Skoda Scout 2.0 TDI 4×4

Skoda Scout 2.0 TDI 150cv (4)

Probamos esta semana el nuevo Skoda Scout, la versión más campestre del Octavia.

El Skoda Scout deriva de la plataforma del Octavia Combi, se trata de una versión familiar más rutera y con una cierta preparación para poder aventurarse por caminos de tierra.

Externamente las diferencias son evidentes con un Octavia normal. Mayor altura disponible hacia el suelo, paragolpes y aletines de color plástico negro. Para afianzar su imagen offroad. Los paragaolpes, tanto delantero como trasero son específicos para esta versión.

Interiormente el Scout se diferencia poco con un Octavia Combi, si bien no es necesario añadir nada más. Todo está en su sitio y es de fácil uso. Resaltar la pantalla multimedia donde podemos hacer uso del navegador o de varios dispositivos. De buen tamaño y táctil. Fácil y simple de usar.

La mecánica probada es, a nuestro juicio, la más recomendable. Se trata del 2.0 TDI que en esta versión produce una potencia de 150cv. Los 150cv con mucha soltura los más de 1500kg de peso en vacío del Scout. El 2.0 TDI permite unos consumos muy ajustados y baja sonoridad. Los 150cv de potencia máxima son, a todas luces, suficientes para realizar adelantamientos de manera rápida.

El Skoda Scout cuenta con tracción total mediante embrague Haldex de última generación autoacoplable. Es decir, no va siempre en tracción total. La mayoría del tiempo, se trata de un tracción delantera con un porcentaje bajo de fuerza al eje trasero. En cuanto el sistema electrónico y los captadores del ESP entienden que existe una falta de adherencia por parte del eje delantero es cuando se envía mayor fuerza al eje trasero. Todo de manera automática y muy rápida e imperceptible.

Visibilidad
El nuevo Skoda Scout se comercializa con faros bi-xenon como opción, nuestra unidad contaba con ellos. Los faros de xenón dejan patente su clara superioridad frente a los tradicionales faros dotados de bombillas halógenas. Teniendo una mayor cantidad lumínica, mayor anchura iluminada y una duración más alta de uso en cuanto a las bombillas. Decir que los faros del Octavia/Scout son de lo mejorcito del mercado actualmente en xenón. La visibilidad del Scout es a la fuerza correcta, no tenemos impedimentos que nos resten visibilidad, solo y como ya es costumbre los reposacabezas traseros, no obstante si los regulamos correctamente no tendremos mayor problema. La visibilidad fronto/lateral sigue siendo estupenda, no difiere del Scout anterior.

Impresiones de Conducción
Hemos probado entre las motorizaciones disponibles para el Scout la de acceso a la gama en diésel.

El 2.0 TDI de 150cv, esta variante en el Scout es un duro competidor para los TSI. Los consumos del TDI son muy bajos si hacemos una conducción tranquila, teniendo medias muy bajas, de poco más de 5 litros.

A la hora de sacar el máximo potencial del TDI, los 150cv se hacen patentes en recuperaciones, adelantamientos y cuestas pronunciadas. Donde también se hace patente el consumo, si le exigimos su máxima aceleración los consumos al igual que son buenos yendo tranquilo, son también muy buenos yendo con el cuchillo entre los dientes. Pero ante todo, este Skoda Scout no ha sido concebido para ir de “tramo” con él. Esta versión Offroad es para otros menesteres. Para soltar adrenalina ya está el nuevo RS, que nos quitara el hipo entre curva y curva.

Frenada
Skoda ha optado por utilizar frenos de una tamaño acorde a las prestaciones del vehículo, dotándolo de una buena capacidad de frenada. Montando frenos ventilados de 288mm en el eje delantero, y macizos de 256mm en el trasero.

Este equipo de frenos cumple con su función sin titubear, frena con contundencia. Y demuestra que en las frenadas de emergencia trabaja al 100% parando el Skoda en pocos metros con una eficacia envidiable. Dispone de ayudas electrónicas como ABS de última generación, ASR, ESP, EBD, MSR, ayuda a la frenada de emergencia.

Tracción
El Scout dispone de tracción total mediante embrague Haldex, este tipo de tracción muy interesante no sólo para un uso por vías de tierra, sino también para su uso por asfalto. Podemos sacarle el máximo partido a la potencia del motor si ningún tipo de perdida de tracción. También, en vía en mal estado, con mucha lluvia e incluso nieve es un plus de seguridad.

Skoda Scout 2.0 TDI 150cv (8)

Estabilidad
En el Skoda Scout las pretensiones deportivas no existen, su configuración de suspensión está pensada para un buen confort de marcha, en el que sus ocupantes no sufran bruscos golpes por una suspensión dura y enérgica. Y la verdad es que lo consigue. La suspensión de este Scout es envidiable en cuanto a comodidad, los baches, badenes y resaltos parecen no existir debajo de las ruedas.

Para ciudad es una maravilla contar con una amortiguación de este tipo. Donde sí se echa en falta una suspensión más rígida y enérgica es en vías de sentido único, donde las curvas se suceden una tras otra. En este terreno la suspensión cumple, pero sin florituras. Tampoco busquemos más. Cuenta con ESP de serie.

Reposacabezas
El Skoda Scout homologa cinco plazas disponibles con sus correspondientes reposacabezas. Los delanteros son regulables en altura e inclinación. Los traseros carecen de regulación de inclinación, solo son regulables en altura.

Cinturones
Al igual que en el caso de los reposacabezas, el Skoda Scout viene provisto de 5 cinturones de tres puntos de anclajes, es decir, de tipo estándar. Los delanteros llevan pretensores pirotécnicos. Aviso acústico si no nos ponemos el cinturón al emprender la marcha.

Bebes y Niños
El nuevo Scout es ideal para un uso familiar, siendo la versión más polivalente de la gama. Tiene un buen acceso a las plazas traseras, provistas de anclajes ISOFIX para las sillitas de bebes. Un maletero que aumenta en capacidad, cuenta con 610 litros de capacidad. Que no presentará problemas para transportar todo lo necesario de nuestros descendientes.

Skoda Scout 2.0 TDI 150cv (31)

Airbags
En seguridad pasiva el Skoda Scout viene bien surtido, de serie trae 9 airbags.

Euroncap
En las pruebas EuroNCAP el Skoda Octavia obtiene: 5 estrellas para la protección de ocupantes y 5 estrellas para la protección infantil un total de 36 puntos sobre 39.

Recuperaciones
El motor TDI de 2 litros de cubicaje y sus 150cv son capaces de catapultar al Octavia de 0 a 100km/h en 9,1 segundos, son cifras realmente atractivas. La velocidad máxima según ficha técnica es de 207 Km. /h.

La capacidad de recuperación del nuevo Scout dotado de este propulsor es muy buena. Disponemos de potencia desde muy bajas vueltas, la aparición del soplido del turbocompresor se hace patente desde las 1750 revoluciones. Empujando sin desfallecer hasta superadas las 4000 revoluciones. La potencia máxima la entrega de 3500 a 4000 revoluciones.

Caja de Cambios
El nuevo Skoda Octavia se comercializa con cambio manual de 6 relaciones o con cambio automático DSG. Nuestra unidad montaba su variante manual de 6 velocidades.

El tacto de uso de la palanca es agradable, las marchas entran con facilidad y el guiado no da lugar a equívocos. El escalonado de las marchas este hecho para favorecer unos bajos consumos perjudicando en cierta medida las prestaciones del vehículo. La sexta permite un alto desahogo del motor con unos bajos consumos.

Skoda Scout 2.0 TDI 150cv (27)

Circulando por Carretera
En carretera el Skoda Scout 2.0 TDI es ante todo confortable. Con potencia de sobra para encarar adelantamientos o recuperaciones rápidas. Sonoridad dentro del habitáculo proveniente del motor baja, al igual que la proveniente de la rodadura de los neumáticos. Una insonorización estrella.

El consumo es una de las virtudes indiscutibles de este propulsor. Nuestro consumo con una conducción normal, para nada buscamos bajar consumos. Obtuvimos un consumo de 5,7 litros a los 100km, un consumo propio de sistemas híbridos. Con una autonomía según ordenador de abordo superior a los 1.000km. La ficha técnica nos dice que el Octavia es capaz de consumir por este tipo de vías tan solo 4,6 litros a los 100km. Teniendo en cuenta que se trata de un vehículo dotado de tracción total no está nada mal.

Circulando por Autopista
En autopista/autovía el comportamiento del Skoda Scout es muy neutro y noble, pisa bien en el asfalto, siendo la comodidad uno de sus puntos fuertes. Contamos con buena potencia para poder mantener ritmos altos en autopistas/autovías. Gran confort de marcha, podemos realizar viajes largos, que tanto el motor como por potencia, autonomía, y confort de marcha nos lo permite.

Consumos muy bajos en este tipo de vías, el nuestro se situó en 6,4 litros a los 100km. El homologado nos dice que aun podíamos haber bajado un poco más, 5,1 litros a los 100km.

Circulando por Ciudad
En ciudad, como ya hemos comentado a lo largo de la prueba, además de una estupenda capacidad de absorber baches, tenemos un maletero muy aprovechable 610litros. Los casi 4,7 metros de longitud no presentan un problema a la hora de tener que aparcar en línea o batería.

El consumo en ciudad sube como es lógico, pero sigue siendo contenido para la potencia del motor. Nuestro consumo no bajo de los 8 litros en ningún momento. El homologado es de 6,1 litros en ciudad. 129 gramos de Co2 por kilómetro recorrido. Y Euro VI.

Calidad de Acabados
Los acabados del nuevo Skoda Scout en general han mejorado, estado por encima de los de Seat, no comparable aun a los de Volkswagen. Hablamos en concreto del Octavia.

Skoda Scout 2.0 TDI 150cv (28)

Calidad de Materiales
Los materiales empleados son correctos, abundan los plásticos blandos en partes que ni siquiera otras marcas de más renombre usan.

Conclusiones
En conclusión: el nuevo Skoda Scout ha mejorado en todos los aspectos, desde un aspecto externo más serio. A unos motores y acabados más evolucionados. La unidad probada contaba con el motor que seguramente, en conjunto con el 1.6 TDI será el más vendido en nuestro país. Y es que los 150cv de este 2.0 TDI son más que suficientes para correr y exceder todos los límites actuales. Evidentemente ese no es su uso.

Siempre es conveniente y seguro disponer de un buen colchón de potencia bajo el capó. No es lo mismo adelantar con el 1.6 TDI que con este 2.0 TDI. Y los consumos no son muy dispares entre ellos. Eso sí, si nuestra cartera nos lo permite.

Para un uso casi exclusivo urbano, el 1.6 TDI es el ideal. Lástima que el Scout no disponga de él.

A favor: Motor, DSG, consumos
A mejorar: Boca carga maletero, visibilidad trasera.

Redactor y probador: Daniel Galdeano Martínez
Fotos: Javier Mijares

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *