El equipo McLaren fue el primero en bajarse del Gran Premio de Australia el pasado jueves tras confirmarse el positivo en coronavirus de uno de sus empleados. Pocas horas después, la prueba abacaría cancelándose. El máximo responsable de la escudería de Woking, Andreas Seidl, ha confirmado ante los medios de comunicación que tanto Carlos Sainz como Lando Norris están permaneciendo separados del resto de miembros como medida preventiva, y asimismo destaca la gran unión que hay dentro del garaje, la cual está ayudando a sobrellevar mejor estos complejos días. El piloto español se encuentra en su casa, donde dedica parte de tiempo a jugar a la videoconsola, mientras que su compañero de garaje participó durante la jornada de ayer en la carrera virtual organizada por Jéan-Eric Vergne, por lo que ambos han optado por las pantallas para abordar este periodo de cuarentena.

Sainz, a los mandos del MCL35

Andreas Seidl, jefe de McLaren:

“Quiero darle las gracias a nuestros dos grandes pilotos, Carlos y Lando, que obviamente han estado preocupados por sus compañeros de equipo. Debemos mantenerlos alejados del resto, pese a que los dos estén bien, pero a pesar de ello se encuentran en constante comunicación con todos. Es genial ver cómo todo el equipo se ha mantenido unido en momentos tan difíciles como estos, apoyándose entre sí. Sobre todo quiero dar las gracias, no solo a mi equipo de líderes, quienes mostraron su personalidad y frialdad bajo presión, sino a la gente de la escudería que se centró en sus trabajos con tranquilidad y de forma eficiente e hizo una situación difícil más sencilla de gestionar. También quiero aplaudir a los miembros de nuestro equipo, que tuvieron que quedarse en Melbourne en cuarentena. Lo cierto es que no es una situación fácil. Especialmente, quiero darles las gracias a nuestro director de competición Andrea Stella, así como a sus pupilos, que se han ofrecido voluntarios para quedarse allí a lo largo de los próximos 14 días para apoyar a nuestros chicos en cuarentena”.

“Me quedé en Melbourne algunos días para apoyar al equipo, aunque ahora estoy de vuelta en Europa para trabajar con Zak y mis líderes y planear cómo vamos a operar durante las próximas semanas, no obstante, ya hemos decidido que el equipo de los Grandes Premios definitivamente estará lejos de la fábrica dos semanas como medida de prevención. También damos las gracias a nuestros rivales en el paddock, los cuales se ofrecieron para ayudar el viernes a recoger el garaje y empaquetar la carga; un reto para nosotros, puesto que nos faltaban 14 de nuestros miembros clave. Este es el espíritu de la Fórmula 1 y de las carreras que nos gusta”.

Vía – f1aldía.com