora de poner en marcha el motor nos embarga una sensación de cosquilleo en el estomago cuando escuchamos el sonido metálico que sale de los escapes del 500 Abarth. Y que una vez exigimos al motor se va volviendo ronco a medida que subimos de revoluciones. Se hecha en falta un poco mas de sonido de motor/admisión. No tanta ronquera proviniente del escape. Una vez nos hemos cautivado con su bonito sonido es hora de poner en aprietos al bastidor del 500. Según pasan los kilómetros nos da mayor confianza el 500 Abarth, el motor empuja con potencia desde muy bajas vueltas, estirando hasta prácticamente el corte sin decaer. El efecto turbo se hace patente desde las 2.000 revoluciones. Sabiendo que potencia no falta es hora de explorar los límites del bastidor, que como buen Abarth son muy altos. Con poca distancia entre ejes y de anchura de vias el 500 Abarth es una lapa, esta soldado al asfalto, en zonas reviradas seremos los más rápidos sin duda, y nos mofaremos de vehículos que nos superan en potencia notablemente. Es lo que se llama un mata gigantes, no en prestaciones, pero si en conducción, agarre, etc…

Frenada
El 500 Abarth cuenta con un equipo de frenos completamente específico para el, discos ventilados delante de 280mm. Discos macizos detrás de 232mm. Los frenos cumplen las exigencia del conductor en conducción decidida, aun abusando en exceso del freno no debemos temer perdidas de efectividad, por que simplemente no las hay. Soportan perfectamente un uso intensivo. Contamos con ABS de última generación y ayuda a la frenada de emergencia.

Tracción
El 500 Abarth incorpora un sistema electrónico llamado TTC, que hace las veces de autoblocante electrónico, muy parecido al XDS de los Seat Ibiza FR o Cupra. Dicho sistema, una vez conectado se encarga de que en el eje delantero que es donde esta la tracción no hayan perdidas de adherencia muy notables entre las ruedas del mismo eje, es decir, si la rueda derecha gira mas rápido que la de la izquierda este sistema se encarga de igualar las fuerzas. Puede parecer que hablamos de un control de tracción normal y corriente, pero en absoluto es así. En la practica el 500 Abarth con el TTC desconectado en curvas muy cerradas y con el acelerador a fondo tiende a perder rueda y salirse de la trazada. Con este sistema conectado, las perdidas son inapreciables y sin perder en prestaciones.

Estabilidad
Una de las principales virtudes del 500 Abarth es su excelente estabilidad y confianza que da a su conductor. Gracias a un conjunto de suspensión bien trabajado por parte de Abarth, gozamos de un vehículo estable en carretera y confortable en ciudad. Como es lógico pusimos a prueba el pequeño Abarth en nuestra carretera preferida de curvas, donde nos demostró como es un coche facil de conducir y que asombra por una estabilidad muy alta. Como anécdota, a la hora de probar el 500 Abarth en tráfico abierto, respetando límites de la vía más de un vehículo intento ponernos en aprietos desistiendo al cabo de unas cuantas curvas. El 500 Abarth sorprende a todo el mundo. Si queremos un mayor control de la dirección y una respuesta rápida del acelerador, deberemos hacer uso del botón “Sport” situado en la parte central del salpicadero. Una vez activado el modo Sport, el par se incrementa notablemente hasta los 220nm. La dirección se endurece un 30% permitiéndonos tener un mejor guiado en las curvas, ya que la dirección sin el modo Sport es demasiado asistida para una conducción más deportiva.

Reposacabezas
Dispone de cuatro reposacabezas, ninguno activo y de un diseño un tanto duro, son regulables en altura. Los reposcabezas delanteros no son regulables, ya que forman parte del baquet.

Cinturones
El 500 Abarth dispone de cuatro cinturones de tres puntos de anclaje, estando dotados los delanteros con dispositivo pirotécnico de retención. Avisador acústico de cinturón no puesto para las plazas delanteras.

Bebes y Niños
Viene dotado del sistema ISOFIX de anclaje de seguridad para sillitas de Bebes en los asientos traseros. El acceso a la plazas traseras es abstante complicado, poco espacio. El maletero sorpende, buen espacio para transportar los bartulos del bebe.

Airbags
Incorpora siete Airbags: Delanteros, laterales, de cortina y para las rodillas de serie en toda la gama, excepto en la versión Naked.

Euroncap
El 500 consigue 5 estrellas en el test para adultos y 3 estrellas para la protección infantil y 2 estrellas para peatones, obteniendo un total de 35 sobre 39

Recuperaciones
Otra de las virtudes del 500 Abarth son sus prestaciones. Realiza el 0 a 100km hora en 7,9 segundos. Y es capaz de superar los 200km/h como velocidad máxima. En recuperaciones lo ideal es hacer uso del modo Sport del que dispone el 500 Abarth, con este programa en funcionamiento la entrega de potencia se efectúa antes y con mayor contundencia, por lo tanto el adelantamiento e incorporación terminara antes. Una vez pulsado el botón Sport tiene un retardo de 3-5 segundos en ponerse en marcha.

Caja de Cambios
Curiosamente Abarth ha optado por una caja manual de cinco relaciones en el 500, cuando las versiones Sport del Fiat 500 montan caja de 6 relaciones. El por que es sencillo, son marchas más cortas, que exprimen al máximo el potencial del motor. En un vehículo así no se busca el ahorro de combustible, sino las prestaciones puras, y con esta caja de cambios se ha conseguido. La quinta marcha nos es tan corta como cabe esperar, nos permite realizar cruceros a 120km/h sin sufrir por el ruido proveniente del escape. El tacto de la palanca es correcto, las marchas entran sin dificultad.

Circulando por Carretera
Es en este tipo de vías donde podremos explorar los límites del 500 Abarth sin poner en peligro a nadie. Los 135cv del 1.4 T-Jet son mas que suficientes para pasárnoslo pipa con esta pequeña pelotilla turboalimentada. Contamos con buena estabilidad, unos frenos a prueba de bombas, motor con carácter y que tiene un amplio abanico de potencia muy aprovechable, controles de todo tipo, TTC, ESP, ABS, TCS etc… Todas las ayudas velan por nosotros. El ESP es desconectable del todo, no quedando si quiera latente. Y para asombrarnos un poco mas con el 500 Abarth, hablaremos de sus consumos, si realizamos una conducción normal tirando a relajada podemos obtener consumos menores de 7 litros con facilidad, algo impensables en un vehículo de este tipo.

Circulando por Autopista
En autopista es donde menos disfrutaremos del 500 Abarth, las rectas interminables no están hechas para el. Acusaremos mayor ruido aerodinámico, de rodadura de los neumáticos, y del motor. Ademas la suspensión se muestra seca en cambios de rasante o juntas de dilatación de los puentes/túneles. Estas son las únicas pegas del 500 Abarth, no todo iba a ser bueno. Pero sinceramente, son tres tonterías que a nadie le importa en un coche de apellido Abarth. El consumo en autovia/autopista es bajo para la potencia, rondaremos medias de 7 litros o poco más, si somos cautelosos con el acelerador.

Circulando por Ciudad
En la gran urbe no pasaremos desapercibido para nadie, tanto hombres como mujeres nos miraran con asombro. Los hombres sabiendo lo que es un Abarth, y las mujeres por ser un 500 muy bonito y competencia directa del MINI de BMW. En ciudad las suspensión se muestra mas agradable de lo que nos podemos esperar, el tarado seco y duro que en autovia nos hace maldecir en ciudad parece haber desaparecido radicalmente, podemos pasar badenes sin tocar con la cabeza en el techo, eso si los baches de plástico negros y amarillos son un crimen para un coche como el 500 Abarth, pasando por ellos podemos oír como se quejan los amortiguadores. El consumo por ciudad es mas alto naturalmente que en carretera o autopista/autovia. Haciendo mucha ciudad podemos ver medias de 9 litros a los 100km o mas, todo depende de lo que pisemos el acelerador y como.

Calidad de Acabados
Fiat se ha puesto las pilas con los acabados del 500 en general, están a la par de vehículos de mayor categoría y empaque, dura competencia para el MINI de BMW.

Calidad de Materiales
Materiales de buena calidad, sin abusar de los plásticos duros, las telas y cueros son de buena calidad y a priori demuestran soportar bien el uso intensivo.

Conclusiones
En conclusión, el 500 Abarth es un pequeño capricho. Un 500 vitaminado podríamos decir, con tan “solo” 135cv es el terror de las berlinas en carreteras de doble sentido, donde se verán incapaces de acercarse. Una de las partes más llamativas del 500 Abarth son sus paragolpes específicos, llantas, pegatinas, logos. En resumen, la caracterización Abarth, por dentro sucede igual, el logo Abarth esta patente en casi todo al igual que su espíritu.

A favor: motor, estabilidad, comportamiento

A mejorar: rumorosidad (neumáticos), acceso plazas traseras, boca carga del maletero.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Daniel Galdeano Martínez
Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=OXp7O_IQ8dw


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *