Volkswagen Motorsport ha tomado la contundente decisión de dejar de desarrollar e invertir en tecnologías de combustión para centrarse en los que ellos creen que es el futuro del mundo de la automoción. Por ello, el grupo alemán ha confirmado que no seguirán compitiendo con motores de combustión y solo lo harán en competiciones en la que puedan hacerlos con coches propulsados por motores eléctricos.

Esto provoca que no vaya a haber un sucesor del actual Volswagen Golf GTI TCR, cuya producción termina cuando finalice el año 2019, y a partir de ese momento se centrarán exclusivamente en el desarrollo E-TCR en el que ya se encuentra involucrado Cupra Racing. Además, se ha confirmado que el Volkswagen Polo R5 seguirá siendo producido debido a la novedad del modelo, sin embargo, se descarta un programa oficial de la marca en competición ya que no se adecua a los objetivos que actualmente tiene el Grupo Volkswagen.

“La movilidad eléctrica nos ofrece un enorme potencial para el desarrollo y el deporte del motor puede ser pionero. Por un lado, sirve como un laboratorio dinámico para el desarrollo de futuros automóviles de producción, y por otro es una plataforma de marketing convincente para inspirar a las personas a orientarse más hacia la movilidad eléctrica”, comenta el máximo responsable de Volkswagen Motorsport, Sven Smeets.

Vía – thebestf1.es